EXCLUSIVO CNN: El jefe de policía de la escuela de Uvalde dijo a los investigadores por qué no trató de detener al atacante: “Probablemente habrá algún muerto allí, pero no necesitamos más de aquí fuera”

Uvalde, Texas (CNN) — El jefe de policía de la escuela de Uvalde, Pedro “Pete” Arredondo, dijo a los investigadores que estaba más preocupado por salvar a los estudiantes en otras aulas que por tratar de detener a un hombre armado que ya había disparado contra niños y dos maestras.

Una entrevista con los investigadores el día después de la masacre de mayo de 2022 en la escuela primaria Robb muestra a Arredondo hablando sin rodeos sobre su recuerdo de los hechos. CNN obtuvo una grabación de video de la entrevista sobre la que no se informó anteriormente, donde algunas de las respuestas de Arredondo entran en conflicto con sus declaraciones públicas.

Esa fue la única reunión sobre su función que tuvo con el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS). Arredondo dejó de cooperar con la investigación del DPS después de que su director lo culpó por decisiones que dejaron a decenas de niños muertos, moribundos y traumatizados con un atacante durante más de una hora mientras los agentes esperaban en el pasillo afuera de las aulas.

El momento crítico en su toma de decisiones, dijo Arredondo, fue cuando vio niños en otras aulas.

Exclusiva: el sheriff de Uvalde tenía información vital sobre el atacante que no fue compartida

Arredondo, en el extremo izquierdo, dejó caer sus radios afuera de la escuela y confió en su teléfono para comunicarse durante la masacre. (Crédito: Departamento de Policía de la Ciudad de Uvalde/Reuters)

“Una vez que me di cuenta de lo que estaba pasando, mi primer pensamiento es que teníamos que desalojar. Lo tenemos contenido, y sé que esto es horrible y sé que es [lo que] nuestro entrenamiento nos dice que hagamos, pero lo tenemos contenido, probablemente habrá algún muerto allí, pero no necesitamos más muertos aquí”, dijo Arredondo.

Su decisión de tratar al atacante como un sujeto atrincherado y no confrontarlo efectivamente dejó a todos los estudiantes y maestros de las aulas 111 y 112 muertos. Fue una de las muchas veces que no siguió el entrenamiento y el protocolo para el caso de un atacante activo.

Arredondo hizo esa elección durante más de una hora, incluso cuando pensó que escuchó al atacante recargar su arma y después de que se confirmó que había niños que estaban atrapados, heridos y vivos además de los que ya estaban muertos.

CNN trató de comunicarse con Arredondo para esta historia. Su abogado, George Hyde, dijo que no estaba autorizado para responder a las solicitudes de los medios. “Le he informado de su solicitud y dependerá de él a partir de ahí”, escribió Hyde en un correo electrónico.

Arredondo no se ha comunicado con CNN. Un número de teléfono anterior que se tenía de él ha sido desconectado.

CNN también ha informado a las familias de las víctimas sobre este reportaje de la entrevista de Arredondo. Los familiares se han quejado repetidamente de que la única forma en que han obtenido información es a través del trabajo de CNN.

Un diario de Austin, Texas, difundió un fragmento de video del pasillo de la escuela del tiroteo de Uvalde, previo a su publicación oficial

CNN confronta al jefe de la policía escolar de Uvalde 0:41

“Necesito mucha potencia de fuego”, dijo Arredondo como primera reacción a la masacre

Arredondo, el jefe de la pequeña fuerza policial del Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde, fue uno de los primeros agentes en llegar a la Escuela Primaria Robb, minutos después de que un hombre armado entrara al edificio por una puerta abierta el 24 de mayo de 2022.

Arredondo le dijo a los investigadores que escuchó disparos mientras corría hacia la escuela y vio casquillos de bala que aún rodaban por el piso cuando entró. Describió un pasillo lleno de humo de los disparos y vio al teniente Javier Martínez del Departamento de Policía de Uvalde retirarse después de que le dispararan a través de la puerta de un salón de clases.

Arredondo, a quien se le habían caído las radios de la escuela y de la policía cuando salió de su auto, llamó al 911 para darles una actualización. La llamada se registró a las 11:40 a.m., siete minutos después de que el atacante entrara a la escuela. CNN obtuvo el audio completo de la llamada, que fue leído previamente por el director del DPS, el coronel Steven McCraw.

“Es una emergencia en este momento”, le dijo Arredondo al despachador. Estoy dentro del edificio con este hombre. Tiene una AR-15. Disparó un montón de veces… Está en un salón. Necesito mucha potencia de fuego, necesito este edificio rodeado, rodeado con tantos AR-15 como sea posible”.

Arredondo confirmó a los investigadores que solo tenía su pistola y quería rifles. Esa es una de las muchas veces que las decisiones de Arredondo van en contra del entrenamiento y los protocolos de los atacantees activos.

Los registros proporcionados a CNN por el DPS muestran que Arredondo tomó el entrenamiento requerido para atacantes activos al menos tres veces, incluso el diciembre antes de la masacre. El curso específico que tomó instruye a los agentes a “aislar, distraer y neutralizar” al atacante. Les recuerda a los agentes que “por lo general, se requerirá que los primeros en responder a la escena del atacante activo se pongan en peligro y muestren actos de valentía poco comunes para salvar a los inocentes”.

Incluso cuando Arredondo estaba pidiendo rifles de asalto, ahora se sabe que había agentes con armas largas en la escuela primaria Robb a las 11:40 a.m., en el otro extremo del pasillo. Sin radio, el contacto de Arredondo con el otro grupo de agentes fue por teléfono, llamando a un colega de otra fuerza que conocía bien, dijo.

Arredondo también dijo que ignoró su teléfono una vez que “todo el mundo” comenzó a llamar. Le dio instrucciones específicas al operador del 911, según la grabación. “Llámame cuando el SWAT esté configurado. Sin embargo, voy a tenerte en vibración, así que llámame dos veces si es necesario”, dijo.

Una niña de 10 años atrapada con el atacante de Uvalde llamó repetidamente al 911 para pedir ayuda. Las autoridades tardaron 40 minutos en actuar

“El tiempo está de nuestro lado en este momento”

Arredondo, quien fue despedido como jefe de policía escolar en agosto, ha dicho que nunca se consideró a sí mismo como el comandante del incidente. Se negó a hablar con CNN varias veces en los días posteriores a la masacre, incluso fuera de su oficina el 1 de junio, después de haber sido culpado como el oficial a cargo cuyas evaluaciones catastróficamente erróneas causaron la respuesta fallida a la masacre.

En sus únicos comentarios públicos extensos desde entonces, le dijo a The Texas Tribune: “No di ninguna orden… Llamé para pedir ayuda y pedí una herramienta de extracción para abrir la puerta”.

La entrevista de Arredondo con los investigadores menos de 24 horas después de la tragedia y las imágenes de las cámaras de vigilancia y corporales muestran que dio mucha orientación.

Arredondo, filmado en la cámara corporal de un colega, estuvo en el pasillo, a metros del pistolero, durante más de una hora. Oficina del Alguacil del Condado de Uvalde

Describió que los agentes se colocaron en una formación de “pirámide”, todos del mismo lado del pasillo, para evitar el fuego cruzado si el atacante salía por la puerta.

Y cuando probó la manija de la puerta de otro salón de clases y la encontró abierta con estudiantes y un maestro adentro, tomó la decisión crítica de salvar a otros primero.

“Vamos a despejar este edificio antes de que abrir una brecha”, dijo Arredondo a los agentes en el pasillo alrededor de las 12:08 p.m., según se escuchó en las imágenes de la cámara corporal. “Tan pronto como despejen esta habitación, voy a verificar que esté desocupada, muchachos, antes de que hagamos cualquier tipo de entrada”.

Luego continuó: “El tiempo está de nuestro lado en este momento. Sé que probablemente tengamos niños allí, pero tenemos que salvar las vidas de los demás”.

Una vez más, el entrenamiento para enfrentar atacantes activos para las fuerzas del orden establece lo contrario. Desde el tiroteo en la escuela de Columbine en 1999, cuando la policía local esperaba afuera a los equipos SWAT, el énfasis ha estado en la velocidad, para que cualquier agente vaya inmediatamente hacia donde suenan los disparos y detenga al atacante.

Diecinueve niños y dos maestras fueron asesinados en la masacre de Uvalde, y hubo decenas más de heridos. Al menos tres de los muertos, dos niños y una maestra, seguían con vida durante los 77 minutos del asedio. Otros estudiantes y el profesor Arnulfo Reyes resultaron heridos y esperaban ayuda. Una de ellas, Mayah Zamora, estudiante de cuarto grado, necesitó más de 20 cirugías y pasó dos meses en el hospital después de ser rescatada.

“Lo escuché recargar” las armas, dijo Arredondo

En el pasillo, las imágenes de una cámara corporal muestran que Arredondo pidió las llaves maestras, pero al menos inicialmente la intención era abrir las aulas cercanas y poner a salvo a quienes estaban más seguros, no ir a donde estaba el atacante.

“¿Nos van a dar la llave maestra?”, preguntó en una llamada telefónica. “Necesito verificar que este ala oeste esté completamente vacía”.

Arredondo continuó con ese plan incluso cuando las radios de la policía sonaron alrededor de las 12:12 p.m. con la noticia de que una niña estaba llamando desde una “sala llena de víctimas”. No cambió después de una ráfaga de disparos desde el salón de clases a las 12:21 p.m. Luego trató de hablar con el atacante, en otra contravención de la política para manejar un atacante activo. El atacante nunca respondió. En cambio, Arredondo les dijo a los investigadores: “Estoy seguro de que lo escuché recargar” las armas.

Exclusivo CNN: funcionario investigado por la respuesta de Uvalde dio la orden de retrasar la entrada en las aulas

Video: agente de Texas llegó a la escuela de Uvalde antes de lo establecido 2:30

A lo largo de la respuesta, Arredondo dijo que no sabía que las aulas 111 y 112 tenían una puerta de conexión interior. Les dijo a los investigadores que creía que la puerta del pasillo estaba cerrada con llave, pero nunca trató de abrirla.

Las puertas y las cerraduras fueron el foco de su entrevista con agentes del DPS y el FBI. Les dijo que regularmente encontraba las puertas de las aulas abiertas cuando hacía sus rondas y, de hecho, abrió al menos otra puerta para ayudar a evacuar a los estudiantes ese día. Pero aun así, pensó que no podría entrar a las aulas donde estaba el atacante.

“Sé que no iba a poder agarrar esa puerta. Ese es mi pensamiento”, dijo. Sin embargo, en junio, le dijo a The Texas Tribune que él y un agente de policía probaron las puertas de los salones 111 y el 112 y se descubrió que ambas estaban cerradas. No hay evidencia de que eso sucediera. McCraw testificó en una audiencia del Senado de Texas en junio que nadie tocó las puertas antes de que asaltaran las aulas y que no creía que alguna vez estuvieran cerradas.

“No estaba al tanto de lo que estaba pasando afuera”

Cuando Arredondo vio a hombres que asumió que eran agentes de la Patrulla Fronteriza llegar al otro extremo del pasillo, dijo que creía que estaban allí para forzar la entrada a donde estaba el atacante atrincherado.

“Les hice saber que sacaremos a estos niños primero. Primero debemos preservar la vida de todos los que lo rodean”, dijo a los investigadores.

El jefe de Policía dijo que solicitó un francotirador y les dijo a los agentes afuera que se aseguraran de que el atacante no escapara por el techo. Pero no sabía lo que estaba pasando lejos de donde estaba.

“Estamos justo ahí adentro, no estaba al tanto de lo que estaba pasando afuera”, dijo.

Afuera había un caos sin líder.

Un informe exclusivo de CNN ha demostrado que:

El jefe interino de la policía de la ciudad sabía que había niños atrapados con el atacante pero no organizó un rescate.
El sheriff de Uvalde tenía información vital sobre el atacante que no fue compartida
Un Ranger de Texas dijo a los investigadores que sus acciones en la escena fueron “mínimas” a pesar de ser parte de la fuerza de élite que se requiere para ayudar a las agencias locales a detener el crimen y la violencia
Un capitán del Departamento de Seguridad Pública del estado emitió una orden para detener la entrada al salón de clases que, sin que él lo supiera, ya estaba ocurriendo, porque pensó que un equipo más capacitado estaba en camino.

A Arredondo nunca se le preguntó quién estaba al mando de la respuesta durante su entrevista de casi una hora con los investigadores. Eso se convirtió en un tema clave en la narrativa cambiante de los funcionarios estatales a medida que la historia se transformó de una respuesta heroica de las fuerzas del orden elogiada por el gobernador Greg Abbott al día siguiente, a un “fracaso abyecto”, como lo calificó el director del DPS McCraw en junio.

“Lo único que impidió que un pasillo de agentes dedicados ingresara a los salones 111 y 112 fue el comandante en la escena que decidió anteponer la vida de los agentes a la vida de los niños”, testificó McCraw ante una comisión especial del Senado de Texas.

En la entrevista, los investigadores se mostraron respetuosos y comprensivos con Arredondo, quien se mostró locuaz y a veces jovial a cambio, diciendo que pensaba burlarse de un colega que no había logrado adelantarlo en el acercamiento inicial a las aulas.

“Vamos a ser investigados, estoy esperando eso. Estamos siendo investigados (para saber) por qué no entramos allí”, dijo Arredondo, antes de dar su razonamiento nuevamente.

“Sé cuál era la potencia de fuego que tenía [el atacante], según los proyectiles que vi, los agujeros en la pared de la habitación contigua a la suya. También sé que tenía estudiantes que estaban por ahí que no estaban en la amenaza inmediata, además de los que sé que estaban en la amenaza inmediata y la preservación de las vidas a su alrededor, todo lo que lo rodeaba, sentí que era una prioridad”, explicó. “Porque sé que probablemente haya víctimas allí y con los disparos que escuché, sé que probablemente hubiera alguien que iba a morir. Sé que no lo eran”, dijo sobre las personas en las aulas sin el atacante.

Cuando se le preguntó qué consejo le daría al próximo departamento que tuviera que lidiar con un atacante en la escuela, identificó tres áreas críticas, todas las cuales ahora se sabe que tuvieron fallas en Uvalde.

“Nunca minimicen su capacitación, nunca minimicen su equipo y nunca minimicen su comunicación”.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up