Los aficionados de la Copa del Mundo se aclimatan al alojamiento en el desierto: en tiendas de campaña y cabinas portátiles

Doha, Qatar (CNN) — A medida que los aficionados llegan a Qatar, es comprensible que estén en modo de vacaciones mientras esperan la Copa del Mundo en el desierto.

Pero, ¿dónde es la mejor opción para hospedarse en un país que se encuentra geográficamente en una península más pequeña que Connecticut y es el anfitrión de la Copa del Mundo más pequeño de la historia?

Es probable que la lucha por el alojamiento se intensifique dado que Qatar recibirá aproximadamente 1,5 millones de aficionados durante el torneo de un mes de duración, que comienza el 20 de noviembre.

Así ha cambiado Qatar en los últimos 50 años: de desierto sin gente a ciudades futuristas

Jimmy y Kennis Leung estuvieron entre los primeros seguidores en llegar a Fan Village Cabins Free Zone, uno de los sitios más grandes disponibles para los seguidores del Mundial, y se registraron el jueves.

“Han construido esto en un desierto”, dijo Jimmy a CNN Sport, mientras inspeccionada su espacio de alojamiento, y quedó impresionado.

“Es demasiado caro quedarse en un hotel o AirBnB en Doha, por lo que esta fue una excelente opción”, añadió.

La villa de aficionados de Free Zone está a unos 20 minutos en metro del centro de Doha, pero en este momento se siente como entrar en un mundo distópico.

Hay muy poco en el pueblo —uno o dos sitios de construcción y una calle principal— por lo que el personal lo dirige rápidamente a la recepción, que se encuentra a 10 minutos a pie a través de un amplio estacionamiento.

Hay filas interminables de cabinas portátiles, organizadas en diferentes colores y mapeadas en orden alfabético, que se extienden en la distancia, con grandes glorietas que contienen cientos de mesas y sillas vacías.

Canchas de baloncesto, gimnasios al aire libre y una enorme pantalla de televisión están repartidos por todo el complejo donde los aficionados pueden jugar y relajarse.

Cuando CNN visitó el lugar el viernes, solo había un puñado de aficionados dando vueltas, pero se esperan muchos más durante el transcurso del torneo.

Vivir en un contenedor, al estilo de la Copa del Mundo. Ken Satomi/AP

“Hup Holland Hup” (“Go Holland Go”)… los Leung son de Hong Kong y han venido a ver a Holanda en la Copa del Mundo.

La navegación también está resultando un poco problemática: los Leung admiten haberse perdido en los aparentemente interminables caminos improvisados que conectan el pueblo. Sin embargo, hay scooters eléctricos para moverse y el personal incluso te llevará a tu puerta en un carrito de golf.

Los Leung trabajan en medios y viajaron desde Hong Kong para ver a su equipo favorito, Holanda, en Qatar 2022.

“Está muy tranquilo en este momento, pero hay opciones de comida y las habitaciones son agradables, pero un poco pequeñas”, agrega Kennis.

Mientras aficionados como los Leung luchaban por encontrar su hospedaje en Qatar el viernes, recibieron la noticia de que el organismo rector del fútbol mundial, la FIFA, había dado un giro en U al confirmar que no se venderá alcohol en los ocho estadios que albergarán los 64 partidos del torneo.

“Granja ecológica”

Para aquellos aficionados con un presupuesto limitado y que no pueden pagar lo que ofrecen los hoteles, ocho villas ofrecen opciones de “camping informal y estilo cabaña”.

Sin embargo, algunos visitantes de la Copa del Mundo quedaron menos impresionados con lo que se ofrecía.

“Hay tantos camarotes y contenedores y hay una pantalla grande en la que todos podemos ver los partidos juntos pero el alojamiento, bueno… ¿Qué puedo decir?”. Fei Peng de China, quien está aquí para ver más de 30 juegos de la Copa Mundial, le dijo a CNN Sport.

“Esta es la mejor opción que nos podemos permitir. Es tan caro en Doha que no podemos esperar más del lugar”.

Una noche en la cabaña de la aldea de aficionados de Free Zone comienza en US$ 207 por noche, según la Agencia Oficial de Alojamiento de la Copa Mundial de Qatar, pero se pueden encontrar opciones más baratas en Caravan City, por US$ 114 por noche.

Y si tu corazón está decidido a acampar bajo las estrellas, una tienda de campaña en el pueblo de Al Khor está disponible por US$ 423 por noche.

Si no tienes un presupuesto ajustado, una cabaña que se describe a sí misma como una “granja ecológica” te brindará una opción más lujosa por US$ 1.023 la noche, mientras que una estadía en un crucero te costará mínimo US$ 179.

El contenedor de cabina viene con camas y aire acondicionado.

Se espera que muchos aficionados se queden en los países vecinos de Qatar, entrando y saliendo del estado del Golfo para asistir a los partidos.

Qatar Airways anunció en mayo que se había asociado con aerolíneas regionales para ofrecer 160 vuelos de ida y vuelta diarios adicionales a “precios competitivos” que transportarán a los aficionados desde Dubai, Jeddah, Kuwait, Muscat y Riyadh.

No habrán instalaciones para documentar equipaje con el fin de acelerar los traslados y se pondrán a disposición servicios de transporte exclusivos para llevar a los aficionados del aeropuerto a los estadios.

También será posible conducir desde ciudades como Riyadh, Dubai y Abu Dhabi, todas ellas a menos de siete horas de distancia.

Invierno cálido

Los que vengan a Doha tendrán que lidiar con el calor.

El torneo se trasladó a los meses de invierno debido a las abrasadoras temperaturas del verano: el máximo promedio en Doha en la segunda quincena de noviembre es de alrededor de 28 grados centígrados (82 grados Fahrenheit), que es mucho mejor que en julio, cuando la Copa del Mundo normalmente concluiría, ya que en esas fechas la temperatura máxima promedio es de unos 42 grados centígrados (106 grados Fahrenheit).

Incluso en invierno, el calor consume energía si vienes de un clima más frío. Si caminas demasiado, demasiado rápido y pronto te encontrarás empapado en sudor y con la necesidad de hidratarte.

La sombra es el rey y el personal del torneo, repartido por Doha, se apresura a aconsejarte que te mantengas alejado de la luz solar directa.

El calor tiende a disminuir un poco, aunque no mucho, por las tardes, aunque las noches son húmedas y pegajosas.

Afortunadamente, Doha está totalmente equipada con aire acondicionado dentro de los estadios y la arquitectura de paredes blancas también ayudará a desviar parte de la intensidad del calor.

Con solo dos días para el primer partido, la nación está dando los toques finales a sus planes mientras se prepara para una Copa del Mundo como ninguna otra.

Amy Woodyatt y Eoin McSweeney contribuyeron con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up