La posibilidad de un regreso de Trump inspira a Biden y al G7 en apurarse a garantizar el apoyo a largo plazo a Ucrania

(CNN) — El presidente Joe Biden y otros líderes del G7 reunidos esta semana en la costa italiana se esfuerzan por reforzar el apoyo a Ucrania y apresurar la llegada de recursos occidentales al país, mientras miran con inquietud hacia las elecciones estadounidenses de noviembre, que podrían presagiar un cambio en la postura de Estados Unidos.

Los planes de enviar decenas de miles de millones de dólares a la nación asediada y de firmar un acuerdo de seguridad entre Washington y Kyiv que ayude a Ucrania a lograr la autosuficiencia pretendían demostrar determinación —y un cierto grado de creatividad política— en medio del ímpetu ruso en el campo de batalla.

“Colectivamente, se trata de un conjunto de acciones poderosas, que creará una base más sólida para el éxito de Ucrania”, declaró Biden durante una rueda de prensa este jueves junto a su homólogo de Kyiv, Volodymyr Zelensky, que vestía su habitual uniforme verde militar.

Estados Unidos y Ucrania firman un nuevo acuerdo de seguridad al margen del G7

Calificando la invasión rusa de “prueba para el mundo”, el presidente de Estados Unidos dijo que él y sus aliados del G7 habían respondido siempre “sí” a la pregunta de si apoyarían a Ucrania.

“Lo diremos una vez más”, afirmó. “Sí, una y otra y otra vez”.

Sin embargo, sigue siendo una incógnita si las medidas acordadas esta semana podrán resistir otra presidencia de Donald Trump. Mientras Biden ultimaba sus acuerdos en Italia, Trump se reunía con los republicanos en el Capitolio, donde volvió a dejar claro que no quería que fluyeran otros US$ 60.000 millones en ayuda a Ucrania, según una persona familiarizada con sus comentarios. Trump argumentó, como ya había hecho antes, que si él fuera presidente la guerra no seguiría.

El presidente Joe Biden y el presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky se dan la mano tras firmar un acuerdo de seguridad al margen del G7, el jueves 13 de junio de 2024, en Savelletri, Italia. (Crédito: Alex Brandon/AP)

Opuesto a la ayuda adicional a Ucrania y abiertamente escéptico respecto a la OTAN, Trump podría romper el acuerdo bilateral que Biden firmó este jueves si volviera al cargo.

“Si Trump toma posesión a mediodía del 20 de enero del año que viene, a eso de las cinco del mediodía podría haber disuelto este acuerdo en su totalidad”, dijo John Bolton, exasesor de seguridad nacional de Trump. “Por lo tanto, si no se puede obligar a un futuro presidente que no quiere estar obligado, y eso incluye salirse de los tratados, que esto ni siquiera es un tratado, creo que en realidad puede haber un poco de desventaja aquí cuando Trump se entere de esto y concluya que están tratando de encerrarlo, eso solo lo irritará más”.

Tal medida estaría en consonancia con las decisiones de Trump durante su anterior mandato de abandonar los acuerdos de política exterior negociados por su predecesor demócrata, incluido el acuerdo climático de París y el acuerdo nuclear con Irán. Pocos diplomáticos europeos albergan esperanzas de un cambio de táctica en una segunda ocasión.

ANÁLISIS | Biden lidera un nuevo impulso para consolidar el esfuerzo bélico de Occidente en Ucrania contra Putin… y Trump

Los recuerdos de aquellos años aún están frescos para algunos líderes del G7 y han contribuido a impulsar la urgencia de encontrar formas de canalizar el apoyo a Ucrania en la cumbre de este año, antes del posible regreso de Trump.

En la rueda de prensa con Biden, Zelensky dijo que dependía del pueblo estadounidense demostrar a su líder, sea quien sea, que apoyar a Ucrania es una prioridad.

“Me parece que, independientemente de a quién elija la nación, ante todo, me parece que todo depende de la unidad dentro de tal o cual Estado”, dijo Zelensky a través de un traductor. “Y si el pueblo está con nosotros, cualquier líder estará con nosotros en esta lucha por la libertad”.

¿Por qué Rusia advierte con represalias contra los países del G7? 2:26

Las próximas elecciones en Estados Unidos despiertan la urgencia

Las próximas elecciones han contribuido a impulsar la finalización de un plan largamente debatido para conceder a Ucrania un préstamo de US$ 50.000 millones utilizando los intereses devengados por los activos rusos congelados. Los diplomáticos estadounidenses y europeos llevaban meses estudiando los aspectos técnicos de la propuesta.

En un principio, los funcionarios europeos se mostraron reticentes, pues temían tener que pagar si Ucrania no devolvía el préstamo, si las inversiones generaban menos beneficios o si los activos se devolvían a Rusia como parte de un acuerdo de paz.

Sin embargo, con la incertidumbre en torno a cualquier apoyo estadounidense en el futuro, el momento de actuar parecía corto. A muchos de los negociadores no se les pasó por alto el hecho de que las diferencias se resolvieran durante unas acaloradas elecciones en Estados Unidos, en las que uno de los candidatos se opone abiertamente a proporcionar más ayuda a Ucrania.

Rusia advierte sobre medidas de represalia “dolorosas” tras la decisión del G7 de utilizar las ganancias de los activos rusos congelados

“Todos los miembros del G7 reconocieron aquí en Apulia que la situación en el campo de batalla sigue siendo difícil y que, si la guerra continúa, Ucrania seguirá teniendo grandes necesidades financieras el año que viene y en adelante, y que esta cumbre es nuestra mejor oportunidad de actuar colectivamente para cerrar la brecha”, declaró un alto funcionario del Gobierno de Estados Unidos. “Este acuerdo es una señal de las principales democracias del mundo de que no nos vamos a cansar de defender la libertad de Ucrania, y de que Putin no va a durar más que nosotros”.

Los funcionarios dijeron que Ucrania recibiría los primeros pagos del plan en algún momento de este año, pero que necesitaría más tiempo para agotar todo el dinero que se le envía.

“Es un mensaje muy fuerte para asegurarnos de que no somos nosotros los que pagamos por los daños rusos, sino que es Rusia la que tiene que pagar”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El acuerdo de seguridad se enfrenta a un futuro incierto bajo la presidencia de Trump

El acuerdo, al final, era algo más que dinero. En opinión de Biden, era la prueba de que aliados con ideas afines pueden superar diferencias por un bien mayor, en este caso, ayudar a una nación democrática asediada a reconstruir sus infraestructuras tras una invasión rusa.

También su decisión de firmar un acuerdo bilateral de seguridad con Zelensky pretendía demostrar el compromiso estadounidense a largo plazo, aunque el acuerdo no tenga garantías de sobrevivir si gana Trump.

El acuerdo es fruto de meses de negociaciones entre Estados Unidos y Ucrania y compromete a Estados Unidos durante 10 años a seguir entrenando a las fuerzas armadas ucranianas, a aumentar la cooperación en la producción de armas y equipos militares, a seguir prestando asistencia militar y a compartir más información de inteligencia.

El asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, calificó el pacto de “marcador real” del compromiso estadounidense con Ucrania “no sólo para este mes y este año, sino para los muchos años venideros”.

Los líderes del G7 se reúnen en Italia, escapando del peligro político en casa

Y Biden, hablando en Italia, dijo que el pacto estaba diseñado para hacer a Ucrania más autosuficiente y, por extensión, menos dependiente de los cambiantes sentimientos estadounidenses.

“Nuestro objetivo es reforzar las capacidades creíbles de defensa y disuasión de Ucrania a largo plazo”, afirmó. “Una paz duradera para Ucrania debe estar respaldada por la propia capacidad de Ucrania para defenderse ahora y disuadir futuras agresiones en cualquier momento del futuro”.

No obstante, el compromiso es un “acuerdo ejecutivo”, por lo que es menos formal que un tratado y no necesariamente vinculante para futuros presidentes. Además, no contiene nuevos fondos, sino que está “sujeto a la disponibilidad de los fondos asignados”, según su texto.

Tras una prolongada batalla este año con los republicanos del Congreso para aprobar US$ 60.000 millones para Ucrania —que llevó a Biden a disculparse la semana pasada por los retrasos que, según funcionarios estadounidenses, ayudaron a Rusia a recuperar impulso en el campo de batalla—, hay pocas probabilidades de que el presidente vuelva al Congreso este año para obtener fondos adicionales.

Así luce la devastación en el este de Ucrania tras los ataques rusos 5:20

Biden presiona al G7 para que respalde los derechos reproductivos

Incluso en una cuestión no relacionada con Ucrania, Biden trató esta semana de consolidar el apoyo del G7 de una forma que sería improbable si Trump volviera a la cumbre.

Entre bastidores, él y funcionarios estadounidenses presionaron para que se mantuviera el lenguaje sobre derechos reproductivos en una declaración de los líderes del G7 después de que la anfitriona de la cumbre, la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, intentara eliminar parte del lenguaje del documento, según funcionarios estadounidenses.

El tira y afloja ilustró algunas de las tensas dinámicas en juego en la cumbre. Biden se ha esforzado por hacer de la protección del derecho al aborto un elemento central de su candidatura a la reelección, y un punto clave de contraste con Trump.

Por qué el auge de la extrema derecha en las elecciones al Parlamento Europeo podría ser un presagio para Trump

“El presidente estaba convencido de que necesitábamos, como mínimo, un lenguaje que hiciera referencia a lo que hicimos en Hiroshima sobre la salud de las mujeres y los derechos reproductivos”, dijo un alto funcionario de la administración de Estados Unidos, refiriéndose a la cumbre del G7 del año pasado en Japón.

En ese documento, los líderes reiteraron su apoyo al “acceso al aborto seguro y legal y a la atención postaborto”. También expresaron su “gran preocupación por el retroceso de los derechos de las mujeres y las niñas”.

El viaje a la rocosa costa adriática de esta semana será probablemente la última vez que Biden viaje al extranjero antes de las elecciones de noviembre, y un último momento para endurecer alianzas en persona y sellar acuerdos antes del desconocido resultado de la votación.

Los aliados estadounidenses en Europa se preparan colectivamente para una segunda administración Trump con una sensación tanto de inquietud como de agotamiento. Durante las visitas diplomáticas y los silenciosos retiros en cumbres como la del G7, es un tema de conversación constante.

OPINIÓN | El mundo se apresura a cortejar a Trump

Las personalidades francesas invitadas al Elíseo la semana pasada para una cena de Estado en honor de Biden comentaron abiertamente su ansiedad por el posible regreso de Trump a la Casa Blanca, según una persona que asistió.

Los que vivieron la experiencia la primera vez tienen pocas ganas de volver a la animosidad abierta y los rituales de ruptura de normas que acompañaban a Trump donde iba, ya fueran batallas sobre el clima en un acantilado de Sicilia, regateos sobre comercio en los bosques de Quebec o una discusión sobre la readmisión de Rusia en un faro de Biarritz.

Al final de su mandato, Trump empezó a cuestionarse la utilidad de asistir a las reuniones, harto de lo que consideraba una experiencia desagradable y poco acogedora.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Federal News Network Logo
Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up