Trump amenaza con usar el privilegio ejecutivo mientras una comisión de la Cámara de Representantes busca documentos de las agencias sobre el ataque del 6 de enero

(CNN) — El expresidente Donald Trump ha amenazado este miércoles con invocar el privilegio ejecutivo en un intento de bloquear que la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga los disturbios del 6 de enero en el Capitolio obtenga una gran cantidad de documentos de varias agencias del Gobierno estadounidense, a pesar de que su sucesor tiene la última palabra sobre si la información puede ser compartida.

“El privilegio ejecutivo será defendido, no solo en nombre de mi Administración y de los patriotas que trabajaron a mi lado, sino en nombre de la Oficina del presidente de Estados Unidos y del futuro de nuestra Nación”, dijo Trump en un comunicado, sin detallar cómo se llevaría a cabo ese esfuerzo.

La administración de Biden ya ha declinado hacer valer el privilegio ejecutivo sobre algunos testimonios relacionados con el 6 de enero, diciendo a los exfuncionarios del Departamento de Justicia que eran libres de proporcionar “testimonio sin restricciones”. Pero la administración no se ha pronunciado sobre si la comisión debe tener acceso irrestricto a los registros y documentos de la Casa Blanca de Trump.

Las solicitudes de documentos de la comisión selecta de la Cámara de Representantes se hacen eco de las emitidas anteriormente por comisiones de esa cámara a raíz de los disturbios del 6 de enero, mientras que amplían significativamente la búsqueda a otras áreas y personas dentro y fuera del gobierno.

Ocasio-Cortez pensó que insurrectos la violarían 1:40

Qué busca la comisión

Específicamente, la comisión selecta está pidiendo registros del Departamento de Justicia, el Departamento del Interior, el Departamento de Defensa, la Oficina del director de Inteligencia Nacional, la Oficina Federal de Investigación, el Centro Nacional de Contraterrorismo, el Departamento de Seguridad Nacional y, tal vez lo más importante, los Archivos Nacionales -el custodio de los registros de la Casa Blanca de la administración Trump-.

La lista de objetivos es larga y variada, y va desde información sobre los intentos de cumplir o desafiar las órdenes de Trump, invocar la ley de insurrección, la ley marcial o la 25ª Enmienda, así como para las comunicaciones relativas a los miembros de la Casa Blanca de Trump, la campaña, los organizadores de los mitines del 5 y 6 de enero, e incluso los supuestos miembros de grupos de extrema derecha como los Proud Boys y los Oath Keepers.

“La comisión selecta para investigar el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos está examinando los hechos, las circunstancias y las causas del ataque del 6 de enero. Nuestra Constitución prevé un traspaso de poder pacífico, y esta investigación pretende evaluar las amenazas a ese proceso, identificar las lecciones aprendidas y recomendar las leyes, políticas, procedimientos, normas o reglamentos necesarios para proteger nuestra república en el futuro”, escribió este miércoles en un comunicado el presidente de la comisión, el representante demócrata de Misisipi Bennie Thompson.

Policía de Washington revela el suicidio de un agente que defendió al Capitolio del asalto de enero

Ese mensaje fue repetido por la representante demócrata Zoe Lofgren de California, otro miembro de la comisión, quien dijo a Kate Bolduan de CNN en OutFront este miércoles por la noche que “esto es sólo el comienzo”.

“Estamos tratando de averiguar lo que ocurrió hasta el 6 de enero, los distintos elementos, el razonamiento, quién lo instigó, por qué lo instigó y cosas por el estilo. Queremos averiguar todos los elementos, y por eso hemos hecho esta petición y esto es, como he dicho, sólo el principio. Hay muchas otras solicitudes de documentos que haremos”, dijo Lofgren.

“Algunas de estas solicitudes fueron hechas a estas agencias por otras comisiones del Congreso anteriormente y no han sido respondidas. Así que necesitamos la información ahora y se lo hemos dejado claro a las distintas agencias federales”, agregó.

En varias de las cartas se solicitan “todos los documentos y comunicaciones” relacionados de alguna manera con Trump y los miembros de su familia que desempeñaron funciones oficiales en la Casa Blanca, entre ellos: la ex primera dama Melania Trump y los principales asesores Ivanka Trump y Jared Kushner.

Manifestante del Capitolio: Seguí la orden de Trump 1:03

Algunos de los otros hijos del expresidente y sus cónyuges, Donald Trump Jr, Eric Trump y Lara Trump, también han sido nombrados.

La comisión también busca registros relacionados con el entonces vicepresidente Mike Pence y una serie de exfuncionarios de la Casa Blanca, incluido el exjefe de gabinete Mark Meadows, así como del expresidente, que han cuestionado la validez de los resultados electorales en estados clave donde Trump perdió.

Entre los citados están Rudy Giuliani, Michael Flynn, Steve Bannon y Roger Stone.

Los investigadores se centran en los esfuerzos por anular los resultados de las elecciones de 2020

Como parte de la amplia solicitud de registros, la comisión ha pedido al Departamento de Justicia documentos y comunicaciones que impliquen discusiones sobre la impugnación de la validez de las elecciones entre Trump y ex altos funcionarios del Departamento de Justicia (DOJ), como Jeffrey Rosen, Richard Donoghue, Patrick Hovakimian, Byung J. “BJay” Pak, Bobby Christine y Jeffrey Clark.

La comisión también solicitó las comunicaciones entre Trump o sus aliados y “cualquier funcionario del DOJ” en los días anteriores y posteriores al 6 de enero. Como parte de esa solicitud, la comisión pidió cualquier documentación relacionada con la discusión de la 25ª Enmienda desde el 3 de noviembre de 2020 hasta el 20 de enero de 2021.

Informe del Senado revela nuevos detalles sobre fallas de seguridad ante el asalto del 6 de enero al Capitolio, pero omite el papel de Trump

CNN informó previamente que Clark, un jefe de derecho ambiental nombrado por Trump para el DOJ, estuvo en el centro de los esfuerzos del expresidente para anular los resultados de la elección, recibió una información de inteligencia de alto nivel alrededor de Año Nuevo 2021 que hizo poco para detener sus esfuerzos para demostrar que la interferencia extranjera había costado la reelección de Trump.

Ha surgido como una figura importante en la narrativa que se está escribiendo en documentos y testimonios de exfuncionarios del Departamento de Justicia que se vieron obligados a luchar contra sus esfuerzos para orquestar un golpe de liderazgo en el Departamento de Justicia y utilizarlo para ayudar al expresidente.

Clark aún no tiene prevista una entrevista con la comisión selecta de la Cámara de Representantes. Una fuente familiarizada con el pensamiento de Clark dijo a CNN a principios de este mes que está a la espera de tener acceso a los documentos que tiene la comisión y de ver si se materializa una lucha por el secreto de las conversaciones presidenciales.

Acusan a exfuncionario del gobierno de Trump por asalto al Capitolio 0:28

Además, la comisión solicitó todos los documentos y comunicaciones de personas que pudieran mostrar la intervención del DOJ en los litigios presentados por la campaña de Trump, o los estados que buscan impugnar la elección.

En esa lista están Meadows, así como abogados y asesores de Trump, entre ellos Giuliani, Kurt Olsen, Sidney Powell, Jenna Ellis, Joseph diGenova y Victoria Toensing.

Registros de varios funcionarios de Trump

La comisión también pidió al Departamento de Justicia que proporcionara documentos relacionados con la certificación de las elecciones, incluido el papel que desempeñó Pence al presidir el Senado el día en que se certificaron los resultados electorales. Y el comité preguntó sobre cualquier cambio de personal de alto nivel en el Departamento de Justicia, incluso con designaciones presidenciales, entre el 3 de noviembre de 2020 y el 20 de enero de 2021.

La comisión solicitó específicamente toda la documentación relativa a Clark, un exdesignado de Trump en el DOJ que ha surgido como central en los esfuerzos del expresidente para anular las elecciones. La comisión también solicitó la comunicación entre el entonces fiscal general William Barr y los abogados que investigan las acusaciones de fraude electoral.

Enfocando los esfuerzos para anular los resultados de las elecciones desde dentro de la Casa Blanca, la comisión está buscando registros de los Archivos Nacionales, incluyendo todas las comunicaciones entre los funcionarios de la Casa Blanca y los funcionarios del gobierno estatal de estados muy disputados como Arizona, Georgia, Texas y Michigan.

Entre los funcionarios se encuentran el gobernador de Arizona, Doug Ducey, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, la investigadora jefe de la Secretaría de Estado de Georgia, Frances Watson, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, el líder de la mayoría del Senado del estado de Michigan, Mike Shirkey, el expresidente de la Cámara de Representantes de Michigan, Lee Chatfield, y la presidenta de la Junta de Escrutinio del condado de Wayne, Monica Palmer.

El panel también está exigiendo toda la comunicación relacionada con Dominion Voting Systems Corp., que fue el sistema utilizado que se convirtió en el principal objetivo de las falsificaciones de fraude electoral.

La comisión busca comunicaciones internas de la Casa Blanca

En su solicitud a los Archivos Nacionales, que albergan todos los registros de Trump de su época como presidente, la comisión selecta se centra en el rastro de papel que quiere obtener del ex presidente y su órbita.

Condenado a 8 meses de prisión por atacar el Capitolio 1:00

A tenor de cómo está dividida la petición del panel, parece centrada en examinar si la Casa Blanca trabajó para retrasar o impedir el recuento de los resultados electorales, qué sabía Trump sobre el resultado de las elecciones frente a lo que declaró públicamente, la planificación y la contratación en torno al mitin del 6 de enero y si hubo esfuerzos para impedir el traspaso pacífico del poder.

La lista que rodea a Trump incluye solicitudes de registros de llamadas, registros telefónicos, agendas y reuniones de un amplio grupo que incluye a los hijos de Trump -Ivanka, Eric y Donald Jr-, así como a Lara Trump, Jared Kushner, Melania Trump, Flynn, Stone, Giuliani, Stephen Miller, Marc Short, Hope Hicks y Kayleigh McEnany.

Aunque la lista no nombra a ningún miembro del Congreso, la comisión solicita documentación sobre “cualquier miembro del Congreso o personal del Congreso” que encaje en esta categoría de funcionarios que hayan sido influyentes en las maniobras de Trump en los sucesos del 6 de enero.

Del día 6 de enero en concreto, la comisión solicita todos los registros de visitas de la Casa Blanca, anotaciones sobre los movimientos de Trump y comunicaciones de la Sala de crisis.

En cuanto a los fallos de seguridad relacionados con el 6 de enero, la comisión también pide al Departamento de Justicia todos los documentos relacionados con su planificación, así como la toma de decisiones sobre cuándo desplegar a las fuerzas del orden en el Capitolio y la discusión sobre el uso de la ley marcial.

La comisión llega a solicitar todos los documentos relativos a “la estabilidad mental” de Trump o “su aptitud para el cargo” en los días transcurridos entre la insurrección y cuando dejó el cargo el 20 de enero.

¿Hará valer Biden el privilegio?

Los Archivos Nacionales dijeron previamente a CNN que poseen documentos que son relevantes para la investigación de la comisión y que hay un proceso “por el cual el Congreso y la administración en funciones pueden solicitar el acceso a los registros de las administraciones anteriores”.

Las solicitudes de documentos de la comisión podrían dar lugar a luchas potencialmente largas por el acceso.

El presidente Joe Biden podría tratar de impedir que la comisión reciba alguno de los documentos alegando el privilegio ejecutivo.

Y Trump aún podría intentar acudir a los tribunales para impedir que la comisión obtenga documentos de la Casa Blanca de Trump y el testimonio de personas como el exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Meadows.

La cuestión del privilegio ejecutivo plantea varios escenarios políticos potencialmente incómodos para Biden.

Si hace valer el privilegio, la comisión liderada por los demócratas podría seguir vías legales más extremas para tratar de obtener los registros. Si no lo hace, eso podría sentar un precedente que abra su administración a las amplias investigaciones dirigidas por los republicanos si el Partido Republicano gana cualquiera de las dos cámaras en las elecciones de mitad de período.

CNN informó a principios de esta semana que los investigadores del Congreso también están dispuestos a enviar avisos a varias empresas de telecomunicaciones solicitando que conserven los registros telefónicos de varias personas, incluidos los miembros del Congreso.

El congresista Thompson, demócrata de Misisipi, dijo que el grupo planea enviar avisos también a las empresas de redes sociales, aunque se negó a nombrar cuáles.

“Puedo decirles que miraremos todo lo que nos dé información sobre lo que ocurrió el 6 de enero”, dijo Thompson. “Miraremos todos los registros en algún momento”, añadió.

Paul LeBlanc y Nicky Robertson de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up