Kamala Harris realiza su primera visita a la frontera entre México y Estados Unidos como vicepresidenta

(CNN) — La vicepresidenta Kamala Harris visitó este viernes la frontera sur en El Paso, Texas, para conocer un centro de procesamiento de migrantes, tras las críticas recibidas por no haber visitado la frontera entre Estados Unidos y México y tras un accidentado primer viaje al extranjero a Guatemala y México a principios de este mes.
La vicepresidenta recorrió el centro de procesamiento de El Paso, una instalación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés), y habló con cinco jóvenes procedentes de Centroamérica.

Durante una conferencia de prensa al final de su viaje, Harris dijo que las menores estaban allí sin sus padres.

«Están sin sus padres. También están llenas de esperanza. Me hacían preguntas. ‘¿Cómo se llega a ser la primera mujer vicepresidenta? Pero también me recuerda el hecho de que este asunto no puede reducirse a una cuestión política. Estamos hablando de menores. Estamos hablando de familias. Estamos hablando de sufrimiento. Y nuestro enfoque tiene que ser reflexivo y eficaz», dijo Harris.

A lo largo de su visita, subrayó la necesidad de abordar las «causas profundas» de la migración, diciendo durante su conferencia de prensa que «cuando tengamos esta conversación sobre lo que está sucediendo en la frontera, no perdamos de vista el hecho de que estamos hablando de seres humanos».

«La gente no quiere salir de casa si no tiene que hacerlo», dijo.

Harris también participó en un recorrido a pie y asistió a una sesión informativa operativa. Más tarde, mantuvo una conversación con activistas de ONG religiosas y proveedores de servicios legales y de refugio.

Harris estuvo acompañada en su viaje por el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, el presidente del Comité Judicial del Senado, Dick Durbin, y la representante demócrata de Texas, Verónica Escobar.

La visita a El Paso se produce en medio de un cúmulo de críticas que han perseguido a Harris desde que el presidente Joe Biden le encargó liderar los esfuerzos diplomáticos en el Triángulo Norte para abordar la inmigración.

Harris tuvo un primer viaje al extranjero difícil, su recorrido de dos días por México y Guatemala, y algunas fuentes dijeron a CNN en ese momento que el viaje dejó a algunos funcionarios perplejos sobre sus respuestas accidentadas a las preguntas sobre si iría a la frontera.

«En algún momento, ya sabes, vamos a ir a la frontera», dijo Harris en una entrevista con NBC News durante su viaje por Centroamérica. «Hemos estado en la frontera. Así que todo este, todo este, todo este asunto de la frontera. Hemos estado en la frontera. Hemos estado en la frontera».

Pero cuando se le presionó sobre el hecho de que todavía no había visitado la frontera, Harris respondió: «… y no he estado en Europa. Y quiero decir, no… no entiendo el punto que estás haciendo», dijo Harris con una risa, añadiendo: «No estoy restando la importancia de la frontera».

Esa respuesta no hizo más que intensificar las críticas del Partido Republicano sobre su ausencia en la frontera.

ANÁLISIS | El accidentado primer viaje de Kamala Harris al extranjero

Al preguntársele el viernes por qué ahora era el momento adecuado para venir a la frontera, Harris dijo que era importante que visitara Guatemala y México antes de visitar la frontera para apoyarse en esas reuniones en las que se abordaron las causas fundamentales de la migración.

«Estar en Guatemala, estar en México, y hablar con México como socio, francamente en el tema, era abordar las causas. Y luego venir a la frontera por consejo y, de hecho, por invitación de la congresista, es para ver los efectos de lo que hemos presenciado en Centroamérica, y por eso me alegro de estar aquí. Este fue siempre el plan para venir aquí», dijo.

Cuando se le preguntó si el viaje a la frontera era esencialmente la administración cediendo a la presión de los republicanos, la principal portavoz de Harris, Symone Sanders, dijo a los periodistas en una llamada el jueves por la noche que «esta administración no recibe sus indicaciones de la crítica republicana, ni del expresidente de Estados Unidos de América».

«Hemos dicho en varias ocasiones… que ella iría a la frontera. Ella ha ido antes, ella iría de nuevo. Irá cuando sea apropiado, cuando tenga sentido. Y este viaje de mañana, este momento, es lo que tiene sentido para la agenda de la vicepresidenta, pero también para nuestros socios presentes en el terreno», añadió Sanders.

Sanders calificó la visita como parte de una estrategia de «causa y efecto», etiquetando los esfuerzos de Harris en Guatemala y México como la causa y su próxima visita a la frontera como el efecto. Y ello a pesar de que sus asesores han replicado durante meses, tanto en público como en privado, que el objetivo de Harris no es la frontera.

«Condiciones inhumanas»

Los funcionarios también han indicado que el viaje dibujará un contraste con las políticas de inmigración y frontera de la administración de Trump, con Sanders el jueves llamando a El Paso el «lugar de nacimiento» de la política de separación familiar de la administración de Trump, señalando un programa piloto de 2017.

Un número récord de menores no acompañados cruzó a Estados Unidos esta primavera, intensificando aún más las críticas del Partido Republicano sobre el manejo de la administración de Biden. La CBP se encontró con más de 180.000 migrantes en la frontera sur en mayo, con lo cual Estados Unidos está en camino de superar el número de cruces fronterizos del año fiscal 2019.

Mayorkas dijo el viernes que la administración ha hecho «progresos extraordinarios» en el manejo de la situación en la frontera desde marzo.

Harris dijo que la administración de Biden ha «hecho progresos» en las «condiciones inhumanas» en la frontera, pero admitió que «todavía hay mucho más trabajo por hacer».

«Nuestra administración, es importante que quede claro, está trabajando para construir un sistema de inmigración justo, funcional y humano», dijo el vicepresidente. «Nos sentimos muy seguros de ello».

Harris hablaba en una mesa redonda con organizaciones no gubernamentales de carácter religioso, que dijo que sería una «conversación sincera».

La vicepresidenta dijo que el gobierno de Biden «heredó una situación difícil», pero que en cinco meses «hemos hecho progresos».

Durante su estancia en el oeste de Texas, Harris no visitará el cercano Fort Bliss, donde los menores migrantes que cruzaron solos la frontera entre Estados Unidos y México siguen pasando un tiempo prolongado en instalaciones temporales del gobierno, lo que suscita la preocupación de los abogados, que dicen que las condiciones son inadecuadas para los niños.

Refugio de emergencia en Texas «almacena» a miles de menores inmigrantes indocumentados, de acuerdo con testigos

Shaw Drake, abogada y asesora en materia de política de derechos fronterizos y de los inmigrantes de la ACLU de Texas, dijo a Ed Lavandera, de CNN, que aunque la Casa Blanca de Biden ha tomado algunas medidas muy importantes para abordar la inmigración, «la administración, hasta este punto, no está haciendo lo suficiente».

Drake citó específicamente la continua dependencia de la administración respecto al Título 42 y las quejas sobre las condiciones inhumanas en Fort Bliss. El Título 42 es una política promulgada durante los primeros días de la pandemia de coronavirus que permite a Estados Unidos expulsar a los inmigrantes que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y México.

Drake mencionó que la administración tomó medidas para trasladar a los menores fuera de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza rápidamente cuando hubo un aumento de los migrantes no acompañados, pero las condiciones preocupantes en otras instalaciones con menores migrantes no han cambiado.

«Ahora nos enfrentamos a las condiciones, las preocupaciones en lugares como Fort Bliss, aquí en El Paso, donde los informes siguen saliendo a la luz de los niños que se mantienen en circunstancias inhumanas y se enfrentan a los abusos del personal y otras cuestiones», dijo Drake. «Así que hay un largo camino para que la administración se adhiera plenamente a la ley y respete los derechos de todos los migrantes … que están llegando aquí a la frontera en busca de seguridad».

Muchos menores migrantes han estado bajo custodia estadounidense durante semanas. Ahora la administración de Biden tiene que reunirlos con sus familias

Tyler Moran, asistente especial del presidente en materia de inmigración para el Consejo de Política Interior de la Casa Blanca, señaló en la llamada del jueves con los periodistas que se han realizado mejoras en las instalaciones, incluida la incorporación de 50 profesionales de la salud mental en el lugar y el aumento de los servicios de gestión de casos.

«La administración está preocupada por estos informes y sabemos que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) ha tomado medidas para solucionarlos. Nos estamos tomando esto muy en serio. Esto es serio para el presidente y la vicepresidenta. Y sabemos que es importante para el HHS llegar al fondo de esto y asegurar que se mantienen los más altos estándares», añadió Sanders.

Biden dijo este jueves sobre el viaje de Harris que ésta «ha hecho un gran trabajo hasta ahora».

«(La) razón por la que es importante que ella vaya, es que ahora ha establecido los criterios, habiendo hablado con el presidente de México y el de Guatemala, visitado la región, para saber lo que tenemos que hacer», dijo Biden a los periodistas en la Sala Este de la Casa Blanca.

— Nikki Carvajal, Jasmine Wright, Priscilla Alvarez y Jeremy Diamond contribuyeron con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up