“No creímos que sería tan grave”: casas frente al mar en una pequeña comunidad de Florida fueron arrastradas por Nicole

(CNN) — La casa de Trip Valigorsky frente al mar en una comunidad muy unida del condado de Volusia, Florida, había estado en su familia durante casi 15 años, hasta quedar arrasada esta semana cuando la peligrosa marejada ciclónica y los fuertes vientos causados ​​​​por el huracán Nicole barrieron Florida.

“Esta casa era el lugar favorito de mi abuela”, dijo Valigorsky a CNN. “Algunos de los mejores recuerdos que tengo de ella estaban aquí”.

Valigorksy es solo uno de los muchos residentes del vecindario frente al mar Wilbur-By-The-Sea cuyas casas fueron dañadas o destruidas por la tormenta.

En el condado de Volusia, al menos 49 propiedades frente al mar, incluidos hoteles y condominios, fueron catalogadas como “inseguras” después del paso de Nicole, que azotó la costa este de Florida al sur de Vero Beach como un huracán de categoría 1 el jueves temprano, antes de debilitarse a tormenta tropical y eventualmente convertirse en un ciclón postropical el viernes por la tarde.

Las casas están cayendo al océano en Florida. Esto es lo que hay detrás de la peligrosa situación

Un video del condado muestra casas desmoronándose, reducidas a escombros, mientras las olas de Nicole erosionan la costa. Otro video muestra la oficina de seguridad de la playa del condado hundiéndose en la marea creciente.

El nivel del mar en ese área de Florida aumentó más de un pie (unos 30 centímetros) en los últimos 100 años, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y la mayor parte de ese aumento se ha producido en las últimas tres décadas.

Los científicos e investigadores han advertido durante mucho tiempo que el aumento del nivel del mar provoca más erosión e inundaciones durante las mareas altas, especialmente durante las tormentas costeras extremas.

Esto ejerció aún más presión sobre los diques que están destinados a proteger a las comunidades costeras de las altas olas y de los niveles de agua, muchos de los cuales fueron destruidos esta semana por la marejada ciclónica. Un malecón que fue levantado el martes, y que Valigorsky y sus vecinos esperaban que protegiera sus propiedades, se derrumbó en el océano el miércoles, dijo.

“Fue estresante preguntarse si se caería, y aquí estamos”, dijo Valigorsky.

La vivienda de Trip Valigorsky tras el paso de Nicole.

El miércoles por la mañana, Valigorsky decidió tomar sus pertenencias esenciales y a su perro para evacuar el área, mientras veía que la tormenta se volvía aún más violenta. Cuando regresó, de su casa solo quedaba el garaje y el vestíbulo delantero.

Mientras su comunidad comienza a reconstruir su vecindario después del paso de Nicole, Valigorsky dijo que planea reconstruir su hogar junto con sus vecinos que también perdieron el suyo.

“La gente no puede estar preparada para eso”, dice un residente

Otro residente, Phil Martin, perdió toda su casa durante el huracán esta semana. “Fue lo más devastador”, dijo Martin. “No pensamos que sería tan grave”.

Martin dijo que ha vivido en la zona durante dos años y que la casa era su residencia permanente, donde pasaba tiempo con sus hijos y nietos, jugando fútbol en el patio trasero o caminando por la playa.

“No hay política en la playa, allí todos nos llevamos bien”, dijo Martin, y agregó que su comunidad y los que rodean a Wilbur-By-The-Sea mantienen su espíritu en alto.

“Todo sucedió muy rápido esta vez”, dijo. “Pero vamos a reconstruir”.

La vivienda de Phil Martin.

Hace solo seis semanas, la marejada ciclónica del huracán Ian había erosionado partes de la costa este de Florida, golpeando el área donde se construyó un malecón detrás de la casa de Martin y la de sus vecinos. Ahora, dijo, ese malecón ya no existe.

Las tormentas consecutivas hacen que los malecones, que ya están viejos, sean más vulnerables, había dicho anteriormente a CNN Brian McNoldy, investigador asociado principal de la Escuela de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami.

“No se necesita una tormenta fuerte, solo hacen falta mareas altas o mareas agitadas por tormentas para arrasar o poner presión adicional en los muros”, dijo. “Estas dos tormentas con seis semanas de diferencia no le dieron tiempo a los lugareños para reparar o reponer, por lo que cada tormenta dejó su huella”.

Arlisa Payne, quien ha sido residente de la comunidad frente al mar durante la mayor parte de su vida, le dijo a Spectrum News 13, afiliada de CNN, que “nunca había visto algo así” después de evaluar el daño causado por el huracán Nicole.

Aunque su casa sobrevivió a la tormenta, Payne dijo que le preocupa que el malecón esté en riesgo de colapsar.

La madre de cuatro hijos dijo que muchas de las casas de sus vecinos no sufrieron daños por el huracán Ian, pero que en cambio Nicole las golpeó con fuerza, lo que dificultó que la comunidad estuviese más preparada.

“Creo que esto tomó a mucha gente con la guardia baja”, dijo. “¿Cómo te preparas para esto? La gente no puede prepararse para eso”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up