Un huracán que acaba de tocar tierra en México genera preocupación en el sur de California ante posibles inundaciones

(CNN) — El huracán Kay tocó tierra en México, a lo largo de la costa oeste de la península central de Baja California el jueves por la tarde, lo que provocó preocupaciones de inundaciones no solo en esa región, sino también en partes de California y Arizona.

Kay impactó la península el jueves y se espera que las condiciones de huracán duren varias horas mientras la tormenta avanza a lo largo de la costa, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés). Kay tenía vientos máximos sostenidos de 120 km/h (75 mph) al momento de tocar tierra, convirtiéndolo en una tormenta de categoría 1. Se espera que se debilite durante la noche del jueves, dijo el NHC, pero agregó que las condiciones de tormenta tropical se extenderán hacia el norte.

Las fuertes lluvias empaparán el sur de California el viernes, lo que podría traer de varios meses a un año de lluvia a un paisaje normalmente árido. Pero eso no es todo: a medida que la tormenta avanza hacia el norte, los fuertes vientos, lejos de proporcionar un alivio inmediato de la ola de calor provocada por la crisis climática de California, en realidad podrían aumentar las temperaturas récord en algunos lugares.

También es posible que se produzcan inundaciones a partir del viernes en partes del suroeste de Arizona, dijo el centro de huracanes.

Una brutal ola de calor alimenta incendios forestales y cortes de energía en toda California. Y un huracán podría prolongarla

Kay debería seguir siendo un huracán hasta unos 400 kilómetros (250 millas) de San Diego, California —algo que solo han hecho otras cuatro tormentas desde 1950— antes de debilitarse a medida que se acerca.

Pero la tormenta no necesita ser fuerte “para que esto sea una gran preocupación para el sur de California”, dijo Brandt Maxwell, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en San Diego.

Se pronostica que Kay seguirá una trayectoria paralela a la península de Baja California hasta el viernes, empujando lo que podría ser una cantidad récord de humedad hacia el sur de California y Arizona. Luego, justo por debajo de la frontera entre Estados Unidos y México, girará hacia el oeste, alejándose de la costa, mientras hace su mayor acercamiento al sur de California para un huracán desde el huracán Nora de 1997.

Se espera un giro hacia el oeste para el sábado por la noche, dijo el centro de huracanes.

Los vientos podrían traer ráfagas de más de 90 km/h (60 mph) a medida que el flujo de viento alrededor de la tormenta comience a interactuar con el terreno montañoso del sur de California. Y esos vientos vendrán del este, lo que significa que tendrán un efecto de calentamiento en las ciudades costeras; a medida que el aire desciende por las montañas, se comprime y su temperatura aumenta.

El huracán Kay toca tierra en México como tormenta de categoría 1

Será similar al fenómeno del viento de Santa Ana, que típicamente ocurre en otoño e invierno. “No los llamamos vientos de Santa Ana, pero tendrán características de ellos a medida que pasan a través de cañones y terrenos inclinados”, dijo Maxwell a CNN.

Los vientos cálidos y secos del este aumentarán el ya considerable riesgo de incendios en la región. Las temperaturas podrían alcanzar los 37 ºC (100 ºF) hasta las playas de los condados de San Diego y Orange el viernes.

“Esto sucedió en 1984 cuando el huracán Marie de categoría 1 al suroeste del condado de San Diego obligó a que las temperaturas alcanzaran los 37 ºC (100 ºF) en San Diego”, dijo Maxwell.

Los mínimos de la noche podrían permanecer en los 26 ºC (80 ºF) durante la noche del jueves y hasta el viernes por la mañana, haciendo que dormir sea incómodo, especialmente para aquellos que no tienen acceso a aire acondicionado.

Luego, el calor implacable “terminará abrupta e inusualmente” el viernes por la noche, dijo el servicio meteorológico en Los Ángeles, a medida que la capa de nubes y las lluvias del sistema tropical avanzan, reduciendo drásticamente las temperaturas pero creando nuevos peligros: fuertes lluvias y una amenaza de inundación repentina.

Un año de lluvia en partes del sur de California

A pesar de que el suroeste se ha visto sumido en una megasequía de varios años, las lluvias de Kay podrían representar un peligro de inundación significativo.

“Existe un riesgo moderado de precipitaciones excesivas para partes del sur de California este fin de semana”, dijo el Centro de Predicción Meteorológica (NWS, por sus siglas en inglés) el jueves por la noche. “Si bien no se pronostica que el huracán Kay toque tierra en California, es probable que las lluvias asociadas aún afecten la región, con regiones localizadas de fuertes lluvias posibles”.

Los modelos sugieren que la humedad sobre esta área normalmente seca estará muy por encima del percentil 99 para esta época del año antes del fin de semana.

A pesar de que se necesita lluvia desesperadamente en el reseco sur de California, esta cantidad de lluvia en un corto período de tiempo puede provocar aumentos rápidos en los arroyos y ríos.

“Nunca es bueno recibir demasiada lluvia de una vez, un rasgo muy común entre las tormentas tropicales de movimiento lento”, dijo el WPC. “Por lo tanto, el potencial de inundación repentina también está aumentando rápidamente”.

Se esperan lluvias de 2 a 4 pulgadas, posiblemente hasta alrededor de 8 pulgadas, en todo el terreno montañoso del sur de California, especialmente en las laderas del este.

Una advertencia de riesgo moderado de lluvia excesiva — nivel 3 de 4 — está vigente para el viernes en partes del sur de California y el extremo suroeste de Arizona, con un riesgo leve — nivel 2 de 4 — vigente para el sábado en más partes del sur de California, el oeste de Arizona y el extremo sur de Nevada.

El Servicio Meteorológico Nacional pronostica de 2 a 4 pulgadas de lluvia durante 36 horas el viernes y el sábado en el aeropuerto del condado de Imperial en el sureste de California; el lugar recibe 2,38 pulgadas de lluvia en promedio cada año. Si Imperial recibe más de 3 pulgadas de lluvia, este mes sería el septiembre más lluvioso, rompiendo un récord establecido en 1976.

La sed desenfrenada del suroeste por el agua del río Colorado podría resultar devastadora río arriba

La región del Imperial Valley alberga uno de los cinturones agrícolas más productivos del país, especialmente conocido por producir verduras de invierno para los consumidores estadounidenses debido a su temporada de cultivo durante todo el año. El área y las regiones cercanas, incluida Yuma, Arizona, han estado lidiando con una sequía a largo plazo y están en negociaciones contenciosas sobre la reducción de su fuerte suministro de agua del río Colorado.

En Palm Springs, California, se pronostican de 2 a 4 pulgadas durante el fin de semana, empujando hacia el recuento anual típico de precipitaciones de 4,61 pulgadas. Tres pulgadas en Palm Springs pondrían a este mes entre los tres septiembres más húmedos de la ciudad y lo convertirían en el más húmedo desde 1976, cuando obtuvo 4,17 pulgadas; su precipitación promedio de septiembre es de 0.24 pulgadas.

Yuma podría ver 1,5 pulgadas de lluvia durante el fin de semana, lo que haría de este mes el septiembre más lluvioso desde 2009. La precipitación promedio de septiembre en la ciudad es de 0,68 pulgadas.

Taylor Ward de CNN contribuyó a este reporte.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up