Las mujeres negras y pobres pueden decidir quién será el próximo presidente de Brasil

(CNN) — El domingo 30 de octubre, los votantes de Brasil decidirán quién será su presidente durante los próximos cuatro años, y las encuestas y los expertos sugieren que las mujeres serán clave para determinar el resultado.

En esta ocasión, las máquinas de votación electrónica mostrarán los nombres de solo dos candidatos, tal y como se decidió en la primera ronda de las elecciones del 2 de octubre: el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores, y el actual presidente y candidato por el Partido Liberal, Jair Bolsonaro.

En la primera vuelta, Lula da Silva obtuvo 57,2 millones de votos (el 48,4% del total), 1,8 millones menos de los necesarios para alcanzar el umbral del 50% para la victoria. Bolsonaro obtuvo algo más de 51 millones de votos (43,2% del total), y en un lejano tercer lugar quedó la mujer más destacada que se presentó a las elecciones: Simone Tebet, del partido Movimiento Democrático Brasileño, con casi 5 millones de votos.

Lula vs. Bolsonaro: ¿qué propone cada uno para Brasil?

Las encuestas habían pronosticado un menor rendimiento de Bolsonaro antes de la primera vuelta, pero acertaron, dentro del margen de error, en el porcentaje de votos que podría recibir Lula da Silva. Ahora, en esta etapa final de una contienda profundamente polarizada, algunos de los institutos de investigación que realizan estos sondeos están llamando la atención sobre las opciones que están tomando las mujeres votantes.

Las mujeres son el 51,1% de la población brasileña y representan el 53% del electorado. Dicho de otro modo, hay más de 8 millones de mujeres votantes que de hombres.

En años anteriores, según los expertos, esta diferencia habría importado menos a los candidatos presidenciales. Según la antropóloga Rosana Pinheiro-Machado, profesora de la Escuela de Geografía del University College de Dublín, en Irlanda, el núcleo de los partidarios de Bolsonaro sigue siendo masculino y, hasta hace poco, las mujeres brasileñas estaban menos comprometidas con la política y a menudo se limitaban a votar como sus maridos.

“Eso empezó a cambiar desde la primavera feminista de 2015, con internet y la popularización del feminismo en la televisión, en la radio, en las escuelas, cuando la política se convirtió en un tema del que hablaban todas las mujeres”, dice Pinheiro-Machado, que investiga tanto el crecimiento de la ultraderecha como el feminismo en las comunidades marginadas de Brasil.

El resultado de esta creciente conciencia política, explica Pinheiro-Machado, es la creciente oposición a Bolsonaro por parte de las mujeres y especialmente de las mujeres pobres, tras el aumento del hambre y la pobreza durante su presidencia.

“La resistencia a Bolsonaro son las mujeres de los barrios pobres”, dice a CNN.

El análisis de Pinheiro-Machado se apoya en los datos de las encuestas. En una encuesta realizada por el Instituto Datafolha entre el 17 y el 19 de octubre, Lula da Silva lidera entre las mujeres. El instituto realizó más de 2.900 entrevistas cara a cara con votantes mayores de 16 años en 181 municipios de todas las regiones del país. Entre los encuestados, el 51% de las mujeres dijo que tenía intención de votar por el expresidente, frente al 42% que dijo que votaría por Bolsonaro.

La necesidad de atraer a las votantes —y el descontento con Bolsonaro entre ciertos grupos de mujeres— se refleja tanto en la campaña de Bolsonaro como en la de Lula da Silva, en la que mujeres destacadas están siendo protagonistas para atraer a los votantes.

La campaña de Bolsonaro cuenta con la participación de la primera dama Michelle Bolsonaro y la pastora evangélica Damares Alves, exministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, recientemente elegida senadora. La de Lula da Silva, por su parte, cuenta con el respaldo de Simone Tebet y ha aumentado la visibilidad de su esposa, la socióloga Rosângela da Silva (conocida como Janja), que ha desempeñado un papel activo coordinando la agenda de la campaña y dialogando con los simpatizantes.

Incluso entre las mujeres, la clase y la raza dividirán a los votantes

Aunque los datos de las encuestas pueden ser defectuosos, hay otras tendencias socioeconómicas y culturales que pueden ayudar a iluminar cómo podrían votar las mujeres este domingo.

Según el Instituto Marielle Franco, creado para ampliar el legado de la concejala de Río de Janeiro asesinada en 2018, las mujeres negras son el mayor grupo demográfico del país, constituyendo más del 25% de la población. Este grupo está formado en su mayoría por descendientes de personas esclavizadas (Brasil tenía la mayor población esclavizada de todos los países que participaron en la trata transatlántica de esclavos, según la Base de Datos de la Trata Transatlántica de Esclavos, que mapeó los datos sobre el movimiento de personas esclavizadas en todo el mundo).

Este grupo demográfico también es abrumadoramente pobre, y lo fue aún más durante la pandemia.

Por ello, el antropólogo Pinheiro-Machado señala que, aunque es difícil decirlo con certeza, es muy probable que este grupo apoye a Lula da Silva. La encuesta del Instituto Datafolha también encontró que Lula da Silva está a la cabeza entre las personas con los ingresos familiares más bajos, con un 57% que dice que votará por él, frente al 37% que lo hará por Bolsonaro.

¿Por qué Bolsonaro usa a Gustavo Petro como arma para atacar a Lula?

De 2003 a 2011, durante su mandato como presidente, Lula da Silva introdujo Bolsa Familia, un programa gubernamental de transferencia de dinero para las familias de bajos ingresos basado en ciertas condiciones, como mantener a sus hijos en la escuela y asegurarse de que están vacunados.

A través de este y otros programas gubernamentales, Pinheiro-Machado cree que cambió la vida de las mujeres de una “manera multidimensional”, al permitir el empoderamiento femenino en diferentes niveles, desde la autoestima hasta la mejora de las opciones disponibles para sus hijas. Un informe de ONU Mujeres afirma que de los 50 millones de personas que se beneficiaron de Bolsa Familia, el 92% son mujeres responsables de su familia.

Bolsonaro introdujo un beneficio mensual para hogares de bajos ingresos conocido como Auxilio Brasil con restricciones en el perfil de las familias que podían acceder a él y este mes adelantó las fechas de pago, lo que algunos críticos ven como una motivación política.

Pinheiro-Machado añade que Bolsonaro también sigue dando discursos y posturas misóginas, lo que lo aleja aún más de estos votantes.

Una mujer de bajos ingresos que ya era adulta durante el mandato de Lula da Silva tendría el recuerdo de todo lo que el Bolsa Familia hizo por ella: la autonomía financiera que ganó, lo mucho que mejoró la salud de la familia, el hecho de que sus hijos permanecieran en la escuela y el hecho de que sus hijos pudieran ir a la universidad”, dice la antropóloga a CNN.

Si las mujeres negras y pobres son más propensas a votar por Lula da Silva, Pinheiro-Machado cree que la campaña de Bolsonaro contará con el apoyo de otros dos grupos demográficos.

El primero consiste en mujeres igualmente pobres y muchas negras, pero mayores, evangélicas, que apoyan a Bolsonaro como resultado de su agenda moral, particularmente basada en el miedo al declive de los roles tradicionales de género.

El segundo grupo son mujeres que pertenecen a la clase media-alta de Brasil, que, según Pinheiro-Machado, buscan seguir un estilo de vida más elitista y conservador, basado en valores neoliberales y religiosos.

La inversión para hacer frente a la violencia de género se erosiona

Aunque el resultado de las elecciones será importante para todos los brasileños (el mayor país de América Latina se enfrenta a una serie de crisis, sobre todo económicas y medioambientales), hay mucho en juego para las mujeres. En primer lugar está la cuestión del feminicidio. Una mujer es víctima de feminicidio —definido como el asesinato de una niña o mujer por razón de su sexo o género— cada 7 horas, según el Anuario de Seguridad Pública de Brasil 2022, que afirma que más de 1340 mujeres fueron asesinadas por este motivo en 2021.

A pesar de esta trágica estadística, el gobierno de Bolsonaro recortó recientemente el presupuesto para combatir la violencia contra las mujeres en un 90%. El programa gubernamental destinado a promover la igualdad de género y a enfrentar la violencia de género también fue recortado y sustituido por uno centrado en el “fortalecimiento de la familia” y en la “defensa de la vida desde la concepción”.

También se recortaron las inversiones en la Casa de la Mujer Brasileña (institución pública que presta servicios a las mujeres) y en el Centro de Atención a la Mujer (que lleva un registro de denuncias, ofrece orientación a las víctimas de la violencia e información sobre leyes y campañas).

Para justificar los cambios, el gobierno de Bolsonaro alega que está destinando más recursos al área a través de planes presupuestarios. Estos planes, sin embargo, no están incluidos en el presupuesto oficial como recursos específicamente destinados a este sector o al combate de la violencia de género, según un informe del Instituto de Estudios Socioeconómicos (Inesc).

Liliane Machado, investigadora en el campo de los estudios feministas y de género y profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Brasilia, recuerda que Alves fue llamada al Senado en 2020 para explicar los recortes y explica que el Ministerio Público de Brasil está investigando por qué se hicieron.

“Después de todo, la violencia contra las mujeres no ha disminuido, al contrario, se registró un aumento durante la pandemia, y cada vez se necesitan más políticas para acabar con esta violencia.” dice Machado a CNN.

La filósofa brasileña Djamila Ribeiro, reconocida investigadora del feminismo negro y decolonial en Brasil, cree que el actual gobierno no solo ha introducido políticas que han hecho retroceder la lucha contra la violencia de género, sino también la lucha contra la pobreza y la desigualdad, con recortes en programas sociales que empoderaban económicamente a las mujeres.

“Todas estas políticas afectan a las mujeres, ya sea en la economía, la salud, la vivienda, la educación, no pensamos en el género al margen de estos debates”, afirma.

¿Por qué Ricardo Nunes apoyará a Bolsonaro en las próximas elecciones? 0:57

El informe del Inesc apoya la opinión de Ribeiro, mostrando que las políticas para las mujeres —y los recursos asignados a ellas— en los primeros tres años del gobierno de Bolsonaro no abordaron adecuadamente la violencia de género en el país.

Utilizando datos del presupuesto público federal divulgados por el Senado brasileño, el Inesc también encontró que en 2022 el gobierno de Bolsonaro asignó la menor cantidad de recursos hasta ahora para combatir la violencia contra las mujeres.

Lula da Silva se ha comprometido a cambiar esto en su plan de gobierno, que incluye propuestas para priorizar la desigualdad de género centrándose en la lucha contra el hambre y el desempleo y promoviendo la equidad salarial. El expresidente propone la creación del Ministerio de la Mujer, el restablecimiento de un programa específico de lucha contra la violencia de género y el refuerzo de las leyes de Femicidio y de Maria da Penha —que pretenden proteger a las mujeres de la violencia doméstica y familiar—.

También ha propuesto crear un programa de vivienda dirigido a las mujeres, principalmente a las madres solteras, negras y periféricas, y ampliar la red de guarderías, centros de ancianos y escuelas de jornada completa en el país.

Bolsonaro, por su parte, no ha esbozado propuestas específicas para las mujeres en su próximo gobierno, pero se ha comprometido a seguir pagando las mensualidades de Auxilio Brasil a las familias de bajos ingresos y ha hablado de la importancia de insertar a los jóvenes y a las mujeres en el mercado de trabajo y de invertir en el emprendimiento de varios grupos, incluidas las mujeres. Cualquier cambio para las mujeres está vinculado a los de las familias, con el plan de gobierno afirmando que “el gobierno de Bolsonaro entiende a la familia como la célula o base de la sociedad”.

Sin embargo, una victoria de Lula da Silva no se traduce automáticamente en ganancias para las mujeres. La existencia de una población de extrema derecha muy arraigada y el hecho de que el partido de Bolsonaro y sus aliados hayan ganado 14 de los 27 escaños del Senado disputados en 2022, (lo que da al partido del actual presidente una pluralidad en la cámara legislativa) es probable que dificulte cualquier posible gobierno de Lula da Silva en 2023, al poner en tela de juicio los planes de invertir fuertemente en el medio ambiente; y los programas para las mujeres y combatir otras agendas progresistas. También se verá limitado por el estado de la economía nacional.

Aun así, hay cierto optimismo sobre el futuro de las políticas de equidad y género en Brasil. Las elecciones legislativas, que tuvieron lugar al mismo tiempo que la primera vuelta de la votación presidencial a principios de este mes, dieron como resultado un número récord de mujeres indígenas, negras y trans elegidas para el Congreso Nacional.

“Por primera vez en la historia del país, conseguimos elegir a personas de grupos que, hace unos años, habría sido inimaginable elegir”, dice Ribeiro a CNN. “Miro el contexto desde esta perspectiva de esperanza … [hay] personas que sabemos que estarán en el poder luchando por nosotros y haciendo un mandato del pueblo”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up