100 años del Partido Comunista Chino: 10 momentos que moldearon su historia

(CNN) — El partido político autoritario más poderoso del mundo celebra su centésimo aniversario. El Partido Comunista Chino (PCCh) fue fundado en julio de 1921 en un pequeño salón en el distrito de Shanghai —entonces controlado por Francia— con solo 13 personas presentes, según la historia oficial.

Hoy en día, tiene más de 95 millones de miembros —casi el 7% de la población del país— y tira de las palancas de la segunda economía más grande del mundo, que está en camino de superar a Estados Unidos en la próxima década. Aquí hay 10 momentos decisivos de los 100 años del PCCh.

(A la izquierda) Los estudiantes agitan copias del «Pequeño Libro Rojo» del presidente Mao Zedong en Beijing en junio de 1966. (A la derecha) Más de 40 años después, la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Jean Vincent / AFP / Getty Images / Kevin Frayer / AP

El nacimiento de un partido (1921)

A principios de la década de 1920 China estaba sumida en el caos. Su primer gobierno republicano se había derrumbado en menos de 10 años, tras tomar el poder del último emperador de la dinastía Qing. El país estaba dividido por luchas internas entre poderosos señores de la guerra, cada uno gobernando una región con sus propios ejércitos, y una hambruna devastadora había matado a cientos de miles de personas en el norte.

Mientras tanto, el Partido Nacionalista, conocido como Kuomintang (KMT), fue tratando infructuosamente de reunificar el país bajo un gobierno central. En esta atmósfera, pequeños grupos atraídos por la ideología comunista estaban surgiendo en todo el país, inspirados por el escritor socialista Karl Marx y el revolucionario ruso Vladimir Lenin.

Los grupos se reunieron por primera vez en Shanghai el 23 de julio de 1921, cuando –según su historial oficial– el partido estaba conformado por tan solo unas 50 personas. ¿La agenda? «Derrocar a la burguesía mediante el ejército revolucionario del proletariado», según la historia oficial del partido.

Solo dos hombres de esa reunión estarían presentes en la fundación de la República Popular China en 1949: Mao Zedong y Dong Biwu. El resto había muerto, abandonado el partido o caído en desgracia. En ese momento, el significado del encuentro era claramente desconocido. Hoy, 1 de julio, el partido celebra su aniversario porque durante años se disputó la fecha real de la primera reunión.

Cuatro asistentes a la primera reunión del Partido Comunista. De izquierda a derecha: Dong Biwu, el cofundador del PCCh Li Dazhao, el primer secretario general del partido, Chen Duxiu, y Mao Zedong.Alamy / Getty

Una revolución no es una cena, ni escribir un ensayo, ni pintar un cuadro, ni hacer bordados… Una revolución es una insurrección» – Mao Zedong

La Gran Marcha (1934)

La Gran Marcha de 6.000 millas (10.000 kilómetros) no solo fue un momento crucial en la historia del PCCh, sino que también resultó en la instauración de Mao como líder indiscutible del partido.

Las fuerzas comunistas llevan sus pertenencias en bultos de tela en algún momento durante la ardua movilización por China que tuvo lugar entre 1934 y 1935, y que se conoció como la Gran Marcha. Silverwell Films / Getty Images

Para los historiadores del PCCh, fue un período heroico en el que el partido perseveró contra viento y marea para salir triunfante. Para sus críticos, fue un desastre militar que costó decenas de miles de vidas. Para 1934, el KMT bajo Chiang Kai-shek había tomado el control mayoritario de China, pero todavía estaba enfrentándose a las fuerzas guerrilleras del incipiente Partido Comunista.

Finalmente, el ejército comunista superado se vio obligado a realizar una larga retirada desde su base en el sur hasta el norte de China. En el camino, el antiguo liderazgo del PCCh fue derrocado, ya que Mao guió a las tropas restantes a través de 18 cadenas montañosas y 24 ríos, constantemente bajo el ataque del ejército nacionalista, según el partido.

Aproximadamente 100.000 personas partieron en la Gran Marcha, incluidos 75.000 soldados y 20.000 no combatientes. Solo 7.000 llegaron finalmente a un lugar seguro en la ciudad de Yan’an, pero el grupo había sobrevivido. Desde Yan’an, el PCCh se reconstruyó a sí mismo bajo Mao, el comienzo de un culto a la personalidad en el partido que posiblemente ha revivido hoy bajo el actual líder Xi Jinping.

Después de la marcha de un año, las fuerzas comunistas llegaron a la provincia del norte de Shanxi el 20 de octubre de 1935. Gamma-Keystone / Getty Images

Se funda la República Popular de China (1949)

La invasión japonesa de China interrumpió el plan del KMT para erradicar a los insurgentes comunistas. Las fuerzas de Mao y Chiang habían suspendido sus enfrentamientos en 1937 para cooperar en la victoria de la guerra chino-japonesa, pero con la derrota de Tokio en 1945 todas las apuestas estaban cerradas.

Aprovechando la corrupción y la incompetencia militar del gobierno nacionalista, las fuerzas comunistas de Mao vencieron constantemente a la oposición y ganaron el apoyo popular prometiendo tierras a la gran clase campesina de China. Después de perder una sangrienta guerra civil, Chiang y sus fuerzas restantes huyeron a Taiwán, comenzando un enfrentamiento entre Taipei y Beijing que permanece, con el PCCh reclamando la isla como su territorio.

El 1 de octubre de 1949, Mao se paró en la cima de Tiananmén — la «Puerta de la Paz Celestial» — en Beijing y anunció la creación de «una nueva China” la República Popular China (PRC).

Mao Zedong (izquierda) pronuncia un discurso en la ceremonia de fundación de la República Popular China en la Plaza de Tiananmén en Beijing el 1 de octubre de 1949. Sovfoto / Universal Images Group / Getty Images

El «Gran Salto Adelante» (1958)

Con muchos países experimentando auges económicos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, Mao dio prioridad al rápido avance del crecimiento económico de China. En un discurso a los líderes soviéticos en 1957, afirmó que en 15 años «podríamos haber alcanzado o superado a Gran Bretaña». Sin embargo, el plan de Mao para impulsar a China de una economía agraria a una potencia industrial resultaría desastroso.

A algunos agricultores se les obligó a dejar sus campos para fabricar acero, un recurso clave para construir la maquinaria necesaria para la industrialización, mientras que otros se vieron obligados a vivir en comunas de tierras improductivas, que estaban alineadas con la ideología comunista, pero que hicieron que la producción de alimentos se desplomara.

Una gran hambruna arrasó con China, devastando el país. Algunas estimaciones sitúan el número de muertos en 30 millones de personas. El «Gran Salto Adelante» no se reconoce como la principal causa de la hambruna en China en la historia oficial del partido — se culpó a los desastres naturales.

Los campesinos chinos trabajan en una granja comunal en la década de 1950 durante el «Gran Salto Adelante». Archivo de Historia Universal / Getty Images

La Revolución Cultural (1966)

El fracaso del «Gran Salto Adelante» debilitó el control de Mao sobre el poder. Así que lanzó una campaña para destruir a sus rivales políticos y crear una lealtad total dentro del partido.

Sin previo aviso, Mao afirmó que los grupos opuestos a la ideología comunista se habían infiltrado en el partido y necesitaban ser depurados.

Sus llamados a eliminar a los «contrarrevolucionarios» y «derechistas» rápidamente se salió de control. Multitudes de estudiantes, ahora conocidos como Guardias Rojos, atacaban a cualquiera que se creyera albergar ideales burgueses o hábitos imperialistas.

Los estudiantes de todo el país se volvieron contra sus maestros, a quienes acusaron de capitalistas o traidores. Cualquiera que cayera en desgracia con las turbas era torturado y maltratado, obligado a confesar públicamente. Otros fueron encerrados en campamentos improvisados, algunos murieron como resultado de la tortura, otros se quitaron la vida.

Los guardias rojos destruyen los signos y símbolos del capitalismo en Beijing a fines de 1966 durante la Revolución Cultural Silverwell Films / Getty Images

A medida que la situación se agravó, diferentes grupos de Guardias Rojos comenzaron a luchar entre sí, utilizando armas del Ejército Popular de Liberación. El caos finalmente terminó con la muerte de Mao en 1976. La Revolución Cultural es ampliamente reconocida como una catástrofe que pudo haber resultado en millones de muertes, según algunas estimaciones. En 1981, el Partido Comunista aprobó una resolución que decía que la Revolución Cultural «fue responsable del revés más severo y las pérdidas más graves sufridas por el partido, el Estado y el pueblo desde la fundación de la República.»

La gente quemó libros en 1966 en Jokhang, Tibet, durante la Revolución Cultural.

Reforma y Apertura (1979)

El camino de China desde una de las naciones más empobrecidas del mundo hasta la segunda economía más grande comenzó con la política de Reforma y Apertura en 1979. Después de la muerte de Mao, Hua Guofeng, el segundo al mando del partido en ese momento, tomó el poder como presidente del Partido Comunista, pero fue rápidamente superado por otro veterano del partido: Deng Xiaoping.

El exlíder chino Deng Xiaoping fuma un cigarrillo durante una conferencia de prensa en Beijing en enero de 1979. Bettmann / Getty Images

Hua fue responsable de restaurar las posiciones de Deng después de su caída en desgracia durante la Revolución Cultural. Pero Deng construyó rápidamente una base de poder dentro del partido y, en 1980, derrocó a Hua.

Una de las principales políticas de Deng fue Reforma y Apertura, un enfoque experimental que mantuvo el sistema político de partido único al tiempo que aflojaba los controles gubernamentales sobre la economía y de ciertas libertades personales.

No importa si el gato es negro o blanco, en tanto agarre al ratón» – Den Xiaoping, en un discurso a la Liga Joven Comunista

Alejó a China de una economía estrictamente planificada hacia algo más cercano al capitalismo. Al principio, a los agricultores se les permitió vender el exceso de producción, luego los empresarios pudieron fundar negocios. Se establecieron zonas económicas especiales para permitir el libre comercio.

Pero las políticas de Deng plantearon una pregunta importante para el partido: ¿podría un estado comunista disfrutar de los beneficios económicos del comercio y el capitalismo mientras mantiene un estricto control del poder?

Los barcos se descargan en el muelle de Guangzhou en un video tomado en 1979 durante la era de la Reforma, que vio a la ciudad del sur convertirse en un centro comercial. Reuters

La masacre de la plaza de Tiananmén (1989)

A medida que la economía de China se abrió, la corrupción empeoró y algunas personas comenzaron a exigir mayores libertades. La liberalización económica estaba enriqueciendo lentamente a China, pero el partido aún controlaba muchos elementos de la vida pública, restringiendo la libertad de expresión y los viajes internacionales.

En abril de 1989, un popular político liberal chino provocó protestas a favor de la democracia en todo el país, la más grande de las cuales se celebró en la Plaza de Tiananmen.

El debate interno sobre la respuesta a los manifestantes en el escalón superior del partido terminó el 20 de mayo cuando el liderazgo declaró la ley marcial.

Un hombre se para solo frente a una línea de tanques que se dirigen hacia el este en la avenida Chang’an de Beijing, cerca de la plaza de Tiananmen, el 5 de junio de 1989. Jeff Widener / AP

Dos semanas después, el 4 de junio, el ejército chino apuntó con sus armas a su propia gente. La cifra oficial de muertos del gobierno fue de 241 personas, incluidos soldados, pero los grupos de derechos humanos estiman que miles podrían haber muerto solo en Beijing.

En la represión del PCCh, que inicialmente condujo a sanciones y condena internacional antes de que las consideraciones económicas tomaran prioridad y se reiniciara la integración de China en la economía mundial.

Desde la masacre, la liberalización económica se ha acelerado en China. Pero el partido prácticamente ha silenciado los llamamientos a la democracia y las libertades civiles.

Estudiantes de la Universidad de Beijing en huelga de hambre en la Plaza de Tiananmen el 14 de mayo de 1989 Catherine Henriette / AFP / Getty Images

Los manifestantes viajan en un autobús abarrotado en Beijing durante las manifestaciones a favor de la democracia el 4 de junio de 1989. CNN

China se une a la Organización Mundial de Comercio (2001)

China comenzó a ver un rápido crecimiento, pero su potencial se vio limitado por una cosa: no era miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La OMC regula el comercio entre los países miembros, que pueden llegar a mejores acuerdos con otros países dentro del territorio nacional. Pero en la década de 1990, a pesar de sus nuevas políticas, China aún estaba lejos de ser una economía de mercado.

Le tomó 15 años de negociaciones antes de que se le permitiera unirse a la OMC, con la bendición de Washington, y a cambio tuvo que aceptar una mayor liberalización de su economía, incluida la eliminación de ciertos aranceles y el compromiso de proteger la propiedad intelectual.

Después de que China se uniera oficialmente en diciembre de 2001, la economía del país comenzó a crecer. En 2000, el crecimiento anual del PIB de China había sido del 8,5%; en 2007, había aumentado a casi el 15%.

Los ministros de comercio y los espectadores aplauden después de que China fue aceptada en el Organización Mundial del Comercio en noviembre de 2001 en Qatar. Reuters

Juegos Olímpicos de Beijing (2008)

En los Juegos Olímpicos de Verano de 2008, China saltó al escenario mundial como una potencia mundial. Algunos diplomáticos occidentales y activistas de derechos humanos habían presionado para boicotear el evento por el historial de derechos humanos de China , especialmente su represión en el Tíbet y los desalojos forzosos para dar paso a los Juegos.

Otros esperaban que darle a China los Juegos Olímpicos podría llevar al país más hacia el orden internacional basado en reglas, alentando una mayor liberalización política y económica. Los Juegos se llevaron a cabo según lo planeado, y fueron espectaculares. Pero no inspiraron a China a parecerse más a Occidente.

En cambio, la capacidad de China para celebrar uno de los Juegos más caros de la historia, mientras las economías occidentales se doblegaban bajo la Crisis Financiera Global, demostró la creciente influencia económica de Beijing y su capacidad para trazar su propio camino.

El evento fue un triunfo para el Partido Comunista, que había respondido a una pregunta que dejó perplejos a los gobernantes autoritarios de todo el mundo durante décadas: ¿puede un sistema político no liberal obtener las recompensas de una economía liberal sin perder su control del poder? Con los Juegos de 2008, la respuesta parecía ser un rotundo sí.

Fuegos artificiales estallaron sobre el Estadio Nacional durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, que se llevó a cabo bajo el lema «Un mundo, un sueño». Julie Jacobson / AP

Xi Jinping toma el poder (2012)

Cuando Xi Jinping se convirtió en secretario general del Partido Comunista, su mandato fue recibido con una actitud generalizada, aunque cautelosa, de optimismo.

Algunos, incluida la entonces secretaria de Estado de Estados Unidos, Hilary Clinton, pensaron que sería un reformador liberal. El ex primer ministro de Singapur, Lee Kuan Yew, dijo sobre el hijo de un ex viceprimer ministro chino: «Lo pondría en la clase de personas de Nelson Mandela».

En realidad, Xi se convirtió en uno de los líderes más poderosos de China desde la fundación de la República Popular, lo que llevó al partido a un liderazgo impulsado por la personalidad.

Xi Jinping quiere que China sea «amiga» del mundo: ¿podrá Beijing dejar atrás sus hábitos de «guerrero lobo»?

Xi tiene más títulos que nadie desde Mao; no solo encabeza el partido, el Estado y las fuerzas armadas, sino que también encabeza numerosos supercomités a cargo de todo, desde la seguridad nacional hasta la reforma económica.

El «pensamiento de Xi Jinping» se ha incluido en la constitución de China.

Un pasajero en un tren subterráneo en Shanghai mira una pantalla de televisión que muestra a Xi Jinping el 15 de noviembre de 2012, el día en que fue nombrado secretario general. Peter Parks / AFP / Getty Images

100 años después

Bajo Xi, el Partido Comunista Chino tiene más influencia geopolítica y poder económico que nunca, pero en casa ese dominio ha tenido un costo. Xi ha reprimido todo pensamiento liberal. Se ha encarcelado a abogados y defensores de los derechos humanos. Los think tanks que no están de acuerdo con el PCCh están cerrados.

El partido está de vuelta en el centro de todos los aspectos de la vida: en las empresas privadas, en la política, en las fuerzas armadas, incluso en los teléfonos de la gente a través de las nuevas aplicaciones de ideología del PCCh.

El Partido Comunista Chino ahora habla de una «nueva era» bajo Xi , el «líder del pueblo» que puede permanecer en el poder indefinidamente después de la eliminación de los límites del mandato presidencial.

Para Xi, su máxima prioridad es, sin duda, asegurarse de que el partido sea lo suficientemente fuerte como para gobernar otro siglo. Queda por ver cuánto tiempo conducirá personalmente esa misión.

Artistas en el papel de rescatistas se reúnen alrededor de una bandera del Partido Comunista durante un espectáculo de gala antes del centenario de la fundación del Partido Comunista Chino en Beijing el lunes 28 de junio de 2021. Ng Han Guan / AP

Reportero: Ben Westcott

Editores: Jenni Marsh y Steven Jiang

Editor fotográfico: Fruhlein Chrys Econar

Video: Sofia Couceiro, Teodora Preda

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up