ANÁLISIS | Cómo Occidente creó la versión más peligrosa de Putin

(CNN) — Durante la última década, la Rusia resurgente de Vladimir Putin ha sido una preocupación perpetua para muchos en Occidente.

Estas preocupaciones no carecen de fundamento. Es innegable que Putin y el círculo íntimo del presidente han ganado confianza durante este período. Ya sea para anexar partes de otra nación, respaldar a un dictador en una guerra extranjera o envenenar a los disidentes en suelo ruso, el Kremlin de Putin aparentemente ya no busca la validación de un Occidente que ha permitido que la beligerancia de Moscú crezca con poco efecto en su comportamiento.

Rusia atraviesa su peor momento en la pandemia: récord de muertes, confinamientos estrictos y hospitales desbordados. ¿Cómo llegaron hasta aquí?

En las últimas semanas el mundo ha recordado la confianza de Rusia. A medida que los precios del gas se disparan en Europa debido a un suministro reducido de gas ruso y mientras Putin corta los lazos diplomáticos laxos de su nación con la OTAN, vale la pena examinar cuán gravemente los políticos occidentales han malinterpretado a Putin e ignorado su voluntad de usar las armas a su disposición.

La crisis energética europea revela una herramienta muy poderosa que proporciona a Rusia un apalancamiento en su relación con Europa: sus reservas de gas.

No es ningún secreto que muchos países europeos, incluyendo a Alemania, dependen del suministro ruso de gas natural. La escasez reciente ha repercutido en los riesgos no solo económicos, sino geopolíticos de esta dependencia.

Si bien Rusia cumple con sus obligaciones existentes de abastecer a los países europeos, los analistas dicen que podría aumentar las exportaciones para permitir el almacenamiento antes de lo que podría ser un invierno frío, reduciendo así los costos y calmando los nervios.

A medida que los precios del gas natural se disparan, la gente está considerando alternativas a la calefacción de sus hogares. Esto es lo que debes saber

La pregunta desde la perspectiva rusa es, ¿por qué deberíamos hacerlo? Moscú todavía espera la aprobación regulatoria alemana para Nord Stream 2, un polémico gasoducto que conectaría Rusia con Alemania y suministraría grandes cantidades de gas a Europa Occidental. “Si el regulador alemán da su autorización mañana, los suministros de 17.500 millones de metros cúbicos comenzarán pasado mañana”, dijo Putin en un foro televisado el jueves, culpando a la política energética de la UE de la reciente crisis del gas y los altos precios, informó Reuters.

El oleoducto es controvertido porque muchos lo ven como un proyecto de influencia geopolítica para Moscú, un temor que no se atenuó cuando el viceprimer ministro de Rusia, Alexander Novak, dijo a principios de este mes que “la finalización anticipada de la certificación” para Nord Stream 2 ayudaría a “enfriar la situación actual”.

Aparte de las ventajas financieras y geopolíticas que podrían derivarse de la dependencia de Europa del gas ruso, también ayuda a formar parte de una narrativa política interna que ha evolucionado con el tiempo en Rusia: Occidente sigue haciendo las cosas mal.

La estación compresora Slavyanskaya, ubicada en la región rusa de Leningrado, es el punto de partida del oleoducto Nord Stream 2.

“La base de esta narrativa es que Europa y Occidente necesitan repensar sus políticas rotas, ya sean en energía, intervención extranjera o construcción de una nación”, dice Oleg Ignatov, analista senior de Crisis Group en Rusia.

“Hace diez años, este argumento era más defensivo, ya que el Kremlin quería protegerse de las críticas de los gobiernos u ONG occidentales. Pero ahora Rusia puede argumentar que las políticas occidentales fallaron tanto en Libia, Siria y ahora Afganistán y que el enfoque de Rusia ha sido el correcto todo el tiempo”, añade.

El fracaso occidental y el éxito ruso son, por supuesto, relativos a las prioridades de cada parte. Putin ha dicho que la caída de la Unión Soviética fue la “mayor tragedia geopolítica” del siglo XX.

Cuando se tiene en cuenta esto en gran parte del comportamiento de Putin durante la última década —anexar Crimea, criticar a Occidente por la acción militar en Siria al negar la actividad de Rusia, generar tensiones entre la OTAN y Turquía— resulta fácil construir una imagen de un líder que intenta devolver el orgullo a su país y que está muy feliz de aprovechar las oportunidades que brindan sus ingenuas contrapartes globales.

El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan se dan la mano en la ceremonia de apertura del proyecto del gasoducto Turkstream en Estambul, Turquía, en enero de 2020.

“Desde el final de la Guerra Fría, muchos en la generación de Putin han creído que todavía estaba en una guerra política con Occidente”, dice Mark Galeotti, profesor honorario del University College London, actualmente con sede en Moscú.

“Esto se agudizó después de la anexión de Crimea en 2014 y es por eso que ahora vemos a una Rusia más cómoda poniendo tropas en las fronteras internacionales, difundiendo desinformación y persiguiendo a los disidentes políticos. En lo que a ellos respecta, están en pie de guerra”, dice Galeotti, antes de agregar que “para Occidente, sin embargo, Rusia es extremadamente molesto, pero en realidad no es una gran amenaza”.

Algunos argumentan que la amenaza relativamente limitada de Putin ha generado una política occidental mediocre frente a la agresión rusa. Esto, a su vez, ha significado que el presidente ruso pueda realizar actos hostiles con muy pocas consecuencias.

La lógica es algo como esto. Los agentes rusos que envenenan a un exespía ruso en suelo británico es, por supuesto, siniestro y amenazador. Sin embargo, representa una pequeña amenaza real para el Reino Unido, pero ir más allá de imponer sanciones a personas cercanas a Putin podría ser más complicado de lo que vale la pena.

Así cubren los medios rusos la situación de Afganistán 2:35

Esto, potencialmente, está en las manos de Putin, ya que le permite manipular estos eventos como prueba de que es un hombre fuerte e intocable confrontando a Occidente, un tema con el que se entusiasmó en un discurso en el Valdai Discussion Club anual en Sochi el jueves por la noche en donde criticó a Estados Unidos por el “lío” que creó en Afganistán.

“El fracaso a largo plazo de Occidente ha sido tratar cada acto hostil como un incidente aislado, en lugar de ver el patrón general de una Rusia que no tiene ningún deseo o interés en seguir sus reglas”, dice Keir Giles, investigador principal de Chatham House y autor del libro de próxima publicación “How Russia Get Its Way”.

Esto, argumenta Giles, está en el corazón de todo lo que está sucediendo en este momento.

“El divorcio no es posible”, dice el jefe espacial ruso que amenazó con retirarse de la Estación Espacial Internacional

“Rusia se está volviendo más abierto y directo. Cuando Rusia explota la crisis del gas en Europa para forzar su proyecto del gasoducto Nord Stream, o corta todos los vínculos restantes con la OTAN, se hace abiertamente y ya no hay ninguna pretensión de que Moscú esté trabajando para lograr buenas relaciones con Occidente. Es el mismo patrón que vemos a nivel nacional dentro de Rusia: el aumento de la represión ahora es evidente y se está acelerando, porque al Kremlin ya no le importa”.

Las consecuencias limitadas para Occidente, por supuesto, brindan poco consuelo a quienes se oponen a Putin dentro y fuera de Rusia.

“Putin es un oportunista. La desunión de la OTAN es el mayor regalo que puede recibir”, dice Riho Terras, excomandante de las Fuerzas de Defensa de Estonia. “La dependencia alemana del gas ruso es un problema para aquellos de nosotros que compartimos una frontera, ya que socava la unidad. El Brexit podría ser bueno para el Reino Unido, pero plantea la cuestión de un ejército europeo que obviamente sería más débil que la OTAN”.

Algunos creen que el mayor activo de Putin ha sido la histeria y la exageración de la amenaza que representa en alguna parte de Occidente, combinada con un rechazo limitado de naciones poderosas, incluido Estados Unidos, por su sincera hostilidad.

El Kremlin dice que las revelaciones sobre Putin incluidas en los papeles de Pandora son una “perversión de la información”

“Cada vez que aparece una oportunidad, la aprovechará. Ocurrió en Ucrania, sucedió en Georgia. Él solo entiende los mensajes fuertes y si seguimos mostrando desunión, responderá de la misma manera. Es un luchador callejero. Occidente está tratando de patinar por Rusia, pero Putin juega al hockey sobre hielo”, dice Terras.

Las figuras de la oposición en Rusia creen que Occidente puede tomar medidas que podrían debilitar la posición de Putin.

“Las sanciones personales contra las personas cercanas a Putin, que están involucradas en la corrupción y el abuso de los derechos humanos, contribuirán en gran medida a lograr este objetivo”, dice Vladimir Ashurkov, un político de la oposición y CEO de la Fundación Anticorrupción del líder de la oposición Alexey Navalny.

Sin embargo, el mito que ha sido alimentado por la confusión e inacción occidental sobre quién es exactamente Putin y lo que quiere, ha contribuido de alguna manera a crear un coloso doméstico que puede actuar cada vez más con impunidad de una manera que solo sirve para alimentar el mito que lo rodea en Rusia.

A pesar de toda la histeria rusa durante la última década, podría ser que la renuencia de Occidente a comprender realmente a Putin haya ayudado a crear la versión más peligrosa del hombre que alguna vez fue posible que fuera.

Rusia ofrece visitar algunos lugares favoritos de Putin 1:48

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up