Sydney está de nuevo en confinamiento, con fronteras cerradas y casi nadie vacunado. ¿Cuánto tiempo puede Australia seguir así?

(CNN) — En el escaparate de una tienda vintage en el suburbio de Annandale en Sydney, un letrero expresa la frustración de muchos australianos con la estrategia de su país ante la pandemia.

«Estimados clientes: Estaremos cerrados en el futuro previsible porque Scott Morrison es un idiota inútil que solo ordenó vacunas suficientes para vacunar al 4% de la población a los 18 meses de una pandemia», se lee en el letrero, compartido en Twitter, en referencia a el primer ministro de Australia.

El artista James Powditch colocó el letrero en la tienda Roulette y el estudio de arte que dirige el sábado, mientras la ciudad de 5 millones de personas, más pueblos y ciudades en sus alrededores, entró en otro confinamiento duro, esta vez durante dos semanas enteras. Para el domingo, un grupo de contagios de coronavirus con la variante delta que comenzó en el vecindario Bondi de Sydney había aumentado a 110 casos.

Covid-19 en Latinoamérica: Récords de casos nuevos en algunos países de la región

Australia fue aplaudida por su respuesta inicial a la pandemia de covid-19 y por haber vuelto a encaminar su economía más o menos hace tiempo.

Pero con esa seguridad ha venido la complacencia, particularmente en el gobierno federal, que no logró asegurar suficientes dosis de vacunas para evitar los confinamientos regulares de «interruptores de circuito» que ocurren cada vez que surgen algunos casos, o incluso las restricciones más prolongadas que experimenta Sydney ahora. Las fronteras de Australia, controladas por estrictas medidas de cuarentena, han estado casi cerradas durante más de un año.

Ahora los australianos, que disfrutaron de sus primeros éxitos, se preguntan cuánto tiempo más puede durar esto.

«No podemos salir del país, la gente no puede entrar y terminamos periódicamente en confinamientos, lo que cuesta una maldita fortuna», dijo Powditch.

«La gente ha estado aceptando que esta es una situación diabólicamente difícil, pero una vez que comencemos a ver cómo se abre el resto del mundo, vamos a enfurecernos por la forma en que se han implementado cosas como las vacunas aquí».

Ya hay indicios de que los australianos se están cansando de estos trastornos esporádicos en sus vidas. El domingo, se vieron grandes multitudes en Bondi Beach, a pesar de las órdenes de quedarse en casa. Si bien se permite el ejercicio al aire libre, las imágenes de Bondi mostraban a personas bañándose bajo el sol invernal y sentadas en bancos con bebidas.

La gente visita Bondi Beach en Sydney, Australia, durante un confinamiento de la ciudad el domingo.

También se impuso un confinamiento de 48 horas en partes del Territorio del Norte de Australia, incluida su capital, Darwin, después de que cuatro casos de covid-19 fueran vinculados a un trabajador en una mina de oro. Se cree que se infectó durante una noche en un hotel de cuarentena en Brisbane. Ahora se están realizando esfuerzos minuciosos para rastrear a los 900 trabajadores que han salido de la mina hacia ciudades de Australia en los últimos días, ya que el país depende en gran medida de un sólido sistema de seguimiento y localización para mantener los grupos de contagio contenidos.

Dudas sobre las vacunas

Australia ha registrado solo 910 muertes en su población de 25 millones, una de las tasas de mortalidad per cápita más bajas del mundo desarrollado, y los casos también se han mantenido bajos.

Si bien superó a gran parte del mundo en la recuperación y el funcionamiento de su economía, su sector turístico ha recibido un golpe enorme, sus universidades están batallando sin las cuotas que generalmente llevan los estudiantes internacionales y algunos australianos, que viajan al extranjero en números relativamente altos, están comenzando a sentir la necesidad de irse de vacaciones al extranjero.

Incluso Nueva Zelandia, el único país con el que los australianos tenían un corredor de viaje abierto, anunció una suspensión de tres días de los viajes sin cuarentena entre las naciones a partir del sábado debido a los brotes.

EE.UU. donará 500 millones de dosis de la vacuna de Pfizer en todo el mundo

Australia ha vacunado completamente a poco más del 4% de su población, en comparación con más del 46% en EE.UU. y el 47% en el Reino Unido, según Our World in Data. Sus tasas son más comparables a las de Indonesia y la India, que, como gran parte del mundo en desarrollo, quedaron fuera de los acuerdos con compañías farmacéuticas que aseguraron cientos de millones de dosis de vacunas para la mayor parte del mundo rico.

Para agravar el problema están las dudas sobre las vacunas contra el covid-19 en Australia. Una encuesta realizada por The Sydney Morning Herald y The Age, con la firma de investigación Resolve Strategic, encontró que el 15% de los adultos encuestados «no tenían ninguna probabilidad» y el 14% «no era muy probable» de vacunarse en los meses siguientes. La encuesta se realizó después de un hallazgo en abril de que la vacuna Oxford-AstraZeneca estaba relacionada con un efecto secundario de trastorno sanguíneo muy raro, que involucraba coágulos de sangre.

Los funcionarios australianos han dicho que esperan alcanzar la inmunidad colectiva, el punto en el que aproximadamente el 80% de la población está vacunada, antes de reabrir sus fronteras. El primer ministro Morrison dijo anteriormente que podría no ser hasta mediados de 2022. Más recientemente, ni siquiera pudo comprometerse con una reapertura para la Navidad de 2022.

En una pregunta al primer ministro, periodistas del programa Today de Channel 9 sugirieron el jueves que Morrison y su lento plan de vacunación eran responsables de los confinamientos en curso.

Morrison respondió diciendo que un aumento en la oferta «realmente entrará en vigor el próximo mes de julio», y que 600.000 dosis de Pfizer debían entregarse la próxima semana.

«El desafío que hemos tenido, por supuesto, ha sido con AstraZeneca. Quiero decir, el consejo médico ha restringido su disponibilidad a los mayores de 60, y antes de eso a los mayores de 50. Ahora, eso provocó un gran impacto en la estrategia y son eventos fuera del control del gobierno», dijo. Y añadió que hubo nuevos acuerdos de suministro con AstraZeneca, Pfizer y Moderna.

«Por lo tanto, seguiremos trabajando para lograr ese objetivo, para fin de año, de ofrecer esa vacuna a todos los que quieran una y habrá un aumento progresivo a medida que avancemos en la segunda mitad del año», dijo.

No se puede entrar, ni se puede salir

El gobierno también ha sido criticado por dejar a unos 36.000 australianos varados en el extranjero. Los límites a las llegadas al país han hecho que reservar asientos en los vuelos sea difícil y costoso, y el costo de la cuarentena es de miles de dólares. Es responsabilidad de la persona que llega pagar la factura.

Salir es igual de difícil para algunas personas que viven en Australia. Si alguien del extranjero tiene la ciudadanía australiana o la residencia permanente, necesita una exención del gobierno para salir del país.

El resultado no son solo las vacaciones perdidas, sino el tiempo perdido con la familia y los amigos.

En el último censo de 2016, alrededor de la mitad de las personas que viven en Australia nacieron en el extranjero o al menos uno de los padres nació en el extranjero.

Agentes de policía pasan por la Ópera de Sydney durante el primer día de confinamiento el sábado.

Un residente de Brisbane originario de Canadá, que trabaja en un hospital en el cuidado de la salud, espera que un programa de vacunación más rápido permita menos controles fronterizos y, con suerte, un viaje de regreso a casa.

«Soy originario de Canadá y no sé cuándo volveré a ver a mi familia. Honestamente, creo que al menos dos años», escribió el trabajador de la salud en un mensaje a CNN.

«¡Estamos tan frustrados! El proceso de vacunación es ridículo. Soy un trabajador de la salud en la primera lista de personas y había mucha confusión. Nos dijeron que enviáramos un correo electrónico y que nos contactarían cuando fuera nuestra cita … luego nos dijeron que simplemente nos presentemos porque ese programa en realidad no estaba grabando nada», dijo.

«Todavía está abierto para [personas mayores de 50 años] a pesar de que los esparcidores tienen un promedio de 20 a 30 años de edad. Estamos hartos de los confinamientos, sabiendo que la vacuna está disponible».

Y para algunos residentes con fuertes lazos en el extranjero, este aislamiento global tiene implicaciones más serias.

Katerina Vavrinec, una mujer de 34 años de la República Checa que vive en Sydney, dijo que ha buscado asesoramiento para problemas de salud mental que surgen de la separación de sus amigos y familiares, y la ansiedad que conlleva. No ha estado en su ciudad natal de Praga durante tres años.

«Mantener las fronteras cerradas tendrá un gran impacto en la salud mental de las personas», dijo, señalando el alto número de australianos con vínculos familiares en el extranjero. «Así que esto tendrá un gran impacto en la salud mental de millones de personas».

Vavrinec está de baja por maternidad y regresará al trabajo en poco más de una semana, aunque no está segura de cómo será durante el confinamiento. Pero ha encontrado un lado positivo.

«De hecho, estoy bastante feliz de que estemos confinados porque me he sentido bastante frustrado con los cierres indefinidos de fronteras. Así que espero que el cierre obligue a la gente a darse cuenta de que aislar completamente a Australia del resto del mundo no nos va a sacar de esto».

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up