Dicen que una vez protegió a Biden. Los padres de un ex infante de Marina encarcelado en Rusia quiere que el presidente defienda a su hijo

Ginebra, Suiza (CNN) — Los padres de un ex infante de Marina estadounidense encarcelado en Rusia están suplicando a los presidentes Joe Biden y Vladimir Putin que lleguen a un acuerdo para enviarlo a casa. Paula y Joey Reed esperan que la cumbre del miércoles entre los líderes permita una resolución a casi dos años de la detención para su hijo, Trevor Reed.

«Está siendo retenido como un peón para intentar aprovechar las concesiones en una disputa política entre nuestros dos países en la que no tiene parte, y es hora de dejarlo volver a Texas», escribieron los dos en un comunicado obtenido primero por CNN.

El ex infante de Marina Trevor Reed fue condenado a nueve años de prisión en julio de 2020 en Rusia por poner en peligro la «vida y la salud» de los agentes de policía rusos en un altercado tras una noche de alcohol. Él y su familia han negado los cargos y el embajador de Estados Unidos en ese país, John Sullivan, calificó el juicio como «teatro de lo absurdo».

La reina Isabel II recibe al presidente Biden 4:05

Recientemente, en prisión, Reed contrajo coronavirus y le escribió a su familia que había estado tosiendo, tenía dolor en los pulmones, presión arterial alta y había perdido peso.

La carta, fechada el 7 de junio y obtenida exclusivamente por CNN, estaba escrita a mano en ruso, una de las condiciones establecidas por el sistema penitenciario. La prometida rusa del marine, Lina Tsybulnik, lo tradujo para su familia.

«Hola a mi querida familia», decía la carta del ex infante de Marina. «La semana pasada recibí una carta de Lina. Decía: ‘Trevor, ¿cómo estás y dónde estás ahora?’ Respondí de inmediato. No he recibido ninguna otra carta. No sé si recibirán esta carta o no».

ANÁLISIS | Biden está a punto de enfrentarse a dos fuerzas implacables que podrían obstaculizar seriamente su presidencia

Los pedidos del ex infante de Marina desde la prisión

El ex infante de Marina continuó hablando de su diagnóstico de covid-19 y problemas médicos y pidió que le enviaran papel higiénico, agua y carne. Incluso preguntó si la embajada de Estados Unidos en Rusia y el Departamento de Estado estaban al tanto de su caso.

Reed pudo llamar a sus padres por última vez el 20 de mayo. La carta ha aumentado su preocupación, dijeron en su declaración.

«Durante su cautiverio, las autoridades rusas se han esforzado por no brindarle a Trevor atención médica básica y, dado eso, la noticia de que Trevor tiene dolor en los pulmones nos tiene terriblemente preocupados», escribieron los padres de Reed.

«Durante las últimas 3 semanas, hemos pedido respetuosamente, en vano, al gobierno ruso que permita a Trevor llamarnos y permitir que la embajada lo visite, y nos gustaría pedirle al presidente Putin que nos permita hablar con Trevor, restablecer su acceso para enviar y recibir cartas, y para que las autoridades sean completamente transparentes sobre cualquier cuidado mínimo que le brinden», añadieron.

La Embajada de Estados Unidos en Rusia también ha pedido más acceso al exmarine y sus registros médicos. El viernes pasado, el encargado de negocios Bartle Gorman acusó a Rusia de violar convenciones. «Insistimos en que este descarado intento de aislar al Sr. Reed tanto de su familia como de su gobierno cese de inmediato», dijo en un comunicado.

Joey y Paula Reed creen que su hijo ha sido atacado debido a su carrera militar que, según dijeron, incluía asignaciones en los cuarteles de la Marina en Washington y Camp David bajo la administración de Obama. Sus deberes incluían proteger al entonces vicepresidente Biden en Camp David, dijeron.

Esa publicación mostró su carácter, escribieron sus padres. «Trevor no es un criminal y cualquiera que lo conozca encontraría esa idea ridícula. Es un Eagle Scout que fue seleccionado para ser un Guardia Presidencial de élite en los infantes de Marina poco después de enlistarse».

La súplica de otro ex infante de Marina detenido en Rusia

La familia de Reed ha hablado con el secretario de Estado Antony Blinken, al igual que los familiares de otro ex infante de Marina retenido por Rusia, Paul Whelan.

Whelan, encarcelado por cargos de espionaje, le dijo a CNN en una llamada exclusiva desde su campo de trabajo en Mordovia a principios de este mes que quería que Biden «discutiera y resolviera agresivamente» lo que él consideraba la detención de ciudadanos estadounidenses con fines políticos. También pudo grabar un mensaje de voz directamente a Biden, que su familia compartió con CNN antes de la cumbre.

«Presidente Biden: después de 30 meses de ser detenido injustamente por el gobierno ruso, le imploro que ponga fin a este terrible caso de diplomacia de rehenes», dijo Whelan en la grabación.

«Sigo siendo inocente, no ocurrió ningún delito de espionaje. El juicio secreto sin pruebas demuestra esos hechos, el secuestro de un turista estadounidense no soporta… Por favor, llévame a casa con mi familia y mi perra Flora, a donde pertenezco».

Exclusiva: Paul Whelan habla desde una prisión rusa 3:21

Whelan se considera a sí mismo un rehén político, una moneda de cambio que se canjeará por un prisionero ruso en los Estados Unidos como Konstantin Yaroshenko, declarado culpable de una conspiración de tráfico de drogas en 2011 y condenado a 20 años de prisión, o Viktor Bout, un vendedor de armas ruso apodado el «Comerciante de la Muerte», quien fue sentenciado a 25 años en una prisión federal en 2012.

Los padres de Trevor Reed también creen que está detenido como parte de las disputas más amplias entre Rusia y Estados Unidos.

«Trevor ha seguido las reglas toda su vida. Ni siquiera ha recibido una multa de tráfico», escribieron en su emotiva súplica. «Estamos muy preocupados por su salud y bienestar y estamos suplicando a los presidentes Biden y Putin que solucionen algo. Esto ha durado demasiado».

— Jennifer Hansler de CNN contribuyó a esta historia.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up