¿Podrá Lula frenar la deforestación descontrolada de Brasil? Esta vez será más difícil

Itu, São Paulo, Brasil (CNN) — Atravesar en auto el estado de São Paulo, en Brasil, no tiene nada de especial: bloques y bloques de edificios altos dan paso a autopistas y, finalmente, a suaves colinas. No es el escenario en el que uno esperaría encontrar la salvación del clima.

Y sin embargo, mientras Luis Guedes Pinto se posa en las alturas sobre una franja recuperada de la Mata Atlántica brasileña, explica que no hace falta ir al Ártico ni al Amazonas para aprender a cuidar los bosques de la Tierra.

Una zona deforestada y quemada de la selva amazónica en septiembre. Crédito:Michael Dantas/AFP/Getty Images

“Este proyecto no cambia un gran paisaje, pero demuestra que es posible devolver la vida, el agua y la biodiversidad al centro del estado de São Paulo”, dijo Pinto, CEO de SOS Mata Atlântica, mientras señalaba cinco kilómetros cuadrados de restauración forestal.

La organización de Pinto es una organización sin fines de lucro que se dedica a rehabilitar la franja de bosque de la costa atlántica de Brasil. La selva es el hogar de más de 145 millones de brasileños y, al igual que la selva amazónica ha sido devastada por la deforestación en los últimos años, alrededor de tres cuartas partes de ella ya han sido eliminadas por el desarrollo urbano y de infraestructuras y por las agresivas prácticas agroindustriales.

“Tenemos que plantar y replantar, pero no podemos perder ni una hectárea más”, dijo Pinto mientras guiaba a CNN por un invernadero con más de 50 especies de árboles y plantas cuidadosamente cultivadas en lo que antes eran pastos degradados y propensos a la sequía. “Un bosque que replantemos no va a ser lo mismo que un bosque que hayamos talado. Algunos de los bosques que estamos perdiendo tienen árboles de cientos de años”.

Brasil registra una deforestación récord de la Amazonía en el primer semestre de 2022

Se trata de las semillas del renacimiento de un bosque. En solo 15 años, se ha convertido en un próspero laboratorio ecológico con una capa freática sana, árboles, plantas y animales. Es un paisaje completamente diferente al de los pastizales de sus límites, donde la hierba, afectada por la sequía, se apodera de hectáreas de lo que antes era un bosque.

SOS Mata Atlántica pudo recuperar esta parcela de pasto y convertirla en un hábitat silvestre. Crédito: Vasco Cotovio/CNN

Un voluntario planta un árbol en el recinto de SOS Mata Atlántica. Las distintas especies de plantas crecen a ritmos diferentes, por lo que los voluntarios tienen que seguir acudiendo a las zonas reforestadas durante años antes de que el hábitat quede totalmente restaurado. Crédito: Vasco Cotovio/CNN

Con la llegada al poder del presidente electo Lula Da Silva, proyectos como este se encuentran en la encrucijada de la historia climática y política de Brasil, un país que alberga una de las reservas de biodiversidad más importantes del planeta.

Durante casi cuatro años, el gobierno del presidente Jair Bolsonaro fue acusado de deshacer los avances en materia de medio ambiente de Lula, que fue presidente entre 2003 y 2010. Los datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil muestran que la tasa de deforestación bajo la presidencia de Bolsonaro aumentó en más del 70% de 2018 a 2021.

Lula da Silva promete combatir la deforestación y explotación en la Amazonia

La selva amazónica ya está emitiendo más dióxido de carbono del que absorbe en algunos lugares, un cambio que podría tener un enorme impacto negativo en las tendencias del calentamiento global. Y los científicos advierten que la preciosa selva tropical se acerca a un punto de declive irreversible y es menos capaz de recuperarse de desajustes como la sequía, la tala y los incendios forestales.

El historial de Lula como expresidente muestra que su gobierno fue capaz de reducir drásticamente las tasas de deforestación al final de su mandato en 2010. Y su nueva promesa va más allá: alcanzar la deforestación cero en Brasil. Esto sería sustancialmente más ambicioso que el objetivo de su anterior gobierno de eliminar la deforestación ilegal, no la de todo tipo.

En su intervención en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP27 de la ONU, celebrada este miércoles en Sharm el-Sheikh, Egipto, Lula dijo en una sala de conferencias abarrotada que “Brasil volverá a reanudar sus lazos con el mundo”, y que “no hay seguridad climática para el mundo sin una Amazonia protegida, y haremos lo que sea necesario para tener una visión diferente en la degradación”.

Los países con más selva tropical del mundo forman una triple alianza para salvarla

También prometió castigar a los responsables de la deforestación en la Amazonia, y anunció un nuevo ministerio para los pueblos indígenas “para que los propios indígenas puedan presentar y proponer al gobierno sobre políticas que puedan derivar su supervivencia con dignidad y seguridad, paz y sostenibilidad”.

Sus declaraciones fueron recibidas con un enorme aplauso que salió de la sala de conferencias al pasillo, donde las personas que no pudieron entrar en la abarrotada sala, pero que estaban ansiosas por escuchar a Lula hablar sobre la crisis climática, lo vieron desde sus teléfonos.

Pero los aliados de Bolsonaro, que siguen controlando el Congreso, podrían dificultar mucho más la acción climática en los próximos cuatro años. Uno de esos aliados es Ricardo Salles, exministro de Medio Ambiente de Bolsonaro y ahora legislador recién electo en el congreso de tendencia conservadora de Brasil.

En una entrevista con CNN, Salles dijo que él y otros están dispuestos a trabajar con la administración entrante de Lula en los objetivos climáticos, pero advirtió que no debe ser a expensas del desarrollo económico.

El ex ministro de Medio Ambiente y legislador brasileño Ricardo Salles sostiene que la mejor manera de proteger la Amazonia es hacerla económicamente viable para las poblaciones que viven en ella y sus alrededores. Crédito: Vasco Cotovio/CNN

“Fui el único como ministro de Medio Ambiente en toda la historia del Ministerio que puso estas cuestiones económicas sobre la mesa”, dijo Salles. Durante su mandato como ministro de Medio Ambiente, el gobierno de Bolsonaro describió a menudo el desarrollo y la actividad económica en la Amazonia como vitales para la sostenibilidad a largo plazo, un enfoque que fue criticado por muchos activistas medioambientales del país.

Salles dice que Brasil tendrá que trabajar estrechamente ahora con aliados internacionales para aprovechar los miles de millones de dólares en fondos climáticos y créditos de carbono que ahora ofrecen tanto los gobiernos como las empresas de todo el mundo.

Pero los defensores del clima sostienen que ni Brasil ni el planeta pueden permitirse el tipo de compromisos que ahora defienden los aliados de Bolsonaro.

La activista indígena Txai Surui apoyó a Lula da Silva durante su última campaña presidencial, pero promete oponerse a él si sus políticas van en contra del medio ambiente. Crédito: Vasco Cotovio/CNN

“No necesitamos destruir para desarrollarnos. Podemos hacerlo en armonía con la naturaleza. Y son los pueblos indígenas los que enseñan eso”, dijo a CNN la líder indígena brasileña, Txai Suruí.

Suruí dijo que está optimista de que el gobierno de Lula cumpla con las promesas de actuar rápidamente, a pesar de la presión económica no solo de los aliados de Bolsonaro, sino de millones de personas en la Amazonía cuyo sustento depende de su desarrollo comercial.

“Porque esa agenda, de la Amazonia, del cambio climático, del medio ambiente, es una agenda global”, dijo. “Si Lula no la aborda, no seremos solo nosotros, los indígenas, los que llamaremos a su puerta, será el mundo entero”.

La urgencia de comprometerse con esos objetivos no se le escapa a Pinto, quien afirma que no solo está en juego el futuro de Brasil.

“Tenemos que entender como nación que es clave para el planeta y que las decisiones que tomemos serán importantes para nosotros pero también para los demás”, afirma.

El vivero de SOS Mata Atlântica, donde se cultivan cientos de plantas antes de ser replantados en la naturaleza. Crédito: Vasco Cotovio/CNN

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up