Por qué Trump de repente habla bien de Biden tras meses vapuleando su capacidad cognitiva

(CNN) — Tras meses ridiculizando al presidente Joe Biden como un “zombi con muerte cerebral” con problemas cognitivos que no puede terminar una frase ni desenvolverse en un escenario, el expresidente Donald Trump y su campaña están cambiando de tono días antes del debate crítico de las elecciones.

Según Trump y sus asesores, el comandante en jefe se ha transformado de repente en un “digno polemista”, alguien con una habilidad considerable y un veterano intérprete político al que no hay que subestimar.

El juego de fijar expectativas antes del debate suele ser absurdo: un asesor del expresidente George W. Bush afirmó en una ocasión que John Kerry, su oponente demócrata en 2004, era mejor polemista que el retórico romano Cicerón. Pero el cambio del equipo de Trump es notable dado su implacable ataque a las facultades de Biden. Y deja entrever su posible preocupación por haber puesto un listón innecesariamente bajo para la actuación del presidente antes del enfrentamiento del jueves organizado por CNN en Atlanta.

ANÁLISIS | Biden y Trump libran un furioso duelo antes del debate presidencial

El gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, posible candidato de Trump a la vicepresidencia, intentó restablecer el equilibrio en el programa “State of the Union” de CNN este domingo. “El tipo se ha presentado a las elecciones más de una docena de veces. Se ha presentado a presidente cuatro veces. Lleva haciendo campaña desde que el presidente Nixon estaba en el poder”, dijo. “Este tipo tiene la capacidad”.

Trump también se está protegiendo contra una actuación de Biden más fuerte de lo esperado, sugiriendo que su oponente estará “drogado” para asegurar una buena actuación.

La campaña de Biden, por su parte, está intensificando su nuevo intento de presentar a Trump como un delincuente “desquiciado”, moralmente reprobado, que busca beneficiar a sus amigos ricos y que no es apto para volver al Despacho Oval. La campaña del presidente, que esta semana conmemora el segundo aniversario de la revocación del caso Roe contra Wade y convierte el aborto en un tema electoral clave, prometió en un memorando el domingo que el cara a cara mostraría por fin a los votantes el contraste que Biden cree que descalificará a Trump.

“El debate de este jueves será uno de los primeros momentos de esta campaña presidencial en el que una mayor parte del electorado estadounidense tendrá la oportunidad de presenciar la dura elección entre Joe Biden, que lucha por el pueblo estadounidense, y Donald Trump, que lucha por sí mismo como un delincuente convicto con una campaña desquiciada de venganza y represalia”, escribió el director de comunicaciones de la campaña, Michael Tyler.

Biden y Trump llegan a la cifra de delegados 1:40

Un momento que podría definir la campaña y el futuro de Estados Unidos

Las extravagantes afirmaciones y los giros previos al evento reflejan la importancia vital del debate, en el que la revancha entre Biden y Trump está muy reñida a poco más de cuatro meses de las elecciones. El enfrentamiento se produce en medio del rencor entre los rivales, especialmente tras la falsa afirmación de Trump de que ganó las elecciones de 2020. La sombra de la condena penal de Trump —y su sentencia en Nueva York el mes que viene— añade un nivel extra de tensión en un momento en el que el expresidente amenaza con utilizar un segundo mandato para vengarse de sus enemigos y mientras Biden advierte de que Trump destruirá la democracia.

El uso de Trump de sus actos de fin de semana como calentamiento contrasta con el enfoque comedido de Biden. El presidente está secuestrado en Camp David, en Maryland, con un amplio equipo de asesores y expertos en debates que se preparan para un encuentro con Trump que podría definir su candidatura a la reelección.

ANÁLISIS | Los mordaces ataques de Biden a Trump podrían revelar las dificultades de su propia campaña

Millones de votantes tendrán este jueves la oportunidad de evaluar la energía, la resistencia y la agudeza mental de un presidente de 81 años que ha envejecido visiblemente y se ha ralentizado en el cargo, ya que las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses piensan que es demasiado viejo para servir otro mandato. Menos votantes se preocupan por la salud cognitiva de Trump, que es sólo tres años más joven, con 78 años. Pero el descarado comportamiento del expresidente, sus ataques al sistema judicial y a los hechos, y su admiración por dictadores extranjeros, que hacen las delicias de sus partidarios, a menudo alejan a los votantes suburbanos de los estados indecisos que probablemente decidirán el próximo presidente.

Pero el debate va más allá de las personalidades. Los votantes, dolidos por años de precios altos y deseosos de volver a la plena normalidad anterior a la pandemia que Biden prometió hace cuatro años, esperan saber cómo pueden los candidatos aliviar la presión económica que soportan sus familias. La campaña de Biden está señalando que se presentará como una fuerza de estabilidad que atiende las necesidades de las familias, lo que contrasta con la “visión oscura” de Trump y las amenazas del Partido Republicano al derecho al aborto. El expresidente, mientras tanto, arremete contra Biden por considerarlo ciego ante la crisis de la frontera sur y lo que él afirma que son ciudades marcadas por la delincuencia, al tiempo que trata de conjurar la nostalgia por la economía de Trump antes del desplome de covid-19.

Cambio de tono de Trump

Trump apareció en Washington en una conferencia de conservadores cristianos el sábado antes de dirigirse a Filadelfia, tratando de recuperar un estado que Biden ganó en 2020 y sin el cual cualquiera de los dos podría tener dificultades para llegar a los 270 votos electorales.

Se burló de Biden por irse a una “cabaña de madera a estudiar, a prepararse” y afirmó que el presidente estaba durmiendo en Camp David “porque quieren tenerlo bien y fuerte, para que un poco antes de la hora del debate tenga una inyección en el a**”. Trump añadió: “Digo yo que saldrá hecho polvo, ¿no?”. La sugerencia del posible candidato republicano de una intervención química fue un reflejo de su respuesta al discurso de Biden sobre el Estado de la Unión a principios de este año, cuando un presidente enardecido se burló de las expectativas de los medios conservadores de que tropezaría durante el discurso y en su lugar contrarrestó su narrativa de deterioro mental.

En una entrevista con el podcast “All-In Podcast” publicada el jueves, Trump matizó sus anteriores valoraciones sobre la posible actuación de Biden. “Derrotó a Paul Ryan”, dijo Trump, refiriéndose al debate vicepresidencial de 2012, cuando Biden despachó al compañero de fórmula del candidato republicano Mitt Romney. “No le estoy subestimando”, dijo Trump. “Asumo que va a ser alguien que será un digno polemista”.

Cómo se preparan Biden y Trump para su primer debate presidencial

Burgum también trató de manejar las expectativas en “State of the Union” de una manera que parecía socavar la posición de la campaña de Trump de que Biden ya no es apto para servir como presidente. “Cuando lo necesite, puede dar un paso al frente”, dijo a Kaitlan Collins. “Este tipo tiene la capacidad, y lo hemos visto en el debate de hace cuatro años. Lo hemos visto en el Estado de la Unión de este año: cuando lo necesita, puede dar un paso al frente”.

La valoración de Burgum no concuerda con la imagen que el expresidente ha dado de su rival incluso en algunas de sus apariciones más recientes. La semana pasada, por ejemplo, en Wisconsin, un estado clave para la contienda, Trump dijo de Biden: “No sabe salir del escenario nunca”. Después de que los medios conservadores destacaran un video engañosamente editado de Biden en la cumbre del G7 en Italia este mes, la portavoz de Trump, Karoline Leavitt, acusó al presidente de “deambular como un zombi con muerte cerebral” y de poner “el deterioro cognitivo en plena exhibición”.

El comentarista político sénior de CNN David Axelrod dijo en “State of the Union” que el retroceso de la campaña de Trump había sido “divertido de ver”. Señaló que Trump se había pasado los últimos cinco años “describiendo a Biden como un completo incompetente, hasta el punto de que, si Biden llega y se va por sus propios medios, eso sería un triunfo. …Creo que en las dos últimas semanas han reconocido: ‘Vaya, este tipo va a superar esas expectativas y será mejor que empecemos a crear un razonamiento para que tenga una noche decente'”.

Joe Biden y Donald Trump en un debate presidencial de 2020. (Crédito: Getty Images)

‘Una lupa sobre la elección’

El expresidente ha insistido en que no participará en simulacros de debate, aunque ha celebrado lo que se describieron como foros políticos con republicanos, incluido el senador por Florida Marco Rubio, otro posible aspirante a la vicepresidencia. Cada vez hay más especulaciones sobre el enfoque de Trump después de que su actuación hiperagresiva y airada en el primer debate contra Biden en 2020 le saliera mal. La gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, tuvo un consejo para el expresidente en el programa “Meet the Press” de NBC el domingo. “No creo que tenga que ponerse personal en este debate en absoluto porque va a tener muchas cosas buenas de las que hablar, en contraste con las políticas de Joe Biden”, dijo.

A diferencia de Trump, que pasó el fin de semana creando titulares, Biden se internó en el retiro presidencial en Catoctin Mountain Park, al norte de Washington. A su lado estaban el ex secretario general de la Casa Blanca, Ron Klain, que lleva una generación preparando a los demócratas para los debates presidenciales, y otros leales desde hace tiempo, como Mike Donilon, Bruce Reed, Anita Dunn y Steve Ricchetti. El exasesor de la Casa Blanca de Obama y abogado personal de Biden, Bob Bauer, que según las fuentes es probable que repita su papel de Trump en la preparación del debate, también estuvo presente.

En su nota, la campaña de Biden decía que el equipo Biden-Harris está poniendo “la lupa sobre la elección esta semana, mientras los demócratas de Atlanta y de todo el país se organizan en torno a este momento”.

La comparación que se produjo incluso antes del debate personifica los enfoques opuestos de los rivales hacia la presidencia. Trump es público, abrasivo, profano y, como siempre, desprecia las expectativas del estadista tradicional. Biden es convencional, cauto y trata de restaurar las normas que Trump destrozó en su día.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Federal News Network Logo
Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up