Demasiada comida sureña puede causar un ataque cardíaco repentino, pero la dieta mediterránea reduce el riesgo

(CNN) — No es necesario ser sureño para amar el pollo frito, las galletas con mantequilla, la salsa que acompaña la salchicha, el té dulce o cualquiera de los otros alimentos fritos y cargados de grasa o azúcar típicos de esta región estadounidense.

Pero un nuevo estudio encontró que tener una dieta constante de comida tradicional sureña puede hacer que tengas un 46% más de probabilidades de morir a causa de una muerte cardíaca repentina, es decir, cuando el corazón se detiene repentinamente, en comparación con las personas que no suelen comer esos alimentos.

La muerte cardíaca súbita es una causa común de muerte y «representó 1 de cada 7,5 muertes en Estados Unidos en 2016, o casi 367.000 muertes», según una declaración de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA por sus siglas en inglés). Cuando ocurre este tipo de ataque cardíaco, dice la AHA, la muerte generalmente ocurre dentro de una hora.

El estudio, publicado el miércoles en la revista Journal of the American Heart Association, también examinó el impacto de comer una dieta de estilo mediterráneo sobre el riesgo de muerte súbita cardíaca.

Cómo los alimentos procesados propician las enfermedades relacionadas con la dieta

Dieta mediterránea: previene la pérdida de memoria 1:05

Los investigadores encontraron que las personas que seguían más de cerca la dieta mediterránea tradicional tenían un 26% menos de riesgo de muerte súbita cardíaca que las personas que rara vez comían de la manera mediterránea. Sin embargo, esto solo fue cierto para personas sin antecedentes de enfermedad coronaria al inicio del estudio.

«Mejorar la dieta —mediante una dieta abundante en frutas, verduras, cereales integrales y pescado como la dieta mediterránea— y baja en alimentos fritos, vísceras y carnes procesadas, características del patrón dietético de estilo sureño, puede disminuir el riesgo de muerte súbita cardíaca», dijo el autor principal, James Shikany, en un comunicado.

Shikany es profesor de medicina y director asociado de investigación en la División de Medicina Preventiva de la Universidad de Alabama en Birmingham.

Cinturón de infarto

En lo que los investigadores llaman el primer estudio observacional para evaluar el papel de los patrones dietéticos en la muerte cardíaca súbita, el equipo analizó datos de un estudio nacional llamado en inglés Regards (Razones para las diferencias geográficas y raciales en el accidente cerebrovascular).

Patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud, Regards fue diseñado para descubrir por qué «los sureños y los afroamericanos tienen tasas más altas de accidentes cerebrovasculares y enfermedades relacionadas que afectan la salud del cerebro». El estudio reclutó a 30.239 participantes blancos y negros entre 2003 y 2007 y los siguió durante 10 años.

Shikany y su equipo examinaron datos de unas 21.000 personas. Más de la mitad eran del «cinturón de accidentes cerebrovasculares», un área de 11 estados en el sureste donde las tasas de accidentes cerebrovasculares son tradicionalmente altas. Para este estudio, esos estados incluyeron Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Tennessee, Alabama, Mississippi, Arkansas y Louisiana.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), las personas que viven en el cinturón de accidentes cerebrovasculares tienen de dos a cuatro veces más probabilidades de morir de un accidente cerebrovascular que en otras regiones del país. Estudios anteriores han demostrado que las personas que consumen una dieta predominantemente sureña tenían un mayor riesgo de muerte por cualquier causa y un mayor riesgo de enfermedad coronaria.

La respuesta empresarial a prohibición de alimentos chatarra 1:28

El estudio planteó algunas inquietudes interesantes sobre la equidad en la salud y la seguridad alimentaria, dijo el Dr. Stephen Juraschek, miembro del Comité de Nutrición de la Asociación Estadounidense del Corazón, que no participó en el estudio.

«Los autores describen la ‘dieta sureña’ basándose en la geografía estadounidense asociada con este patrón dietético, sin embargo, sería un error suponer que esta es una dieta de elección», dijo Juraschek, en un comunicado.

«La brecha en la alimentación saludable entre las personas con medios económicos y las que no lo tienen sigue creciendo en Estados Unidos, y existe una necesidad increíble de comprender los factores sociales complejos que han llevado y continúan perpetuando estas disparidades», agregó.

Obesidad, presión alta y colesterol alto durante la infancia se relacionan con un bajo rendimiento cognitivo a partir de los 30 años

Cinco patrones dietéticos

El estudio analizó cinco patrones dietéticos: personas que comían dulces con regularidad; aquellos que comían principalmente comida rápida y otros artículos de conveniencia; un patrón de «ensalada y alcohol» que mezcla cerveza, vino y alcohol con acompañamientos para ensaladas; una dieta a base de plantas (como la mediterránea); y la dieta tradicional sureña.

«Todos los participantes tenían algún nivel de adherencia a cada patrón, pero por lo general se adhirieron más a algunos patrones y menos a otros», dijo Shikany. «Por ejemplo, no sería inusual que un individuo que se adhiere en gran medida al patrón sureño también se adhiera al patrón basado en plantas, pero en un grado mucho menor».

Además de la disminución en el riesgo de ataque cardíaco repentino de una dieta basada en plantas, el estudio también encontró algo inusual: las personas con antecedentes de enfermedades cardíacas que comían muchos dulces tenían un riesgo 51% menor de muerte cardíaca súbita que aquellas que comían algunos dulces.

¿Por qué ocurre? Los investigadores no tenían idea y dijeron que «no había una explicación viable para la asociación inversa del patrón dietético de los dulces con el riesgo de muerte cardíaca súbita en aquellos con antecedentes de enfermedad cardíaca coronaria».

La dieta mediterránea: un estilo de vida saludable y con muchos beneficios que puedes adoptar este año

Dietas a base de plantas

No es sorprendente que se haya demostrado que una dieta a base de plantas es más saludable para el corazón. Tres dietas a base de plantas, la mediterránea, la ornish y la dieta DASH, empataron en el primer lugar en el ranking de las mejores dietas saludables para el corazón de US News and World Report 2021.

La dieta Ornish fue creada en 1977 por el Dr. Dean Ornish, fundador del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva sin fines de lucro en California. Ornish llama a la dieta el único programa científicamente probado para revertir la enfermedad cardíaca en un ensayo clínico aleatorio sin medicamentos ni cirugía. Sin embargo, los expertos han dicho que la dieta es restrictiva y difícil de seguir.

A menudo se recomienda la dieta DASH para reducir la presión arterial. Los estudios han demostrado que seguir la dieta DASH puede reducir la presión arterial en cuestión de semanas.

Su premisa es simple: Come más verduras, frutas y productos lácteos bajos en grasa mientras reduce el consumo de alimentos con alto contenido de grasas saturadas y limita la ingesta de sal.

Beneficios de los aguacates: 4 razones por las que son buenos para tu salud

El plan de alimentación incluye tres productos integrales cada día, cuatro a seis porciones de verduras, cuatro a seis porciones de frutas, dos a cuatro porciones de productos lácteos y varias porciones de carnes magras y nueces / semillas / legumbres.

La dieta mediterránea presenta una cocina sencilla basada en plantas, con la mayor parte de cada comida centrada en frutas y verduras, cereales integrales, frijoles y semillas, con algunos frutos secos y un gran énfasis en el aceite de oliva virgen extra.

Dile adiós al azúcar refinada y la harina, excepto en raras ocasiones. Las grasas distintas del aceite de oliva, como la mantequilla, se consumen raramente, si es que se consumen.

La carne roja puede tener una apariencia rara, generalmente solo para darle sabor a un plato. En cambio, las comidas pueden incluir huevos, lácteos y aves, pero en porciones mucho más pequeñas que en la dieta occidental tradicional. El pescado, sin embargo, es un alimento básico.

Numerosos estudios han encontrado que la dieta mediterránea puede reducir el riesgo de diabetes, colesterol alto, demencia, pérdida de memoria, depresión y cáncer de mama. Las comidas de la soleada región mediterránea también se han relacionado con huesos más fuertes, un corazón más sano y una vida más larga.

«En la medida de lo posible, las personas deben evaluar la cantidad de porciones de frutas y verduras que consumen cada día y tratar de aumentar la cantidad a al menos 5-6 porciones por día, según lo recomendado por la Asociación Estadounidense del Corazón», dijo Juraschek  en el comunicado. «Lo óptimo sería de 8 a 9 porciones al día».

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up