Incrementa preocupación en la Casa Blanca por aumento de crímenes violentos

(CNN)– El aumento de la delincuencia violenta en todo el país se ha convertido en un motivo de preocupación creciente dentro de la Casa Blanca, donde el presidente Joe Biden y sus ayudantes han escuchado con alarma cómo las autoridades locales advierten que se avecina un brutal verano de homicidios.
Biden tiene previsto abordar el aumento de los tiroteos, los robos a mano armada y las agresiones violentas el miércoles por la tarde, tras una reunión con funcionarios estatales y locales, representantes de las fuerzas del orden y otras personas implicadas en la lucha contra esta tendencia.

OPINIÓN | La violencia armada es una epidemia dentro de la pandemia de covid-19

El presidente espera amortiguar lo que ya se ha convertido en un garrote para los republicanos, deseosos de llevar a cabo una campaña de «ley y orden» en las elecciones intermedias del próximo año.

El presidente está preparado para anunciar una estrategia integral de reducción de la delincuencia el miércoles, según las autoridades, con la esperanza de reducir la violencia con armas de fuego y abordar las causas fundamentales del aumento. Según los funcionarios, tiene previsto promulgar acciones ejecutivas centradas especialmente en la reducción de los delitos con armas de fuego, al tiempo que volverá a pedir al Congreso que adopte medidas para promulgar nuevas leyes de control de armas. También está previsto que presione al Congreso para que confirme a David Chipman como su candidato a dirigir la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

En todo el país, la relajación de las restricciones de la pandemia junto con el inicio del clima más cálido ha provocado un preocupante aumento de la delincuencia, en gran parte relacionada con las armas. Después de años de disminución de las estadísticas de delincuencia, la tasa de homicidios se disparó en las principales ciudades en 2020 y esa tendencia parece que va a continuar este año. El pasado fin de semana se produjeron 10 tiroteos masivos en nueve estados en los que murieron siete personas y resultaron heridas al menos otras 45, según datos recopilados por CNN y Gunviolencearchive.org.

7 muertos y más de 40 heridos en 10 tiroteos en Estados Unidos durante el fin de semana

Este repunte se está convirtiendo en un potente problema político para un presidente que ha trabajado durante los dos últimos años para calibrar cuidadosamente su enfoque de la justicia penal, resistiendo a la presión de la izquierda para que apoye la desfinanciación de la policía y justificando al mismo tiempo su papel en la redacción de importantes proyectos de ley contra la delincuencia de la década de 1990.

Biden asumió el cargo con un mandato a su equipo sobre la reducción de la violencia armada, según los funcionarios, y ha sido muy consciente de que los índices de criminalidad han aumentado en el último año.

La política del momento se complica aún más por la perspectiva de una legislación bipartidista sobre la reforma policial, que está avanzando lentamente en el Congreso.

La decisión de la Casa Blanca de dedicar una tarde del tiempo del presidente a centrarse en la creciente tasa de criminalidad del país pone de manifiesto la seriedad con la que se toma el asunto dentro del Ala Oeste. La ola de crímenes violentos no solo se ve como un impedimento para la recuperación económica de la pandemia, sino también como una potencial amenaza política que podría dar a los republicanos una oportunidad en su lucha electoral de mitad de mandato contra los demócratas.

Los ayudantes de Biden han tratado de situar las cifras en su contexto, señalando que el actual repunte de la delincuencia comenzó antes de que él asumiera el cargo.

«Ha habido, en realidad, un aumento de la delincuencia en los últimos cinco años, pero realmente en los últimos 18 meses», dijo el lunes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

No podemos «salir de esta situación con arrestos»

Desde hace meses, las autoridades estatales y locales han alertado sobre los efectos de los tiroteos, los robos de vehículos, los asaltos a mano armada y otros delitos en las comunidades.

«Hemos registrado un cambio en los datos, en el estado de ánimo de la gente, desde que la pandemia de covid presentó tantos desafíos por las dificultades económicas, el estrés y la ansiedad», dijo el lunes el jefe Murphy Paul, del Departamento de Policía de Baton Rouge, en Louisiana, a «Newsroom» de CNN. «Tenemos que ocuparnos de las causas de la delincuencia y no limitarnos a arrestar para salir de esto».

Los funcionarios de la Casa Blanca esperan tomar medidas que permitan vincular mejor los recursos policiales federales con los gobiernos estatales y locales, según personas familiarizadas con el asunto. El Departamento de Justicia de Biden ha presentado una estrategia para combatir la delincuencia violenta que incluye la incorporación de agentes federales a los equipos locales de homicidios y la realización de redadas a escala nacional para buscar a fugitivos implicados en actos de violencia.

Ese plan pretendía restar importancia al número de detenciones y procesamientos, centrándose en cambio en la reducción general de los delitos violentos como medida de éxito. También pretendía mejorar la participación de la comunidad y los programas de intervención contra la violencia con la esperanza de evitar que ésta eche raíces.

La amplia propuesta de Biden, de US$ 2 billones en empleos e infraestructura, incluye US$ 5.000 millones para apoyar programas de prevención de la violencia basados en la comunidad, aunque el futuro de esa propuesta sigue siendo incierto.

Esto es lo que sabemos sobre el acuerdo bipartidista de infraestructura

El presidente también pretende aprovechar el repunte de la delincuencia en todo el país como una oportunidad para promover su argumento a favor de nuevas leyes de control de armas, a pesar de que sus llamamientos a principios de su presidencia para que el Congreso tomara medidas no dieron lugar a grandes cambios.

El impulso de entonces fue una racha de tiroteos masivos que atrajo la atención de la nación tras una relativa calma en las masacres con armas de fuego durante la pandemia. Pero incluso durante sus declaraciones desde el Rose Garden pidiendo la prohibición de las «armas fantasma», Biden reconoció el aumento de la violencia con armas que no generaba el mismo tipo de titulares.

«Reconocemos que las ciudades de todo el país están experimentando picos históricos de homicidios, como pueden decir las fuerzas del orden», dijo el 8 de abril. «La violencia está afectando más a las comunidades negras y morenas».

Se estima que 2.600 latinos murieron a manos de la policía o bajo custodia en los últimos 6 años en EE.UU., según un informe preliminar

Una historia complicada

Para Biden, es el último capítulo de su larga, y políticamente complicada, historia con la legislación sobre el crimen. Como presidente del Comité Judicial del Senado, Biden ayudó a redactar el proyecto de ley sobre la delincuencia de 1994, que fue promulgado por el presidente Bill Clinton.

«Un tipo llamado Biden redactó ese proyecto de ley y lo hizo sentándose con el presidente de Estados Unidos de América», dijo Biden, alardeando de la legislación durante un discurso en el pleno del Senado en aquella época.

En la década de 1990, la postura de mano dura contra la delincuencia se consideraba un logro preciado para Biden, que advertía de los «depredadores en nuestras calles» que estaban «fuera de lugar».

Sin embargo, un cuarto de siglo más tarde, su cálido abrazo a Clinton durante una ceremonia de firma de la ley contra el crimen de 1994 en el Rose Garden suscitó controversia durante las primarias presidenciales de 2020. Varios candidatos, incluida su entonces oponente Kamala Harris, criticaron a Biden por su papel en la legislación, que según ella y otros críticos condujo a una era de encarcelamiento masivo.

Nueva Zelandia tomó acciones para prohibir las armas de asalto. ¿Por qué EE.UU. no puede?

Biden desestimó esas críticas de la base progresista de su partido, recordando a los votantes que el controvertido proyecto de ley sobre la delincuencia contaba entonces con el apoyo del Grupo de legisladores negros del Congreso y de varios de los principales alcaldes negros del país. Al mismo tiempo, minimizó su papel en la promulgación de la ley, afirmando que «le tocó» el trabajo porque era presidente del Comité Judicial del Senado.

Hoy en día, la política de la legislación sobre la delincuencia resulta menos certera.

Un movimiento para «Desfinanciar a la Policía» ha perdido bastante fuerza dentro del Partido Demócrata, en medio de los crecientes índices de criminalidad en todo el país. Biden se ha opuesto sistemáticamente a cualquier medida de este tipo, y ha evitado ese lenguaje, al negarse a aceptar las críticas de los progresistas durante su campaña presidencial.

Mientras tanto, los responsables de la aplicación de la ley a nivel local han empezado a hacer más hincapié en los programas de intervención comunitaria para prevenir la violencia, lo que supone un giro respecto al estilo de actuación policial incluido en las leyes que Biden ayudó a aprobar.

«Tenemos que hacer un mejor trabajo para… no repetir los errores del pasado, donde pensamos que la mejor manera de resolver los delitos violentos es salir y detener a la gente por delitos de bajo nivel, creando esta epidemia de encarcelamiento masivo que estamos tratando de manejar», dijo el jefe Shon Barnes de la policía de Madison, Wisconsin. «Esa no es la forma de gestionar la delincuencia violenta en Estados Unidos».

«Creo que tenemos que empezar a asociarnos con otras personas de nuestra comunidad, y a veces la policía tiene que pasar a un segundo plano y permitir que algunos de nuestros grupos cívicos, algunas de nuestras entidades dentro del gobierno de la ciudad tomen la iniciativa y nosotros asumamos un papel de apoyo. La idea es prevenir la delincuencia y no simplemente responder a ella», dijo Barnes a CNN.

Cuando Sean Monterrosa se convirtió en otro latino en morir a manos de la policía, sus hermanas salieron a luchar

Aunque las opiniones y el historial de Biden sobre la delincuencia ni siquiera le impidieron ganar las campañas de las elecciones primarias y generales, ahora suponen una nueva prueba para la Casa Blanca en su intento de evitar profundos cismas dentro del Partido Demócrata.

Los republicanos, en su esfuerzo por obtener el control de la Cámara de Representantes y el Senado el próximo año, ya están aprovechando el tema de la delincuencia. Los funcionarios del partido creen que es uno de los argumentos más fuertes para recuperar a los votantes de los suburbios, en particular a las mujeres, que abandonaron al Partido Republicano en la era de Trump.

«Los demócratas arriba y abajo de la boleta electoral han hecho todo lo posible para socavar la aplicación de la ley», dijo esta semana Mike Berg, un portavoz del Comité Nacional Republicano del Congreso. «Los votantes harán que los demócratas rindan cuentas por sus políticas a favor del crimen».

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up