El 90% de los californianos está bajo alerta de inundaciones, mientras una tormenta amenaza con deslizamientos de tierra y cortes de energía

(CNN) — Gran parte de California no puede absorber ni una gota más de lluvia. Sin embargo, el estado está siendo golpeado de nuevo con lluvias torrenciales y vientos feroces, que están causando cortes de energía y haciendo que las condiciones de viaje sean traicioneras.

Más de 34 millones de personas están bajo alerta de inundaciones en gran parte de California. Eso representa al 90% de la población del estado, aproximadamente, y cerca del 10% de la población de todo el país.

Según el Centro de Predicción Meteorológica, algunas zonas de la costa central de California recibieron entre 2,5 y 3,5 cm de precipitaciones por hora. El rápido diluvio del lunes también dio lugar a informes de deslizamientos de tierra y desprendimientos de rocas en la cordillera del Diablo.

Y ráfagas de viento huracanado de más de 120 km/h azotaron estados del oeste de EEUU. Más de 37 millones de personas están bajo alerta por vientos el lunes en California, Nevada, Oregón, Washington, Utah, Arizona y Wyoming.

“Esperen cortes de energía generalizados, árboles caídos y condiciones de conducción difíciles”, tuiteó el Servicio Meteorológico Nacional en Sacramento. “¡Ahora es el momento de prepararse si aún no lo ha hecho!”.

Según PowerOutage.us, más de 138.000 hogares, empresas y otros clientes no tenían electricidad el lunes.

Y la costa central de California podría estar en riesgo de un tornado, dijo el meteorólogo de CNN Dave Hennen.

Los riesgos del río atmosférico

Un riesgo moderado —nivel 3 de 4— de lluvias excesivas cubre a más de 26 millones de personas en el estado, incluyendo en San Francisco, Sacramento, Los Ángeles y Fresno, donde la lluvia podría caer a 2,5 cm por hora. También hay alertas de viento en vigor para gran parte de la costa de California y en las montañas.

La serie de tormentas recientes inundó un estado que se enfrentaba a una sequía histórica y a feroces incendios forestales que han dejado cicatrices en el paisaje. Gran parte de California no puede absorber más humedad sin la posibilidad de sufrir aún más inundaciones.

En los próximos días se prevén dos importantes episodios de lluvia en la costa oeste, sin que haya mucho tiempo entre ellos para que el agua baje. El sistema forma parte de un río atmosférico, una región larga y estrecha de la atmósfera que puede transportar humedad miles de kilómetros, como una manguera contra incendios en el cielo.

“Si bien algunos de los totales de lluvia previstos son impresionantes por sí solos, es importante señalar que lo que realmente diferencia a este evento son las condiciones previas”, dijo la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en San Francisco. “Múltiples sistemas a lo largo de la semana pasada han saturado el suelo, aumentado el caudal de ríos y arroyos, y realmente han preparado el terreno para que esto se convierta en un fenómeno de gran impacto”.

Órdenes de evacuación por inundaciones inminentes

En el condado de Sacramento, se emitieron órdenes de evacuación para la comunidad de Wilton, a lo largo del río Cosumnes, y las autoridades advirtieron que “la inundación es inminente” y que los residentes deben salir antes de que las carreteras se vuelvan intransitables. Se ordenó la evacuación de la comunidad durante la tormenta de la semana pasada, cuando las rutas de salida se inundaron rápidamente, dijeron las autoridades.

Los condados de El Dorado, Monterey, Santa Cruz y Santa Clara y Alameda emitieron advertencias de evacuación o recomendaciones para algunas áreas debido a posibles inundaciones y otros riesgos de seguridad, a medida que los analistas advertían de la crecida de los ríos.

Un árbol derribado bloquea la calle H el domingo en Sacramento, California. (Crédito: Sara Nevis/AP)

Los residentes de todas las zonas de Montecito, partes de Santa Bárbara y Summerland están recibiendo la orden de evacuar inmediatamente debido a la amenaza de la tormenta en curso, anunció el departamento de bomberos local.

Las autoridades del condado de Santa Bárbara están aconsejando a los residentes que “estén preparados para mantenerse a sí mismos y a sus hogares durante varios días si deciden no evacuar, ya que es posible que no puedan abandonar la zona y que los equipos de respuesta a emergencias no puedan acceder a sus propiedades en caso de daños en la carretera, inundaciones o un flujo de escombros”.

Mientras las tormentas azotan California, Newsom solicitó este domingo a la Casa Blanca una declaración de emergencia para apoyar los esfuerzos de respuesta y recuperación.

“Estamos en medio de un aluvión mortal de tormentas invernales, y California está utilizando todos los recursos a su disposición para proteger vidas y limitar los daños”, dijo Newsom en un comunicado. “Estamos tomando en serio la amenaza de estas tormentas, y queremos asegurarnos de que los californianos se mantengan vigilantes a medida que más tormentas se dirigen hacia nosotros”.

Las inundaciones pueden ser mortíferas, advierten las autoridades

Este sistema de tormentas llega justo después de un potente ciclón que inundó carreteras, derribó árboles y dejó sin electricidad a gran parte de California la semana pasada. Anteriormente, un sistema de tormentas del fin de semana de Año Nuevo produjo inundaciones mortales.

Según la oficina de Newsom, desde finales de diciembre han muerto 12 californianos por “efectos relacionados con las tormentas”, incluidas las inundaciones.

California se prepara para inundaciones y deslizamientos de lodo “brutales”, pero expertos advierten que las lluvias no detendrán la histórica sequía

“Las inundaciones matan a más personas que cualquier otro desastre natural. Ya hemos tenido más muertes en esta tormenta de inundaciones desde el 31 de diciembre que en las dos últimas temporadas de incendios de mayor superficie quemada en California”, dijo la directora de Servicios de Emergencia de California, Nancy Ward, durante una conferencia de prensa el domingo.

“Si no tienes que estar viajando durante el periodo álgido de la tormenta, por favor no lo hagas”, dijo el secretario estatal de Recursos Naturales, Wade Crowfoot. “Prepárate para los cortes de energía y otras interrupciones. Tengan a mano linternas, velas, pilas y teléfonos móviles cargados”.

Según la Patrulla de Carreteras de California, las carreteras inundadas y los árboles y cables eléctricos caídos ya están dificultando los desplazamientos. Alrededor del norte de California, durante el fin de semana, los árboles caídos aplastaron autos y casas, muestran imágenes.

“Solo 30 centímetros de agua y tu auto está flotando. Con 30 centímetros de agua, quedas fuera de juego. Con 30 centímetros de agua, pierdes el control de tu vehículo”, dijo Newsom. “Estamos viendo a la gente ir alrededor de estos desvíos porque no ven ningún obstáculo, piensan que todo está bien, y ponen sus vidas en riesgo o ponen las vidas de los socorristas en riesgo”.

Los equipos, incluidos los de la Guardia Nacional de California, están preparados para actuar rápidamente en caso de deslizamientos de tierra, avalanchas o inundaciones repentinas, dijeron este lunes las autoridades estatales.

California sufre un “latigazo meteorológico”

California está experimentando un “latigazo meteorológico”, pasando de unas condiciones de intensa sequía a tener que lidiar ahora con su quinto río atmosférico, dijo Newsom.

“Hace solo unos meses hablábamos de estos domos de calor y del calor extremo”, dijo Newsom.

Gran parte del estado ya recibió entre 13 y 20 centímetros de lluvia en la última semana. Se esperan entre 5 y 10 centímetros más de lluvia en la costa y los valles, e incluso más en las montañas y estribaciones a lo largo del martes.

Las inundaciones y los deslizamientos de tierra son algunas de las mayores preocupaciones, especialmente en el suelo que ya ha sido saturado por el aluvión de tormentas, así como en las zonas sensibles recientemente quemadas por los incendios forestales.

Una sección de un estacionamiento se encuentra hundida el domingo después de una tormenta en Seacliff State Beach en Aptos, California. (Crédito: Nic Coury/Bloomberg/Getty Images)

El agua de los ríos crecidos podría desbordarse e inundar comunidades.

Las lluvias del fin de semana han vuelto a preocupar por las crecidas de arroyos, riachuelos y ríos. El Colgan Creek, Berryessa Creek, Mark West Creek, Green Valley Creek y el río Cosumnes todos tienen medidores que están por encima del nivel de inundación o se espera que en los próximos días.

“El efecto acumulativo de los sucesivos eventos de fuertes lluvias dará lugar a nuevos casos de inundaciones. Esto incluye rápidas subidas de agua, deslizamientos de tierra y la posibilidad de grandes inundaciones fluviales”, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

Según el Servicio Meteorológico, se espera que la humedad se desplace hacia el sur este lunes por la noche, aumentando la probabilidad de inundaciones en las zonas costeras del sur de California este martes. Y otra ronda de fuertes vientos se espera que acompañe a la tormenta a medida que empuja hacia el interior.

“Las zonas del valle probablemente verán ráfagas de hasta 72-80 km/h, con posibles ráfagas de más de 95 km/h en las zonas propensas al viento”, dijo la oficina del servicio meteorológico en Reno, añadiendo que la Sierra Ridge podría recibir ráfagas máximas de entre 209 y 241 km/h este lunes.

Mientras tanto, se advierte a los residentes de las zonas más elevadas sobre la posibilidad de fuertes nevadas y vientos.

Como la tormenta empuja hacia el interior, más de 1,5 metros de nieve podría caer a lo largo de la Sierra Crest al oeste del lago Tahoe, dijo el servicio meteorológico.

La nieve pesada, junto con fuertes vientos, también dará lugar a condiciones de casi blanqueo en las carreteras.

Robert Shackelford, Allison Chinchar, Haley Brink y Dave Alsup, de CNN, contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up