La caída de un capo se vuelve el ascenso de un imperio

Hong Kong (CNN) —  Cuando el agente del FBI Mark Calnan conoció por fin al capo cuyo cártel de la droga había estado investigando durante los últimos seis años, se sorprendió.

Con su pelo negro con raya en medio y su modesto sentido de la moda, Tse Chi Lop no parecía el jefe de una operación multinacional que había inundado de heroína las calles de Nueva York antes de su detención el 12 de agosto de 1998.

Y, mientras estaba sentado en una austera sala de interrogatorios en Hong Kong, tampoco se comportaba como tal.

Los sospechosos solían reaccionar a la detención de una de dos maneras, dijo el agente ahora retirado a CNN desde su casa en Nueva Jersey. Los más combativos se aferraban al machismo que les ayudaba a desenvolverse en el despiadado mundo del tráfico de drogas. A los cooperativos les preocupaba que no hablar significara más tiempo en prisión.

Tse no hizo ninguna de las dos cosas. Se mostró tranquilo, amable y estratégicamente callado, incluso cuando Calnan le dijo que Estados Unidos iba a solicitar su extradición.

Tse se limitó a sonreír.

“Era impresionante”, dijo Calnan. “Era diferente”.

A finales de ese año, Tse estaba en Nueva York, donde se declaró culpable de un único cargo de conspiración para importar heroína a Estados Unidos y fue condenado a nueve años de prisión. Pero si las autoridades que pusieron a Tse entre rejas esperaban que saliera de la cárcel como un hombre cambiado, parece que se equivocaron.

Dos décadas después, Tse se había convertido supuestamente en el jefe de un cártel de metanfetamina que ganaba unos US$ 17.000 millones al año. Hace tiempo que salió de la cárcel y, al parecer, llevaba un lujoso estilo de vida basado en el imperio de la droga que supuestamente manejaba con relativo anonimato hasta que se reveló su existencia en un reportaje periodístico en 2019.

Entonces, en enero de este año, Tse fue detenido en el aeropuerto internacional Schipol de Ámsterdam a petición de la Policía Federal de Australia (AFP, por sus siglas en inglés), que había dirigido una extensa investigación de una década sobre su organización.

El hombre que antes se había sentado tranquilamente frente a Calnan está ahora acusado de ser el cerebro detrás del cártel Sam Gor, posiblemente la mayor operación de narcotráfico de la historia de Asia. Las autoridades de Australia solicitan la extradición de Tse por cargos de tráfico de metanfetamina.

Tse, a través de su abogado, se negó a hablar con CNN para este reportaje. Durante una audiencia de extradición en junio, dijo a un juez holandés que era inocente de los cargos.

Mientras los fiscales preparan su caso contra Tse, CNN ha investigado sus primeros años, para entender mejor al hombre que, según las autoridades de Australia, es una de las más grandes mentes maestras de la metanfetamina del siglo XXI.

Esta es la historia del primer cártel de Tse: cómo prosperó en las cárceles estadounidenses; cómo la policía lo desbarató por todo el mundo; y cómo, a partir de sus cenizas, este hombre aparentemente sin pretensiones del sur de China fue, supuestamente, capaz de sentar las bases de un imperio de la droga de miles de millones de dólares desde una prisión en las faldas de los Montes Apalaches.

La investigación del FBI que condujo a la detención de Tse en Hong Kong comenzó en una esquina del Bronx, unos 20 años después de que el gobierno de Estados Unidos lanzara su guerra contra las drogas bajo el mandato del presidente Richard Nixon.

Para poner fin a lo que los republicanos denominaron en 1980 una “epidemia asesina de abuso de drogas” que azotaba el país, el gobierno había invertido mucho en la lucha policial contra las drogas y había aprobado leyes que endurecían las penas para los delincuentes relacionados con drogas.

Pero las sentencias mínimas obligatorias más severas para los delitos de drogas y las inversiones en la vigilancia no estaban teniendo el efecto deseado.

En 1992, la heroína en Estados Unidos era cada vez más barata y pura, según un informe de la Casa Blanca de la época, y la mayor parte procedía del sudeste asiático. Esa heroína era una de las más puras que se encontraban en Estados Unidos, según el informe, y era fácil sufrir una sobredosis con pequeñas cantidades. Las consecuencias fueron nefastas, especialmente en la ciudad de Nueva York, que albergaba a la mayoría de los heroinómanos de Estados Unidos. Miles de personas llegaban a las salas de urgencias cada año tras consumir la droga. Cientos morían.

2020, el año con más muertes por sobredosis en EE.UU. 0:36

Ese año, Calnan recibió un dato de un colega sobre la venta de drogas en el Bronx, en la esquina de la 183 y Walton, que cambiaría su carrera. Por aquel entonces, trabajaba para el FBI en Nueva York, como miembro de la Brigada Criminal 25. El C-25, como se le conocía, se encargaba de abordar el creciente problema de la delincuencia organizada que involucraba a los asiáticos y a los estadounidenses de origen asiático, especialmente a los que traficaban con la heroína procedente del sudeste asiático que inundaba Estados Unidos.

Cuando Calnan y su equipo empezaron a vigilar la esquina de esa calle, a pocos kilómetros del estadio de los Yankees, e identificar a los sospechosos e intervenir los teléfonos, un nombre seguía apareciendo: Sonny.

El problema era que había al menos dos sospechosos llamados Sonny. Había Sonny de Nueva Jersey y Sonny de Leavenworth, la penitenciaría estadounidense de Kansas. Uno era Sonny en el exterior y, para su sorpresa, el otro era Sonny en el interior.

Se enteraron de que el Sonny de fuera era un traficante de heroína malasio que vivía en Nueva Jersey. El Sonny de dentro era el jefe, y había descubierto cómo dirigir un negocio de heroína desde una prisión federal.

Yim Ling no oyó a los agresores entrar silenciosamente en su casa de Kingston, Nueva York, en un cálido día de otoño de 1983. Estaba en su habitación, cambiándose para ir a trabajar a la casa de té de su familia, cuando alguien la agarró por detrás.

Ella se defendió, pero uno de sus secuestradores supuestamente le cubrió la boca con una sustancia química, probablemente cloroformo, según el relato de un agente de la policía local asignado al caso.

El gobierno cree que Yim murió accidentalmente en el forcejeo inicial, aunque sus captores nunca lo mencionaron cuando extorsionaron a su marido para que pidiera casi US$ 200.000 de rescate. Nunca encontraron el cuerpo de Yim.

Las autoridades acusaron a varias personas por el secuestro, entre ellas a Yong Bing Gong, entonces exempleado de la casa de té de la familia de Yim, de 23 años. Gong fue condenado a cadena perpetua, donde se convirtió en el Sonny “de adentro”: el proveedor de los traficantes de heroína de la esquina neoyorquina que Calnan vigilaba.

Gong hacía tratos sobre drogas en el mismo lugar destinado a castigar a la gente por traficarla.

Gong habló con CNN a través de llamadas telefónicas, cartas y correos electrónicos, aunque se negó a hablar de los detalles de su condena por tráfico de heroína, que se dictó mientras estaba en prisión. Gong esperaba que compartir partes de su historia llamara la atención sobre lo que considera que son sus condenas injustamente largas. Se le impusieron otros 27 años de prisión por tráfico de heroína, además de su primera cadena perpetua. Tras casi 40 años tras las rejas, Gong cree que ha pagado su deuda con la sociedad y que no debería “dejarse pudrir y morir, olvidado y abandonado por todos los que conozco”.

“Sé que no soy un ángel, pero sigo siendo un ser humano”, dijo Gong.

Nacido en 1960 en Malasia, Gong se dedicó a la delincuencia desde muy joven. Su padre era propietario de una empresa maderera en Indonesia y a menudo estaba fuera, y su madre tenía seis hijos, demasiados para dedicarse a controlar a su caprichoso hijo.

Eso dejó a Gong, como él dice, para “dirigir las calles”.

Nueve miembros de la pandilla MS-13 fueron acusados de homicidio, secuestro y distribución de drogas, entre otros cargos

Se unió a una banda a los 12 años y acabó convirtiéndose en teniente. A los 20 años estaba en una cárcel de Malasia, cumpliendo una condena de dos años tras varios encuentros con la ley. Tras su liberación en 1982, se fue a Estados Unidos.

Al cabo de un año, estaba en prisión por el secuestro de Yim.

Al principio, Gong encontró que el encarcelamiento era “sobre todo aburrimiento y monotonía”. Necesitaba algo que animara su existencia cotidiana. Así que, tras una introducción de otro preso, se dedicó al tráfico de heroína.

Extravagante, locuaz y algo descarado, Gong era sociable de nacimiento, y no había mejor lugar para conocer nuevos clientes que la cárcel. Gong hacía tratos con otros reclusos y luego se coordinaba con sus contactos en el exterior para vender la heroína a través del sistema telefónico de la prisión. Todos hablaban en clave porque las llamadas de los reclusos siempre se graban, aunque no siempre se monitorean.

La investigación de Calnan reveló que Gong era el Sonny de dentro, que suministraba heroína a una banda puertorriqueña en la esquina de la 183 y la avenida Walton, en el Bronx. También era el Sonny de Leavenworth, que se refería a la Penitenciaría Federal de Leavenworth, Kansas, una de las prisiones federales más antiguas de Estados Unidos. Es una de las varias instalaciones que han retenido a Gong desde su condena en 1983.

El equipo de Calnan citó las cintas de la prisión y descifró el código de Gong, que no era terriblemente complejo: a veces solo significaba referirse a la heroína como “menús” y a los traficantes como “restaurantes chinos”. El C-25 tenía ahora un caso importante entre manos y, como todo caso importante, necesitaba un nombre.

Eligieron Sunblock, en honor a Sonny y al bloque de celdas en el que lo encontraron.

La heroína con la que traficaba Gong procedía casi con toda seguridad del Triángulo de Oro, la región fronteriza anárquica en la que confluyen Tailandia, Laos y Myanmar.

El clima de la zona es ideal para el cultivo de amapola, la planta utilizada para fabricar opio y heroína. Las colinas y la selva que la rodean dificultan el acceso de las fuerzas del orden a la zona, lo que permitió a las milicias y a los señores de la guerra que dominaban la parte de Myanmar convertirse en algunos de los mayores traficantes de heroína del mundo.

La producción se disparó en la década de 1960, cuando estos grupos se dieron cuenta de que podían utilizar laboratorios para procesar la amapola y convertirla en narcóticos más potentes, como la morfina y la heroína. Y siguió en auge en las décadas siguientes.

A finales de los años 80, la droga inundaba Estados Unidos. La heroína procedente del sudeste asiático representaba el 56% de la oferta en Estados Unidos, y casi el 90% de la de la ciudad de Nueva York en 1990, según la DEA. Cinco años antes, solo representaba el 14% de la oferta en Estados Unidos.

Cristal, hachís y tiratricol: así funcionan desde dentro las redes de drogas en Iraq

La introducción de estas drogas en EE.UU. recayó en gran parte en estadounidenses y canadienses de ascendencia china, o en personas con vínculos con grupos criminales chino-tailandeses o chinos, según el Departamento de Justicia de EE.UU..

Personas como Paul Kwok.

Aunque los expedientes judiciales dicen que Gong y Kwok se conocieron en la cárcel, Gong dijo a CNN que se cruzaron por primera vez mientras vivían en Nueva York a principios de los años ochenta.

En 1983, Kwok, de nacionalidad canadiense, fue condenado a una prisión federal en Estados Unidos por tráfico de heroína. Por casualidad, acabó en la misma prisión que Gong, y ambos estrecharon lazos. Con el tiempo, empezaron a hacer negocios juntos.

Dado que Kwok comenzó a cumplir con los requisitos para obtener la libertad condicional, fue trasladado a una prisión canadiense antes de ser liberado en 1990. Con el tiempo, empezó a utilizar sus contactos para importar heroína a Canadá. Por aquel entonces, era más fácil pasar las drogas ilícitas por las aduanas de Canadá que por las de Estados Unidos, según Calnan. Kwok trasladaba entonces la heroína a través de la frontera entre Estados Unidos y Canadá, que a principios de la década de 1990 era menos difícil de cruzar sin ser detectado que ahora.

En Estados Unidos, Gong utilizaba la red de clientes que había desarrollado en la prisión federal para encontrar compradores.

El acuerdo funcionó bien. A principios de 1994, Gong y Kwok recibían tanta heroína que empezaron a buscar más formas de introducir mayores cantidades en Estados Unidos.

Así que Kwok pidió ayuda a la mafia siciliana de Montreal. Los sicilianos acordaron, a cambio de una cuota, ocultar la heroína de Kwok junto con sus propias drogas y llevar todo el contrabando a una barbería de Long Island. Los socios de Kwok recogerían allí la heroína y la llevarían a los compradores de Gong.

Cuando el FBI descubrió la conexión siciliana, la Operación Sunblock se convirtió en un importante caso internacional. Calnan y su equipo perseguían ahora a un cártel mundial en el que participaban múltiples grupos de delincuencia organizada. Lo que estaba en juego era mayor.

El FBI instaló al menos cuatro micrófonos, monitoreando las llamadas telefónicas en busca de pruebas potencialmente incriminatorias sobre el tráfico de heroína. Calnan contrató a un agente encubierto que llevaba mucho tiempo haciendo tratos con la organización de Gong para reunir más pruebas. En septiembre de 1995, Sunblock había obtenido suficiente información para acusar o detener a más de una docena de personas. Kwok fue detenido en Canadá a petición de las autoridades de Estados Unidos y Gong fue imputado desde la cárcel.

Kwok parecía ser el hombre al mando, al menos al principio. Era estoico y serio, y parecía imponer respeto y deferencia en el submundo criminal. Así que Calnan y un abogado estadounidense asignado al caso fueron a Canadá para entrevistar a Kwok en la cárcel y comprobar si cooperaría.

Hablar resultó peligroso. Poco después de que Kwok fuera detenido, dos hombres se acercaron a su mujer para preguntarle si estaba colaborando con las autoridades. Ella recibió entonces “numerosas llamadas telefónicas amenazantes” advirtiendo a su marido de que no dijera nada a la policía, según declaró en una carta dirigida al juez que lleva el caso.

Más tarde, un grupo de reclusos que vio brevemente a Kwok en compañía de las fuerzas del orden le golpeó la cabeza contra la pared del baño de la cárcel, dejándolo inconsciente. El abogado de Kwok dijo que su cliente fue atacado porque parecía que estaba cooperando.

Aun así, Kwok decidió correr el riesgo y le dijo al juez que había decidido ofrecer información para poder salir de la cárcel lo antes posible y cuidar de su mujer y su hijo pequeño.

Resultó que Kwok y uno de sus lugartenientes pudieron dar al FBI la identidad de su proveedor en Asia: un hombre chino-canadiense de 33 años, sin pretensiones, con mal gusto para la moda y con el pelo raya al medio.

Su nombre era Tse Chi Lop.

Tse nació el 25 de octubre de 1963 en la provincia de Guangdong, al sur de China, antes de que comenzara la Revolución Cultural, el sangriento movimiento en el que Mao Zedong intentó reafirmar su liderazgo sobre el Partido Comunista Chino radicalizando a la juventud del país contra cualquiera que se considerara desleal.

Tras la agitación de la Revolución Cultural y la caótica disolución de los Guardias Rojos, como se conocía a los grupos de jóvenes paramilitares, algunos formaron una banda amorfa llamada los Big Circle Boys. A este grupo criminal se unió Tse.

En la década de 1990, los Big Circle Boys eran los principales actores del comercio de heroína en el Triángulo de Oro y Norteamérica, y no tenían problema en hacer tratos con casi cualquiera si se podía ganar dinero.

La decisión del cártel de hacer negocios con la mafia siciliana impresionó a Calnan. La mayoría de las bandas asiáticas de EE.UU., descubrió, no se asociaban de esa manera. Tse enfocaba su negocio como una empresa, encontraba valor en las nuevas asociaciones pero era lo suficientemente inteligente como para intentar pasar desapercibido.

“Utilizó la cooperación, cruzó las fronteras. Tenía un pensamiento divergente, y nosotros teníamos que hacer lo mismo o, de lo contrario, nunca lo habríamos atrapado”, dijo Calnan. “Teníamos que ser tan buenos como él”.

Tras las detenciones de Kwok y Gong en 1995, Calnan y el equipo de Sunblock tardaron casi tres años más en atrapar a Tse, porque supuestamente se encontraba en China, que no tiene un tratado de extradición con Estados Unidos.

El FBI parecía no tener opciones hasta 1998, cuando un colega canadiense de Calnan se enteró de que Tse estaba viajando a Hong Kong. Si la policía lo detenía en la ciudad semiautónoma china, que sí tenía un tratado de extradición con Estados Unidos, Tse podría ser enviado a Nueva York para ser juzgado.

Calnan convenció al FBI para que él y el agente canadiense volaran a Hong Kong para colaborar en la detención, y el 12 de agosto, el Departamento de Policía de Hong Kong atrapó a Tse en una cafetería local. Al cabo de unos meses, estaba en Estados Unidos.

Ceci Scott, fiscal adjunto de EE.UU. en el caso, recordó que después de que Tse llegara a Estados Unidos, su abogado parecía ansioso por llegar a un acuerdo con la Fiscalía. Calnan creía que Tse estaba haciendo todo lo posible para llegar rápidamente a Canadá, donde su mujer vivía con sus dos hijos nacidos a principios de la década de 1990: una hija y un hijo que tenía un problema pulmonar y problemas respiratorios desde su nacimiento.

Aunque Tse quería cooperar lo suficiente para reducir su condena, no estaba dispuesto a revelar todo. “Creo que él sabía que nosotros sabíamos que no nos estaba contando todo”, dijo Scott.

Pero la forma en que Tse se comportó se le quedó grabada a Scott. Recuerdo que pensé: “Dios, tiene un comportamiento inusual, una personalidad muy centrada”, dijo.

Finalmente, Tse llegó a un acuerdo con la Fiscalía por el que se declaró culpable de conspiración para importar heroína a Estados Unidos.

Evitar un juicio permitió a Tse reducir su tiempo en prisión y limitar la cantidad de información que existiría en el registro público. Hoy en día, el alcance exacto de su papel en su primer cártel de heroína sigue siendo un misterio. No sabemos cuánta heroína suministró a Gong y Kwok, ni tampoco si Kwok era su único cliente. Las llamadas a la familia de Kwok y a su antiguo abogado no obtuvieron respuesta.

La sentencia de nueve años de prisión de Tse se dictó el 26 de septiembre de 2000, aunque solo cumplió seis. La prisión marcaría el inicio de un segundo capítulo en la vida de Tse, dándole la oportunidad de aprender de los traficantes de drogas en Estados Unidos.

También fue donde, supuestamente, Tse conoció a su siguiente socio.

Tras atravesar en coche la exuberante vegetación de la zona rural de los Apalaches, Tse habría llegado a la Institución Correccional Federal, en Elkton, Ohio, esposado, con grilletes en los pies y encadenado por la cintura.

Elkton es una prisión federal de baja seguridad. Está situada en lo alto de una colina y tiene una valla con alambres para evitar que los reclusos se escapen a los pinos de los alrededores. Pero en el interior, las precauciones de seguridad no son abrumadoras, dicen los exreclusos y el personal. La mayoría de los reclusos son delincuentes no violentos o personas que se acercan al final de sus condenas y se preparan para reincorporarse a la sociedad.

“Era un ambiente diferente al de otras prisiones en las que he estado”, dijo Charles King, un exrecluso que llegó a Elkton en 2006, el año en que Tse dejó la prisión federal. “Era más amable, más acogedora”.

King y otros dijeron que la prisión se sentía como un campus universitario seguro. Los reclusos vivían en uno de los varios edificios de estilo dormitorio con piso de concreto, con baños compartidos y espacio común. Tres o cuatro hombres dormían en cubículos pequeños y abarrotados, divididos por paredes de bloques de de entre 1,2 y 1,5 metros de altura, que hacían suficientemente sencillo ver al otro lado.

En 2002, dos años después de su condena y sentencia, Tse afirmó estar casi sin dinero y solicitó una exención de los gastos legales para presentar recursos o reducciones de condena. En sus declaraciones ante el tribunal, afirmó que lo único que poseía era ropa por valor de US$ 500 y US$ 1.000 que le habían donado amigos y familiares, aunque es posible que decidiera no informar de sus posesiones fuera de Estados Unidos.

Es probable que la prisión haya supuesto un ajuste para Tse, pero si tenía problemas, la mayoría de los que le rodeaban no lo vieron. Ben, seudónimo de un antiguo recluso de Elkton que habló con CNN bajo condición de anonimato, dijo que Tse era “un tipo bastante agradable” que siempre tenía una gran sonrisa.

Otros traficantes de drogas en esa prisión querían hacer ver que eran “importantes”, dijo Ben. Tse, por el contrario, era bastante humilde, dijo Ben, y no se preocupaba realmente por la reputación o el prestigio en la calle.

Elkton albergó a unos 1.500 presos durante la estancia de Tse. Ben dijo que había un par de docenas de reclusos que eran étnicamente chinos, y la mayoría hablaba cantonés. Tse era uno de ellos. Otro era Lee Chung Chak.

Lee había entrado a Estados Unidos a través de la frontera canadiense el 4 de julio de 1994 para coordinar lo que se suponía que era un gran negocio de heroína, pero el FBI estaba detrás de sus socios.

No está claro si Tse y Lee se conocieron antes de estar en Elkton. Pero la comunidad de hablantes de cantonés de la prisión era lo suficientemente pequeña como para que Lee y Tse se conocieran. Para cuando ambos fueron puestos en libertad en 2006, se sentían cómodos en el negocio de la droga juntos, según afirmarían más tarde las autoridades de Australia.

Cientos de criminales caen en la trampa de la “Operación Brazo de Hierro”del FBI y la Policía de Australia a través de una aplicación encriptada

Aunque Tse dijo al gobierno de Estados Unidos que planeaba abrir un restaurante una vez que saliera de la cárcel y expresó su “gran pesar” por su pasado delictivo, él y Lee supuestamente tenían sus miras puestas en la metanfetamina.

La metanfetamina se estaba haciendo cada vez más popular en EE.UU. durante su estancia en prisión, y representaba una oportunidad de negocio potencialmente mucho más lucrativa que la heroína. Como se fabrica con productos químicos, no con cultivos, no habría que preocuparse de que una mala cosecha afectara al suministro, como ocurre con la heroína.

Las autoridades de Australia sostienen que, en 2010, Tse y Lee habían formado un cártel de metanfetamina al que la policía llama Sam Gor, un apodo de Tse que significa “hermano número tres” en cantonés. Sus miembros, según los informes, lo llaman simplemente La Compañía.

Se cree que Sam Gor está formado por antiguas tríadas rivales que se unieron para ganar dinero, como hicieron Tse y Kwok con la mafia siciliana. Juntas, estas bandas supuestamente fabricaban drogas sintéticas a escala industrial en grandes extensiones de las selvas poco vigiladas de Myanmar, el mismo lugar donde Tse supuestamente obtenía la heroína de su cártel en la década de 1990.

La producción de metanfetamina se disparó en Asia mientras la economía temblaba por el covid-19, según un informe

La supuesta estrategia de Sam Gor era sencilla: fabricar suficiente metanfetamina para crear una economía de escala y reducir el costo por unidad. A continuación, inundar el mercado con este producto barato y adictivo para conseguir nuevos clientes, y ver cómo se acumulaba el dinero.

El cártel se convirtió en una de las mayores operaciones de tráfico de drogas de la historia de Asia, según las autoridades de Australia. Tenía, y puede que siga teniendo, la mayor cuota de mercado de una economía ilícita que, en 2019, estaba valorada en la impactante cifra de entre US$ 30.000 y US$ 61.000 millones.

El costo humano ha sido “devastador”, dijo Jeremy Douglas, representante regional para el Sudeste Asiático y el Pacífico de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés).

El número de consumidores declarados en países como Indonesia, Tailandia y Vietnam ha aumentado considerablemente desde 2015, según las cifras de la UNODC. Más de 206.000 personas en todo el sudeste asiático buscaron tratamiento por consumo de metanfetamina en 2020, pero el número real de adictos es probablemente mucho mayor debido al estigma que rodea a la adicción. Muchas personas que desean ayuda optan por evitar el tratamiento, o simplemente no tienen acceso a los mismos recursos que tendrían en los países occidentales.

Además, miles de adictos y traficantes menores han muerto a manos de la policía en países que libran sangrientas guerras contra la droga, como Filipinas, en las que no se toman prisioneros.

La policía de Tailandia detuvo a Lee en octubre de 2020, solo unos meses antes de que las autoridades de Holanda detuvieran a Tse en Ámsterdam. Las autoridades de Australia afirman que Lee había desempeñado un “papel clave” en el multimillonario cártel de la metanfetamina. Un investigador dijo a Reuters que la “estrella de Lee había ascendido hasta ser un jugador igual o incluso mayor” que Tse.

El abogado de Lee no respondió a la solicitud de comentarios de CNN.

Encarcelarlos fue un gran logro, pero la metanfetamina sigue fluyendo sin ellos.

La UNODC afirmó que las autoridades de toda Asia incautaron de 170.000 kilogramos el año pasado, un nuevo récord, a pesar de que la mayoría de los países de la región sellaron sus fronteras para evitar la propagación del covid-19. Los precios de la metanfetamina no se vieron afectados, lo que significa que estas redadas no tuvieron un impacto significativo en el suministro de drogas, según la UNODC.

Los expertos afirman que, para acabar realmente con el tráfico de metanfetamina, las fuerzas del orden del Triángulo de Oro asiático deben tomarse en serio la resolución de los problemas sistémicos que han permitido que los traficantes de la región prosperen durante décadas, tanto si fabrican heroína como metanfetamina. Eso significa encontrar una solución política a la guerra civil en Myanmar, que lleva décadas, para que las milicias dejen de recurrir a las economías ilícitas para financiarse. Es una tarea difícil, especialmente para un país gobernado por una junta militar que a principios de este año derrocó a un gobierno elegido democráticamente.

Desafíos Globales | Myanmar tras el golpe militar, ¿qué está pasando?

Cuando Scott, la fiscal estadounidense que ayudó a encarcelar a Tse, se enteró de su detención en enero, se retorció.

“No teníamos información de que hubiera hecho algo con metanfetamina”, recordó Scott, que ya no trabaja en el Departamento de Justicia. “Obviamente, conoció a gente”.

A Scott le encantaba su trabajo como fiscal adjunta del Distrito Este de Nueva York, pero dijo que los casos de drogas a veces la dejaban en conflicto, especialmente en una ciudad liberal como Nueva York.

A finales de la década de 1990, las dolorosas consecuencias imprevistas de la guerra contra las drogas se hacían patentes. Los duros castigos destinados a disuadir a los posibles consumidores y traficantes de drogas habían inundado las cárceles estadounidenses de delincuentes no violentos, la mayoría de los cuales pertenecían a comunidades minoritarias.

“Muchos de los fiscales de esa oficina se cuestionaban la eficacia de esas leyes”, dijo Scott.

El encarcelamiento está pensado para castigar a los delincuentes y proteger a la sociedad de ellos, pero también para rehabilitarlos.

En cambio, la guerra contra las drogas creó un círculo vicioso. Los traficantes de drogas fueron a la cárcel durante años gracias a las duras leyes de condena. Se dedicaron recursos limitados a conseguir que los delincuentes cambiaran su forma de actuar. Así que la cárcel acabó ofreciendo a los convictos la oportunidad de relacionarse y aprender unos de otros.

Varios estudios han demostrado que el encarcelamiento, en determinadas circunstancias, puede tener un efecto criminógeno: en lugar de disuadir el comportamiento delictivo, lo refuerza. Un análisis realizado en 2002 sobre los delincuentes condenados en el condado de Jackson, Missouri reveló que los delincuentes encarcelados por drogas tenían entre cinco y seis veces más probabilidades de cometer otro delito que los que estaban en libertad condicional. Otro estudio realizado en 2012 descubrió que, en algunos casos, el delito es redituable. Los que fueron puestos entre rejas ganaron, en promedio, unos US$ 11.000 más en ingresos ilícitos que los que no habían pasado por la cárcel.

Los académicos de Dinamarca que analizaron toda la población carcelaria del país descubrieron en 2020 que, en el caso de los delincuentes condenados a prisión por delitos de drogas, había “fuertes indicios de que los efectos de los compañeros se reforzaban en la reincidencia”, es decir, que los traficantes de drogas que conocían a otros traficantes en prisión aprendían los unos de los otros y acababan volviendo a la cárcel.

Calnan dijo que se sorprendió cuando el nombre del hombre que se sentó tranquilamente frente a él en Hong Kong apareció en las noticias más de dos décadas después de su encuentro. No había vuelto a pensar en Tse después de su condena en 2000.
Nunca pensó que Tse se convertiría, supuestamente, en “uno de los mayores narcotraficantes internacionales de todos los tiempos”, dijo Calnan.

“En retrospectiva, no es sorprendente en absoluto”, dijo Calnan. “Él (Tse) tenía las habilidades, y por supuesto el tiempo en prisión es una red de contactos sin igual”.

Calnan se dio cuenta más tarde de que el traficante de heroína de moderado éxito que puso entre rejas era lo suficientemente inteligente como para dirigir un imperio criminal, y lo suficientemente astuto como para saber cómo utilizar la prisión en su beneficio.

“(Sunblock) comienza con unos tipos en la cárcel que establecieron redes”, dijo Calnan. En lo que respecta a Tse Chi Lop, Calnan dijo: “No dudo… que eso es exactamente lo que hizo también”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up