Brasil se sumerge en crisis por el covid-19: una segunda ola y una nueva variante mortal abruman los hospitales

(CNN) — Una segunda ola de covid-19 está arrasando a Brasil, empujando a los hospitales y a las unidades de cuidados intensivos (UCI) al colapso y sumando números récord de muertes diarias.

Si bien una nueva variante del coronavirus se propaga por todo el país, muchos brasileños continúan desafiando las restricciones de movilidad de los mandatos de uso de mascarilla siguiendo el ejemplo del presidente, Jair Bolsonaro, quien recientemente dijo que la gente tiene que «dejar de ser mariquit*s» y de «lloriquear» por el virus.

Las consecuencias de esa combinación son mortales, dicen los expertos. «Estamos pasando por el peor escenario desde el comienzo de la pandemia. Solo hay que ver las tendencias en el número promedio de muertes», dijo recientemente a Reuters Gonzalo Vecina Neto, profesor de Salud Pública de la Universidad de Sao Paulo. «Esto podría haberse evitado y el factor más importante son las reuniones».

Brasil ha batido su propio récord tres veces este mes por el número de muertes en un período de 24 horas. El miércoles, el Ministerio de Salud de Brasil registró un nuevo récord devastador: 2.286 vidas perdidas por el virus. En total, se sabe que más de 270.000 personas han muerto a causa del covid-19, lo que convierte a Brasil en el segundo país con mayor número de muertos después de Estados Unidos.

Una trabajadora de la salud llega en ambulancia con un paciente en Brasilia, el 8 de marzo.

En 22 de los 26 estados de Brasil, la ocupación de UCI ha superado el 80%. En el sureño estado de Rio Grande do Sul, los pacientes de los hospitales deben hacer fila para esperar por las camas, ya que las tasas de ocupación en las unidades de cuidados intensivos superan el 103%. El vecino estado de Santa Catarina ya ha superado el 99% de ocupación y está al borde del colapso, a medida que aumentan los casos en todo el estado.

Un hospital en la capital de Santa Catarina, Florianópolis, ya está por encima de su capacidad. David Molina, enfermero jefe del hospital, le dijo a CNN que su equipo está exhausto y abrumado.

«Estuve aquí durante la primera ola y no fue así. Estamos completamente abrumados, con nuestra tasa de ocupación en más del 100%. Muchos de esos pacientes que están esperando una UCI no sobreviven», dijo Molina durante una entrevista telefónica con CNN.

MIRA: Brasil está en el peor momento de la pandemia

Los trabajadores de la salud culpan a las reuniones

Molina y otros trabajadores de la salud culpan del reciente aumento de casos de covid-19 a las grandes fiestas y reuniones que comenzaron alrededor de la víspera de Año Nuevo y continuaron durante el carnaval previo a la Cuaresma y hasta hoy. Muchos de estos se llevaron a cabo desafiando las restricciones locales.

La semana pasada, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, anunció un nuevo toque de queda para bares y restaurantes en toda la ciudad, limitando el horario de atención de 6:00 am a 5:00 pm. Pero cientos de personas se quedaron fuera de todos modos: solo de viernes a sábado se emitieron 230 multas y cierres relacionados con el toque de queda, según el gobierno de la ciudad. En un bar, más de 200 asistentes, en su mayoría sin mascarilla, fueron encontrados en una fiesta que había durado siete horas, informó CNN Brasil, afiliada de CNN.

Muchos funcionarios de salud municipales y estatales y legisladores culpan al gobierno de Bolsonaro de socavar sus esfuerzos para frenar la propagación del coronavirus. Y el Consejo Nacional de Secretarios de Salud (CONASS) del país ha pedido al gobierno federal que adopte medidas más estrictas para apoyar a los hospitales y hacer cumplir el distanciamiento social.

Una trabajadora médica en la UCI del hospital público Ronald Gazolla en Rio de Janeiro, el 5 de marzo.

«El sistema de salud en Brasil está al borde del colapso», dijo el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, a Becky Anderson de CNN durante una entrevista reciente. «No hay una coordinación nacional para combatir la pandemia en Brasil. Sería importante que el presidente y los gobernadores envíen el mismo mensaje a la población, pero esto, lamentablemente, no sucede en Brasil».

El tema de las medidas de distanciamiento social y los encierros se ha convertido en un fútbol político en Brasil. Si bien Doria ordenó el cierre de negocios no esenciales durante dos semanas en su estado el fin de semana pasado, Bolsonaro afirma que tales restricciones hunden la economía de Brasil y conducen a un aumento de suicidios y depresión. un motivo de orgullo, felicitar a los trabajadores agrícolas en un evento la semana pasada por no quedarse en casa «como cobardes».

LEE: Covid en Latinoamérica: los países más afectados en la región

«Tenemos que enfrentar nuestros problemas. Dejen de ser mariquitas, basta de lloriqueos, ¿cuánto tiempo van a seguir llorando? Tenemos que afrontar los problemas, respetando a los ancianos, a los que padecen enfermedades, a las condiciones crónicas. Pero, ¿dónde va a terminar Brasil si todos paramos?», dijo Bolsonaro.

Esta semana, Bolsonaro declaró que tenía el» poder «para declarar un cierre nacional, pero nunca lo haría». «Mi ejército no va a obligar a la gente a quedarse en casa», dijo.

Temores por la nueva variante

Con los hospitales brasileños sobrecargados y los funcionarios del gobierno divididos sobre las medidas de confinamiento, el país tiene pocas defensas contra una variante del coronavirus que puede ser aún más contagiosa.

Una preimpresión de un nuevo estudio de modelado realizado por investigadores en Brasil y el Reino Unido sugiere que la variante detectada por primera vez en la ciudad norteña de Manaos a fines del año pasado, conocida como P.1, puede ser hasta 2,2 veces más transmisible.

El estudio, que aún no ha sido revisado por pares o publicado en una revista médica, sugiere que incluso las personas que ya han tenido el coronavirus podrían ser vulnerables. El mismo estudio mostró que la variante P.1 podría evadir la inmunidad de una infección anterior por covid-19 hasta en un 61%.

Esa variante ahora prevalece en pacientes con covid-19 en al menos seis estados brasileños, según un estudio publicado a principios de este mes por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), una institución de investigación del Ministerio de Salud de Brasil. También se ha detectado P.1 en Estados Unidos, Reino Unido y la vecina Venezuela.

«La aparición de nuevas variantes, que combinan tanto el potencial de ser más transmisibles como la ausencia de medidas de mitigación y supresión amplias y articuladas, son muy preocupantes», escribieron los autores del estudio, instando a Brasil a fomentar comportamientos que limiten la propagación viral.

MIRA: Variante brasileña del covid-19 es más contagiosa y evade inmunidad, según estudio

«Los datos que muestran la prevalencia de esta variante en varios estados y su amplia difusión en todo el país, así como los desafíos que presenta por su alto nivel de transmisión, refuerzan la necesidad inmediata de adoptar medidas no farmacéuticas para reducir la velocidad de su propagación y los aumentos en los casos».

Felipe Naveca, virólogo e investigador de Fiocruz Amazonia y uno de los principales autores del estudio, dijo a CNN que es probable que el virus del covid-19 y las diferentes variantes y cepas se fortalezcan si no se detienen.

«Esto es lo que hacen los virus: evolucionan, se hacen más fuertes. La única forma de detenerlos es contener su propagación, por eso necesitamos medidas restrictivas, no hay otra solución. Incluso si el Gobierno decreta un cierre nacional, necesitamos que la población se adhiera. La acción de cada uno de nosotros nos impactará a todos en conjunto», dijo Naveca.

Vacunación

La esperanza podría estar en camino, en forma de vacunas. Pero el despliegue de la vacunación en Brasil fue lento en comparación con otros países, incluidos otros de la región, como Chile y México.

En enero, el regulador de salud Anvisa autorizó el uso de emergencia de vacunas por parte de Sinovac y Oxford/AstraZeneca. Desde entonces, aproximadamente el 4% de los 211 millones de ciudadanos de Brasil han recibido al menos una dosis de vacuna, según datos del Ministerio de Salud de Brasil, y 2,3 millones han recibido dos dosis.

Según el Ministerio de Salud, Brasil está en negociaciones para comprar también las vacunas Pfizer, Moderna, Janssen, Sputinik y Covaxin, aunque solo la vacuna Pfizer/BioNTech entre ellas ha recibido autorización de Anvisa.

Bolsonaro había promovido durante mucho tiempo la vacuna Oxford/AstraZeneca como la única a la que respaldaría, descartando y desacreditando muchas de las otras vacunas en el mercado, incluida la de Pfizer. El ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, incluso rechazó una oferta de agosto de Pfizer para comprar hasta 70 millones de dosis de su vacuna.

«Pfizer dice esto muy claramente en el contrato, ‘no somos responsables de ningún efecto secundario colateral’… si te conviertes en un caimán, es tu problema», dijo Bolsonaro en diciembre. «Si te conviertes en Superman, o te dejas crecer la barba siendo mujer, o la voz de un hombre se vuelve aguda, dicen que no tienen nada que ver con eso».

Pero un estudio del New England Journal of Medicine sugiere ahora que la vacuna Pfizer/BionTech podría neutralizar «eficientemente» la variante P.1. La noticia se produjo cuando Bolsonaro sostuvo una reunión virtual el lunes con el director ejecutivo de Pfizer Global, Albert Bourla, y otros ejecutivos para negociar la compra de 100 millones de vacunas.

«Les agradezco esta reunión y reconocemos a Pfizer como una gran empresa mundial», dijo Bolsonaro, durante un extracto de la reunión publicado en su cuenta oficial de Twitter. «Nos gustaría cerrar estos acuerdos con ustedes, dada la agresividad de este virus en Brasil».

Por ahora, el fracaso de Brasil para contener el virus es cada vez más una advertencia para el mundo. El Dr. Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la Organización Mundial de la Salud, dijo en una sesión informativa la semana pasada que le preocupaba que el aumento de casos en el país pudiera repetirse en otros lugares.

MIRA: México confirma presencia de mutación británica y variante brasileña de coronavirus en el país

«La historia en Brasil puede repetirse y se repetirá en otros lugares si dejamos de implementar las medidas que necesitamos implementar», dijo. «Los países se van a sacudir con una tercera y cuarta oleadas si no tenemos cuidado».

Para Molina, el exhausto enfermero de Santa Catarina, el futuro de Brasil parece más sombrío que nunca.

«Desafortunadamente, no creo que hayamos aprendido la lección», dijo Molina. «Nosotros [los trabajadores de la salud] estamos cansados, agotados y nos enfermamos. Nos sentimos impotentes. Necesitamos una acción más coordinada si queremos evitar que esto vuelva a suceder».

Marcia Reverdosa informó desde Sao Paulo y Flora Charner desde Atlanta.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up