Biden cambia de tono y se enfrenta a los gobernadores republicanos por el repunte de covid-19

(CNN) — Cuando los gobernadores republicanos comenzaron a levantar prematuramente las restricciones al coronavirus en sus estados a principios de esta primavera, el presidente Joe Biden y su equipo mantuvieron la cabeza baja, aumentando la distribución de vacunas mientras se mantenían alejados de las batallas retóricas con adversarios políticos.

Pero esta semana, cuando la variante delta y las bajas tasas de vacunación en varios estados del sur hicieron que los casos se dispararan, Biden adoptó un nuevo enfoque: castigar a los gobernadores republicanos que se interponen en el camino de los requisitos de uso de mascarillas y de vacunación, y culpar a los gobernadores de Texas y Florida en particular por promulgar una “política de mala salud”.

“Les digo a estos gobernadores: por favor ayuden. Pero si no van a ayudar, al menos quítense del camino”, dijo Biden durante las declaraciones sobre la pandemia el martes. “La gente está tratando de hacer lo correcto. Usen su poder para salvar vidas”.

En el transcurso de la última semana, Biden ha demostrado una nueva voluntad de cruzar líneas que antes era reacio a romper, frustrado por el comportamiento de ciertos republicanos y exasperado por los estadounidenses que se niegan a vacunarse.

Al principio de su presidencia, mientras trabajaba para hacer frente a un esfuerzo de vacunación a nivel nacional y distribuir fondos para el alivio del coronavirus, Biden se esforzó por mantener la política fuera de sus esfuerzos, creyendo que las críticas directas a los gobernadores individuales o los estadounidenses reacios a las vacunas serían contraproducentes.

ANÁLISIS | Biden muestra que está listo para tomar medidas drásticas en la lucha contra el covid-19, incluso si no está seguro de que sean legales

Ahora, mientras otra oleada amenaza el progreso que ha logrado en la pandemia hasta ahora, Biden ha llegado a creer que el tiempo de callarse ha pasado. Junto con la nueva apertura de la administración a los mandatos de vacunación y las críticas intensas a la desinformación de las vacunas, los llamados directos a los gobernadores para que modifiquen su comportamiento reflejan la impaciencia de Biden con las fuerzas que él cree que están prolongando la crisis.

Biden adoptó un nuevo enfoque: castigar a los gobernadores republicanos que se interponen en el camino de los requisitos de uso de mascarillas y de vacunación

Cuando un periodista le preguntó a Biden específicamente sobre los gobernadores republicanos de Florida y Texas, el presidente fue más allá, alegando que algunas de sus decisiones, como prohibir que las escuelas requieran el uso de máscaras o prohibir los mandatos de vacunación, no eran sólidas.

“Creo que los resultados de sus decisiones no son buenos para sus electores”, dijo. “Y para mí y para la mayoría de los expertos médicos está claro que las decisiones que se toman, como no permitir mandatos de uso de mascarillas en la escuela y cosas por el estilo, son una mala política de salud”.

Aún así, Biden se encogió de hombros ante una pregunta sobre si telefonearía personalmente al gobernador Ron DeSantis para transmitir sus preocupaciones: “¿Para decirle feliz cumpleaños?”, se burló y dijo que, en cambio, el gobernador de Florida sabe cuál es la posición de Biden.

“Él conoce el mensaje. Él conoce el mensaje”, dijo Biden, y agregó que él y el gobernador “tuvieron una pequeña discusión” cuando el presidente visitó el lugar donde se derrumbó un edificio de condominios en las afueras de Miami el mes pasado.

La Casa Blanca defendió la decisión de Biden de no hacer una llamada personal a gobernadores como DeSantis, señalando las conferencias telefónicas regulares dirigidas por el coordinador de respuesta al coronavirus de Biden, Jeff Zients. La secretaria de Prensa, Jen Psaki, dijo que la Casa Blanca se mantuvo en contacto con funcionarios de Florida para discutir los esfuerzos federales contra el covid, a pesar de las acciones del gobernador.

El distrito escolar más grande de Florida está preocupado por la financiación después de que el gobernador prohibiera los mandatos de uso de mascarillas en las escuelas

“Estamos trabajando en estrecha colaboración con los funcionarios de salud pública de Florida y el equipo del gobernador para ver si podemos enviar un equipo allí para ayudar a abordar sus necesidades. Así que eso está en curso”, dijo. “No significa que no vamos a gritar cuando pensamos que hay más pasos que se pueden tomar”.

Ron DeSantis, gobernador republicano de Florida. (Foto: Joe Raedle/Getty Images)

Hasta hace poco, sin embargo, los funcionarios dijeron que estaban conscientes de evitar “batallas retóricas” con los gobernadores republicanos que han avivado las guerras culturales pandémicas y probablemente darían la bienvenida a una confrontación con el presidente demócrata.

“Entrar en una acalorada discusión pública sobre esto es exactamente lo que a veces quieren jugar las personas que toman estas decisiones”, dijo un alto funcionario de la administración a CNN en marzo. “La visión general del mundo del presidente es no morder el anzuelo, no intensificar la retórica, no intentar crear una guerra”.

Esa mentalidad cambió esta semana, ya que otro alto funcionario le dijo a CNN esta semana que algunos gobernadores republicanos “están anteponiendo sus intereses políticos a la salud pública”. Psaki luego dijo algo similar durante su sesión informativa diaria el martes, más tarde repetida por el propio presidente.

DeSantis, quien se espera que busque la presidencia en 2024, respondió rápidamente a Biden el miércoles, posicionándose como un defensor de “los derechos de los padres” y advirtiendo que no “quiere escuchar ni pío sobre el covid” por parte de Biden hasta que “asegure la frontera”.

“Si está tratando de restringir a las personas e imponer mandatos y arruinar sus trabajos y medios de vida, si está tratando de encerrar a la gente, me interpongo en su camino. Estoy defendiendo a la gente de Florida”, dijo DeSantis.

La vocal frustración de Biden con DeSantis y el gobernador de Texas, Greg Abbott, subraya la dificultad que enfrenta para contener otra oleada del virus. La mayoría de las decisiones que tendrán el mayor efecto para detener la propagación, como exigir máscaras y vacunas u ordenar más restricciones, se tomarán a nivel estatal, lo que limitará el poder del presidente para alterar la trayectoria del virus.

ANÁLISIS | Joe Biden está teniendo la peor semana de su presidencia hasta ahora

Si bien Biden anunció la semana pasada un nuevo requisito para que los trabajadores federales se vacunen o estén sujetos a estrictas medidas de mitigación, no puede exigir la vacuna a todos los estadounidenses. Tampoco puede aplicar mandatos de uso de máscaras a nivel nacional; la guía ofrecida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) la semana pasada fue simplemente un conjunto de recomendaciones que los estados y las localidades pueden optar por seguir.

La Casa Blanca ha dejado en claro que no cree que todos los gobernadores republicanos estén bloqueando el progreso de la pandemia. Han citado al gobernador Asa Hutchinson de Arkansa –quien admitió esta semana que lamenta haber firmado una ley que prohíbe los mandatos locales de uso de máscaras– como un líder republicano que toma medidas positivas para combatir la pandemia.

Pero los funcionarios se han vuelto más francos en su evaluación de otros gobernadores, que han rechazado las orientaciones federales y en cambio parecen guiados por oponerse a las medidas de salud pública recomendadas por los CDC.

Decreto de Florida en realidad no prohíbe el mandato de uso de mascarillas en las escuelas, según expertos legales

Hablando en Miami el martes, DeSantis buscó minimizar la situación actual en Florida, donde las hospitalizaciones relacionadas con el coronavirus aumentaron un 13% desde el pico anterior de Florida el 23 de julio de 2020, según la Asociación de Hospitales de Florida.

“Creo que es importante señalar, porque obviamente, los medios hacen histeria”, dijo DeSantis. “Tratas de temer a los instigadores, tratas de hacer estas cosas. Y cuando hablan de hospitalizaciones, nuestros hospitales están abiertos al público”.

Actualmente hay 11.515 pacientes hospitalizados con covid-19 en Sunshine State, según un comunicado de prensa del martes. La Asociación de Hospitales de Florida informa que el 84% de todas las camas para pacientes hospitalizados y el 86,5% de las camas de la UCI están ocupadas. De los hospitalizados con covid-19, el 21% está en la UCI y el 13% tiene ventiladores, según la asociación.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up