ANÁLISIS | Las restricciones de EE.UU. a los microchips podrían frenar las ambiciones de China y escalar la guerra por la tecnología

Hong Kong (CNN Business) — El impulso del líder de China, Xi Jinping, para “ganar la batalla” en las tecnologías básicas y reforzar su posición como superpotencia tecnológica podría resultar gravemente socavado por las medidas sin precedentes de Washington para limitar la venta de chips avanzados y equipos de fabricación de chips al país, según los analistas.

El 7 de octubre, el Gobierno de Biden dio a conocer un amplio conjunto de controles de exportación que prohíben a las empresas chinas comprar chips avanzados y equipos de fabricación de chips sin una licencia. La norma también restringe la capacidad de las “personas de EE.UU.”, incluidos los ciudadanos estadounidenses o los titulares de tarjetas de residencia, para prestar apoyo al “desarrollo o la producción” de chips en determinadas instalaciones de fabricación en China.

Samsung creará 2.000 empleos en Texas con una nueva fábrica de chips de US$ 17.000 millones

“Las medidas de EE.UU. suponen una gran amenaza para las ambiciones tecnológicas de China”, afirman Mark Williams y Zichun Huang, analistas de Capital Economics, en un reciente informe de investigación. Los analistas señalaron que la industria mundial de semiconductores depende “casi por completo” de Estados Unidos y de los países alineados con él para el diseño de chips, las herramientas que los fabrican y la fabricación.

“Sin ellos”, dijeron los analistas, “las empresas chinas perderán el acceso no solo a los chips avanzados, sino a la tecnología y a los insumos que con el tiempo podrían haber permitido a los fabricantes de chips nacionales escalar posiciones y competir en la vanguardia”. Y añadieron: “Estados Unidos ha recortado los peldaños”.

Los chips son vitales para todo, desde los teléfonos inteligentes y los autos de conducción automatizada, hasta los procesos de cómputo avanzado y la fabricación de armas. Los funcionarios estadounidenses han hablado de esta medida para proteger los intereses de la seguridad nacional. También se produce en un momento en el que Estados Unidos quiere reforzar su capacidad de fabricación de chips a nivel nacional con fuertes inversiones, después de que la escasez de chips a principios de la pandemia pusiera de manifiesto la dependencia del país de las importaciones del extranjero.

ANÁLISIS | El líder de China, Xi Jinping, es más poderoso que nunca. ¿Qué significa para el mundo?

Arthur Dong, profesor de la Escuela de Negocios McDonough de la Universidad de Georgetown, describió las recientes sanciones de EE.UU. como “sin precedentes en los tiempos modernos”.

Anteriormente, el gobierno de EE.UU. había prohibido la venta de ciertos productos tecnológicos a determinadas empresas chinas, como Huawei. También ha exigido a algunas de las principales empresas estadounidenses de fabricación de chips que detengan sus envíos a China. Pero la última medida es mucho más amplia y significativa. No solo prohíbe la exportación a China de chips avanzados fabricados en cualquier parte del mundo con tecnología estadounidense, sino que también bloquea la exportación de las herramientas utilizadas para fabricarlos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reúne con el presidente de China, Xi Jinping, durante una cumbre virtual desde la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington, DC, el 15 de noviembre de 2021. Crédito: Mandel Ngan/AFP/Getty Images

Con su hoja de ruta “Made in China 2025”, Beijing ha fijado el objetivo de que China se convierta en un líder mundial en una amplia gama de industrias, como la inteligencia artificial, la tecnología inalámbrica 5G y la computación cuántica. En el Congreso del Partido Comunista celebrado a principios de este mes, en el que se aseguró un histórico tercer mandato, Xi destacó que la nación dará prioridad a la tecnología y la innovación y hará crecer su reserva de talento para desarrollar tecnologías propias.

Xi de China emerge del Congreso del Partido Comunista con más poder, listo para un tercer mandato

“China buscará unirse a las filas de los países más innovadores del mundo en 2035, con una gran autosuficiencia y fuerza en ciencia y tecnología”, dijo Xi en el informe del congreso del partido, publicado el 16 de octubre.

Dong dijo que las últimas sanciones de EE.UU. dificultarán el avance de China en la IA, así como en el 5G, dado el papel que desempeñan los chips avanzados en ambas industrias.

“En cualquier circunstancia”, dijo Williams, de Capital Economics, “a China le resultaría difícil alcanzar el liderazgo tecnológico mundial”.

¿Dimisión masiva de ejecutivos estadounidenses?

Un aspecto impactante y potencialmente perturbador de las normas es la prohibición de que los ciudadanos estadounidenses y los residentes legales trabajen con empresas de chips chinas.

Dane Chamorro, socio de Control Risks, una consultora de riesgos globales con sede en Londres, dijo que este tipo de medidas normalmente “solo se promulgan contra ‘regímenes rebeldes'”, como Irán y Corea del Norte. La decisión de utilizarla contra China es “sin precedentes”, dijo Chamorro.

Muchos ejecutivos que trabajan para empresas chinas ahora podrían tener que elegir entre mantener sus empleos o actuar como residentes legales en Estados Unidos. “No pueden hacer las dos cosas”, dijo Chamorro.

La prohibición podría provocar la dimisión masiva de los altos ejecutivos y del personal de investigación principal que trabaja en las empresas chinas de chips, lo que golpeará duramente al sector, dijo Dong, de la Universidad de Georgetown.

Estados Unidos y China entran en “guerra” por el futuro de la tecnología

Hasta ahora no está claro cuántos trabajadores estadounidenses hay en la industria china de chips. Pero una revisión de los archivos de las empresas indica que más de una docena de empresas de chips tienen altos ejecutivos con ciudadanía estadounidense o tarjetas de residencia. En Advanced Micro-Fabrication Equipment China, uno de los mayores fabricantes de equipos de semiconductores del país, al menos siete ejecutivos, incluido el fundador y presidente Gerald Yin, tienen la nacionalidad estadounidense, según los últimos documentos de la empresa.

Una mujer inspecciona la calidad de un chip en un fabricante de encapsulado de circuitos integrados en Nantong, en la provincia oriental china de Jiangsu, el viernes 16 de septiembre de 2022. Crédito: Xu Congjun/Future Publishing/Getty Images

Otros ejemplos son Shu Qingming y Cheng Taiyi, que actualmente son vicepresidente y subdirector general, respectivamente, de GigaDevice Semiconductor, una empresa de chips de memoria avanzada. El diario Financial Times afirma en un informe reciente que Yangtze Memory Technologies ya ha pedido a los empleados estadounidenses que ocupan puestos tecnológicos básicos que dimitan, citando fuentes anónimas. Pero no está claro cuántos.

AMEC, GigaDevice Semiconductor y Yangtze Memory Technologies no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Si estos altos ejecutivos renuncian, “se creará un vacío tecnológico y de liderazgo en la industria china de fabricación de chips”, dijo Dong, ya que el país pierde ejecutivos con años de experiencia en la fabricación de chips en una industria con “uno de los procesos de fabricación más complejos conocidos por la humanidad”.

Exclusiva CNN: investigación del FBI determinó que el equipo Huawei fabricado en China podría interrumpir las comunicaciones del arsenal nuclear de EE.UU.

¿Es el comienzo de una guerra tecnológica?

Aunque la mayor parte de la fabricación de chips del mundo se centra en Asia oriental, China depende de los chips extranjeros, sobre todo en lo que respecta a los procesadores avanzados, los chips de memoria y los equipos relacionados.

China es el mayor importador mundial de semiconductores, y ha gastado más dinero en comprarlos que en petróleo. En 2021, China compró chips por un valor récord de US$ 414.000 millones, o más del 16% del valor de sus importaciones totales, según las estadísticas del gobierno.

Pero algunos proveedores occidentales ya han empezado a prepararse para detener las ventas a China en respuesta a las restricciones a las exportaciones de Estados Unidos.

ASM International, el proveedor neerlandés de equipos de semiconductores, dijo el miércoles que esperaba que las restricciones a la exportación afectaran a más del 40% de sus ventas en China. El país representó el 16% de las ventas de equipos de la empresa en los primeros nueve meses de este año.

Lam Research, que suministra equipos y servicios de semiconductores, también señaló la semana pasada que podría perder entre US$ 2.000 y US$ 2.500 millones en ingresos anuales en 2023 como consecuencia de las restricciones a las exportaciones de EE UU.

Según los analistas, el congreso del partido, que concluyó recientemente, ha desacelerado la respuesta de China a los últimos controles de exportación estadounidenses. Pero cuando Beijing empiece a evaluar la importancia de las medidas, podría tomar represalias. Xi está “preocupado” por los planes de EE.UU. de potenciar la producción nacional de chips mientras su administración se mueve para restringir la capacidad de China para fabricarlos, dijo el presidente de EE.UU., Joe Biden, en un discurso el jueves.

“Este conflicto apenas comienza”, dijo Chamorro.

Agregó que la “carta” más valiosa en la mano de China podría ser el suministro de minerales de tierras raras procesados, que Beijing podría embargar. Los minerales de tierras raras son materiales importantes en la producción de vehículos eléctricos, la fabricación de baterías y los sistemas de energía renovable.

“No son fáciles o rápidos de sustituir y China domina la cadena de procesamiento y suministro”, dijo Chamorro.

El Gobierno de Biden, por su parte, también está sopesando nuevas restricciones a otras exportaciones de tecnología a China, según dijo el jueves un alto funcionario del Departamento de Comercio de EE.UU., según el diario The New York Times.

Si cualquiera de los dos países adopta estas medidas, la carrera tecnológica entre Estados Unidos y China podría pasar a un nivel completamente nuevo.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up