Joe Biden llega a la OTAN para su primera visita como presidente

Bruselas (CNN) — El presidente de EE.UU., Joe Biden, llegó el lunes a su primera cumbre en persona de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y prometió reafirmar el compromiso de Estados Unidos con una alianza militar que su predecesor consideraba con desdén.

«Quiero dejarlo claro: la OTAN es de vital importancia para los intereses de Estados Unidos y de sí misma. Si no hubiera una, tendríamos que inventarla», dijo poco después de llegar durante una reunión con el secretario general de la OTAN, Jens. Stoltenberg. «Solo quiero que toda Europa sepa que Estados Unidos está allí».

ANÁLISIS | Biden está a punto de enfrentarse a dos fuerzas implacables que podrían obstaculizar seriamente su presidencia

La cumbre de la OTAN se produce cuando Biden busca reafirmar el liderazgo estadounidense en el escenario mundial y fortalecer las asociaciones globales durante su primer viaje internacional como presidente. Llegó a Bruselas, Bélgica, tras varias reuniones con aliados de Estados Unidos y la cumbre anual del Grupo de los Siete en Cornualles, Inglaterra, donde un tema primordial fue el regreso de Estados Unidos al escenario mundial.

Al igual que en esas reuniones, se espera que Biden inste a los aliados occidentales a alinearse mejor contra China y Rusia, las principales preocupaciones de política exterior de su administración.

«Creo que hay un creciente reconocimiento en los últimos dos años de que tenemos nuevos desafíos, y tenemos a Rusia que no está actuando de una manera que sea consistente con lo que esperábamos, así como a China», dijo Biden en el inicio de la cumbre de la OTAN.

Y pondrá más énfasis que nunca en las amenazas cibernéticas, lo que incluye permitir que los miembros de la OTAN invoquen la disposición de defensa colectiva del Artículo 5 en caso de un ataque cibernético. Su asesor de Seguridad Nacional dijo el domingo que un comunicado final diría que un Estado miembro podría solicitar apoyo técnico o de inteligencia de otros miembros en caso de un ataque.

¿Podría cambiar la política de EE.UU. hacia Cuba? 1:16

Biden en la OTAN: una cumbre con Putin que todos estarán vigilando

Las reuniones de Biden esta semana están destinadas a convertirse en una cumbre con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, el miércoles. Mientras esté en Bruselas, también se reunirá con los líderes de los Estados bálticos en el extremo oriental de la OTAN para discutir la «amenaza que representa Rusia», según la Casa Blanca.

Biden dijo el domingo que reiteraría el compromiso de Estados Unidos con la cláusula de defensa colectiva de la OTAN y comunicaría a los aliados que Estados Unidos cree que el artículo 5 es una «obligación sagrada».

«No vemos a la OTAN como una especie de engaño de protección», dijo Biden a los periodistas el domingo en Cornualles, enfatizando la importancia de la alianza militar intergubernamental entre los 30 países europeos y norteamericanos.

El presidente continuó: «Creemos que la OTAN es vital para nuestra capacidad de mantener la seguridad estadounidense durante el próximo … resto del siglo».

El enfoque de Biden

El presidente busca adoptar un enfoque muy diferente al de su predecesor, el expresidente Donald Trump, quien frecuentemente criticó a la OTAN, cuestionó la necesidad de la organización y argumentó que Estados Unidos estaba contribuyendo más de lo que le correspondía al grupo.

Durante la cumbre del lunes, se espera que los líderes de la OTAN discutan cómo gestionar las amenazas futuras y «garantizar un reparto eficaz de la carga», según la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

La Casa Blanca también dijo en un comunicado el domingo que durante la cumbre, los miembros de la OTAN anunciarán un nuevo «concepto estratégico» que guiará el enfoque de la alianza en el futuro a medida que cambie el entorno estratégico, incluidas las amenazas de China y Rusia. Esperan que se adopte en la cumbre de la OTAN del próximo año, según el comunicado.

La declaración también destacó el aumento del gasto en defensa entre los Estados miembros, diciendo: «Los líderes aliados volverán a comprometerse con (un compromiso de la era de Obama) en su totalidad y a proporcionar a la OTAN con dinero en efectivo, capacidades y contribuciones de fuerzas listas».

También se espera que Biden se reúna con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, mientras esté en Bruselas en la cumbre de la OTAN. La reunión podría ser tensa en algunos puntos, ya que se produce después de que Biden reconoció oficialmente la masacre de armenios bajo el Imperio Otomano como un genocidio.

La cumbre del lunes se produce después de que los líderes del G7 emitieran un comunicado final de su agenda compartida en el futuro. Se comprometieron a poner fin a la pandemia de coronavirus, combatir la crisis climática, denunciar los abusos de los derechos humanos en China, señalar a Rusia como albergue de redes que han llevado a cabo ataques de ransomware causando estragos en sistemas críticos y emitir un llamado para un nuevo estudio sobre los orígenes de covid-19, entre otras cuestiones.

Después de la cumbre de la OTAN, Biden participará en la cumbre entre Estados Unidos y la Unión Europea el martes. La reunión sirve para subrayar el compromiso de Estados Unidos con fuertes lazos transatlánticos, dice la Casa Blanca, y los líderes discutirán la seguridad sanitaria global, la recuperación económica global, la crisis climática, la mejora de la cooperación digital y comercial y el fortalecimiento de la democracia, entre otras preocupaciones mutuas.

Biden también se reunirá con el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro del país, Alexander De Croo.

El presidente tiene programado celebrar una cumbre muy esperada con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, el miércoles en Ginebra.

Biden dijo el domingo que estaba de acuerdo con Putin en que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están en un «punto bajo», pero dijo a los periodistas que Estados Unidos «no está buscando conflictos» y dijo que puede haber una «doctrina estratégica» en la que los países podrían acordar tocar áreas como la crisis climática.

Biden también defendió la decisión de no celebrar una conferencia de prensa conjunta con Putin después de su reunión de alto perfil, argumentando que tal aparición solo serviría para restar valor al objetivo de Estados Unidos de trabajar hacia una relación estable y predecible con Rusia.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up