Estas hermosas ciudades italianas te pagarán por trabajar de forma remota

(CNN) — El trabajo remoto se ha convertido en una posibilidad para muchos durante la pandemia, lo que significa que la oficina ahora puede estar desde una mesa de cocina hasta una playa en el otro lado del mundo.Y aunque mudarse a una pintoresca ciudad italiana también podría ser un factor en las listas de deseos de muchas personas, esa perspectiva simplemente mejoró aún más con dos destinos que ofrecen pagar a los trabajadores que se muden allí.

En un intento de atraer a forasteros, Santa Fiora en Toscana y Rieti en Lazio pagarán hasta el 50% del alquiler de cualquier persona que decida mudarse y trabajar a distancia a largo plazo.

Los alquileres ya son relativamente bajos, por lo que ese trato es potencialmente muy atractivo, pero no te equivoques, no se trata de vacaciones pagadas.

Los solicitantes deben tener un trabajo «activo», incluso si pueden hacerlo frente a una computadora portátil en una terraza panorámica con vista a los olivares mientras beben una copa de vino tinto.

No importa lo que hagas para ganarte la vida, siempre y cuando seas lo suficientemente experto en tecnología para hacerlo desde cualquier lugar.

Aunque Italia todavía está emergiendo lentamente de su última ola pandémica, espera reabrirse adecuadamente a los viajeros durante las próximas semanas, lo que aumenta la tentadora perspectiva de un verdadero verano italiano.

Y aunque el covid-19 ha golpeado a Italia con especial dureza en comparación con algunos de sus vecinos europeos, un lado positivo ha sido que la gente se ha estado reubicando en ciudades previamente despobladas, dando nueva vida a áreas anteriormente en declive que ahora ofrecen distanciamiento físico y menores tasas de contagio.

Los llamados «pueblos de trabajo inteligente» están floreciendo en Italia a medida que las autoridades locales aprovechan el potencial de impulsar el Internet de alta velocidad y establecer «laboratorios» equipados para los teletrabajadores.

Santa Fiora

El alcalde de Santa Fiora espera que las buenas conexiones a Internet atraigan a los trabajadores remotos.

Ubicado en el corazón de la Toscana salvaje, el pueblo medieval de Santa Fiora se encuentra en la reserva natural de Monte Amiata y está cerca del maravilloso Valle de Val D’Orcia, el paraíso del vino de Montepulciano y Siena.

Hoy la población se ha reducido a apenas 2.500 habitantes, pero el alcalde, Federico Balocchi, cree que la tecnología y el trabajo virtual pueden revolucionar el futuro de su ciudad natal.

Los teletrabajadores que deseen trasladarse y alquilar una casa aquí bajo el sol de la Toscana recibirán hasta 200 euros (US$ 240) o el 50% del alquiler total para estancias de larga duración de entre dos y seis meses.

Los alquileres locales suelen oscilar entre 300 y 500 euros mensuales, lo que significa que cualquiera que se mude aquí podría terminar pagando tan solo 100 euros al mes.

Para ayudar a los forasteros a encontrar su tipo de alojamiento ideal, ya sea una acogedora casa de campo de piedra en el centro histórico o una pequeña villa en las verdes colinas circundantes, el ayuntamiento ha lanzado un sitio web (https://www.vivinpaese.it/) para anunciar alquileres junto con una lista de servicios útiles y contactos de fontaneros, niñeras, médicos, electricistas y repartidores de alimentos para que los recién llegados se sientan instantáneamente en casa.

También hay enlaces a agencias inmobiliarias locales para una selección más amplia de casas.

Pero no creas que te pagarán por holgazanear y comer deliciosos platos de pasta y hacer turismo por la Toscana. Balocchi desea enfatizar que el bono de alquiler no es un pago parcial por vacaciones. Los posibles inquilinos deben demostrar que realmente trabajarán de forma remota.

«No está dirigido a turistas ocasionales, sino a personas que realmente quieren experimentar nuestra vida de pueblo», le dice a CNN.

«El objetivo es incentivar a las personas para que se muden y trabajen virtualmente desde aquí. Queremos que Santa Fiora se convierta en su oficina flexible. Cada vez que un joven se va a buscar trabajo en otro lugar, se va una parte de nuestro pueblo».

«Este es solo el primer paso de nuestro proyecto de pueblo inteligente, centrado en la conectividad y la tecnología para atraer a nuevos residentes y empresas».

El pueblo acaba de ser cableado con Internet de fibra de alta velocidad y se están identificando «estaciones de trabajo» en medio de sus estrechos callejones adoquinados y palacios renacentistas.

Más allá de la conexión de banda ancha, el ritmo de vida en Santa Fiora es lento, ofreciendo una estadía lejos del caos de la ciudad y el smog.

Es ideal para personas que desean pasar una parte del año en un lugar tranquilo y relajante rodeado de naturaleza.

Los alquileres locales suelen oscilar entre 300 y 500 euros mensuales en Santa Fiora.

Entonces, ¿cuál es la trampa?

Primero, debes estar realmente trabajando a distancia y demostrarlo a través de un documento detallado de qué es exactamente lo que haces para ganarte la vida, ya sea arquitectura, diseño, poesía, reportajes independientes, lecciones de cocina en línea o intermediación por la paz mundial. Esto debe enviarse junto con su formulario de solicitud.

Las personas con una pensión pueden mudarse, pero no se beneficiarán del cupón a menos que sigan trabajando como contratistas independientes, profesionales o consultores en línea.

En segundo lugar, una vez que encuentres algún lugar en la ciudad, deberás enviar un comprobante de alquiler con los detalles del contrato y tu nueva dirección. Los vales de 200 euros mensuales funcionan como reembolsos que se pagarán solo después de enviar los recibos de alquiler a la oficina del alcalde.

Visitar Santa Fiora tan pronto como se reanuden los viajes por todo el mundo podría ser una buena manera de tener una idea de la vida del pueblo y buscar personalmente tu morada perfecta.

Balocchi asegura que la oficina de turismo de la ciudad estará encantada de ayudar en todos los trámites y trámites.

Si piensas viajar a España ahora que se acabó el estado de alarma, ten en cuenta que algunos destinos turísticos clave aún tienen restricciones

Por supuesto, los inquilinos son libres de prolongar su estadía más allá de los seis meses, aunque a su cargo, y el alcalde espera que algunos se enamoren de la aldea y se queden para siempre.

Y si deciden invertir en el sector turístico local, Santa Fiora está dispuesta a darles hasta 30.000 euros para abrir un B&B o remodelar una antigua vivienda para convertirla en hotel u hostal.

Incluso hay una bonificación por bebé de hasta 1.500 euros (US$ 1.800) por cada recién nacido si alguien decide establecerse y tener un hijo.

«Sería genial si realmente se instalaran nuevas familias», dice Balocchi.

Santa Fiora está ubicada en el corazón de la Toscana. Foto: Comune Santa Fiora

«Este lugar es perfecto para trabajadores remotos que deben equilibrar el trabajo y los niños. Tenemos tarifas bajas para el jardín de infantes, autobuses escolares gratuitos y muchas actividades para que los niños puedan respirar».

Otrora un centro minero, Santa Fiora es un idílico pueblo toscano en la cima de una colina donde la naturaleza y el arte se combinan a la perfección. Hay torres, fuentes, plazas panorámicas con vistas al paisaje montañoso, museos y obras de artistas del Renacimiento.

Atravesado por el río Fiora, está rodeado de bosques de castaños y una red de arroyos, cascadas y manantiales vírgenes. Hay un antiguo y espectacular estanque de peces rodeado por un exuberante jardín de pinos, magnolias y huertas rodeadas de lujosos palacios y un castillo.

Las principales actividades al aire libre incluyen paseos a caballo, ciclismo y senderismo por caminos de montaña.

Santa Fiora tiene un festival de música internacional popular en verano y ferias gastronómicas regulares protagonizadas por hongos, cebollas y castañas locales.

Puedes encontrar más información y detalles de la solicitud aquí .

Rieti

Rieti, no lejos de Roma, también tiene ofertas de alquiler para trabajadores remotos. Foto: Scopri La Sabina

Para aquellos que prefieren estar más cerca de Roma, la impresionante Rieti tiene una oferta similar pero por un mínimo de tres meses de estadía. Eclipsado por la fama y el encanto de la Ciudad Eterna, es un destino oculto que vale la pena ver.

Aunque Rieti tiene unos 50.000 habitantes y es una de las ciudades más grandes de la región de Lazio, su población no está creciendo.

«Estamos un poco estancados», dice el vicealcalde Daniele Sinibaldi. «Los jóvenes siguen huyendo a Roma en busca de trabajo, por lo que nos hemos embarcado en una misión para atraer a trabajadores remotos que convertirán a Rieti en su oficina inteligente y revitalizarán nuestra ciudad».

La oferta de vivienda de Rieti es aún más atractiva.

Los vales de alquiler podrían extenderse más allá de los seis meses y un acuerdo de arrendamiento preliminar es toda la prueba necesaria para poner en marcha la pelota, dice Sinibaldi. Los teletrabajadores son libres de elegir una propiedad incluso en los distritos rurales cercanos donde los alquileres son más bajos en comparación con la ciudad.

Encontrar un sitio puede ser más complicado ya que no hay una página web del ayuntamiento con propiedades disponibles. Los solicitantes deberán ponerse en contacto directamente con agencias o plataformas de alquiler en línea (como immobiliare.it; subito.it; casa.it).

Los empleados necesitarán una carta de su jefe para demostrar su condición de trabajador a distancia, pero los autónomos pueden simplemente proporcionar una descripción de su trabajo.

Sinibaldi confía en que el teletrabajo revitalizará a la somnolienta Rieti.

«Los alquileres en la ciudad oscilan entre 250 y 500 euros», dice. «Por 600 euros (US$ 730) puedes tener una pequeña villa entera en la tranquila campiña. Además, el bono se puede utilizar en todo el territorio de Rieti, incluidas las aldeas rurales de Sant’Elia, Cerchiara y la estación de esquí de Terminillo, pero nos encantaría que la gente se mude al centro histórico».

Los orígenes de Rieti están llenos de leyenda. Fue fundada por las feroces tribus itálicas de los sabinos que habitaban las salvajes colinas y bosques de la zona, pero se vieron obligados a doblar la rodilla ante la antigua Roma después de una serie de sangrientas masacres.

FOTOS | Bisaccia, otro pueblo italiano que está vendiendo casas a 1 euro

Durante la época romana, Rieti fue un puesto estratégico a lo largo de la ruta de la sal Via Salaria, una de las principales carreteras del Imperio.

Encerrada entre murallas medievales protectoras y torretas a lo largo del prístino río Velino, Rieti es conocida localmente como «la Venecia de agua dulce» por su red de arroyos, estanques, manantiales y exuberantes reservas lacustres.

Es una mezcla de arquitectura medieval, renacentista, barroca y moderna donde plazas monumentales, murallas fortificadas y palacios aristocráticos están conectados por estrechos callejones pintorescos.

Estar de pie en el majestuoso puente romano para admirar las puestas de sol de un rojo intenso que prenden fuego al río es una actividad nocturna popular.

Desde la época romana, Rieti afirma ser el llamado Umbilicus Italiae, también conocido como «ombligo de Italia», el centro geográfico exacto del país.

El supuesto punto justo en la mitad del país está aparentemente encarnado por una mesa de billar histórica ubicada dentro de un pequeño bar en la plaza principal, donde un monumento de forma redonda apodado «la caciotta» (‘la forma del queso’) marca el ombligo de Italia.

Los tesoros fascinantes están ocultos a la vista. Paseando por Via Roma, la principal calle comercial, nunca adivinarías que justo debajo de tus pies corre otro antiguo paso elevado romano desde el cual la ciudad creció y floreció.

El viaducto fue construido en el siglo III a.C. para evitar inundaciones en la Via Salaria. La ciudad subterránea está formada por arcos que se incorporan a residencias nobles.

Muchas viviendas en el centro histórico cuentan con murallas romanas y pasadizos secretos que conducen a cámaras subterráneas.

Las especialidades de comida local incluyen Fregnacce alla reatina, una pasta en forma de diamante con una sabrosa salsa de manteca de cerdo blanda, apio, cebolla, tomates picados, sal y chile. Los pizzicotti son ñoquis ‘pellizcados’ servidos con una salsa picante de tomate, ajo y aceite de oliva. La stracciatella son huevos cocidos en caldo de ternera, mientras que los espaguetis alla carrettiera están hechos con queso pecorino condimentado y ají.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up