OPINIÓN | En el 50 aniversario de Roe vs. Wade, no puedo dejar de pensar en cómo el aborto cambió mi vida

Nota del editor: Claudia Dreifus colabora con The New York Times, New York Review of Books y The Nation. También enseña periodismo a estudiantes graduados en ciencias en la Universidad de Columbia. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — Este viernes, miembros del llamado movimiento por el derecho a la vida se reunieron en Washington para conmemorar el 50 aniversario del fallo Roe vs. Wade de la Corte Suprema de 1973. También celebraban la decisión del fallo Dobbs vs. Jackson de junio pasado que lo derogó.

Entre mis amigas, muchas de ellas veteranas de las campañas por los derechos de las mujeres de la década de 1970, no hay celebración.

La decisión Roe vs. Wade de 22 de enero de 1973 legalizó efectivamente el aborto en todo Estados Unidos. A nivel humano, liberó a las mujeres en edad fértil del dolor y el peligro del aborto ilegal.

Fui a la universidad en la era anterior a Roe vs. Wade a principios de la década de 1960. Todavía recuerdo lo que era ser una mujer joven en una época en la que un error en los métodos de control de la natalidad podía destruir tu futuro.

Si eso sucedía, el aborto ilegal, a menudo en el mundo clandestino de la delincuencia y con peligro físico, era, para la mayoría de nosotras, la única opción.

¿Por qué anuló la Corte Suprema el fallo de Roe v Wade que despenalizó el aborto?

La gente joven es sexual; las jóvenes quedan embarazadas. En mi círculo universitario, uno escuchaba constantemente las historias más horribles: operaciones en habitaciones de motel, cirugías sin anestesia, abortistas que habían violado a mujeres que iban en busca de sus servicios. Por extraño que parezca hoy: esto era común. Tenía una amiga que desarrolló una infección pélvica después de un aborto clandestino; quedó infértil.

Quedé embarazada en 1964. Tenía 19 años. Al principio, traté de abortar sola. Fallé. Un amigo de mi madre me puso en contacto con un médico en Pensilvania.

En el camino hacia allí, me sentí aterrorizada. ¿Y si no fuera un médico genuino? ¿Contraería una infección como la de mi amiga? La idea de que podría morir seguía volviendo. Mientras conducía por el sombrío paisaje de enero de la zona rural de Pensilvania, pensé: “Cualesquiera que sean los riesgos, debes hacer esto. No hay marcha atrás”.

Saqué la carta de la suerte. Resultó ser un médico de verdad. Me operaron bajo anestesia y con la medicación adecuada. Él hacía abortos porque creía en ello, nunca cobrando más de US$ 100. Su comunidad lo protegió.

Manifestación en favor del aborto en EE.UU.

Al final de un día muy largo, el médico me entregó un paquete de píldoras anticonceptivas y me dijo: “No quiero volver a verte aquí”.

En ese momento, mi vida comenzó de nuevo. Mi futuro era mío. Hoy soy profesora y escritora. Nada de eso hubiera sido posible si, siendo adolescente, me hubieran obligado a tener un hijo.

He estado reviviendo todo esto desde que se anunció la decisión de Dobbs vs. Jackson. Después de Roe vs. Wade muchos de nosotros creíamos que la era del aborto clandestino se había terminado para siempre. No podíamos imaginar una sociedad en la que los derechos, una vez concedidos, pudieran rescindirse.

Sin embargo, aquí estamos. El Instituto Guttmacher, que recopila datos sobre cuestiones reproductivas, señala que desde que se decidió la derogación de Roe vs. Wade, unos 24 estados “han prohibido el aborto o es probable que lo hagan”.

Hoy, por primera vez en medio siglo, uno escucha historias que se hacen eco de las experiencias de los malos tiempos.

Hay algunas diferencias, por supuesto. Los métodos de control de la natalidad son más abundantes y ampliamente accesibles. Y el aborto no es completamente clandestino: sigue siendo completamente legal en más de la mitad de todos los estados y en el Distrito de Columbia. Pero en aquellos estados con nuevas restricciones, la atención de la salud de las mujeres, ya sea que busquen abortar o no, se ha visto comprometida.

Esta mujer casi pierde la vida por no poder acceder a un aborto en Texas

En varios estados, los médicos francamente están asustados. Las leyes estatales están cambiando. Los abogados y los jueces están tomando decisiones sobre si las mujeres —y en algunos casos las niñas— pueden obtener la atención que sus médicos saben que necesitan. Las mujeres temen ser investigadas si sufren un aborto espontáneo. Los políticos abogan por que el aborto sea declarado homicidio.

Mientras tanto, a las personas que utilizan el medicamento metotrexato para la artritis reumatoide les resulta cada vez más difícil obtenerlo. El medicamento puede inducir un aborto espontáneo. Los farmacéuticos temen que, según las leyes posteriores a Dobbs vs. Jackson, puedan ser procesados por dispensarlo.

El panorama actual es especialmente desalentador para las mujeres de mi generación y aterrador para las mujeres en edad fértil. Pero también es importante recordar que la decisión Roe vs. Wade de 1973 ocurrió en un contexto de una expansión social más amplia de los derechos de las mujeres, y que la lucha no ha terminado.

En la década de 1970, las mujeres exigían la igualdad en el acceso a las profesiones dominadas por hombres, el fin de la discriminación en la educación y, sobre todo, la equidad ante la ley. En esos años, recuerdo sentir que para las mujeres era un capítulo completamente nuevo.

Lo que hizo Roe vs. Wade fue permitir que las mujeres decidieran si tendrían hijos y cuándo los tendrían. Eso hizo posible el progreso en el trabajo, en la educación y en las relaciones personales. No es una coincidencia que investigaciones recientes muestren que las mujeres que viven en estados que prohíben el aborto se enfrentan a una mayor inseguridad económica.

¿Significa Dobbs vs. Jackson que la era de los avances en materia de género ha terminado? No necesariamente. Desde Dobbs, los legisladores estatales, particularmente en los estados republicanos, se han estado peleando entre sí para promulgar nuevas leyes que restringen el acceso al aborto. Pero estos movimientos son impopulares, especialmente entre los millones de estadounidenses que se han beneficiado del aborto legal.

En cinco estados, los votantes han derrotado las iniciativas contra el aborto en la boleta electoral.

En noviembre pasado, el Senado de EE.UU. se mantuvo bajo control demócrata, en parte debido a la ira de los votantes por las restricciones al aborto.

En un nivel menos formal, de la misma forma que ocurría en el pasado, las estadounidenses están encontrando formas creativas de eludir las nuevas limitaciones. En Texas, donde se han promulgado una plétora de leyes draconianas, muchas mujeres ahora van a México para recibir atención ginecológica. En los estados azules, las clínicas se han ampliado para acomodar a mujeres de jurisdicciones vecinas que buscan abortos.

Por supuesto, viajar requiere dinero. Muchos de los estados más restrictivos se encuentran entre los más pobres: Mississippi, Alabama, Oklahoma. ONGs como The Brigid Alliance y fondos locales a favor del aborto ayudan con los gastos de viaje para las mujeres necesitadas, pero es imposible que puedan satisfacer la demanda que existe. Sin embargo, son un salvavidas indispensable para todos los que pueden ayudar, al igual que el apoyo corporativo disponible para que algunos trabajadores viajen fuera del estado para abortar.

A medida que continúa la lucha, los defensores de los derechos reproductivos no deben subestimar la determinación de la comunidad antiaborto. Hace cincuenta años, prometieron deshacer Roe vs. Wade. Durante medio siglo, marcharon y presionaron y se aseguraron de que sus conservadores fueran nombrados en la Corte Suprema.

Y así, después de décadas de trabajo persistente, sus esfuerzos dieron sus frutos el 24 de junio de 2022, cuando el juez Samuel Alito, en nombre de los seis conservadores en el tribunal superior, opinó: “Sostenemos que Roe y Casey deben ser anulados. La Constitución no hace ninguna referencia al aborto, y ningún derecho de este tipo está protegido implícitamente por ninguna disposición constitucional”. Escribiendo en nombre de la mayoría de siete jueces hace 50 años en Roe vs. Wade, el juez Harry Blackmun encontró que la Cláusula del Debido Proceso de la Enmienda 14 proporciona un “derecho a la privacidad” fundamental que protege la libertad de las personas embarazadas a abortar.

En el momento proabortista en el que surgió Roe, pocos pensaron que lo que sucedió en Dobbs podría ocurrir alguna vez.

Como periodista, trato de evitar tomar posiciones partidistas. Sin embargo, este tema es personal. Todavía estoy atormentada por ese viaje a Pensilvania y por lo asustada que estaba. Hoy tengo estudiantes y amigos que apenas comienzan a avanzar hacia su futuro prometedor. Duele pensar que puedan experimentar el mismo sufrimiento que era tan habitual entre mi cohorte.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up