Así puedes proteger a tus hijos de lesiones mientras practican deportes

(CNN) — Cada vez que se produce un traumatismo craneoencefálico, un paro cardíaco u otra lesión grave entre los deportistas profesionales, los padres respiran profundo.

“Ese deportista es el hijo de alguien. ¿Podría ser mi hijo?”.

Los episodios cardíacos durante la práctica deportiva son poco frecuentes en cualquier persona, afirma el Dr. Stuart Berger, jefe de división de cardiología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

Aunque también pueden producirse en niños y adolescentes, estas lesiones pueden ocurrir tanto si se practica deporte como si no.

Algunos deportes son más arriesgados que otros, pero mantenerse activo es importante para los niños, según los expertos. Crédito: roveb/iStockphoto/Getty Images

Si bien muchos niños pueden lesionarse en las canchas, las cifras están disminuyendo en su mayoría, y el deporte es importante para su salud física y mental, afirman los médicos.

Los expertos explican cómo prevenir y tratar las lesiones deportivas en los niños.

Cuántos niños se lesionan practicando deporte

Las lesiones generales debidas a la participación de los jóvenes en fútbol americano muestran un descenso espectacular desde 2013, se estancaron en 2020 y repuntaron en 2021, según las cifras más recientes de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos.

Según la Comisión, más de un millón de niños de entre 5 y 14 años se lesionaron practicando algún deporte y tuvieron que acudir a urgencias. Además de deportes como el baloncesto, el fútbol y el fútbol americano, la agencia también informó de importantes lesiones provocadas por elementos como los juegos infantiles y patinetas.

Los niños de entre 5 y 14 años fueron los más propensos a lesionarse en el fútbol americano en 2021: se registraron 110.171 lesiones en niños de 5 a 14 años en 2021, frente a 92.802 en jóvenes y adultos jóvenes de 15 a 24 años.

El fútbol y el baloncesto también fueron deportes de alto riesgo para las lesiones infantiles, con 59.000 y 79.207 lesiones, respectivamente.

Los deportes con las tasas más altas de traumatismo craneoencefálico fueron: fútbol americano masculino, con 10,4 conmociones cerebrales por cada 10.000 deportistas expuestos; fútbol femenino, con 8,19 por cada 10.000 deportistas expuestos; y hockey sobre hielo masculino, con 7,69 por cada 10.000 deportistas expuestos, según un estudio de 2019.

Los deportes de alto contacto como el hockey, el fútbol americano, el lacrosse y las artes marciales podrían tener un mayor riesgo de lesiones graves como lesiones en la cabeza, pero incluso los deportes aparentemente más seguros como la natación y el atletismo plantean algún riesgo de lesiones por uso excesivo. Y todos ellos pueden hacerse más seguros con la estrategia adecuada, afirma la Dra. Erin Grieb, médico especialista en medicina deportiva pediátrica de atención primaria del Centro de Medicina Ortopédica y Deportiva Infantil de Stanford Medicine.

Esto es lo que debes hacer si tu hijo practica algún deporte.

Qué hay que tener en cuenta

Cuando se trata de eventos cardíacos, la detección es crucial, dijo Berger.

Por lo general, los niños pueden practicar deporte y hacer ejercicio sin preocuparse por los episodios cardíacos, pero en todo tipo de deportes es importante hacer un reconocimiento médico con los antecedentes familiares para identificar a los que podrían estar en riesgo, añadió.

¿Qué hacer si alguien está sufriendo un paro cardíaco?

“Lo que preocupa es que pueda haber alguien con una anomalía cardiaca subyacente”, dijo Berger. “La exploración está diseñada para sacar eso a la luz y que podamos identificar, si es posible, quiénes son esos niños”.

Los traumatismos craneoencefálicos son otra de las grandes preocupaciones de las familias a la hora de que sus hijos practiquen deporte.

Según el Dr. Andrew Peterson, profesor clínico de pediatría y director de medicina deportiva de atención primaria de la Universidad de Iowa, la mayoría de los traumatismos cerebrales en niños están relacionadas con los deportes juveniles.

La buena noticia es que no hay pruebas sólidas de que un puñado de traumatismos craneoencefálicos durante la infancia se asocie con impactos a largo plazo en la edad adulta, añadió.

Pero es muy importante evitar volver a lesionarse la cabeza antes de que la lesión cerebral esté totalmente curada.

“Lo que más nos preocupa son estos segundos impactos en los que la gente sufre una lesión en la cabeza además de otro traumatismo cerebral”, dijo Peterson.

Los entrenadores, los árbitros y las familias deben aprender a detectar un traumatismo craneoencefálico para asegurarse de que su joven atleta recibe la atención adecuada, dijo Grieb.

Los signos y síntomas pueden ser físicos, como dolores de cabeza o sensibilidad a la luz; mentales, con confusión o dificultad para prestar atención; emocionales, tristeza y ansiedad; o relacionados con el sueño, añadió.

Es importante recordar que los traumatismos craneoencefálicos pueden presentarse de muchas maneras, y que el hecho de que se tengan ciertos síntomas en una lesión de este tipo no significa que se vayan a tener los mismos en la siguiente, dijo Grieb.

Las técnicas adecuadas, un equipo que ajuste bien y el cumplimiento de las normas son importantes para la seguridad, dijo Grieb. Crédito: monkeybusinessimages/iStockphoto/Getty Images

Prevención y respuesta

Para mantener la seguridad de los niños en el deporte, es importante centrarse tanto en la prevención como en la respuesta.

Según Grieb, incluso en los deportes de alto contacto y riesgo se ha producido un cambio cultural para centrar más las normas y reglamentos en la protección de los jugadores y la prevención de lesiones.

El aprendizaje de las técnicas adecuadas y el uso de equipos que ajusten bien pueden ayudar a reducir el riesgo de lesiones graves en deportes como el fútbol americano, el hockey y el lacrosse.

En casi todos los deportes, los niños deben disponer de tiempo suficiente para descansar durante la semana y a lo largo del año, a fin de evitar lesiones por sobrecarga, añadió.

¿Cómo reducir las lesiones cerebrales en el fútbol americano? Mira este estudio 1:53

En el caso de los traumatismos craneoencefálicos, es importante que los jóvenes deportistas se tomen el tiempo y las medidas adecuadas para recuperarse antes de volver a practicar su deporte, dijo Grieb.

“Si te rompes un hueso, puedo ponerte un yeso y no dejarte usar ese brazo. Si tienes un traumatismo craneal, no puedo enyesarte la cabeza”, explica. “Tienes un solo cerebro, así que es muy importante que dejemos que tu cerebro se cure”.

En respuesta a un evento cardíaco, toda persona, ya sea jugador, entrenador o espectador, debe estar familiarizada con la RCP, o reanimación cardiopulmonar, y con el uso de un desfibrilador, dijo Berger.

“Hay que estar preparado para intervenir, porque eso es lo que salva vidas”, añadió.

Por qué los niños deben seguir jugando

Según Berger, el mensaje no debe ser que los niños no deben practicar deportes.

Es posible que tengas que hablar con tu hijo sobre qué deportes quiere practicar, junto con los riesgos y las precauciones que tomará tu familia, dijo Grieb, pero no tiene por qué ser todo o nada.

Los deportes y otras actividades físicas para niños son importantes para crear buenos hábitos que les permitan seguir en movimiento durante toda su vida, dijo Peterson. Y el movimiento regular forma parte de un crecimiento seguro y saludable, añadió.

Pero el deporte también proporciona a nuestros hijos habilidades de liderazgo, lecciones de vida y diversión, dijo Grieb.

“Si te centras en utilizar las técnicas adecuadas, te centras en seguir las reglas del juego y cuentas con entrenadores y árbitros que también se dediquen a ello, creo que los deportes especialmente arriesgados pueden ser más seguros que en el pasado”, afirmó.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up