Funcionarios de Biden admiten un error de cálculo en Afganistán

(CNN) — El presidente Joe Biden y su administración batallaron el domingo para proyectar orden en medio de una carrera para evacuar de Afganistán mientras los combatientes talibanes ingresaban a Kabul.

La rápida caída de las fuerzas nacionales y el gobierno de Afganistán ha sido un shock para Biden y los miembros de alto rango de su administración, quienes solo el mes pasado creían que podrían pasar meses antes de que cayera el gobierno civil en Kabul, permitiendo un período de tiempo luego de que salieran las tropas estadounidenses antes de que se pusieran al descubierto todas las consecuencias de la retirada.

Ahora, meses después de su declaración inicial de que los 2.500 soldados estadounidenses estarían fuera de Afganistán para fines del verano, se espera que un total de 6.000 soldados ayuden a facilitar la evacuación.

Y los funcionarios están admitiendo francamente que calcularon mal.

“El hecho es que hemos visto que esa fuerza no ha podido defender el país”, dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, a Jake Tapper de CNN, refiriéndose a las fuerzas de seguridad nacional de Afganistán. “Y eso ha sucedido más rápido de lo que anticipamos”.

Se espera que Biden se dirija a la nación en los próximos días sobre la crisis en Afganistán, según un alto funcionario de la administración, aunque no se ha tomado una decisión final sobre un discurso y el presidente aún no ha interrumpido sus vacaciones de verano en Camp David.

ANÁLISIS | La fallida retirada de Afganistán de Biden es un desastre en el país y en el extranjero que se estaba gestando hace mucho tiempo

Una opción en discusión es que Biden regrese a la Casa Blanca, aunque el funcionario advirtió que no habían descartado por completo hacer los comentarios desde la casa de vacaciones presidencial, donde fue fotografiado el domingo recibiendo un informe de su equipo de seguridad nacional. En la foto, Biden apareció solo con una camiseta polo frente a un gran banco de monitores.

Los riesgos políticos para Biden son inciertos; la mayoría de los estadounidenses dicen en las encuestas que apoyan la retirada de las tropas de Afganistán, y los ayudantes de Biden han calculado que el país comparte su cansancio por prolongar un conflicto de 20 años.

Sin embargo, las escenas caóticas que se desarrollan cuando termina la guerra, que evocan la caída de Saigón en 1975, una imagen que perseguía a Biden mientras sopesaba una retirada a principios de este año, seguramente seguirán a Biden mientras los talibanes afirman el control sobre grandes franjas de el país.

Algunos miembros del Congreso ya están exigiendo más información de la administración sobre cómo su inteligencia pudo haber juzgado tan mal la situación en el terreno, o por qué no se implementaron planes de contingencia más sólidos para evacuar a los estadounidenses y sus aliados.

Durante una sesión informativa para legisladores el domingo, los altos funcionarios de la administración enfrentaron duros cuestionamientos sobre los planes de retirada, incluida la evacuación de intérpretes afganos y otras personas que ayudaron en el esfuerzo de guerra de Estados Unidos.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, presionó a los funcionarios, incluido el secretario de Defensa, Lloyd Austin, y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, sobre por qué el proceso sucedió tan rápido.

“No les dimos cobertura aérea. Usted dice que tenía ese plan. Nadie planearía este resultado. Las ramificaciones de esto para Estados Unidos continuarán durante décadas y no solo serán en Afganistán”, dijo McCarthy, según una fuente republicana en la llamada.

Biden no tiene programado regresar a la Casa Blanca desde Camp David hasta finales de esta semana y no ha hablado públicamente sobre la situación en Afganistán desde el martes.

¿Cómo es que los talibanes ganaron terreno tan rápido en Afganistán?

Se está debatiendo una variedad de opciones, sobre regresar a Washington o dirigirse a la nación, pero varios funcionarios dijeron que los eventos eran demasiado fluidos y que no se tomaron decisiones finales hasta el domingo por la tarde.

Si bien Biden puede recibir el mismo nivel de informes de Camp David, como lo ha estado haciendo durante todo el fin de semana a través de una videoconferencia segura, los funcionarios son conscientes de cómo se ve que el presidente esté fuera de la ciudad durante este peligroso momento. Varios funcionarios de la administración también han estado de vacaciones, pero comenzaron a regresar a trabajar de forma remota el domingo o en el ala oeste.

Un funcionario de la Casa Blanca le dijo a CNN el domingo que el presidente “ha hablado con miembros de su equipo de seguridad nacional sobre la situación en Afganistán y continuará recibiendo actualizaciones e información durante el día”.

“Está profundamente comprometido desde Camp David”, dijo un alto funcionario de la administración, que no descartó que el presidente regresara a la Casa Blanca.

La idea de que el gobierno civil encabezado por el expresidente Ashraf Ghani no podría resistir los avances de los talibanes no es una sorpresa. Las evaluaciones de inteligencia durante el último año han ofrecido calendarios diferentes para lo que muchos funcionarios de seguridad nacional consideraban algo inevitable.

El propio Biden ha dicho repetidamente durante los últimos meses, incluso cuando Ghani lo visitó en la Oficina Oval este verano, que los líderes de Afganistán tendrían que reconciliar sus diferencias si tenían alguna esperanza de mantener el poder.

Minuto a minuto: ¿Qué está pasando en Afganistán?

Y Blinken dijo el domingo que “lo hemos sabido todo el tiempo, lo hemos dicho todo el tiempo, incluido el presidente, que los talibanes se encontraban en su mayor posición de fuerza que en cualquier momento desde 2001, cuando estuvo a cargo del país por última vez. Ese es el Talibán que heredamos. Y entonces vimos que eran muy capaces de pasar a la ofensiva y comenzar a recuperar el país”.

Sin embargo, la caída y el colapso del ejército afgano ha ocurrido mucho más rápido de lo que esperaban Biden o su equipo.

Ghani salió del país el domingo hacia Tayikistán, dijeron dos fuentes a CNN. El presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional de Afganistán, Abdullah Abdullah, se refirió a él en una declaración en video como “expresidente”.

Los funcionarios estadounidenses han expresado su consternación por la incapacidad de Ghani para proteger ciudades y regiones clave de los talibanes, a pesar de haber establecido una estrategia para hacerlo durante sus comunicaciones con Biden y otros altos líderes estadounidenses.

¿Qué pasará ahora con las mujeres en Afganistán? 2:35

Biden utilizó una sesión de preguntas y respuestas en el Salón Este de la Casa Blanca hace poco más de un mes para restar importancia a la posibilidad de que el gobierno afgano pudiera colapsar y los talibanes pudieran tomar el control, diciendo que el resultado no era inevitable. Había insistido en que “no habría ninguna circunstancia” en la que el personal estadounidense fuera evacuado desde el techo de su embajada, rechazando cualquier comparación con la caída de Saigón.

La semana pasada, el presidente dijo a los reporteros que aún existía una posibilidad de que el Gobierno pudiera resistir, diciendo que un comandante militar recién instalado era un “luchador serio”. Y tan recientemente como el viernes, la administración dijo que la capital afgana, Kabul, no se encontraba en un “entorno de amenaza inminente”.

El domingo por la tarde, Estados Unidos completó la evacuación de su embajada en Kabul cuando los combatientes talibanes entraron en la ciudad. CNN vio helicópteros estadounidenses sacando a los empleados de la embajada para evacuarlos del país en medio del avance de los talibanes.

La retirada del personal de la embajada marca una rápida aceleración del proceso que solo se había anunciado el jueves, y es una situación que muchos funcionarios de seguridad del Departamento de Estado esperaban que sucediera dada la velocidad con la que los talibanes han ganado territorio en Afganistán en los últimos días.

Después de la sesión informativa del sábado, Biden autorizó tropas adicionales a Afganistán “para asegurarnos de que podamos tener un retiro ordenado y seguro del personal estadounidense y otro personal aliado y una evacuación ordenada y segura de los afganos que ayudaron a nuestras tropas durante nuestra misión y aquellos en riesgo especial del avance de los talibanes”.

Pero el funcionario de la administración dijo que la Casa Blanca “no quería que esto se convirtiera en el Katrina de la administración de Biden”, una referencia al huracán de 2005 al que la administración de Bush tardó en responder durante sus vacaciones de agosto.

Situación en Afganistán con los talibanes: esto es lo que debes saber

Pero una fuente demócrata en la llamada de los legisladores el domingo dijo que Austin defendió las acciones de la administración como una extensión del cronograma para el retiro establecido inicialmente durante la administración de Trump. El secretario también dijo que Estados Unidos mantiene la capacidad de realizar ataques aéreos para responder a cualquier acción de los talibanes que interfiera con la evacuación.

“Nos defenderemos a nosotros mismos y a nuestro pueblo y cualquier ataque contra un estadounidense tendrá una respuesta firme e inmediata”, dijo.

Biden se ha mantenido firme en su plan de retirar las tropas estadounidenses del país. En un comunicado el sábado, dijo que no podía justificar mantener a las fuerzas estadounidenses allí durante el tiempo indeterminado que podría llevar entrenar más a los afganos para defenderse.

“Un año más, o cinco años más, de presencia militar de Estados Unidos no habría hecho ninguna diferencia si el ejército afgano no puede o no quiere defender a su propio país”, escribió Biden en un comunicado desde Camp David, donde está pasando un fin de semana largo. “Y una presencia estadounidense sin fin en medio del conflicto civil de otro país no era aceptable para mí”.

En su declaración, Biden atribuyó parte de la culpa de la situación actual a su predecesor, Donald Trump, quien negoció un acuerdo con los talibanes para retirar las tropas estadounidenses antes del 1 de mayo de 2021. Los asistentes han dicho que permanecer mucho más allá de esa fecha abriría a las fuerzas de Estados Unidos al ataque.

Pero el presidente fue más allá de simplemente criticar el trato; también acusó a Trump de dejar a los talibanes en su “posición militar más fuerte” desde 2001 y mencionó que Trump invitó a los líderes talibanes a reunirse en Camp David en 2019.

Fue una señal de que, en medio de torrentes de críticas –de aliados de Estados Unidos en el extranjero, de republicanos, de expertos en seguridad nacional y de grupos de derechos humanos– Biden buscaba compartir la culpa de cómo está terminando la guerra más larga de Estados Unidos.

Todo lo que debes saber sobre Afganistán, la “tumba de imperios”

Los asistentes dicen que Biden no ha mostrado ningún indicio de dudar de sí mismo después de anunciar en abril que todas las tropas estadounidenses abandonarían Afganistán para el 11 de septiembre, una fecha límite simbólica 20 años después de los ataques terroristas que iniciaron la guerra.

Jeremy Diamond, Jasmine Wright, Devan Cole, Daniella Diaz, Melanie Zanona, Lauren Fox y Jennifer Hansler de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up