ANÁLISIS | Biden comienza a ejecutar políticas que Trump abandonó cumpliendo otra promesa de campaña

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está llevando a cabo algunas de las mayores promesas de campaña de Donald Trump al abandonar la guerra más larga del país, dirigir la ayuda económica a los estadounidenses olvidados y construir un plan de infraestructura que realmente puede funcionar.

¿Qué pasará en Afganistán cuando salgan tropas de EE.UU.? 2:41

La Casa Blanca actual es, por supuesto, una fuerte reacción política y de comportamiento a la anterior. Y Biden nunca va a terminar el muro fronterizo de su predecesor, a reprender a los aliados ni a llevar una turba al Capitolio de Estados Unidos.

Varios republicanos buscan mantener tropas en Afganistán 0:53

Pero los presidentes 45 y 46 comparten un entendimiento de varias fuerzas económicas y sociales clave que impulsan la vida moderna fuera de Washington. Y ambos, de diferentes maneras, dieron forma a su atractivo al convencer a los estadounidenses comunes y corrientes que se sienten abandonados de que estaban comprometidos a trabajar para ellos.

Afganistán: ¿Por qué Estados Unidos está allí, por qué se va y qué pasará cuando lo haga?

Con su nuevo compromiso de retirar las tropas de Afganistán y sus grandes propuestas legislativas que elevan a la clase trabajadora, incluido un proyecto de ley de infraestructura de US$ 2 billones, Biden está mirando los logros de los que su predecesor habló pero no logró.

Biden, como Trump y el presidente Barack Obama antes que él, se postuló para el cargo con una plataforma que proponía sacar a los estadounidenses de esos atolladeros, gastar en casa los billones de dólares que esas guerras cuestan y restaurar la equidad económica.

Si bien los dos presidentes anteriores avanzaron de varias maneras hacia esos objetivos, el actual comandante en jefe los ha puesto en el centro de todo lo que hace. Los factores políticos y externos aún podrían frustrar a Biden, al menos por un margen de error muy delgado en un Senado dividido. Y el mundo tiene la costumbre de ignorar a los presidentes estadounidenses y sus grandes pronunciamientos de política exterior.

Pero hasta ahora, Biden no se distrae. De hecho, está convirtiendo sus planes para vencer la pandemia en una búsqueda de doble propósito para levantar a los estadounidenses comunes, una de las razones por las que su plan de ayuda contra el covid de 1,9 billones de dólares fue bastante popular entre los votantes republicanos, si no entre sus representantes. Y él y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan prevén una política exterior construida en torno a las necesidades de los trabajadores estadounidenses: los estadounidenses primero, en lugar de la filosofía de «Estados Unidos primero» de Trump.

5 cosas: Rouhani celebra la salida de Trump 2:38

La decisión de Biden de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos generó amplias críticas de prominentes figuras militares y republicanos de línea dura. El senador de Carolina del Sur Lindsey Graham, por ejemplo, dijo que Biden estaba cancelando «una póliza de seguro» que «evitaría otro 11 de septiembre». Pero la acción del presidente estuvo en gran medida alineada con el sentimiento público casi 20 años después de los ataques del 11 de septiembre. La Casa Blanca reconoció el miércoles que hubo desacuerdo entre algunos de los asesores militares y de seguridad nacional de Biden. En última instancia, el presidente se guió en parte por su popular promesa de campaña de que pondría fin a las «guerras para siempre».

Trump hizo una promesa similar, pero nunca la cumplió. En duros términos antes de postularse para la Casa Blanca, Trump calificó en Twitter la guerra de Afganistán como «un completo desperdicio» y expresó su desaprobación por las «vidas desperdiciadas» en el conflicto. Trump se comprometió a detener las «guerras interminables» y solía decir que Estados Unidos debería «reconstruir Estados Unidos primero», una línea que provocó aplausos en sus mítines e hizo que muchos de sus partidarios de la clase trabajadora creyeran que él pondría sus necesidades en primer lugar, aunque muchas de sus políticas económicas terminaron finalmente favoreciendo a las grandes y ricas corporaciones.

Biden nunca menospreció las vidas que se perdieron en los conflictos de Iraq y Afganistán, pero, como Trump, argumentó a su manera que esas «guerras eternas» lo distraían de los problemas más urgentes en casa. En la campaña electoral de 2020, a menudo señaló con orgullo que había argumentado contra el aumento de soldados implementado por Obama en Afganistán a favor de una estrategia más pequeña y ágil centrada en el contraterrorismo, y dijo que se oponía firmemente a la estrategia de «construcción nacional» que Estados Unidos había adoptado en Afganistán.

Sin perder de vista a la audiencia que necesitaba para ganar la presidencia, también habló de dar forma a una política exterior que apuntara a reforzar la clase media de Estados Unidos agudizando la ventaja competitiva del país ante China y otras potencias extranjeras. «Mantenernos atrincherados en conflictos imposibles de ganar agota nuestra capacidad para liderar otros temas que requieren nuestra atención», escribió Biden en la edición de marzo / abril de 2020 de «Foreign Affairs», «y nos impide reconstruir los otros instrumentos del poder estadounidense».

La decisión de Biden en Afganistán conlleva un riesgo

El miércoles, cuando estuvo exactamente en el lugar en la Sala de Tratados de la Casa Blanca donde el presidente George W. Bush anunció el inicio del conflicto más largo del país, Biden dijo que era hora de irse. Utilizó un argumento que contradecía gran parte de la doctrina de la política exterior de Beltway, pero que durante mucho tiempo ha pensado esa minoría de ciudadanos que envían a sus hijos a luchar en las guerras de Estados Unidos.

El costo para EE.UU. de 20 años de guerra en Afganistán 2:08

«Fuimos a Afganistán debido a un terrible ataque que ocurrió hace 20 años. Eso no puede explicar por qué deberíamos permanecer allí en 2021», dijo Biden.

ANÁLISIS | Los enemigos de Estados Unidos hacen fila para poner a prueba a Biden

La mayoría de los estadounidenses está de acuerdo con los sentimientos de Biden. Durante las dos elecciones presidenciales más recientes, los votantes a menudo dijeron que los objetivos de Estados Unidos de permanecer en Afganistán eran cada vez menos claros y el apoyo al conflicto ha disminuido con el tiempo, incluso entre los republicanos. Para 2018, aproximadamente la mitad de los adultos (49%) dijeron que EE.UU. había fracasado mayoritariamente en el cumplimiento de sus objetivos en Afganistán, y solo alrededor de un tercio (35%) dijo que EE.UU. había tenido éxito mayoritariamente, según una encuesta del Pew Research Center ese año. Una encuesta de Pew de 2019 encontró que el 59% de los adultos estadounidenses dijeron que no valía la pena pelear la guerra en Afganistán, y un asombroso 58% de los veteranos estadounidenses dijeron lo mismo.

¿Qué pasará en Afganistán cuando salgan tropas de EE.UU.? 2:41

El miércoles, el presidente anunció que todos los soldados estadounidenses y aliados se irán antes del vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre, dentro de cinco meses. Para mostrar su admiración por el valor de las fuerzas estadounidenses que lucharon en esa parte del mundo, combinó su anuncio con una visita al Cementerio Nacional de Arlington. Sombrío, permaneció en la Sección 60, las tumbas sagradas de los muertos de la guerra después del 11 de septiembre, cuyo total supera el número de víctimas de los ataques de Al Qaeda en Nueva York y Washington.

La visita subrayó la gravedad de su anuncio el miércoles. Hay muchas razones de política exterior y seguridad nacional por las que la decisión de Biden de desafiar el consejo de sus generales podría resultar un error.

Kabul podría caer en manos de los talibanes, marcando el comienzo de una nueva era oscura para las mujeres y niñas afganas. Los terroristas podrían volver a usar el país como un refugio que amenaza a Estados Unidos, aunque los militantes tienen bases en muchos otros estados fallidos.

Obama y Trump recularon sobre la retirada de Afganistán por muchas de esas mismas razones. Pero Biden, después de ver nuevos planes de guerra, oleadas de soldados, retiradas parciales y conversaciones con los talibanes que no lograron allanar el camino a casa para las fuerzas estadounidenses mientras se desempeñaba como senador y vicepresidente, ha tomado su decisión.

El Donald Trump afgano 0:28

«¿Cuándo será el momento adecuado para irnos? ¿Un año más? ¿Dos años más? ¿Diez años más? ¿Diez, 20, 30 mil millones de dólares más aparte del billón que ya hemos gastado? ‘¿Ahora no?’… así es como llegamos aquí», dijo Biden.

Hizo hincapié en que EE.UU. no realizará una «huida apresurada hacia la salida», sino que retirarán los soldados «de manera responsable, deliberada y segura» y se concentrarán en reorganizar las capacidades y los activos antiterroristas de la nación en la región para «prevenir el resurgimiento de terroristas … de la amenaza a nuestra nación desde más allá del horizonte».

Pero Biden argumentó que es hora de «concentrarse en los desafíos que tenemos frente a nosotros», en un momento en que «las redes y operaciones terroristas se han extendido mucho más allá de Afganistán desde el 11 de septiembre». Parte de ese trabajo, dijo, es apuntalar «la competitividad estadounidense para hacer frente a la dura competencia que enfrentamos de una China cada vez más asertiva».

«Seremos mucho más formidables para nuestros adversarios y competidores a largo plazo si peleamos las batallas de los próximos 20 años, no de los últimos 20», dijo el presidente.

Esos argumentos sobre el fortalecimiento y reposicionamiento de Estados Unidos para liderar el escenario mundial han estado en el centro de la agenda de Biden durante su breve presidencia, particularmente en el paquete de ayuda de covid y su proyecto de ley de infraestructura de US$ 2 billones.

Trump también habló sobre la necesidad de una ventaja competitiva más aguda, y sus partidarios argumentarían que cumplió generosamente su promesa de campaña de aliviar el sufrimiento de muchos de los estadounidenses del Medio Oeste cuyos trabajos desaparecieron en décadas de globalización postindustrial. La economía de Estados Unidos rugió bajo Trump, hasta que la pandemia que él mismo ignoró y negó trituró el crecimiento y millones de empleos. Pero incluso cuando las cosas iban bien, el éxito legislativo clave del presidente, la reforma fiscal, hizo más para dirigir la riqueza hacia los ricos y las corporaciones que hacia los estadounidenses olvidados a los que tan a menudo se dirigía en sus comentarios.

La primera entrevista de Trump tras las elecciones 0:57

Biden ha mantenido un índice de aprobación por encima del 50%, en parte al centrarse en los problemas más urgentes de la nación, como acelerar el programa de vacunación contra el covid-19 y destinar fondos a iniciativas destinadas a ayudar a la reapertura de las escuelas, un paso fundamental para que la economía vuelva a ponerse en pie más fuerte. Ya cumplió su promesa de campaña de entregar cheques de estímulo a los estadounidenses de clase media y trabajadora, agregando otro pago de hasta US$ 1.400 a los US$ 600 que ya formaban parte de un paquete de diciembre, aprobado antes de asumir el cargo. Ha ampliado la definición de «infraestructura» más allá de las carreteras y puentes en ruinas a propuestas como pagos para los estadounidenses mayores y los más pobres que necesitan atención médica domiciliaria.

Si bien el poder del conservadurismo cultural y el populismo al estilo de Trump pueden evitar que Biden alguna vez se gane a los votantes del expresidente, muchas de las políticas del demócrata tienen como objetivo ayudar a los votantes republicanos de la clase trabajadora tanto como a los demócratas. Los estadounidenses claramente aún no están convencidos de la propuesta de infraestructura de Biden: una encuesta de Quinnipiac el miércoles dijo que una mayoría (44%) la apoya y el 38% no, pero una parte considerable de los votantes (19%) dijo que todavía se estaban decidiendo.

Por el contrario, la «semana de la infraestructura» fue un remate perenne en la caótica Casa Blanca de Trump, ya que el expresidente nunca logró mantenerse lo suficientemente concentrado para avanzar en el único tema en el que los demócratas podrían haberse unido a él.

Hasta ahora, la diferencia entre la última administración y esta ha sido la capacidad de ejecución. Biden aún tiene que ganarse la cooperación bipartidista que anhela, pero está tratando de mostrarles a los estadounidenses que está enfocado en cumplir sus promesas de campaña, una a la vez, sin distracciones, y eso puede ser de gran ayuda para generar la confianza que necesita para tener éxito.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up