Nueve revelaciones impactantes de “Spare”, la biografía del príncipe Harry

(CNN) — El príncipe Harry de Gran Bretaña lanzó una serie de acusaciones incendiarias contra miembros de su familia en su nuevo libro biográfico, que revela una serie de enfrentamientos privados entre él y otros altos miembros de la realeza y detalla su separación de la familia.

CNN obtuvo una copia del libro, llamado “Spare”, una referencia al papel del duque de Sussex como el “heredero de repuesto” de la monarquía.

El príncipe Harry dice que las historias “atroces y horribles” han sido impulsadas desde el palacio para generar presión

La autobiografía, que se publica a nivel mundial este martes, presenta una letanía de reproches, críticas y agravios de la época de Harry como miembro principal de la familia real, y detalles de su muy publicitada separación del clan en 2020.

El Palacio de Kensington y el Palacio de Buckingham no ha comentado sobre las acusaciones en el libro, que el miembro de la realeza de 38 años ha promovido en una serie de entrevistas televisadas.

Príncipe Harry: Mi madre se sentiría triste de que William y yo estemos distantes 3:34

Esto es lo que hemos conocido de “Spare”—que en español se venderá bajo el título “En la sombra”:

Harry dice que William lo atacó

Entre las afirmaciones más explosivas está la acusación de Harry de que el príncipe William, su hermano mayor, lo tiró al suelo durante una discusión sobre Meghan, duquesa de Sussex.

La supuesta pelea se produjo después de una conversación entre los dos hermanos, durante la cual William, el heredero al trono británico, llamó a Meghan “difícil”, “grosera” y “abrasiva”, según el libro.

La confrontación se intensificó hasta que William “me agarró por el cuello, rompió mi collar y… me tiró al suelo”, escribe Harry.

Detalla su versión de los hechos, que comenzó cuando William llegó a la entonces casa de Harry y Meghan, Nottingham Cottage en los terrenos del Palacio de Kensington en Londres, para discutir “’toda la catástrofe continua’ de su relación y luchas con la prensa”.

Harry alega que William lo atacó después de que le dio agua a su hermano mayor e intentó calmar el acalorado intercambio verbal.

“Dejó el agua, me llamó por otro nombre, luego vino hacia mí. Todo sucedió tan rápido. Muy rápido. Me agarró por el cuello, rompió mi collar y me tiró al suelo. Aterricé en el plato del perro, que se partió debajo de mi espalda, los pedazos me cortaron. Me quedé allí por un momento, aturdido, luego me puse de pie y le dije que saliera”.

Harry afirma en el libro que William lo instó a devolver el golpe, pero él se negó a hacerlo. William se fue pero luego regresó “luciendo arrepentido” y se disculpó, dice.

En su entrevista con ITV de Gran Bretaña, que se transmitió el domingo, el duque explicó el altercado y recordó haber visto una “niebla roja” apoderarse de William.

Ichaso: Silencio absoluto, la respuesta de la realeza sobre libro de Harry 5:07

“Lo que fue diferente aquí fue el nivel de frustración, y hablo de la niebla roja que tuve durante tantos años, y vi esta niebla roja en él”, dijo. Y agregó: “Quería que lo golpeara de vuelta, pero elegí no hacerlo”.

La súplica del rey Carlos a sus hijos enfrentados

Al principio del libro, Harry recuerda haber regresado al Reino Unido por primera vez después de dar un paso atrás como miembro de la realeza en abril de 2021 para el funeral del esposo de la reina, el príncipe Felipe.

La sombría ocasión fue la primera vez que el duque se reunió con su padre, ahora el rey Carlos III, y William desde que él y Meghan hablaron con Oprah Winfrey para su entrevista explosiva.

“Entonces, aunque había volado a casa específica y únicamente para el funeral del abuelo, mientras estaba allí pedí esta reunión secreta con mi hermano mayor, Willy, y mi padre para hablar sobre el estado de las cosas. Para encontrar una salida”, escribe en el libro, del cual CNN obtuvo una copia anticipada.

Harry continúa: “Traté de explicar mi versión de las cosas. No estaba en mi mejor momento. Para empezar, todavía estaba nervioso, luchando por mantener mis emociones bajo control, al mismo tiempo que me esforzaba por ser sucinto y preciso”.

Opinión | Ichaso: Revelaciones de Harry son memorias de dolor y pérdida 6:16

Sin embargo, dice Harry, descubrió que su hermano y su padre habían “venido listos para pelear”. El recuento de Harry sugiere que las tensiones con William se mantuvieron altas y cita a Charles rogándoles a sus hijos que no “hagan mis últimos años una miseria”, según las memorias.

El pasaje también reveló que los hermanos se refieren entre sí como “Willy” y “Harold” respectivamente.

Harry también afirma en sus memorias que Charles bromeó una vez sobre quién es realmente el padre de Harry.

ANÁLISIS | El silencio de la familia real es ensordecedor ante la filtración del nuevo libro del príncipe Harry

El príncipe explicó que a su padre “le gustaba contar historias” y cuenta que su padre, entonces el príncipe Carlos, hizo una broma sobre la aventura de su madre Diana con el mayor James Hewitt.

Harry escribe que su padre bromeaba: “’¿Quién sabe si soy realmente el Príncipe de Gales? ¿Quién sabe si soy tu verdadero padre? ¡Tal vez tu verdadero padre esté en Broadmoor, querido muchacho!'”

A Harry le pareció una “broma sin gracia, dado el rumor que circulaba en ese momento de que mi padre real era uno de los antiguos amantes de mamá: el comandante James Hewitt”.

¿Hay interés en España por el libro del príncipe Harry? 2:42

La ex princesa de Gales, Diana, confirmó que tuvo una aventura de cinco años con Hewitt en una ahora infame entrevista de BBC Panorama con el periodista Martin Bashir. Dijo que la relación comenzó en 1986, dos años después del nacimiento del duque de Sussex.

“Una de las causas de este rumor fue el llameante cabello pelirrojo del Mayor Hewitt, pero otra causa fue el sadismo. Los lectores de los tabloides estaban encantados con la idea de que el hijo menor del príncipe Carlos no era el hijo del príncipe Carlos”, escribe Harry. “No importa que mi madre no conoció al comandante Hewitt hasta mucho después de que yo naciera, la historia era simplemente demasiado buena para dejarla”.

El príncipe Harry agregó que si el rey pensaba algo sobre el mayor Hewitt, “se lo guardaba para él”.

Los hermanos instaron a su padre a no casarse con Camila

En otra anécdota de la autobiografía, Harry le dijo a su padre que no se casara con Camila, quien ahora es reina consorte, y temía que ella fuera una “madrastra malvada”.

“Recuerdo haberme preguntado, justo antes del té, si sería mala conmigo. Si sería como todas las madrastras malvadas de los libros de cuentos. Pero no lo era. Al igual que Willy, sentí una verdadera gratitud por eso”, escribió.

Tanto William como Harry la llamaban la “otra mujer”, según el libro.

William “albergó sospechas durante mucho tiempo” sobre la aventura de su padre, “lo que lo confundió, lo atormentó, y cuando esas sospechas se confirmaron, sintió una tremenda culpa por no haber hecho nada, no haber dicho nada antes”, escribe Harry.

Cuando su padre quería “hacer público” su relación con Camila, los hermanos la conocieron formalmente por primera vez en ocasiones separadas, escribe Harry.

“Él (William) simplemente me dio la impresión de que la Otra Mujer, Camila, había hecho un esfuerzo, lo cual apreció, y eso fue todo lo que quiso decir”, dice Harry. Más tarde compara su encuentro con ella con una inyección, escribiendo en el libro, “cierra los ojos, antes de que te des cuenta”.

Harry reveló el número de personas que mató en Afganistán

El príncipe Harry afirma haber matado a 25 personas mientras servía en el ejército británico en Afganistán, diciendo que en el fragor del combate veía a sus objetivos como “piezas de ajedrez” en lugar de personas.

El príncipe completó dos giras por Afganistán, una que abarcó de 2007 a 2008 y la otra de 2012 a 2013.

Príncipe Harry dijo matar a 25 combatientes en Afganistán 0:46

Los avances tecnológicos “en la era de los Apaches y las computadoras portátiles” le permitieron a Harry decir “con precisión cuántos combatientes enemigos maté”, agregando que, “sentí que era vital nunca rehuir a ese número”.

“Entonces, mi número: Veinticinco. No era un número que me diera ninguna satisfacción. Pero tampoco era un número que me avergonzara”, escribe.

Harry también dice que “no pensaba en esos veinticinco como personas. No puedes matar gente si piensas en ellos como personas. Realmente no puedes dañar a las personas si piensas en ellas como personas. Eran piezas de ajedrez quitadas del tablero, malos retirados antes de que pudieran matar a buenos. Me habían entrenado para “verlos como otros”, bien entrenado. En algún nivel reconocí este desapego aprendido como problemático. Pero también lo vi como una parte inevitable del servicio militar”.

Los comentarios han provocado críticas de algunas figuras militares y de seguridad británicas, y una airada reprimenda de los talibanes.

Su despedida de la reina

Una parte de la historia de vida de Harry que muchos se preguntaron si compartiría fue la muerte de su abuela, la difunta reina Isabel II. De hecho, revela que fue su padre Carlos quien lo llamó por primera vez en septiembre pasado para decirle que la salud de la reina “había cambiado”.

En el libro, Harry relata que envió inmediatamente un mensaje de texto a William para preguntarle si él y Catalina iban a volar a Balmoral, y cuándo y cómo.

No hubo respuesta de William, dice Harry.

Escribe que luego recibió otra llamada de Carlos, quien le dijo a Harry que era bienvenido en la residencia escocesa pero que su esposa, Meghan, no lo era.

Harry compara a Meghan con Diana y critica el “sesgo inconsciente” de la realeza en un documental de Netflix

Harry dice que pasó gran parte del tiempo de su vuelo a Escocia mirando las nubes, recordando la última vez que había hablado con su abuela.

“Cuatro días antes, larga charla por teléfono. Habíamos tocado muchos temas. Su salud, por supuesto. La agitación en el Número 10 (la residencia del primer ministro)”, recuerda Harry.

Cuando el avión comenzó a descender, Harry dice que recibió un mensaje de texto de Meghan pidiéndole que la llamara y luego revisó el sitio web de la BBC.

Las palabras que habrían llevado a la agresión física entre William y Harry 5:35

“La abuela se había ido. Papá era rey”, escribe.

También se sincera sobre el momento en que vio el cuerpo de la reina dentro de una habitación en el Castillo de Balmoral.

“Me preparé, entré. La habitación estaba poco iluminada, no me resultaba familiar; había estado dentro solo una vez en mi vida. Avancé con incertidumbre, y allí estaba ella. Me quedé, congelado, mirando. Miré y miré. Fue difícil, pero seguí pensando en cómo me había arrepentido de no haber visto a mi madre al final. Años de lamentar esa falta de pruebas, posponiendo mi dolor por falta de pruebas. Ahora pensé: Prueba. Cuidado con lo que deseas.”

Harry dice que luego le susurró que esperaba que fuera feliz, que estuviera con su difunto esposo, el príncipe Felipe.

El comentario de Meghan sobre el ‘cerebro de bebé’ de Catalina

En otra parte del libro, se revela que la Duquesa de Sussex supuestamente molestó a la Princesa de Gales al decir que debía tener un “cerebro de bebé” debido a sus hormonas después de haber dado a luz y durante el período previo a la boda real en 2018.

Harry describe una reunión de 2018 con William y Catalina en su residencia, que, según el duque, fue un intento de aclarar las cosas entre ambas parejas.

Según los informes, el príncipe Harry afirma que Catalina exigió una disculpa de Meghan por ofenderla.

Catalina supuestamente le dijo a Meghan que “¡no somos lo suficientemente cercanas para que hables de mis hormonas!”, según el libro.

Harry continuó diciendo que Meghan dijo que les hablaba a todos sus amigos de esa manera.

Harry contó que el Príncipe de Gales llamó a Meghan “grosera” y señaló con el dedo, diciendo “no es lo que se hace aquí en Gran Bretaña”, a lo que Meghan respondió: “Ten la amabilidad de quitarme el dedo de la cara”.

Detalles íntimos del príncipe Harry genera críticas sobre la realeza británica 5:31

“Meg dijo que nunca haría nada intencionalmente para lastimar a Catalina, y si alguna vez lo hacía, le pidió a Catalina que por favor se lo hiciera saber para que no volviera a suceder”, escribe Harry.

“Todos nos abrazamos. Algo así”.

Harry recuerda varios escándalos de los tabloides

La autobiografía también vuelve a abordar el controvertido incidente de usar un disfraz nazi en una fiesta en 2005. Harry alega que su decisión de usarlo fue influenciada por el príncipe William y su esposa Catalina, quienes lo animaron a hacerlo.

En 2005, Harry apareció en la portada del periódico Sun del Reino Unido con un brazalete con la esvástica en una chaqueta militar alemana en una fiesta de disfraces.

En ese momento, Harry asumió la responsabilidad del incidente y emitió una disculpa a través de la oficina de prensa de Clarence House diciendo que “lo siento mucho si causé alguna ofensa o vergüenza a alguien. Fue una mala elección de vestuario y me disculpo”.

El tema se volvió a abordar en el reciente documental de Netflix titulado ‘Harry and Meghan’, donde el duque de Sussex dijo que fue uno de los “mayores errores” de su vida, y agregó que se sintió “muy avergonzado después”.

OPINIÓN | Por qué el príncipe Harry no puede dejar de compartir demasiado

La nueva afirmación de Harry de que su hermano y su cuñada estaban involucrados contrasta con sus disculpas públicas anteriores, en las que él solo asumió la responsabilidad del incidente.

El duque de Sussex en el nuevo libro vuelve a abordar el momento en que estaba debatiendo qué disfraz ponerse y llamó al príncipe William y Catalina para pedirles su opinión, a lo que supuestamente le dijeron que usara el uniforme nazi en lugar de un disfraz de piloto.

“Llamé a Willy y Catalina, les pregunté qué pensaban. Uniforme nazi, dijeron”, dice Harry. “Lo alquilé, más un bigote tonto, y volví a la casa”.

Harry se lo prueba y tanto William como Catalina “aullaron. ¡Peor que el traje de leotardo de Willy! ¡Mucho más ridículo!”.

Describió lo que siguió después de que se publicara en los medios una foto de él con el disfraz como una “tormenta de fuego, que a veces pensé que me engulliría”.

“Y sentí que merecía ser engullido. Hubo momentos en el transcurso de las siguientes semanas y meses en los que pensé que podría morirme de vergüenza”, agrega.

Llamando a su juicio “rápido, duro”, dice: “Yo era un criptonazi o un defectuoso mental. Me volví hacia Willy. Fue comprensivo, pero no había mucho que decir”.

Harry termina diciendo que “la vergüenza nunca se desvanecería. Tampoco debería hacerlo”.

También abordó un escándalo de 2009 cuando apareció un video de él usando un insulto racial para describir a un compañero soldado de Pakistán.

Harry recuerda que había filmado un video de él y algunos de sus compañeros cadetes mientras mataban el tiempo en un aeropuerto.

“Estudié al grupo, di un comentario continuo sobre cada muchacho, y cuando me acerqué a mi compañero cadete y buen amigo Ahmed Raza Kahn, un pakistaní, dije: Ah, nuestro pequeño amigo P*ki…”, escribe Harry, antes de agregar que no sabía que la palabra era un insulto.

“Cuando era niño, escuché a muchas personas usar esa palabra y nunca vi a nadie estremecerse o encogerse, nunca sospeché que fueran racistas”, explica. “Tampoco sabía nada sobre el sesgo inconsciente. Tenía veintiún años, inundado de aislamiento y privilegios, y si pensé algo sobre esta palabra, pensé que era como aussie (australiano). Inofensivo”.

El metraje se envió a un compañero cadete para un video de fin de año, escribe, pero luego circuló y “finalmente terminó en manos de alguien que lo vendió a (el periódico) News of the World”.

Harry cuenta que la oficina de su padre emitió una disculpa en su nombre después de que el video se hizo público y que él también quería publicar una declaración, pero “los cortesanos lo desaconsejaron” porque “no era la mejor estrategia, señor”.

“No me importaba la estrategia. Me importaba que la gente no pensara que era racista. Me importaba no ser racista”, escribe, y agrega que se acercó directamente a su amigo para disculparse y fue perdonado.

“Dijo que sabía que yo no era racista. No es gran cosa”, finaliza Harry. “Pero fue. Y su perdón, su gracia fácil, solo me hizo sentir peor”.

Consumo de drogas en la adolescencia y pérdida de la virginidad

Harry, que ahora reside en California con Meghan y sus dos hijos, también admite haber consumido cocaína a los 17 años.

Harry escribe: “Por supuesto. Yo había estado consumiendo cocaína en ese momento. En la casa de campo de alguien, durante un fin de semana de tiro, me ofrecieron una línea, y desde entonces he hecho algunas más”.

Agregó: “no fue muy divertido”, y agregó que no “me hizo particularmente feliz, ya que parecía alegrar a todos los que me rodeaban.

“Pero me hizo sentir diferente, y ese era el objetivo principal. Sentir. Diferente. Yo era un chico de diecisiete años profundamente infeliz dispuesto a probar casi cualquier cosa que pudiera alterar el status quo”, continúa Harry.

El príncipe Harry ha admitido previamente haber consumido drogas en su juventud. En 2002, cuando era un estudiante de 16 años, enfrentó acusaciones de consumo de alcohol y cannabis por parte de menores, informó anteriormente CNN. Una confesión de consumo excesivo de alcohol y marihuana cuando tenía 16 años hizo que su padre lo enviara al centro de rehabilitación de drogas, Phoenix House UK, por un día.

En otra parte de la autobiografía, Harry describe la pérdida de su virginidad en lo que él llama un “episodio sin gloria”.

Harry dice que perdió su virginidad con “una mujer mayor”, a quien agregó que “le gustaban mucho los caballos, y me trataba como a un semental joven”.

No identifica a la mujer en el libro.

“Entre las muchas cosas que estaban mal: sucedió en un campo cubierto de hierba detrás de un pub concurrido”, escribe.

“Obviamente alguien nos había visto,” agrega Harry.

Buscando un cierre por la muerte de su madre

Harry también revela en sus memorias que recreó el viaje que hizo su difunta madre a través del túnel de París donde ella y otras dos personas estuvieron involucradas en un fatal accidente automovilístico.

Diana murió en 1997, cuando Harry tenía 12 años.

Harry escribe que lo invitaron a la capital francesa para asistir a la semifinal de la Copa Mundial de Rugby de 2007 y que le proporcionaron un conductor. En su primera noche en la ciudad, le preguntó al conductor si conocía el túnel – Pont de l’Alma – donde se estrelló el vehículo de Diana en 1997.

Le pidió conducir a 65 millas por hora (104,6 kilómetros por hora) – “la velocidad exacta a la que supuestamente conducía el coche de mamá, según la policía, en el momento del accidente”.

“Siempre había imaginado el túnel como un pasadizo traicionero, intrínsecamente peligroso, pero era solo un túnel corto, simple y sencillo”, dice Harry, antes de agregar que “no había razón para que alguien muriera dentro de él”.

Harry también escribe que le pidió a su conductor que pasara por el túnel por segunda vez.

“Había sido una muy mala idea. Había tenido un montón de malas ideas en mis veintitrés años, pero esta estaba excepcionalmente mal concebida. Me dije a mí mismo que quería un cierre, pero en realidad no lo quería. En el fondo, esperaba sentir en ese túnel lo que sentí cuando JLP [Jamie Lowther Pinkerton, exsecretario privado de Harry y el príncipe William] me entregó los archivos policiales: incredulidad. Duda. En cambio, esa fue la noche en que se desvanecieron todas las dudas”, dice Harry.

“Pensé que conducir el túnel pondría fin, o cesaría brevemente, al dolor, la década de dolor implacable. En cambio, trajo el comienzo de Dolor, Segunda Parte”, continúa.

En un clip de “Harry: The Interview”, transmitido en Gran Bretaña por ITV el domingo, el príncipe habla sobre sus recuerdos de reunirse con los dolientes y la culpa que sintió mientras caminaba frente al Palacio de Kensington tras la muerte de su madre en 1997.

Harry también dice que lloró una vez después de la muerte de su madre, en su entierro.

“Todos saben dónde estaban y qué estaban haciendo la noche en que murió mi madre”, le dice al presentador Tom Bradby.

“Lloré una vez, en el entierro, y sabes que entro en detalles sobre lo extraño que fue y cómo en realidad sentí algo de culpa, y creo que William también la sintió, al caminar por el exterior del Palacio de Kensington”.

Harry describió sentir las lágrimas de los dolientes en sus manos cuando las estrechó. “Eran 50.000 ramos de flores para nuestra madre y ahí estábamos estrechándole la mano a la gente, sonriendo”, cuenta. “He visto los videos, cierto, lo revisé todo. Y las manos mojadas que estábamos estrechando, no podíamos entender por qué sus manos estaban mojadas, pero eran todas las lágrimas las que se estaban limpiando”.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up