Ofrecen una salida del territorio a una niña gazatí de 4 años con una enfermedad “una entre un millón”

Arish, Egipto (CNN) — Con apenas cuatro años, Julia Abu Zeiter padece una rara enfermedad neurológica que puede ser mortal si no recibe tratamiento.

Los nueve meses de guerra en Gaza estuvieron a punto de costarle la vida, ya que los combates y los desplazamientos le impidieron acceder a los medicamentos.

Tras un arduo viaje, finalmente fue evacuada del enclave asolado por la guerra el 27 de junio, acompañada únicamente por su tía de 21 años, Dareen Zeiter.

“El desplazamiento fue realmente difícil, los acontecimientos en Gaza son muy difíciles. Lo que Julia vio fue muy duro”, declaró Dareen a CNN.

Julia padece un raro trastorno neurológico llamado hemiplejía alternante de la infancia o AHC, por sus siglas en inglés. Provoca episodios recurrentes de parálisis y convulsiones potencialmente mortales. No existe cura para esta enfermedad, que se calcula que afecta aproximadamente a uno de cada millón de nacimientos. Los afectados son considerados “bombas de tiempo” y deben ser vigilados constantemente para detectar posibles episodios. En cuanto se produce, deben administrarse rápidamente medidas para salvar sus vidas.

Familia está en carrera para salvar a su hijo de rara enfermedad cerebral que convierte a bebés en “bombas de tiempo humanas”

CNN se reunió con Julia y Dareen a bordo de un hospital flotante gestionado por Emiratos Árabes Unidos, donde llevaban una semana tras abandonar Gaza a través del paso fronterizo israelí de Kerem Shalom, en el sur.

Las dos palestinas formaban parte de la docena de pacientes que abandonaron el hospital flotante para continuar su tratamiento en Abu Dhabi, la capital emiratí. La mayoría de esos pacientes son niños, entre ellos dos que padecen leucemia.

Las “víctimas invisibles” de Gaza

El hospital, amarrado frente a la costa de Arish, en la costa norte de la península egipcia del Sinaí, se encuentra a unos 40 kilómetros de Rafah, la ciudad más meridional de Gaza que ahora yace en ruinas después de que Israel lanzara allí su operación terrestre en mayo.

La ciudad también albergaba el paso fronterizo de Rafah con Egipto, un puente terrestre crucial por el que pasaban dos tercios de la ayuda que entraba en Gaza. El paso está cerrado desde que fue tomado por el ejército israelí.

El barco de los Emiratos Árabes Unidos, con 100 camas, ha recibido a 2.400 palestinos heridos desde febrero, según el director del hospital, el Dr. Ahmed Mubarak.

Julia es “una víctima invisible” de la guerra, dijo Mubarak, atrapada en lo que Médicos Sin Fronteras describió como los “homicidios silenciosos de Gaza, resultado de la privación deliberada”. La responsable de programas de emergencia de la organización, Mari Carmen Viñoles, declaró en mayo que “los bloqueos, retrasos y restricciones a la ayuda humanitaria y a los suministros médicos esenciales” por parte de Israel han hecho imposible la entrega de ayuda.

Julia y Dareen son dos de los innumerables palestinos desplazados por la guerra de Gaza, que Israel lanzó en respuesta al ataque de Hamas del 7 de octubre, en el que murieron 1.200 personas en Israel y más de 250 fueron tomadas como rehenes, según las autoridades israelíes.

Un palestino herido evacuado de Gaza es transportado a un avión emiratí en el aeropuerto egipcio de Arish, para recibir tratamiento en Emiratos Árabes Unidos, el 5 de julio. Crédito: Giuseppe Cacace/AFP/Getty Images

La guerra de Israel ha matado a más de 38.000 personas en Gaza, según el Ministerio de Sanidad. Franjas del enclave han quedado reducidas a escombros y casi toda la población de Gaza, de dos millones de personas, se encuentra desplazada internamente.

Julia y Dareen se vieron obligadas a abandonar su hogar en el norte de Gaza cuando comenzó la guerra. La niña de cuatro años fue testigo de “explosiones y bombardeos” en todo momento, según su tía.

El duro asedio de Israel ha asfixiado el enclave, reduciendo la ayuda humanitaria a un mínimo e impidiendo la circulación de los gazatíes. Para Julia, esto significó quedarse sin su medicación, lo que desencadenó una serie de convulsiones potencialmente mortales.

Alrededor de un mes después del inicio de la guerra, Julia se quedó sin tres de los cinco medicamentos que tomaba, según contó Dareen a CNN. Esto desencadenó un estado de parálisis durante seis meses.

Con la ayuda del Fondo Palestino de Ayuda a la Infancia (PCRF, por sus siglas en inglés), una organización no gubernamental con sede en Estados Unidos, Julia pudo finalmente ser evacuada a través del paso fronterizo israelí de Kerem Shalom, explicó Dareen.

Ataque aéreo de Israel mata al menos a 27 personas en complejo escolar cerca de Khan Younis, según el Ministerio de Salud de Gaza

“El hambre es lo que nos destruye”

Al final del pasillo de salas improvisadas donde se encontraba Julia estaba Ibrahim, que resultó herido en la casa de su familia en Jabalia, al norte de Gaza, cuando un ataque aéreo alcanzó su edificio el 21 de noviembre. Ese día había cumplido siete años.

Ibrahim estaba a bordo con su tía, Alaa, de 21 años. Alaa e Ibrahim resultaron heridos en el ataque aéreo, pero sobrevivieron tras ser sacados de entre los escombros, según Alaa. La tía sufrió quemaduras graves, mientras que Ibrahim se rompió un brazo y una pierna, explicó.

Las heridas del niño no cicatrizaron bien, por lo que necesitó más tratamiento.

“Ibrahim y yo fuimos los dos únicos sobrevivientes”, declaró Alaa a CNN, añadiendo que el ataque aéreo mató a 30 miembros de su familia. Abandonaron Gaza el 28 de abril a través del paso fronterizo de Rafah, justo una semana antes de que las fuerzas israelíes tomaran el control.

“Mira, este es mi padre”, dijo Ibrahim, mostrando una foto de su padre, que murió durante el ataque aéreo, en el teléfono de su tía.
Antes de perder su hogar y su familia, Alaa e Ibrahim permanecieron en el norte de Gaza hasta abril, cuando los residentes pasaron mucha hambre mientras la ayuda llegaba con dificultades a ellos en medio de las operaciones militares de Israel y lo que los funcionarios de ayuda humanitaria dijeron que era un aumento de la anarquía y el saqueo de camiones.

A mediados de marzo, la Clasificación Integrada de la Fase de Seguridad Alimentaria (CIF) consideró que la hambruna era “inminente” en el norte de Gaza y dijo que se preveía que ocurriera entre esa fecha y mayo.

Camiones de ayuda cargados con suministros para Gaza hacen fila en Arish tras el cierre del paso fronterizo de Rafah, en Arish, Egipto, el martes. Crédito: Ali Moustafa/Getty Images

El martes, Naciones Unidas, citando un informe de expertos independientes, afirmó que la reciente muerte de más niños palestinos a causa del hambre y la desnutrición en Gaza indica que la hambruna se ha extendido por toda la franja, y denunció la “campaña de hambre intencionada y selectiva de Israel contra el pueblo palestino” como una “forma de violencia genocida”.

“Había un hambre increíble”, dijo Alaa a CNN, sentada en una cama de hospital mientras Ibrahim permanecía a su lado. “Vivíamos hambrientos, los principales ingredientes para la comida no estaban disponibles”, dijo Alaa a CNN.

“El hambre fue más dura para nosotros que la propia guerra”, dijo a CNN. “Los que han muerto, han muerto. Pero el hambre es lo que nos destruye”.

La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres

Mientras Julia e Ibrahim lograron salir, millones de personas siguen atrapadas en la zona de guerra, con pocos indicios de un acuerdo de alto el fuego a la vista.

Casi 26.000 niños han muerto o han resultado heridos en Gaza en seis meses, según informó en abril la organización humanitaria Save the Children, algo más del 2% de toda la población infantil de Gaza.

“Incluso en medio de las complejidades de la guerra, ¿cómo no comprender una verdad universal: un niño es un niño?”, declaró el mes pasado James Elder, portavoz de la Unicef, quien pidió “un alto el fuego (que) devuelva a los rehenes a casa y ponga fin a la matanza de niños”.

Dareen, tía de Julia, dijo que la responsabilidad sobre su sobrina era demasiado grande para cargar con ella. “Necesita a su madre y a su padre. No puedo ser su madre y su padre al mismo tiempo”, declaró a CNN. “Al fin y al cabo, soy una chica que cruzó con una menor”.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Federal News Network Logo
Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up