Cómo hizo McCarthy para sobrevivir al caos de la Cámara y ganar el mazo del presidente

(CNN) — El representante de Florida, Matt Gaetz, entró a la oficina del líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy, este lunes por la noche con una lista de demandas. Entre ellas: la presidencia de una subcomisión clave de Servicios Armados de la Cámara.

McCarthy rechazó la oferta. Esa decisión puso en marcha una cadena de eventos que dejó a Gaetz y a McCarthy enzarzados en una confrontación abierta en el piso de la Cámara este viernes por la noche. Gaetz, el oponente más acérrimo de McCarthy, le negó a McCarthy el voto final que necesitaba para convertirse en presidente. Pero después, finalmente, Gaetz y los últimos reticentes cambiaron abruptamente de rumbo, lo que permitió a McCarthy ganar el mazo del presidente en su intento número 15.

Antes de la ronda final, estalló el pandemónium en el piso de la Cámara debido a que Gaetz esperó hasta el final de la votación número 14 para dar el “presente”, cuando McCarthy necesitaba un voto afirmativo más. Atónito después de creer que tenía los votos necesarios, McCarthy decidió aplazar la sesión hasta el próximo lunes en una vergonzosa derrota. Los aliados de McCarthy rodearon a Gaetz para tratar de encontrar un camino a seguir. McCarthy se unió a la discusión y comenzó a interactuar con Gaetz.

Un trabajador coloca el cartel que indica que el republicano Kevin McCarthy es el nuevo presidente de la Cámara de Representantes. (Crédito: Tasos Katopodis/Getty Images)

Después de que McCarthy se alejara de Gaetz, con aspecto abatido, el presidente de las Fuerzas Armadas, Mike Rogers, se acercó a la conversación y se abalanzó sobre Gaetz. Tanto que el representante republicano Richard Hudson de Carolina del Norte tuvo que sujetarlo. Rogers, un republicano de Alabama que a principios de esta semana advirtió a los disidentes republicanos que perderían sus asignaciones en la comisión, le dijo a Gaetz que si seguía arruinando la votación para presidente estaría “arruinado”.

Cerca, la representante Marjorie Taylor Greene, de Georgia, estaba tratando de convencer al representante Matt Rosendale de Montana, otro reticente a McCarthy, para que tomara su teléfono celular y hablara con el expresidente Donald Trump, quien estaba en línea.

La moción de aplazamiento alcanzó la marca de 218 votos republicanos, una mayoría que habría enviado a McCarthy a casa durante el fin de semana y dejado a la Cámara paralizada a manos de Gaetz y sus aliados.

Pero cuando quedaba menos de un minuto para la votación, Gaetz dio un paso hacia el frente de la cámara, agarrando una tarjeta roja para cambiar su voto por el aplazamiento. Gaetz caminó hacia McCarthy y los dos intercambiaron unas breves palabras. McCarthy luego levantó la mano y gritó: “¡Una más!”, mientras caminaba triunfal hacia adelante para cambiar su voto también. Fue la negociación final del líder del Partido Republicano que terminó con una montaña rusa emocional en el transcurso de cuatro días, durante los cuales una pequeña facción de su conferencia lo mantuvo como rehén. Docenas de republicanos siguieron a McCarthy y Gaetz para derrotar la medida de aplazamiento, y la victoria de McCarthy, por fin, estaba cerca.

Kevin McCarthy logra, por fin, los votos para ser presidente de la Cámara de Representantes tras un largo camino de derrotas

Los seis republicanos que se resistieron accedieron a votar “presente” en la ronda de votación número 15, lo que le dio a McCarthy una victoria de 216 a 212 que puso fin a la carrera por la presidencia más larga desde 1859. El representante Tom Emmer, uno de los diputados principales de McCarthy, recorrió los pasillos diciéndoles a los republicanos en el piso que no aplaudan a Gaetz o a la representante Lauren Boebert cuando anunciaran sus votos, como lo habían hecho con otros que se habían resistido a McCarthy ese mismo día.

Cuando se le preguntó por qué cambió de opinión con McCarthy, Gaetz dijo: “Me quedé sin cosas para pedir”.

McCarthy expresó alivio al dejar el piso: “Me alegro de que haya terminado”.

Después, el ahora presidente de la Cámara negó haberle ofrecido a Gaetz el mazo de la subcomisión que había pedido a principios de semana a cambio de su voto. “A nadie se le promete nada”, dijo McCarthy.

Dividiendo el movimiento ‘Nunca Kevin’

La caótica lucha por la presidencia se produjo después de días de negociaciones maratónicas que expusieron profundas divisiones dentro del Partido Republicano y que pusieron en duda su capacidad para gobernar con eficacia el Congreso númeero 118. Pero la victoria de McCarthy, después de enfrentarse a 20 desertores, también destacó la exitosa estrategia inventada por él y sus principales lugartenientes para derrotar al autoproclamado movimiento “Nunca Kevin” liderado por Gaetz.

La estrategia de McCarthy condujo a un gran avance con dos votaciones este viernes por la tarde, cuando logró dar vuelta a 14 republicanos que habían votado en su contra en conversaciones maratónicas sobre las reglas de la Cámara, preparando el escenario para el caos de la hora 11 con los últimos seis reticencias.

Kevin McCarthy con el mazo de presidente de la Cámara (Crédito: Win McNamee/Getty Images)

Es demasiado pronto para decir si la crisis de cuatro días para elegir al presidente se convertirá en poco más que una nota al pie histórica del 118º Congreso, o si se trata de un indicador temprano de peleas aún más dolorosas que están por venir. Pero la pelea por el mazo del presidente expuso las amargas fisuras que están surgiendo en el Partido Republicano que se cernirán sobre la Cámara durante los próximos dos años.

Las concesiones de McCarthy a los disidentes republicanos son significativas y, en última instancia, podrían acortar su mandato como presidente. Entre los cambios de reglas, McCarthy acordó restaurar una regla que permite que un solo miembro republicano convoque a una votación para destituirlo como presidente, la misma regla que llevó a John Boehner a renunciar siendo presidente en 2015.

Aún así, la victoria de McCarthy este viernes le otorga ahora el ansiado mazo del presidente y la oportunidad de liderar una Cámara que rápidamente se enfocará en investigar al presidente Joe Biden, a su Gobierno y a su familia. Más desafiantes para McCarthy y su conferencia son las peleas que se avecinan a finales de este año sobre el gasto público y el techo de la deuda, donde el republicano llegó a acuerdos sobre el gasto en las negociaciones de esta semana que probablemente sean inaceptables tanto para los demócratas y la Casa Blanca como para los republicanos del Senado.

Este relato de cómo McCarthy finalmente ganó la quinta pelea de presidente más larga en la historia se basa en docenas de entrevistas a lo largo de la semana mientras el drama se desarrollaba dentro y fuera del piso de la Cámara.

‘Estamos yendo a la guerra’

La mañana siguiente a la reunión de este lunes entre McCarthy con Gaetz, las cosas empeoraron aún más para el líder republicano.

En una tensa reunión en el sótano del Capitolio con toda la Conferencia Republicana de la Cámara, McCarthy y Gaetz se pelearon a gritos. McCarthy le gritó a sus detractores por pedir favores personales, incluido a Gaetz, de quien dijo que le informó que no le importaba si el demócrata Hakeem Jeffries era elegido presidente mientras él no obtuviera el puesto.

ANÁLISIS | McCarthy está siendo consumido por la política pro Trump que él mismo ayudó a impulsar

Posteriormente, el republicano de Florida acusó a McCarthy de actuar de mala fe al pedirle una lista de demandas y luego reprenderlo por ello. “Fue muy indecoroso”, dijo el representante Dan Bishop de Carolina del Norte, uno de los 20 que inicialmente se opusieron a McCarthy.

Esa reunión —en donde la representante Lauren Boebert de Colorado gritó “tonterías” sobre McCarthy y en la que el líder republicano participó en intercambios acalorados con los representantes Chip Roy de Texas y Scott Perry de Pensilvania— preparó el escenario para los cuatro días furiosos de la batalla que vendrían.

Posteriormente, McCarthy y sus aliados supieron que tenían un problema. Vieron crecer su oposición en medio de la ira por las amenazas y las duras palabras que el líder había pronunciado. Entonces comenzaron a trabajar en una estrategia: bajar la temperatura y separar a Gaetz del resto de los detractores y hacer concesiones a los miembros de extrema derecha de la conferencia que buscan tener más voz en el proceso legislativo.

Al mediodía, los legisladores llenaron el piso de la Cámara, con niños a cuestas, para lo que se suponía que sería un día de pompa. En una señal de las nuevas reglas republicanas, los magnetómetros instalados por la presidenta saliente Nancy Pelosi a raíz del ataque del 6 de enero de 2021 contra el Capitolio fueron retirados de las puertas del piso de la Cámara.

La primera orden del día reveló rápidamente la profundidad de la oposición republicana a la candidatura a la presidencia de McCarthy.

McCarthy necesitaba 218 votos, la mayoría de la Cámara, lo que significa que solo podía perder cuatro de los 222 republicanos que conformaban la mayoría, siempre que todos los demócratas votaran por Jeffries. El secretario gritó los nombres de los 434 miembros para votar en orden alfabético. A McCarthy se le negó la mayoría antes de que el secretario de la Cámara pasara las “C”, y 19 republicanos ya hubieran votado por alguien que no era McCarthy, dejándolo con 15 votos por debajo de los necesarios.

Jeffries, el nuevo líder demócrata, obtuvo la mayor cantidad de votos, con 212.

El campo de McCarthy se agazapó, preparándose para pasar por múltiples votaciones para presidente de la Cámara por primera vez en un siglo. “Vamos a la guerra”, dijo a CNN una fuente republicana de alto nivel.

Los oponentes a McCarthy estaban igualmente atrincherados. “Nunca cederemos”, dijo el representante Bob Good de Virginia.

En la segunda votación, el representante Jim Jordan de Ohio, agitador republicano convertido en aliado de McCarthy, se levantó para nominar a McCarthy, después de haber recibido seis votos de los que se le resistían. Gaetz siguió a Jordan al nominar al propio republicano de Ohio como candidato. Los 19 republicanos se consolidaron alrededor de Jordan y el conteo terminó en el mismo lugar que en la primera ronda.

McCarthy celebra tras la elección. (Crédito: Win McNamee/Getty Images)

Antes de la tercera votación, el representante Byron Donalds de Florida, que había votado por McCarthy en las dos primeras votaciones, le dijo a CNN que McCarthy no logró “cerrar el trato”. Cuando su nombre fue pronunciado minutos después, Donalds anunció que votaría por Jordan, en la primera deserción de McCarthy.

La lista de oponentes de McCarthy aumentó a 20 cuando se anunció la tercera votación y la Cámara levantó la sesión por el día.

“Esta es nuestra lucha. No es la de Trump”

Después de las tres votaciones fallidas del martes, McCarthy había debatido tener otra reunión conjunta de la conferencia republicana. Pero se le aconsejó que no lo hiciera, porque podía que no fuera productivo y condujera a otra acalorada sesión de desahogo que se filtrara a la prensa en tiempo real.

En cambio, el quipo de McCarthy finalmente decidió que las reuniones pequeñas serían más fructíferas después de que las dos facciones se retiraran a sus rincones. McCarthy hizo su propia ronda de llamadas el martes por la noche, incluso al expresidente Donald Trump. Antes de abandonar el Capitolio, McCarthy afirmó a los periodistas que creía que “no estaba tan lejos” de obtener los votos que necesitaba.

McCarthy dijo que el expresidente le “reiteró su apoyo” a su candidatura como presidente.

El día antes de la votación, el expresidente se había negado a emitir una declaración reiterando su respaldo a McCarthy, a pesar de un esfuerzo tras bambalinas de varios de sus aliados para que lo hiciera.

Finalmente, el miércoles por la mañana, Trump emitió un comunicado en su sitio de redes sociales instando al Partido Republicano de la Cámara a “VOTAR POR KEVIN”.

Pero el mensaje del expresidente tuvo poco efecto.

ANÁLISIS | Los republicanos traen el caos de vuelta a Washington: McCarthy tendría su parte de culpa

“No estoy de acuerdo con Trump. Esta es nuestra lucha. Esto no es de Trump”, dijo el representante republicano de Carolina del Sur, Ralph Norman, uno de los disidentes de McCarthy.

Trump mantuvo el drama de la Cámara a raya hasta este viernes, cuando llamó a Gaetz y al representante Andy Biggs de Arizona mientras estaban en la Cámara. Después de que McCarthy ganara la presidencia, Trump lo felicitó en su sitio de redes sociales.

“Es vergonzoso para el país”

Cuando la Cámara volvió a la sesión este miércoles, McCarthy carecía de los votos para levantarla, como querían hacer algunos de sus aliados para seguir negociando. Entonces, McCarthy tuvo que avanzar hacia una cuarta votación.

Jordan instó a los oponentes de McCarthy a no volver a nominarlo. En cambio, el representante Chip Roy de Texas se presentó para nominar a Donalds, el mismo republicano que había desertado el día anterior.

Si bien los reticentes no aumentaron sus filas, lo que dio un suspiro de alivio para McCarthy, el republicano de California perdió un voto: la representante Victoria Spartz, republicana de Indiana, votó presente. Spartz dijo a los periodistas que su voto tenía la intención de alentar a las dos partes a volver a la mesa de negociaciones.

Hubo otras señales de que algunos de los patrocinadores de McCarthy no estaban dispuestos a quedarse con él para siempre. El representante Ken Buck, republicano de Colorado y miembro del House Freedom Caucus, le dijo a CNN que “en algún momento” McCarthy necesitaba hacerse a un lado y dejar que el ahora líder de la mayoría, Steve Scalise, se presentara. “Lo que le pedí es que si Kevin no puede llegar allí, se haga a un lado y le dé a Steve la oportunidad de hacerlo”, dijo Buck.

El presidente Joe Biden.

La atmósfera en el piso de la Cámara este miércoles estaba animada por la segunda votación. Si bien la sesión del martes fue relativamente tranquila, las facciones opuestas se reunieron en el piso para mantener conversaciones en tiempo real entre las votaciones.

Al mismo tiempo que la Cámara votaba, Biden estaba en un evento en Kentucky junto al líder republicano del Senado, Mitch McConnell, promoviendo el proyecto de ley de infraestructura de 2021 que McConnell ayudó a aprobar. El discurso de Biden le dio a la Casa Blanca y a los republicanos del Senado, una pantalla dividida que puso al descubierto el gran contraste con las luchas internas de los republicanos en la Cámara.

“Es vergonzoso para el país”, dijo Biden sobre el caos de la Cámara.

‘Quemamos los barcos’

Después de que la sexta votación terminara con un resultado idéntico al de la quinta, la sesión se levantó durante varias horas. La ruptura les dio a las dos partes más tiempo para negociar, y algunos de los intransigentes dijeron que vieron algún progreso.

Un grupo de republicanos se dirigió a la oficina del representante de Minnesota, Tom Emmer, el nuevo jefe de disciplina de la mayoría en la Cámara de Representantes. Bishop dijo que las cosas habían cambiado en las últimas horas y que las conversaciones lo “animaban”.

OPINIÓN | Republicanos rebeldes a McCarthy quieren controlar comisiones en la Cámara de Representantes, dice Jorge Dávila Miguel

Pero no estaba claro que la reunión fuera a conducir a un gran avance. Gaetz prometió que los disidentes de McCarthy cuantinuarán votando “hasta que las flores de cerezo caigan de los árboles”. Boebert dijo que “quemamos los barcos” en relación a futuras negociaciones con McCarthy.

Cuando la Cámara volvió a la sesión, los republicanos se movieron para levantarla por la noche en lugar de avanzar en otra votación fallida para presidente. Los líderes republicanos tenían la esperanza de que las conversaciones en curso convencerían a los opositores de McCarthy de votar por el aplazamiento, pero con solo cuatro votos de margen, la votación nominal fue reñida.

Todos los demócratas y cuatro opositores a McCarthy votaron en contra de aplazar la sesión y la moción estaba en peligro de fracasar, lo que habría obligado a la Cámara a seguir votando por presidente. Pero dos demócratas no asistieron, y el secretario de la Cámara dio por terminada la votación, 216 a 214.

McCarthy tenía al menos un día más para intentar que sus detractores dieran el sí.

‘Estamos haciendo algunos progresos’

El miércoles por la noche, McCarthy acordó varias concesiones clave para tratar de cambiar la opinión de al menos algunos de sus oponentes.

McCarthy había estado en conversaciones con Roy, quien les dijo a los líderes republicanos que pensaba que podría conseguir que 10 reticentes lo acompañaran. McCarthy también se reunió por separado el miércoles por la noche con miembros novatos que habían votado en su contra.

Tal vez en la que fue la mayor concesión, McCarthy acordó permitir que solo un miembro pudiera llamar a votación para destituir al presidente en funciones. McCarthy había propuesto inicialmente un umbral de cinco miembros, por debajo de las reglas actuales de la conferencia que requieren que la mitad del Partido Republicano solicite tal votación.

McCarthy también se comprometió a permitir que más miembros del Freedom Caucus participen en la Comisión de Reglas y realicen votaciones de proyectos de ley que eran prioridades para los reticentes, incluído el de seguridad fronteriza y límites de mandato.

El líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, en el Capitolio el 4 de enero de 2023. (Crédito: Anna Moneymaker/Getty Images)

En otra señal de un gran avance, una súper Comisión de Acción Política (PAC) alineada con McCarthy, el Fondo de Liderazgo del Congreso, acordó no participar en las primarias republicanas para los escaños seguros para los republicanos, una de las demandas que habían pedido los conservadores pero a la que McCarthy se había resistido.

“Creo que estamos progresando”, dijo McCarthy este jueves por la mañana cuando llegó al Capitolio para el tercer día de votaciones.

Los disidentes republicanos también dieron una nota positiva. “Estamos progresando un poco”, dijo Bishop a CNN mientras entraba a una reunión el jueves por la mañana con otros republicanos de línea dura.

“Si toma un poco más de tiempo, está bien”

A pesar de la charla optimista del jueves por la mañana, la Cámara entró en sesión al mediodía sin un acuerdo. Y aunque los aliados de McCarthy habían considerado tratar de posponer las votaciones adicionales para lograr un acuerdo, McCarthy carecía de los votos para levantar la sesión.

En cambio, los legisladores siguieron dos caminos durante la noche: votar en el piso de la Cámara para presidente, mientras las negociaciones continuaban a puertas cerradas.

El resultado no cambió durante las votaciones en el pleno. Si bien los reticentes del Partido Republicano cambiaron a quién recibía sus votos contra McCarthy (Boebert nominó al representante Kevin Hern de Oklahoma en la votación número 9 y Gaetz nominó a Trump en la votación número 11), ninguno se pasó al bando de McCarthy.

Veintiún republicanos no apoyaron a McCarthy en la votación número siete. Lo mismo en la ronda ocho, nueve, diez y 11.

Detrás de escena, sin embargo, los reticentes que no estaban en el campo de “Nunca Kevin” continuaron hablando con McCarthy y sus aliados, acercándose poco a poco a un acuerdo.

El jueves por la noche, había una oferta escrita “en papel”. Tres de los negociadores clave, Emmer, Roy y Donalds, se reunieron con McCarthy en su oficina ceremonial, luego de una sesión en la oficina de Emmer para que un grupo revisara el acuerdo escrito y se rompiera así el punto muerto en el que estaban. Otro grupo se reunió en el comedor que se encuentra en el primer piso del Capitolio para discutir una parte separada del acuerdo escrito.

“Todavía estamos trabajando en eso”, dijo Roy saliendo de la oficina de Emmer.

“Cada encuentro es más positivo que el anterior. Y esa es una muy buena señal”, dijo a los periodistas el representante Patrick McHenry, un negociador clave del lado de McCarthy.

Las discusiones en la oficina de Emmer continuaron hasta altas horas de la noche del jueves en un intento por llegar a un sí. Les llevaron comida de Chipotle para la cena.

Un factor que complicó las conversaciones fue que se esperaba que un puñado de republicanos abandonara Washington debido a problemas familiares. Buck se ausentó el jueves por la tarde por un procedimiento médico planificado. El representante Wesley Hunt voló de regreso a Texas para estar con su esposa y su recién nacido, quienes tuvieron que pasar algún tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

‘McCarthy’

Este viernes por la mañana, los demócratas de la Cámara de Representantes celebraron el segundo aniversario del asalto del 6 de enero de 2021 en las escaleras del Capitolio. Solo asistió un republicano: el representante Brian Fitzpatrick de Pensilvania.

Los republicanos se reunieron una vez más como conferencia por primera vez desde la acalorada reunión del martes. Esta vez, McCarthy organizó una conferencia telefónica, que podría manejarse más fácilmente, en lugar de una sesión en persona. En la llamada, McCarthy dijo que aún no se había alcanzado un acuerdo, pero que se habían logrado progresos. Específicamente agradeció a Roy, un reticente clave, por su papel.

Antes de que la Cámara volviera a sesiones, McCarthy predijo que ganaría a algunos reticentes, aunque todavía había razones para sentirse pesimista.

“Votaré por Byron Donalds”, dijo Norman a CNN de camino a la sala, dando a entender que todavía estaba revisando el acuerdo reciente.

La 12ª votación para presidente comenzó igual que las 11 anteriores. El representante Andy Biggs de Arizona fue el primer republicano en votar en contra de McCarthy. Entonces Bishop, el próximo oponente de McCarthy en la votación nominal, se levantó para emitir su voto.

“McCarthy”, dijo Bishop, lo que provocó que sus compañeros republicanos saltaran de sus asientos con una ovación de pie.

El representante nuevo John Brecheen de Oklahoma fue el siguiente en cambiar su voto, lo que provocó otra ronda de vítores republicanos. Al final del pase de lista, 14 reticentes, incluido Norman, habían dicho el nombre de McCarthy. Todavía le faltaban votos para convertirse en presidente, pero la marea había cambiado. Solo quedaban siete oponentes a McCarthy.

Primero en CNN: McCarthy propuso concesiones clave después del segundo día sin lograr los votos para ser elegido presidente de la Cámara

En la votación número 13, el líder republicano eliminó a un detractor más, el representante Andy Harris de Maryland. La Cámara votó para aplazar la sesión hasta las 10 p.m. hora del este, proporcionando tiempo tanto para que los dos partidarios desaparecidos de McCarthy regresen a Washington como para que los aliados de McCarthy aumenten la presión sobre los restantes opositores.

McCarthy necesitaba dos votos más. Él y sus aliados se centraron en el representante Matt Rosendale de Montana y la representante novata Eli Crane de Arizona para apoyar a McCarthy o votar presente, reduciendo el umbral de votos necesario para obtener la mayoría.

Había múltiples caminos hacia una mayoría y la presidencia de McCarthy. El camino más simple era obtener dos votos más y llegar a 218. Pero si los oponentes republicanos restantes de McCarthy no votaban por él, aún podría obtener una mayoría si tres de los seis detractores votaban “presente”. Además de Rosendale y Crane, los aliados de McCarthy consideraron a Boebert como un posible voto presente.

Gaetz y Boebert parecieron reconocer que el final de la pelea por la presidencia estaba cerca antes de que la Cámara regresara a la sesión. Ambos participaron de una entrevista conjunta con Sean Hannity de Fox y expresaron vagos optimismos por los cambios en las reglas que habían ganado los reticentes.

Pero cuando la Cámara volvió a la sesión, Gaetz se acercó al asistente principal de McCarthy y le preguntó si la Cámara podía levantar la sesión hasta el lunes. La oferta de Gaetz fue rechazada, lo que llevó al caos final en el transcurso de las votaciones 14 y 15.

El sábado a la madrugada, luego de 14 derrotas y más de 84 horas después de la inauguración del Congreso 118, el secretario de la Cámara finalmente anunció que McCarthy fue elegido presidente de la Cámara.

Antes del caos por la votación final, McCarthy había expresado el viernes optimismo al decir que la larga lucha por el mazo en realidad sería positiva para los republicanos. “Así que esto es lo importante. Debido a que tomó tanto tiempo, ahora hemos aprendido a gobernar”, dijo McCarthy. “Así que ahora podremos hacer el trabajo”, añadió.

Gaetz, sin embargo, sugirió que la histórica disputa tendría un impacto diferente en la oratoria de McCarthy. Debido a las concesiones, argumentó Gaetz, McCarthy gobernará con una “camisa de fuerza”.

Jessica Dean, Kristin Wilson, Morgan Rimmer, Phil Mattingly, Nicky Robertson, Katherine Sullivan, Kit Maher y Clare Foran de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up