ANÁLISIS | Biden enfrenta un dilema definitivo para su presidencia por la oferta republicana para un plan de rescate por covid-19

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunirá este lunes con 10 senadores republicanos que han elaborado una contrapropuesta menor a su plan de rescate por covid-19 de US$ 1,9 billones, en la prueba más crítica hasta ahora de su promesa central de forjar la unidad sobre amargas líneas partidistas.

Pero las esperanzas de un acuerdo bipartidista poco común al comienzo de una nueva administración todavía parecen dudosas porque la oferta impulsada por la senadora republicana Susan Collins de Maine y sus colegas tiene un problema potencialmente fatal. Es menos de un tercio del tamaño del tratamiento de choque económico que la Casa Blanca dice que la nación necesita.

La Casa Blanca está abierta a reducir cheques de estímulo para familias que ganan más de US$ 150.000 en plan de ayuda por covid-19

La legislación original de Biden propone pagos directos a la mayoría de los estadounidenses y extiende los beneficios por desempleo hasta septiembre, ya que busca tapar un enorme agujero en la economía causado por la pandemia. También aumenta el salario mínimo federal a US$ 15 la hora, cumpliendo una importante promesa de campaña. El plan proporciona cientos de miles de millones de dólares para expandir las pruebas de covid-19, mejorar la implementación de vacunas y hacer que los niños vuelvan a la escuela.

El presidente ahora debe evaluar si la nueva oferta republicana es una oferta inicial de buena fe en un esfuerzo por encontrar un terreno común, o un ejercicio de engaño que causaría un daño duradero a la autoridad y al capital político de un nuevo presidente si lo aceptara.

Y aunque Biden está ansioso por demostrar su capacidad para hacer que un Washington dividido funcione, sabe que corre el riesgo de fracturar el apoyo de los demócratas del Capitolio si reduce significativamente su propio plan para ganar el apoyo republicano en el Senado.

Si bien da la bienvenida a la voluntad de los 10 republicanos de comprometerse con el presidente, la Casa Blanca también subraya sutilmente que un plan que está muy por debajo de las ambiciones de Biden no será aceptable.

«Como han dicho los principales economistas, el peligro ahora no está en hacer demasiado: está en hacer muy poco. Los estadounidenses de ambos partidos esperan que sus líderes cumplan», dijo la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado la tarde del domingo.

Los senadores dijeron en un comunicado conjunto el domingo que apreciaban la rápida respuesta de Biden a su propuesta y habían aceptado una invitación para reunirse con el presidente en la Casa Blanca el lunes por la tarde.

La intriga sobre las negociaciones de ayuda de covid agrega otra confrontación de alto riesgo a un momento ya de por sí tenso y combativo en el Capitolio a medida que emergen las fuerzas políticas que darán forma a los primeros dos años de la presidencia de Biden.

La feroz desconfianza entre demócratas y republicanos en la Cámara, sobre la seguridad personal a raíz de la insurrección del 6 de enero incitada por el expresidente Donald Trump, significa que cualquier esperanza de negociación bipartidista sobre el alivio de Covid es casi impensable.

La decisión de Trump de afirmar el control sobre la bancada de la Cámara, con su reunión de la semana pasada con el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, y su llamada durante el fin de semana con la partidaria de QAnon y representante de Georgia Marjorie Taylor Greene seguramente inyectarán un nuevo veneno en la atmósfera política.

LEE: ANÁLISIS | El legado de desconfianza de Trump lleva al Congreso a una guerra total

Y las perspectivas de conversaciones entre partidos en el Senado no son nada halagüeñas, ya que se prepara para el juicio político de Trump la próxima semana, en el que ya está claro que hay suficientes republicanos para evitar que una mayoría de dos tercios intente absolverlo por el ataque más escandaloso de un presidente contra el gobierno de Estados Unidos en la historia.

Mientras tanto, Biden buscará mantener el impulso de sus primeras semanas en el cargo con un importante discurso de política exterior (reprogramado desde el lunes hasta finales de la semana debido a una tormenta de nieve) y con nuevas iniciativas para abordar la crisis del empleo.

Demócratas listos para tomar medidas a pesar de la oferta republicana

Los líderes demócratas en el Congreso ya están listos esta semana para tomar una ruta que desencadenaría un controvertido procedimiento presupuestario conocido como reconciliación para aprobar el proyecto de ley de rescate de US$ 1,9 billones sin votos republicanos, una medida que aprovecharían los críticos de Biden para argumentar que sus ofertas de unidad y negociaciones son huecas.

La reconciliación es una medida que permite la rápida aprobación de leyes relacionadas con el presupuesto, el gasto y la deuda. Es controvertida porque permitiría a los demócratas aprobar el paquete con una mayoría simple y sortear las tácticas de bloqueo republicanas basadas en la supermayoría de 60 votos necesaria para que la mayoría de la legislación pase.

El dilema del nuevo presidente es exactamente el tipo de escenario que dijo en la campaña electoral que podría navegar con sus décadas de experiencia en el Senado. Las circunstancias políticas extremas en las que tendrá lugar su primer acuerdo importante explican por qué muchos actores clave de Washington, a ambos lados del pasillo, han sido escépticos durante mucho tiempo con respecto a sus aspiraciones bipartidistas.

Con los demócratas presionando para usar sus escasas mayorías en la Cámara y el Senado para actuar con rapidez, Biden también debe considerar cómo rechazar cualquier oferta republicana que considere insuficiente para evitar aplastar futuras coaliciones entre partidos.

El plan republicano incluye compromisos de 10 senadores, una cantidad suficiente para que el Senado lo apruebe bajo las reglas normales y para que Biden pretenda una victoria poco común que uniría a un presidente demócrata y un grupo significativo de miembros del Partido Republicano. El senador de Utah Mitt Romney, Collins y la senadora Lisa Murkowski de Alaska a quienes Biden espera convencer para futuros esfuerzos bipartidistas se encuentran entre los senadores que se han adherido a la contraoferta.

Sin embargo, cualquier esperanza de un acuerdo se basa probablemente en si el plan republicano es una oferta inicial en una negociación que podría aumentar su premio significativamente o es un gesto simbólico que nunca fue diseñado para tener éxito.

MIRA: Estas fueron las medidas de Biden para contener la pandemia en sus primeros días

Si ese es el caso, el plan republicano parecerá poco más que un esfuerzo para aliviar la presión sobre el partido para producir su propia versión de un plan de rescate creíble y una trampa para separar al nuevo presidente de su partido.

Hablando en «State of the Union» de CNN el domingo, Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional de Biden, dijo que el plan del presidente encajaba directamente con la escala del desafío que enfrenta la economía.

«Estamos en una crisis única. Y los elementos de este plan realmente fueron diseñados y están diseñados para enfrentar esa crisis de frente», dijo Deese, refiriéndose al peor año económico desde las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, con un millón de reclamos nuevos de desempleo por primera vez y 30 millones de estadounidenses con muy poca comida.

Además de esa terrible realidad, Deese también advirtió que el plan de rescate debía ser lo suficientemente grande para acelerar la administración de vacunas para poner fin a la pandemia y ayudar a millones de niños a regresar a la escuela.

«Ciertamente estamos abiertos a recibir aportes desde cualquier lugar donde podamos encontrar una idea constructiva para hacer que este paquete sea lo más efectivo posible. Pero el presidente es inquebrantable cuando se trata de la velocidad a la que debemos actuar para abordar esta crisis», dijo Deese.

Más tarde, el domingo, después de que Biden se reuniera con sus asesores para discutir el paquete de ayuda, un alto funcionario de la administración dijo que Biden estaba abierto a algunas negociaciones, pero que el plan republicano de 600.000 millones de dólares «no va a paliar la picazón».

Ofreciendo una zanahoria al grupo republicano, el funcionario le dijo a Pamela Brown de CNN que el presidente está específicamente dispuesto a discutir la suspensión de los cheques de estímulo para las familias que ganan más de US$ 150.000 por año.

Una complicación es que el plan republicano más pequeño probablemente obligaría a la Casa Blanca a regresar al Capitolio para nuevas extensiones en los beneficios de desempleo en cuestión de meses, en un momento en el que un clima político ya traicionero probablemente habrá empeorado y llegar a un acuerdo será aún más difícil de forjar.

Los indicios iniciales fueron que los demócratas del Capitolio tienen poco apetito por la contrapropuesta republicana en un momento en que muchos advierten que la acción rápida es obligatoria para evitar que la economía se deslice hacia un agujero aún más profundo.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo a New York Daily News que la oferta republicana era insuficiente.

«Deberían negociar con nosotros, no hacer una oferta de tómalo o déjalo», dijo.

Y el senador de Vermont Bernie Sanders dijo en «This Week» de ABC News que creía que los demócratas tenían suficientes votos para aprobar el proyecto de ley utilizando la reconciliación.

MIRA: Debate en el Senado sobre el juicio político a Trump: ¿procesar a un expresidente es constitucional?

Señales de que el bipartidismo será imposible

La brecha entre dos visiones contradictorias sobre el tamaño de la crisis y las medidas que podrían solucionarla se puso de manifiesto cuando Dana Bash de CNN entrevistó al senador de Ohio Rob Portman, que se encuentra entre los 10 senadores republicanos que firmaron en el plan alternativo más pequeño.

«Es extraordinario para mí que tengas un gran discurso… en la toma de posesión, hablando sobre la necesidad de sanar y la necesidad de que trabajemos juntos como país, republicanos y demócratas por igual, y una promesa de hacer más alcanza a los republicanos. Y luego al día siguiente aterriza en nuestros escritorios un paquete de covid-19 de US$ 1,9 billones, cuando, hace sólo un mes, aprobamos un paquete de covid-19 de US$ 900.000 millones que era completamente bipartidista», dijo Portman.

Portman también criticó el uso potencial de la reconciliación, a pesar de que los republicanos la usaron en la última administración para impulsar el proyecto de ley de recortes masivos de impuestos de Trump y en un esfuerzo por invalidar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, diciendo que la medida podría destrozar al país.

Sin embargo, es probable que muchos demócratas calculen que la mayoría de los estadounidenses difícilmente se sentirán alienados por un oscuro procedimiento parlamentario. Para ellos, aprobar el proyecto de ley en su totalidad sin el apoyo republicano no solo es vital para apuntalar una economía profundamente desestabilizada, sino que es un momento crucial que debe usarse para mostrar el poder demócrata en Washington en la apertura de la nueva presidencia.

Y habrá preocupaciones de que se repita el escenario que se desarrolló durante los esfuerzos para aprobar la ACA durante la administración de Obama. El expresidente dedicó un tiempo a tratar de acomodar algunos objetivos republicanos, un proceso que retrasó el proyecto de ley durante meses, pero luego el Partido Republicano lo rechazó de todos modos.

Y a menos que Biden pueda persuadir a los republicanos para que aumenten significativamente su oferta, su propia necesidad de demostrar su autoridad y enfrentarse a una crisis que definirá su presidencia probablemente pesará en contra de sus esperanzas de ganar votos republicanos que no necesita estrictamente.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up