¡Nunca es demasiada calabacita! Así puedes aprovechar esta hortaliza de verano al máximo

Nota del editor: Casey Barber es escritora, ilustradora y fotógrafa especializada en alimentos, y autora de “Pierogi Love: New Takes on an Old-World Comfort Food” y “Classic Snacks Made from Scratch: 70 Homemade Versions of Your Favorite Brand-Name Treats”; y editor del sitio web Good. Food. Stories.

(CNN) — Todos los veranos, los jardineros más ambiciosos gritan: “¿Qué puedo hacer con todo este calabacín?”. Si alguna vez has sido uno de esos jardineros, o el involuntario receptor de una pila de calabacitas por sorpresa en la entrada de tu casa, puedes entenderlo.Puede parecer que las calabacitas, también conocidas como calabacín o calabaza de verano, no son nada del otro mundo. Pero su punto fuerte es su capacidad camaleónica para integrarse perfectamente en muchos platillos. Hay mucho más que hacer con la calabacita y toda la familia de calabazas de verano además de hornear interminables panes y panecillos de calabacín.

El calabacín y sus congéneres son los pequeños vestidos negros (mejor dicho, los pequeños vestidos verdes) de las verduras de verano.

Puedes presumir de la calabaza como estrella de la comida o esconderla en un guiso o un pastel. Es tan fácil de comer y de amar como de cultivar.

La calabacita puede ser la estrella de la comida o estar escondida como guarnición.

La calabacita es una fuente de vitaminas y nutrientes, según Michelle Dudash, dietista titulada, chef y autora de “The Low-Carb Mediterranean Cookbook: Quick and Easy High-Protein, Low-Sugar, Healthy-Fat Recipes for Lifelong Health”. Es una buena fuente de fibra, potasio y vitaminas C y B6.

Prueban tratamiento con comida saludable 1:38

“Al igual que la mayoría de las verduras, el calabacín es bajo en carbohidratos y colesterol y bajo en grasas totales y saturadas”, dijo en un correo electrónico. “Además, contiene carotenoides como la luteína. Eso ayuda a la salud de la piel proporcionando un nivel de protección contra el sol (pero sigue usando tu protector solar)”, añadió.

¿Pueden hacerte fuerte las espinacas? Pregúntale a Popeye… y a la ciencia

Ya sea que las comas en bastones o tortitas, todas las variedades de calabacín de verano tienen un valor nutricional similar. Sin embargo, Dudash señala que la calabaza amarilla contiene muchas más semillas que el calabacín, lo que le da un contenido de fibra ligeramente superior.

Sí, se puede comer cruda

Este carpaccio de calabacita se prepara con feta, nueces y eneldo.

Las ensaladas de calabacita cortadas en tiras son quizás la forma más sencilla de saborear esta hortaliza en todas sus variedades. Utiliza una mandolina o un cortador de verduras manual para hacer rodajas finas de calabacín u otra calabaza, y luego aderézalas con vinagreta.

Los que se preocupan por la salud pueden omitir el aderezo, pero Dudash recomienda añadirlo. “Intenta acompañar el calabacín con grasa, ya que ésta ayuda a potenciar la absorción de los nutrientes liposolubles, incluida la luteína”, dice. “Rocía con aceite de oliva, acompáñalo con parmesano, etc.”, resalta.

El carpaccio de calabacita es una forma de hacerlo. Esta versión vegetariana del tradicional carpaccio de ternera italiano se suele cubrir con aceite de oliva, queso parmesano rallado y hierbas como menta, perejil o albahaca. Sin embargo, el cielo es el límite en términos de aderezos. Puedes hacer este plato completamente vegano o como base de una ensalada de verduras completa.

Además, el consumo de calabacita cruda tiene un ligero beneficio vitamínico. “Cuando cocinas la calabacita, se libera mucha agua, por lo que se reduce el contenido de agua en la verdura. Los nutrientes hidrosolubles, como las vitaminas B y C, serán mayores en la calabacita cruda, ya que se filtran por el agua liberada”, dice Dudash.

Pruébala cocida

Las tortitas de calabacín pueden servirse con crema agria encima.

Las tortitas son una forma comprobada de hacer que hasta los más quisquillosos consuman verduras; después de todo, ¿quién puede discutir con un bocado crujiente y rebozado? Estas tortitas de calabacín fritas en la sartén se pueden adaptar para incluir otras verduras ralladas, como camotes o calabazas de invierno, y no necesitan mucho aceite en su preparación.

Enrique Olvera enseña a hacer laminilla de pescado 4:50

Los barquitos de calabacitas rellenas son otro plato fácilmente adaptable que puede encajar en la cocina de cualquier cultura. Dudash se inspira en la receta tradicional de su abuela libanesa de koosa rellena. Utiliza una mezcla de carne picada, quinoa y eneldo, y cociéndola a fuego lento u horneándola en salsa de tomate. También se pueden utilizar como sustituto de tortilla en tus recetas de tacos.

Prueba los fideos de calabacita

La pasta de calabacín se sirve aquí con tomates y queso feta.

Los cocineros con poco tiempo siempre pueden comprar fideos de calabacita frescos o congelados envasados en la tienda, pero con tanto calabacín fresco de temporada, ¿por qué no probar a hacerlos tú mismo?

En Internet y en las tiendas de productos para el hogar hay aparatos económicos para hacer fideos de verduras, pero también puedes utilizar una cortadora en juliana multiusos para hacer finas tiras de fideos de calabacín, también llamados “zoodles”, que se fusionan con las salsas y cacerolas al horno.

Utiliza tus cintas frescas de calabaza en una pasta Alfredo de calabacín, una versión más ligera del platillo italiano con queso, o mezclada con salsa marinara y albóndigas. También puedes sustituir los fideos ramen por una sopa de curry de coco o una versión vegana de tallarines fríos con salsa de maní.

También puedes congelar tus zoodles caseros para servirlos cuando la calabaza de verano esté fuera de temporada. Corta la calabacita en espiral y, a continuación, exprime y elimina el exceso de humedad con un paño de cocina que no sea de felpa.

Congélalos en una sola capa en una bandeja de horno, luego pásalos a una bolsa apta para el congelador y guárdalos durante no más de tres meses. Coloca los zoodles congelados directamente en agua hirviendo. También puedes descongelarlos en la bolsa en la nevera antes de utilizarlos, escurriendo cualquier líquido extra que pueda salir de los zoodles una vez descongelados.

Prepara dulces con calabacín

El calabacín es el ingrediente secreto de estos brownies de chocolate.

Con su sabor neutro, el calabacín ha sido durante mucho tiempo la verdura a la que recurren los padres que intentan infiltrar unas cuantas vitaminas más en los postres de sus familias. Ya sea mezclada con frutos secos y especias, chocolate o cítricos, la calabaza de verano puede adaptarse a cualquier disfraz dulce.

Los brownies de calabacín son un estándar para el viejo engaño vegetal, ya que la textura húmeda y suntuosa es una cobertura ideal para la calabaza. Para que sea aún más infalible, haz un puré de calabacín, como se recomienda en esta receta, en lugar de rallarlo.

Para aquellos momentos en los que no te importa que los demás sepan que estás horneando con calabacín, un pan rápido clásico o una tarta es el camino a seguir. El crujiente glaseado de limón de esta rosca de calabacita hace que pase de ser un tentempié cotidiano a ser algo de lo que estarías orgulloso de servir en una fiesta. Para darle un toque diferente al clásico pan de calabacín, este pan de calabacín con pistache y cardamomo hará que cualquier pausa para el café del mediodía parezca unas vacaciones.

Por último, ¿por qué no desayunar calabacitas? Unos copos de avena horneados inspirados en el pan de calabacín son un brunch de fin de semana que te mantendrá satisfecho la mayor parte del día.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up