En uno de los lugares más vacunados de Estados Unidos, las mascarillas seguían siendo clave para frenar el covid-19

(KHN) — El condado de San Juan, en Colorado, puede presumir de que el 99,9% de su población elegible ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19, lo que lo sitúa entre los 10 mejores condados del país, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Si las vacunas fueran el único blindaje contra la propagación del covid, entonces, sobre el papel, el condado de San Juan, con sus aproximadamente 730 residentes registrados, sería uno de los lugares más a prueba de balas del país.

Sin embargo, los últimos meses han demostrado la complejidad de esta fase de la pandemia. Incluso en un lugar extremadamente vacunado, las vacunas por sí solas no son suficientes porque los límites geográficos son porosos, la eficacia de las vacunas puede disminuir con el tiempo y la variante delta es altamente contagiosa. Los expertos en enfermedades infecciosas afirman que las mascarillas siguen siendo necesarias para controlar la propagación del virus.

El condado registró sus primeras hospitalizaciones de la pandemia a principios de agosto, este año, no en 2020. Cinco residentes de verano fueron hospitalizados. Tres acabaron con respiradores: dos se recuperaron y la tercera, una mujer de 53 años, murió a finales de agosto. Se cree que todos estaban sin vacunar.

Los echaron por usar mascarilla. Dueño del lugar responde 1:33

Contagios y alarmas

Esos casos, e incluso los que no necesitaron hospitalización, hicieron saltar las alarmas del condado con una sola ciudad incorporada: Silverton. Es una antigua comunidad minera muy unida, enclavada en las montañas del suroeste de Colorado, donde las tormentas de nieve y las avalanchas suelen bloquear la única carretera que pasa por allí.

“La pandemia sigue su curso”, afirma DeAnne Gallegos, responsable de información pública del condado y directora de la cámara de comercio local. “Seguíamos pensando que iba a terminar antes de este verano. Luego pensábamos en noviembre. Ahora decimos: ‘No, no sabemos cuándo'”.

Este quiropráctico de Florida firmó cientos de exenciones para que niños no usen mascarillas sin examinarlos

Así que el condado decidió dar marcha atrás: “Volvimos a las herramientas que sabíamos que teníamos”, dijo Gallegos. “Mascarillas obligatorias en interiores y luego desalentar los eventos en interiores”.

Los eventos al aire libre continuaron, como un concierto de la banda de música en las escaleras del juzgado, y la emblemática competición minera Hardrockers Holidays, con su limpieza neumática y su clavado de picos.

En general, si se tiene en cuenta a los menores de 12 años, el 85% de la población total del condado está totalmente vacunada. Pero en verano, la población casi se duplica, ya que los residentes estacionales se instalan en segundas residencias y parques de autocaravanas, algunos de ellos de vacaciones y otros con trabajos de temporada.

Además, está lo que Gallegos describió como “el tsunami del turismo”: la afluencia diaria de personas que llegan en el ferrocarril histórico desde Durango y los polvorientos senderos en jeep a través de las montañas. Muchos de esos visitantes tienen un estado de vacunación desconocido.

Así reaccionaron los argentinos ante las flexibilizaciones 0:41

La incidencia de dos semanas en el condado se disparó en agosto hasta alcanzar la tasa más alta del estado, y se mantuvo así durante la mayor parte del mes. Aunque ese pico supuso un total de unos 40 casos conocidos, fue casi el mismo que el condado había registrado durante toda la pandemia, y los casos se extendieron también a los vacunados.

Cualquier número de casos sería un gran problema en un lugar pequeño sin su propio hospital. “Todos somos bandas de un solo hombre tratando de hacer que suceda”, dijo Gallegos.

Merck asegura que su antiviral contra el covid-19 reduce el riesgo de muerte

Un trabajo arduo

La directora de salud pública del condado, Becky Joyce, por ejemplo, lo hace todo, desde el rastreo de contactos y las pruebas de coronavirus hasta la aplicación de vacunas en los brazos de las personas. Y cuando el condado reanudó el mandato de las mascarillas, fue Gallegos quien diseñó los carteles y pasó su fin de semana colgándolos por toda la ciudad.

La mayor concentración de casos de covid-19 se produjo en un parque de autocaravanas y en un festival de música que se vio obligado a cerrar por la lluvia.

“Tiene sentido que al salir de tres o cuatro semanas de solo turismo, la gente que trabaja en los restaurantes, en los parques de autocaravanas, empezara a enfermarse”, dijo Gallegos. “Y luego, al reunir a todos los lugareños para un par de noches de conciertos, fue la trifecta”.

Dana Chambers, que dirige la ferretería de Silverton, se vacunó lo antes posible. Dijo que volver a un mandato de mascarilla se sintió en cierto modo como “un paso atrás”. Pero, dijo, los negocios como el suyo necesitan la fiebre turística del verano para sobrevivir al tranquilo invierno, cuando solo vienen unos pocos cientos de turistas, en gran parte para saltar desde los helicópteros al terreno de esquí. “Si tenemos que llevar la mascarilla, eso es lo que haremos”.

A Julia Raifman, epidemióloga de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston que sigue las políticas estatales contra la pandemia, no le sorprende que el covid pueda atacar un lugar como el condado de San Juan a pesar de las altas tasas de vacunación.

Los datos muestran que las vacunas protegen contra la muerte y la hospitalización debidas al covid. Pero incluso las vacunas eficaces no son rivales para la transmisibilidad del delta.

“Incluso en el mejor de los casos -si las vacunas reducen la transmisión en un 80%-, en realidad tienes el doble de probabilidades de contraer el coronavirus ahora que en julio”, dijo Raifman, debido a la reciente proliferación del virus. “Es imposible, desde el punto de vista estadístico, lograr la inmunidad de rebaño con la variante delta”, añadió.

Las vacunas covid-19, el camino elegido

Mientras tanto, muchos líderes locales y nacionales, incluso en Colorado, siguen centrándose en las vacunas casi exclusivamente como el camino a seguir.

Talia Quandelacy, epidemióloga de la Universidad de Colorado-Denver y de la Escuela de Salud Pública de Colorado, dijo que el concepto de inmunidad de rebaño en esta pandemia se ha simplificado demasiado y se ha exagerado.

“Es una guía útil para tener algún tipo de objetivo al que aspirar”, dijo. “Pero normalmente, si alcanzamos una determinada métrica, eso no significa que la transmisión o la pandemia vayan a desaparecer sin más”.

Muchos científicos están de acuerdo en que, sobre todo teniendo en cuenta que la mayor parte del mundo sigue sin vacunarse, es probable que el covid-19 esté aquí para quedarse, y que con el tiempo se transforme en algo más parecido al resfriado común. “Probablemente será cuestión de un par de años”, dijo Quandelacy. “Pero esa parece ser la trayectoria en la que estamos”, explicó.

CDC: Efectividad de vacunas contra covid-19 disminuye 0:47

Por eso, el lenguaje de “línea de meta” utilizado por muchos políticos ha frustrado a Anne Sosin, investigadora del Centro Nelson A. Rockefeller de Políticas Públicas del Dartmouth College, que estudia el covid-19 y la salud rural. Las vacunas hacen lo que se supone que deben hacer -evitar que la gente enferme de verdad, no evitar que se infecte nunca-, pero eso no se ha comunicado bien. “Los mensajes sobre este tema no han sido muy matizados”, dijo.

Señaló la experiencia de un epidemiólogo que escribió el mes pasado en el periódico The Baltimore Sun que se había contagiado de covid en una fiesta en la que los 14 invitados y el anfitrión estaban vacunados. El anfitrión le había infectado a él y a otros nueve. “Por muy milagrosas que sean a la hora de mantener a la gente fuera del hospital y con vida, no podemos confiar solo en ellas para prevenir la infección”, dijo Sosin sobre las vacunas.

Medidas contra el covid-19, más allá de las vacunas

Y los expertos en salud pública dijeron que el condado de San Juan demuestra que también son necesarias medidas como las mascarillas, la ventilación y el distanciamiento. Están difundiendo el modelo de “queso suizo” de defensa contra el covid-19, en el que cada medida de prevención (o capa de queso) tiene agujeros, pero cuando se apilan juntas crean una defensa eficaz.

Sosin dijo que los lugares rurales, en particular, pueden necesitar esas capas de defensa porque los residentes suelen estar estrechamente conectados, y la enfermedad viaja rápidamente dentro de las redes sociales.

Joyce, el director de Salud Pública, que declinó una solicitud de entrevista, escribió en Facebook en agosto que la experiencia reciente del condado demostró que “la vacuna crea una línea de defensa, pero no nos hace invencibles a esta enfermedad o a las variantes”.

Raifman considera que esa constatación -junto con el consiguiente mandato de usar mascarillas para interiores de San Juan- fue un éxito en un momento crucial. El mandato de un mes de duración se levantó el 10 de septiembre, ya que el condado había vuelto a tener un bajo índice de transmisión de covid-19. En ese momento, era el único condado de Colorado con una transmisión tan baja.

“Este es el momento en el que definimos: ¿Cómo vamos a gestionar el virus a largo plazo?” dijo Raifman. “Hasta ahora, estamos definiendo que no lo manejamos; dejamos que nos maneje”.

Incluso después de levantar su mandato de mascarilla, la página de Facebook del departamento de salud pública del condado insta a los residentes a usarlas y “prestar atención a la situación del covid-19 al igual que se presta atención al clima”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up