ANÁLISIS | El estilo relajado de Biden le ayudó a llegar a la Casa Blanca, pero podría ya estar gastado

(CNN) — El estilo de liderazgo durante las crisis del presidente Joe Biden se está volviendo bastante familiar, e incluso un poco rancio.

Tanto si se trata de un sombrío giro en la pandemia del coronavirus, de otro obstáculo en su agenda del Congreso, de la caótica retirada de Afganistán o de la crisis de la cadena de suministro que está estrangulando la economía, la respuesta pública de Biden suele ser similar, y esto lo aleja de los estadounidenses de a pie, cuyo apoyo necesita para la aprobación de su agenda en el Congreso. Biden ha caído en el patrón de pronunciar discursos cortos y televisados desde una de las salas de estado de la Casa Blanca o desde cualquier otro lugar del complejo presidencial.

Después de que su plan bipartidista de infraestructuras de US$ 1 billón y su plan de gastos de US$ 3,5 billones no fueran aprobados por el Congreso a principios de este mes, Biden se comprometió a viajar por el país para vender a los estadounidenses su visión. Ha hecho varios viajes recientes: a Michigan para promocionar la inversión a gran escala en la economía y a Illinois para impulsar sus planes de gasto y los mandatos de vacunación, y el viernes irá a Connecticut. Pero no hay señales de una gira presidencial de costa a costa ni de una implacable campaña diaria de mensajes coordinados para sacudir a los demócratas del cisma en torno a su agenda, que está suscitando dudas sobre la capacidad de liderazgo del partido.

Mientras intenta convencer a dos demócratas moderados del Senado, Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona, para pactar con los frustrados progresistas de la Cámara de Representantes, el presidente no ha hecho lo que más le ayudaría: recabar el apoyo popular necesario para llegar a un acuerdo.

La falta de visibilidad de Biden funcionó mejor de lo que nadie esperaba durante la campaña de 2020, cuando se ciñó en gran medida a eventos virtuales y coreografiados durante el primer año de la crisis de covid-19. Sus apariciones como estadista contrastaron con los salvajes mítines de superpropagación celebrados por el entonces presidente Donald Trump, que fueron clave para alejar a los votantes moderados, independientes y de los suburbios que ayudaron a decidir las elecciones. Al principio de la presidencia de Biden, el contraste con Trump y el liderazgo comedido de Biden produjeron un plan de rescate del covid-19 de US$ 1,9 billones para coronar sus primeros 100 días.

ANÁLISIS | Joe Biden se enfrenta a una crisis de competencia

Pero con la economía luchando para que los estadounidenses vuelvan a sus empleos después de que la variante delta impulsara un rebrote del virus, muchos están luchando contra la inflación, y sus propios índices de aprobación a la baja después de permanecer consistentemente fuertes al principio, es justo preguntarse si el método del presidente está comenzando a agotarse.

Biden dejó claro en todo momento que, tras el tumulto que representó el mandato de Trump, quería restaurar la dignidad del cargo. A diferencia de Trump, no siente la necesidad de agredir la psique estadounidense las 24 horas del día. Si consigue aprobar finalmente la ley de gasto y el paquete de infraestructuras, tendrá dos pilares de lo que podría ser un impresionante legado a nivel nacional. Si la economía se libra finalmente de la pandemia el año que viene, su fortuna podría aumentar.

Pero hay una creciente sensación de deriva, especialmente en la agenda legislativa, a medida que los progresistas y los demócratas moderados que se enfrentan por la composición del plan de gastos no parecen estar más cerca de llegar a un acuerdo. Si el estancamiento se prolonga mucho más allá de fin de año, perjudicaría a los candidatos demócratas, que necesitan presentar un historial sólido a los votantes en las elecciones intermedias, que son históricamente brutales para los presidentes en su primer término.

Y las advertencias de los principales legisladores, y una nueva encuesta de CNN, sugieren que, incluso después de meses de debate, muchos estadounidenses no saben qué contiene la enorme agenda de Biden para el Congreso.

“Hay un problema de comunicación y seguimos tratando de retroceder a, ¿cuáles son los elementos de los que estamos hablando?” dijo el miércoles la diputada Pramila Jayapal, que preside la asamblea Progresista del Congreso. En una aparición en el programa “Newsroom” de CNN, la demócrata del estado de Washington enumeró medidas como la atención infantil universal, la vivienda asequible, las prestaciones auditivas y dentales para las personas mayores y la reducción de los precios de los medicamentos con receta. “En el momento en que le dices a alguien que eso es lo que contiene, dice: ‘Oh, bueno, eso supondría una diferencia transformadora para mí'”, dijo.

Una nueva encuesta tiene malas noticias para los demócratas

Una nueva encuesta de CNN/SSRS publicada este miércoles reveló que solo el 25% de los estadounidenses cree que su familia estaría mejor con la aprobación del proyecto de ley de gasto social de US$ 3,5 billones de Biden y una medida de infraestructura de US$ 1 billón. Un 32% dijo que estarían peor y un 43% dice que estarían más o menos igual. La mayoría de los grupos clave de la coalición demócrata, entre ellos las mujeres independientes, los negros, los latinos y los menores de 35 años, dicen que no se verían afectados por estos proyectos de ley.

Biden ha desempeñado un papel intenso entre bastidores para intentar que los demócratas se unan para aprobar finalmente proyectos de ley enormemente ambiciosos para remodelar la economía y favorecer a los trabajadores estadounidenses. La medida bipartidista arreglaría las carreteras, los puentes y los sistemas de transporte. La propuesta de mayor amplitud, a la que se opone el Partido Republicano y que probablemente se reduzca para apaciguar a los demócratas moderados, proporcionaría un programa universal de educación preescolar, mejoraría la atención sanitaria a domicilio para los estadounidenses enfermos y ancianos, añadiría cobertura auditiva y dental a Medicare y transformaría la economía para luchar contra el calentamiento global.

Los detalles del plan de infraestructura de EE.UU. 0:59

La Casa Blanca suele señalar que los ingredientes clave del plan de Biden, como la ampliación de la atención sanitaria, la revisión de las infraestructuras y la mejora de las bajas remuneradas y el acceso a la universidad, son populares por sí mismas. Pero hasta ahora, el enfoque de ir a lo grande no está funcionando.

“La mayoría de los votantes no podrían decir qué contienen estos proyectos de ley”, dijo Kristen Soltis Anderson, encuestadora y estratega republicana, en “The Lead with Jake Tapper”.

“No es porque sean tontos. No es porque sean perezosos. Es porque los demócratas han hecho un trabajo horrendo al comunicar los proyectos”.

La dificultad que han tenido los demócratas para desentrañar el propósito del proyecto de ley de gastos, especialmente, ha centrado la lucha política en Washington en los costos de primera línea. Eso ha jugado a favor de senadores demócratas moderados como Manchin y Sinema.

También ha ofrecido una salida a los republicanos que ya comenzaron una campaña electoral para las intermedias basada parcialmente en que los demócratas llevan a cabo un gasto “socialista” fuera de control. Por eso, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, insiste en que es hora de que su partido se centre en el contenido del proyecto de ley de gastos y no en su cifra en dólares.

ANÁLISIS | Otra encuesta con malas noticias para los demócratas

Un rayo de luz para Biden

La confusión sobre la agenda revelada por el sondeo de CNN puede reflejar también el desinterés de los votantes en las semanas de disputas internas sobre las propuestas. Algunos demócratas han culpado a los medios de comunicación de centrarse en el dramatismo de la batalla en el Congreso, enfrentando a las facciones del partido entre sí. Sin embargo, los principales medios de comunicación han difundido mucha información sobre el contenido de los proyectos de ley. En algún punto, le corresponde al partido político vender los proyectos de ley que intenta aprobar.

Aunque algunos observadores se sorprendieron de la audacia de las propuestas de Biden una vez apiladas, los detalles individuales se promocionaron a menudo en sus discursos de la campaña de 2020 y en su sitio web. Así que puede argumentar que construyó su presidencia sobre la base de su aprobación. Pero para que sus prioridades salgan adelante, los presidentes tienen que gastar el capital que ganaron en la campaña y reponerlo mientras están en el cargo, una tarea mucho más difícil.

En lo que va del mes, Biden hizo ese viaje a Michigan el 5 de octubre, visitando el distrito de la vulnerable representante demócrata Elissa Slotkin. Una visita posterior a Illinois fue principalmente para promover los mandatos de vacunación. También abordó los beneficios de sus programas desde la Casa Blanca en actos televisados. Por ejemplo, en un discurso pronunciado este miércoles en respuesta a la crisis de la cadena de suministro que está disparando la inflación y perjudicando a la economía, Biden dijo: “Estoy impulsando una inversión única en una generación en nuestras infraestructuras y en nuestra gente con mi proyecto de ley de infraestructuras y el proyecto de ley Build Back Better”.

“Estos proyectos de ley transformarían nuestros puertos, hay… miles de millones de dólares para los puertos, las carreteras, los sistemas ferroviarios que necesitan urgentemente ser mejorados y llevarían los productos más rápidamente y con más eficiencia de las fábricas a la tienda, a su casa”, dijo Biden.

La pesadilla de la cadena de suministro global está a punto de empeorar

Biden no es el primer presidente al que se acusa de quedarse corto en el trabajo de ventas. Su antiguo jefe, el presidente Barack Obama, se enfrentó a críticas similares cuando se esforzó por aprobar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (Obamacare) y los demócratas del Congreso sufrieron un fuerte golpe poco después. Pero en los años siguientes, esa ley se hizo más popular a medida que los estadounidenses comenzaron a reconocer el impacto de la ley en sus vidas. Muchos demócratas creen que algo similar podría ocurrir con la de Biden, si su programa se aprueba, y que resultará tan popular que los futuros Congresos republicanos no tendrán más remedio que mantener muchas de sus propuestas.

Hay un notable punto positivo para Biden en la encuesta de CNN. Su índice de aprobación sigue siendo del 50%, más alto que en algunas encuestas recientes, después de un duro verano en el que se produjo una caótica retirada de Afganistán y un impresionante rebrote de la variante delta. Esto no es muy bueno para un presidente que se dirige a un año de elecciones intermedias. Pero no es desastroso, dadas las fuertes divisiones en el país. Y sugiere que al presidente le queda algo de jugo político para conseguir apoyo para los planes que definirán su legado.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up