En las localidades recién liberadas de Ucrania, los investigadores descubren terribles denuncias de violencia sexual rusa

Región de Jersón, Ucrania (CNN) — Día tras día, en una ciudad tras otra, un agente de policía y un fiscal van de puerta en puerta en la región de Jersón, en el sur de Ucrania. Caminando por calles embarradas, pasando por casas dañadas por los ataques de artillería, buscan a los que han quedado atrás. Los dos hombres forman una unidad especializada que ha viajado desde la capital, Kyiv.

Una madre y su hija salen a su patio. “Buscamos delitos sexuales”, dice el fiscal, Oleksandr Kleshchenko.

Hasta principios de octubre, esta zona del país estaba ocupada por las tropas rusas. Los coches quemados ensucian los campos. La letra “Z” —símbolo utilizado por las fuerzas rusas— marca los muros.

Última hora y noticias de la guerra de Rusia en Ucrania del 3 de noviembre

Las cicatrices de la guerra son profundas aquí. Rusia ha utilizado la violencia sexual como “arma de guerra” —una “estrategia militar” deliberada— en su conquista de Ucrania, dijeron los investigadores de las Naciones Unidas. Incluso han transmitido acusaciones de que los soldados rusos llevaban Viagra.

Las autoridades rusas han negado las acusaciones de crímenes de guerra en Ucrania.

Un coche abandonado en un pueblo del sur de Ucrania anteriormente ocupado por las fuerzas rusas está marcado con la letra “Z”.

En dos semanas de trabajo en la región de Jersón, el equipo de Kyiv ha documentado seis denuncias de agresión sexual. El número real es seguramente mucho mayor, dicen.

Tatiana, de 56 años, dice ser una de las víctimas. CNN no revela su apellido ni el de su pueblo para proteger su identidad.

Caminando por encima de los cristales rotos, nos muestra la casa de su hermano, donde dice que dos soldados rusos forzaron su puerta el 26 de agosto.

“Se pasearon por esas habitaciones”, dice. “Uno se quedó allí, y el otro, el que me violó, entró aquí. Entró, recorrió un poco la habitación y aquí, en este lugar, empezó a manosearme”.

“Le dije: ‘No, no, no estoy en edad de darte algo, busca chicas más jóvenes'”.

La inmovilizó contra el armario, dice, y le rasgó la ropa. “Yo lloraba, le rogaba que parara, pero sin éxito”, dice. “El único pensamiento que tenía era seguir viva”.

Le advirtió que no se lo contara a nadie, recuerda. “No se lo conté a mi marido de inmediato”, dice, entre lágrimas. “Pero se lo conté a mi primo y mi marido lo escuchó. Me dijo: ‘Deberías haberme dicho la verdad, pero te callaste'”.

“Me sentí muy avergonzada”, dice. “Me gustaría que él y toda su familia estuvieran muertos”.

Pasó tres días en casa, aturdida, demasiado avergonzada para salir. Entonces, en un extraordinario acto de valentía, dice que se enfrentó al comandante del soldado ruso.

“Su comandante encontró al jefe de su unidad. Vino a verme y me dijo: ‘Lo castigué severamente, le rompí la mandíbula, pero el castigo más severo está por venir’. Como si fueran a dispararle. El comandante me preguntó: ‘¿Te importa esto?’ Le dije: ‘No me importa, deseo que los fusilen a todos'”.

Aunque el fiscal Kleshchenko y el policía Oleksandr Svidro buscan específicamente pruebas de delitos sexuales, allá donde van se encuentran con los horrores de la ocupación.

En estos pueblos liberados, casi todos los edificios han sido dañados por la guerra. Muchas casas han quedado reducidas a escombros.

En su primera parada el día en que CNN acompañó a los investigadores, en Bila Krynytsya, una multitud que esperaba la entrega de alimentos rodeó al fiscal.

CNN recorre planta eléctrica en Ucrania atacada por las fuerzas rusas 3:02

El pueblo estaba detrás de las líneas rusas, pero nunca fue ocupado directamente. Las personas gritan que llevan meses abandonados, sin ayuda ni de Rusia ni de Ucrania.

“¿Informaron [de los daños] a alguien?”, pregunta el fiscal. “¿A quién íbamos a informar?”, responde un hombre de la multitud.

Un hombre de la multitud cuenta a los investigadores que fue retenido por soldados rusos y sometido a un simulacro de ejecución. Es duro oírlo, historias de tortura como esta son comunes aquí, pero ese no es el tema de su trabajo hoy.

A pesar del descontento de estos aldeanos, la contraofensiva ucraniana en esta parte del país ha alimentado las esperanzas de la población de que la victoria podría ser realmente posible, o al menos de que Kyiv podría liberar ciudades clave controladas por Rusia, como Jersón.

Comenzando lentamente a finales del verano, y luego en gran medida a principios de octubre, las fuerzas ucranianas han recuperado cientos de kilómetros cuadrados de territorio que Rusia tenía en su poder desde los primeros días de su invasión a gran escala.

En Tverdomedove, una madre y su hija le dicen a Kleshchenko que no han oído hablar de ningún delito sexual en su aldea de una sola carretera.

Su vecina, Vera Lapushnyak, de 71 años, solloza incontroladamente. Los rusos fueron amables cuando llegaron por primera vez, dice.

Vera Lapushnyak regresó a su casa después de que su pueblo fuera liberado por las fuerzas ucranianas para encontrar que su techo había sido destruido casi por completo.

“Dijeron que venían a protegernos”, recuerda. “Pero de quién y por qué, no lo sabíamos”.

Enviudó hace más de 30 años -dice que su marido murió en un accidente de moto- y su hijo se alistó en el ejército poco después de la invasión rusa del 24 de febrero. Decidió marcharse, dice, unos tres meses después de que las tropas rusas ocuparan su pueblo.

Meses más tarde, después de que el ejército ucraniano liberara su pueblo en una contraofensiva relámpago, regresó. Los bombardeos redujeron su techo a las vigas.

“Ahora no sé dónde dormir”, dice entre lágrimas. “No hay ventanas ni puertas. Duermo como un vagabundo”.

Rusia cambia de rumbo y se suma al acuerdo de exportación de granos desde Ucrania

Nos muestra el interior. El techo de su habitación se ha derrumbado por completo. Ha trasladado su cama a la única habitación que aún tiene una ventana intacta.

“No sé dónde ponerla para que (el techo) no me caiga en la cabeza”, dice. “Si se cayera y me matara sería mejor, así no sufriría. Pero quiero volver a ver a mi hijo”.

Cuando el sol se pone al final de un largo día, el equipo de dos hombres llega a Novovoznesens’ke, un pueblo donde han descubierto otros dos casos de violación, supuestamente por soldados rusos. Al día siguiente, regresan a Kyiv para presentar sus conclusiones.

Por supuesto, muchas de estas acusaciones serán imposibles de probar; muchas ni siquiera tienen un sospechoso. Por ahora, el equipo presenta sus informes y sus investigadores continúan su trabajo, con la esperanza de poder presentar cargos en el futuro.

Las Naciones Unidas dicen haber investigado casos en Ucrania de “violencia sexual y de género” contra personas de entre 4 y 82 años. Hasta septiembre se habían iniciado 43 procedimientos penales, según la ONU.

El agente de policía, Svidro, dice que la mayoría de los casos de violencia sexual no se denuncian.

El trabajo pasa factura. “Es psicológicamente difícil”, dice. “Entiendes que cada persona está angustiada. Pero es un trabajo importante”.

La periodista Maria Avdeeva contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up