Erwin Tumiri, sobreviviente del Chapecoense y del bus en Cochabamba: «Dije ‘no, no me voy a morir’… hay que ayudar a mucha gente»

(CNN Español) — Erwin Tumiri, técnico de vuelo boliviano, ha escapado a la muerte dos veces. Su historia y su testimonio de vida son increíbles. Fue uno de los seis sobrevivientes del vuelo LaMia que se accidentó en Colombia en noviembre de 2016 y en el que murieron 71 personas, entre ellos gran parte de los jugadores del equipo de fútbol Chapecoense. Y este martes estaba en el bus en el que se accidentó en la carretera Cochabamba-Santa Cruz, en Bolivia.

Tumiri fue operado en horas de la tarde del martes y se encuentra estable. Reportes de las autoridades indican que el accidente del bus se está investigando.

CNN en Español habló con Tumiri, quien era uno 45 pasajeros en el bus que cayó 150 metros por un barranco en el kilómetro 72 de la vía interdepartamental, en la zona conocida como El Cañadón en la carretera Cochabamba-Santa Cruz. Esta es una transcripción editada para legibilidad de la conversación con Nacho Girón de Redacción Buenos Aires.

Nacho Girón: ¿Cómo está Erwin Tumiri?

Erwin Tumiri: Ahora estoy en la Clínica Arébalo. Pues estoy con algunos golpes en la parte derecha, en mi brazo, en mi pierna, en mi rodilla, que es lo que me está molestando más. Pero bueno, Dios mediante ya vamos a estar ya más tranquilos y mejor mejorando cada día.

Nacho Girón: ¿Qué recuerdas de este último accidente?

Erwin Tumiri: Primeramente estoy dolido por toda la gente que ha fallecido. Y pues sí, bueno, todos hemos partido el día del lunes a las diez de la noche y todo esto sucedió a las una de la madrugada. A la velocidad que venía el autobús… creo que, a mi parecer…. hasta ahora no hay una información exacta, pero a mi parecer se rompieron los frenos, ¿no? Y mucha gente gritaba. Y entre eso, yo me puse a agarrarme del asiento de adelante y de atrás. Me puse bien fijo. Porque ya me imaginaba lo peor. Porque semejante velocidad y o chocar o voltear esa pendiente era una de dos y nos volteamos. Nos volteamos hasta llegar al fondo del barranco.

ESPECIAL: Chapecoense: las claves oscuras del siniestro

Nacho Girón: ¿Dónde estabas ubicado en el autobús?:

Erwin Tumiri: Yo estuve en el asiento 139, del lado de la ventana, del lado derecho. Creo que no sé cuántos asientos había. No sé. No conté. Justo ahí me subí para llevar mis cositas, como me estaba trasladando para el aeropuerto de Chimboré. No hay mucha circulación aérea a ese lado. Entonces nos fuimos por vía a tierra, pero jamás pensábamos que estas cosas iban a pasar.

Nacho Girón: ¿Estuviste consciente tras el accidente?

Erwin Tumiri: Así es, desde lo ocurrido estuve todo el rato conscientemente, hasta que hasta que salí y te cuento que salí a gatas, digamos del bus. Y claro, con la rodilla ahí, no rota, sino cortada y en cuestión de la piel y todo eso. Gracias a Dios había ahí algunos civiles que nos estaban ayudando y me cargaron hasta la avenida y posteriormente me llevaron en camionetas hasta otra provincia que es Colomi, nos acercaron y después de Colomi nos llevaron acá a Sacaba.

Nacho Girón: Estuviste en esa tragedia del avión que trasladaba al equipo Chapecoense. ¿Qué recuerdas de eso? ¿Qué pensaste cuando fuiste consciente de que ahora habías sobrevivido a dos tragedias?

Erwin Tumiri: Es una nueva oportunidad, más una nueva oportunidad para ver la vida, para estar más con mi mamá. Ahorita yo la verdad digo está todos los medios que vinieron, que mi mamá es la prioridad, digamos, porque no hay más, no hay más que quien la cuide a mi mamá. Entonces, yo pienso que Dios me da una oportunidad más para yo acompañarla todavía a mi mamá.

Nacho Girón: ¿Pensaste enseguida en el accidente de Chapecoense cuando fuiste consciente de lo que había pasado ahora en este autobús?

Erwin Tumiri: Sí, porque cuando salí, como te decía, del bus, así a gatas. Pues sí, me senté un rato ahí: «Otra vez. Otra vez me está pasando lo mismo». Creo que me golpeé la cabeza en este último (accidente), fuerte, y estuve medio como atontado, somnoliento. Me acuerdo que me llevaron ya hasta arriba y después para la camioneta.

Erwin Tumiri, sobreviviente del vuelo de LaMia en 2016 donde viajaba el club Chapecoense y del trágico accidente vial en Bolivia del pasado martes, habló en exclusiva con #CNNEE y contó cómo sintió el roce de la tragedia por segunda vez en su vida. @nachogiron pic.twitter.com/HbnMukxAVo
— CNN Argentina (@CNNArgentina) March 3, 2021

Nacho Girón: ¿Has pensado en algún momento por qué sobreviviste?

Erwin Tumiri: No, la verdad no nada, ahorita no he pensado esa parte, pero sí tengo entre la prioridades fue por mi mamá, lo que te decía, y también por ayudar a mucha gente que igual está necesitada en la vida cristiana. Yo soy cristiano evangélico. Pues para ayudar… hay muchas cosas por hacer. Y aparte de eso el hecho de no morirse, por ejemplo en este accidente que tuve este último ahora. Dije «no, no me voy a morir». O sea, aquí no me voy a morir, decía, y por eso me agarré y me aferré a todo lo que podía agarrarme en ese rato del accidente.

Nacho Girón: ¿Qué piensas que te quiere decir la vida con esta nueva oportunidad de vivir?

Erwin Tumiri: Para mí, como te digo, es una bendición. El propósito tendría que averiguarlo bien, porque ahorita no sé. Ahorita estoy más en sanarme y continuar con mi trabajo aeronáutico, que estoy dejando esta semanita por este motivo del accidente.

Nacho Girón: Son dos tragedias realmente muy graves:  un avión que cae, un autobús que vuelca. Pero se te ve físicamente muy bien. ¿Tienes algún dolor particular? ¿Cuáles han sido tus heridas?

Erwin Tumiri: Tengo un plato un poco golpeado. Hay una fisura, creo que tengo en el hueso, y no puedo levantarlo, y aparte tengo en la rodilla una cortadora de la piel. Esos dos que son más fuertes, se podría decir. Lo demás son golpes.

Nacho Girón: ¿Qué vas a hacer cuando te den el alta?

Erwin Tumiri: Primero, pasar bien con mis amigos. Personalmente, pasarlo más cómodamente. Valorar la vida, valorar la amistad, etc. De hecho, desde el accidente de la aviación ya estoy más inculcado en esa parte y puedes seguir yendo a la iglesia, ayudar a la iglesia en los ministerios. Yo también tengo un grupo folclórico cristiano que se hace hacemos fusión. Y pues estamos también tocando esa parte y también haciendo evangelismo mediante el testimonio. Y ese es testimonio más para mí, para la vida cristiana.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up