El covid-19 ha matado a 100.000 personas en el Reino Unido. Los expertos dicen que el gobierno todavía se está equivocando

Londres (CNN) — En marzo del año pasado, el gobierno del Reino Unido dijo que tenía la esperanza de que el país pudiera limitar sus muertes por coronavirus a 20.000. Era un objetivo desolador de establecer, pero uno que la nación llegó a aceptar a regañadientes.

Diez meses después, el primer ministro Boris Johnson pronunció una sombría sesión informativa pública el martes, en la que anunció que el país ahora contaba con más de 100.000 personas muertas por covid-19, lo que llamó una «estadística siniestra».

Los CDC revisan nuevos datos que sugieren que la variante del coronavirus identificada en el Reino Unido podría ser más mortal

De las naciones más afectadas, el Reino Unido se ha ganado la deshonra de tener el mayor número de muertes confirmadas en el mundo, en proporción a su población.

Un aumento en el número de casos que comenzó en diciembre ha dejado a los hospitales al borde del abismo. Los trabajadores de las unidades de cuidados intensivos (UCI) dicen que se han visto obligados a «diluir» la atención que prestan y describen afectaciones a la salud mental bajo una presión sin precedentes.

Las escuelas están cerradas y dan clases en línea, interrumpiendo por igual las vidas de los estudiantes y los padres que trabajan. Todas las tiendas excepto las esenciales están cerradas. En Inglaterra, socializar, incluso al aire libre, está prohibido, excepto en parejas para hacer ejercicio.

Hay pocas diferencias con la primavera, cuando los británicos sufrieron una primera ola devastadora y fueron sometidos a un confinamiento draconiano. Ahora se preguntan cómo llegaron aquí. Una vez más.

Cuando se le pregunta eso mismo, Johnson ha señalado repetidamente a una variante nueva y más contagiosa del virus, ahora conocida en todo el mundo de forma infame como la «variante del Reino Unido». El secretario de Salud Matt Hancock también ha afirmado que la respuesta del país estaba funcionando hasta que llegó la nueva variante.

Pero no es tan simple. Como en la primera ola, el gobierno ha tardado en responder al aumento de casos y muertes con restricciones. No ha logrado aplicar un sistema adecuado de rastreo y aislamiento de contactos. Y, una vez más, ha sido lento en los controles fronterizos, cerrando únicamente «corredores de viaje» con más de 60 países o territorios a mediados de enero en medio de un número récord de muertes diarias.

Una calle tranquila de Londres durante el confinamiento el 15 de enero.

Los expertos dicen que el gobierno no ha aprendido de sus errores pasados y aún carece de una estrategia coherente.

La profesora Anne Johnson, presidenta de la Academia de Ciencias Médicas del Reino Unido, dijo que había una clara correlación entre la relajación de las restricciones antes de Navidad y el reciente aumento de las infecciones.

«La nueva variante es importante y más transmisible, pero esa no es la única causa de la tercera ola. Seamos claros», le dijo a CNN.

Boris Johnson le dijo a la nación durante semanas que podían celebrar la Navidad con amigos y familiares, permitiendo una mezcla de hogares, si solo seguían las reglas durante un confinamiento en noviembre. A última hora canceló todo, al menos en los condados más afectados de Inglaterra.

La mascarilla que podría acabar con la pandemia

Pero fue demasiado tarde. El daño ya estaba hecho mucho antes de que comenzaran las vacaciones y el personal médico sabía que tendrían un enero difícil.

«Inevitablemente, si uno sale del confinamiento el 2 de diciembre, como lo hicimos nosotros, con la gente corriendo a las tiendas, y estamos tres semanas antes de Navidad, será claramente un momento para ver más transmisión», dijo la profesora Anne Johnson.

Posteriormente, el primer ministro argumentó que el gobierno no podría haber previsto la nueva variante más transmisible. Pero la idea de que los virus mutan, a veces en formas más agresivas, es ampliamente conocida.

Una estudiante toma un hisopo para una prueba de Covid-19 en la Universidad de Hull en el norte de Inglaterra el 30 de noviembre de 2020.

Incluso fue señalada como una amenaza potencial en un informe de julio de la Academia de Ciencias Médicas, del cual la Prof. Anne Johnson fue la autora principal. El gobierno había encargado el informe con el propósito preciso de prepararse para el difícil invierno que sabía que se avecinaba.

En julio del año pasado, el primer ministro se vio obligado a admitir que no había leído el informe cuando se le preguntó en el parlamento. En enero, seis meses después, no respondió una pregunta de Andrew Marr de la BBC en una entrevista sobre si finalmente había logrado leerlo. Su oficina no respondió una pregunta de CNN sobre si ya lo había leído.

Es un ejemplo de lo que dicen los críticos del primer ministro es su aversión a los detalles. El gobierno de Johnson ha puesto énfasis durante mucho tiempo en aprender a vivir con el covid-19, simplemente aceptando un cierto nivel de circulación en la comunidad. Sin embargo, si se hubiera tomado en serio la advertencia del informe de invierno, podría haber comprendido la amenaza adicional de una nueva variante.

El informe, junto con varios otros de expertos médicos, también planteaba preocupaciones sobre el sistema de prueba, rastreo y aislamiento del país. Las pruebas han mejorado drásticamente, pero el rastreo y el aislamiento, no. Cada vez hay más pruebas anecdóticas de que una aplicación diseñada para ayudar en el proceso está en gran parte inactiva.

El Departamento de Salud le dijo a CNN que la aplicación se había descargado más de 21 millones de veces y seguía siendo una herramienta clave para ayudar a romper las cadenas de transmisión.

Pero el cumplimiento es un problema importante. En una encuesta en curso sobre el comportamiento y los sentimientos de las personas en torno al covid-19 en el Reino Unido realizada por el University College London, el 38% de los encuestados dijeron que no se habían aislado durante el período completo recomendado de 10 días después de desarrollar síntomas. Un 13% dijo que no había aislado en absoluto. Y el 75% de los adultos mayores de 60 años que informaron haber experimentado síntomas al menos una vez dijeron que nunca se habían molestado en solicitar una prueba.

La autora principal del estudio, la Dra. Daisy Fancour, dijo en un comunicado que el número de encuestados que no se aislaron era «profundamente preocupante».

El estudio también encuentra una correlación entre el cumplimiento del aislamiento y el nivel de ingresos. Esto sugiere que muchas personas que rompen las reglas de aislamiento lo hacen debido a presiones financieras.

«La mayor adherencia a las reglas de autoaislamiento entre las personas con un ingreso familiar más alto sugiere que muchos de los que no se aíslan están rompiendo las pautas debido a preocupaciones financieras, y se necesita más apoyo para permitir que las personas se aíslen sin miedo de perder financieramente», dijo Fancour.

‘Demasiado poco, demasiado tarde’

Después de las dificultades de la primera ola, es difícil comprender por qué el gobierno no ha adoptado los modelos vistos en países que han tenido más éxito en sus respuestas, particularmente en términos de controles fronterizos.

Pasajeros hacen cola en un mostrador de facturación en el aeropuerto de Heathrow en Londres el 21 de diciembre.

La ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, admitió ante un grupo de partidarios del Partido Conservador que el gobierno debería haber cerrado las fronteras en marzo, según un video publicado por el sitio web proconservador Guido Fawkes. Afirmó que había apoyado la idea en ese momento.

Es posible que el Reino Unido finalmente haya endurecido el cierre de su frontera, pero es fácil ver cómo más casos podrían escaparse de la red. En la mayor parte del país ahora se requiere que las personas que cruzan sus fronteras se aíslen por sí mismas durante 10 días, pero no hay un mecanismo sólido para garantizar que las personas cumplan.

El Reino Unido prohíbe entrada de viajeros de varios países de América Latina debido a la variante brasileña de covid-19

En Canadá, los que llegan se aíslan en casa, pero la policía les hace seguimiento. Los infractores se enfrentan a hasta seis meses de cárcel. Hong Kong, Corea del Sur y Singapur utilizan pulseras electrónicas para garantizar que las personas se queden en casa durante los períodos de cuarentena. Son controvertidos desde una perspectiva de la privacidad, pero en general funcionan.

Y en Australia, las personas que llegan al país se ven obligadas a permanecer durante dos semanas en «hoteles de cuarentena» supervisados estrictamente por el gobierno. Las personas que llegan tienen que pagar su propia cuarentena, a una tasa de alrededor de $ 3.000 dólares por un adulto en la mayoría de los estados. Es una medida que el gobierno de Johnson está considerando ahora.

El líder del opositor Partido Laborista, Keir Starmer, reprendió a Johnson en un duro discurso a principios de este mes en el que dijo que su indecisión estaba costando vidas.

«Cada vez que hay que tomar una decisión importante, Boris Johnson llega demasiado tarde», dijo.

«El gobierno dice que está tratando de equilibrar la crisis de salud con la crisis económica. Sin embargo, terminamos el 2020 con una de las peores cifras de muertos en Europa y la recesión más profunda de cualquier economía importante. Eso no es mala suerte. Eso no era inevitable. Es la consecuencia de la repetida demora e incompetencia del primer ministro».

Hacer cumplir el tipo de controles fronterizos que se ven en Australia no sería difícil: sin contar Irlanda del Norte, el Reino Unido es esencialmente una isla del tamaño del estado de Kansas. La exportación de la variante del Reino Unido a 60 países demuestra lo porosa que ha sido la frontera de la nación.

Australia, un país de 25 millones de habitantes, ha informado poco más de 900 muertes. Ha podido mantener a raya el virus con sus hoteles en cuarentena junto con rápidos confinamientos locales, datos puntuales y transparencia que se han ganado la confianza del público, según un informe de la consultora McKinsey.

El país ahora está trabajando en la recuperación de su economía mientras el Reino Unido lucha por mantener la suya abierta.

Cuando un periodista le preguntó si podría haber hecho más para prevenir muertes, Johnson dijo que asumía toda la responsabilidad de la respuesta de su gobierno, pero no admitió ningún paso en falso.

«Hicimos todo lo que pudimos para minimizar el sufrimiento y la pérdida de vidas en este país como resultado de la pandemia, y lamento profundamente cada vida perdida».

La amenaza de la complacencia de las vacunas

Johnson también buscó el martes centrarse en el éxito del Reino Unido con su programa de vacunas. El Reino Unido fue el primer país en comenzar a vacunar a las personas con una vacuna contra el covid-19 completamente aprobada y autorizada, y hasta la fecha ha administrado la primera de dos dosis a al menos 6,8 millones de personas.

Una mujer es inoculada en un centro de vacunación temporal en Sheffield, en el norte de Inglaterra, el 23 de enero.

La perspectiva de éxito en esto podría ofrecerle a Johnson la tarjeta política de fuga que tanto necesita.

Pero para que el despliegue de la vacuna sea un éxito, el gobierno de Johnson necesitará acelerar su distribución, lo que algunos proveedores de servicios médicos dicen que ha sido irregular hasta la fecha, aunque aún es pronto.

«Claramente hay problemas en torno al suministro», dijo Danny Mortimer, director ejecutivo de la Confederación del NHS, que representa a los proveedores del Servicio Nacional de Salud financiado por el gobierno. Pero él no sabe si el problema es de suministro o de distribución.

El Departamento de Salud y Asistencia Social se negó a decirle a CNN cuántas dosis de vacunas tenía en existencia el país, diciendo que ahora era parte de la infraestructura crítica, y citó «razones de seguridad» para retener detalles sobre los suministros.

Pero dijo que «el suministro de vacunas y las entregas programadas apoyarán plenamente» el programa del país, incluida la inmunización de cuatro grupos clave para el 15 de febrero.

«El Reino Unido ya ha vacunado a más personas que cualquier otro país de Europa, y estamos movilizando al gobierno, el NHS y nuestras fuerzas armadas como parte de un enorme esfuerzo nacional para sacarnos de esta crisis», dijo.

La preocupación por el suministro se ve agravada por la presión de administrar rápidamente una gran cantidad de la vacuna Pfizer-BioNTech. Los rígidos requisitos de temperatura significan que las dosis refrigeradas deben usarse en cinco días. Con una caja que generalmente contiene 1.000 dosis, los centros de cirugía y vacunas deben administrar 200 inyecciones al día para asegurarse de que ninguna dosis de la caja se desperdicie.

Mortimer dijo que el programa de vacunas era «realmente impresionante» en escala y había dado un gran impulso a los agotados trabajadores del NHS, pero enfatizó la necesidad urgente de mejorar la distribución.

Al igual que muchos expertos en salud, advierte ante la posibilidad de que el Reino Unido se vuelva demasiado dependiente de la vacuna como una solución milagrosa.

Mejorar otras medidas, especialmente el sistema de prueba, rastreo y aislamiento, es crucial para reducir el número de infecciones hasta que haya un alto nivel de inmunidad en el país, lo que puede no ocurrir hasta fin de año, explicó Mortimer.

«Necesitamos saber que a medida que se aplica la vacuna, y como toma tiempo que la vacuna gane eficacia, esos elementos de rastreo y aislamiento son sólidos a largo plazo. Probablemente sea demasiado pronto para decir que tenemos plena confianza en ello, pero es realmente importante que el gobierno lo haga bien», dijo.

«La triste realidad de estos últimos 10 meses es que las organizaciones del NHS han visto que este virus hace un daño real a sus comunidades. Podemos ver esto en la deprimente cifra de muertos realmente, pero también podemos verlo en el impacto a largo plazo del virus sobre la salud de las personas».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up