¿Qué puede esperar el mundo del rey Carlos III?

Londres (CNN) — Tras la muerte de su madre, Isabel II, Carlos ascendió al trono británico después de más de 70 años como heredero.

En un comunicado emitido poco después del anuncio oficial de su fallecimiento, Carlos describió la muerte de su “querida madre” como “el momento de mayor tristeza para mí y para todos los miembros de mi familia”. Los próximos días serán un tiempo en el que Carlos asumirá sus nuevas funciones y afrontará una gran pérdida personal.

Después de toda una vida en el ojo público, es una figura familiar para muchos en Gran Bretaña y en todo el mundo.

Pero nadie sabe todavía en qué tipo de monarca se convertirá el rey Carlos III, título que ha adoptado tras años de especulaciones.

Datos básicos sobre el rey Carlos III, quien heredó el trono tras la muerte de Isabel II

Como corresponsal real de CNN, he informado sobre el nuevo rey de Gran Bretaña durante muchos años y he viajado por todo el mundo con él.

Una de las mejores visiones que tuve fue cuando me invitaron con un grupo de otros periodistas a Dumfries House, su casa señorial cerca de Glasgow en Escocia, en 2018 antes de su cumpleaños 70. Pasé dos días allí y tuve un acceso inusual a Carlos y a muchos de sus allegados. Me invitaron a visitar la finca, a tomar el té, a cenar y a asistir a un espectacular concierto de gaitas junto a una fogata.

Este es el lugar que lo reúne todo para el nuevo rey, todas sus grandes pasiones y causas, desde la música hasta la protección de las razas raras, el aprendizaje de los jóvenes desfavorecidos y la agricultura ecológica. Toda la finca está en constante actividad, y pude comprobar la emoción que le produce pasearse y hacer preguntas a su personal.

Todos los viernes por la noche, en cualquier lugar del mundo en que se encuentre, Carlos recibe un voluminoso informe sobre el trabajo de la finca y lo devuelve el sábado a primera hora con notas. Su esposa Camila le dirá que se queda despierto hasta tarde cada noche leyendo, escribiendo y respondiendo a las peticiones de apoyo y consejo.

Mientras que muchos de sus predecesores veían el papel de príncipe de Gales como un pase gratuito para un estilo de vida de playboy y unos ingresos garantizados, Carlos lo profesionalizó y lo asumió como propio. Quería un legado, pero no quería esperar a ser rey. Según mi experiencia, es impaciente y motivado, y se frustra increíblemente si uno de sus proyectos no funciona o no da frutos.

“Las señales estaban ahí desde la juventud”, me dijo Kenneth Dunsmuir durante la visita a Dumfries House. Dunsmuir dirige The Prince’s Foundation, una organización benéfica educativa creada por Carlos para contribuir a la enseñanza de artes y oficios tradicionales. “Su preocupación por los problemas sociales de la comunidad y los problemas ecológicos estaba ahí y lo único que ha ocurrido es que se ha involucrado cada vez más y ha tenido tiempo para hacerlo”.

Dumfries House es la casa señorial de Carlos cerca de Glasgow, en Escocia.

El comentario de Dunsmuir apunta a la otra razón por la que Carlos logró tanto durante su mandato: fue el príncipe de Gales que más tiempo estuvo en el cargo debido a la longevidad del reinado de su madre. Dunsmuir piensa en Dumfries House, dijo, como un “fantástico legado físico a esa obra que siempre estará aquí y siempre permanecerá”.

Carlos ha luchado con frecuencia por contener su pasión por su trabajo, expresando sus esperanzas y temores durante los discursos a lo largo de los años y sonando a menudo más como un activista que como un monarca constitucional en espera. Esto ha provocado acusaciones de que amenaza la independencia e imparcialidad de la monarquía. Por ejemplo, el cambio climático, sobre el que lleva hablando desde 1968. Desde entonces, se ha convertido en un tema de actualidad y, para algunos, en un tema político. Carlos fue un destacado defensor del Acuerdo Climático de París de 2015 y discutió el tema con Donald Trump mientras tomaban té en diciembre de 2019, cuando el entonces presidente se preparaba para sacar a Estados Unidos del pacto.

El príncipe Carlos lidera iniciativa para abordar la crisis climática

Al mes siguiente, en el Foro Económico Mundial de 2020 en Davos, Suiza, Carlos pronunció un poderoso discurso en el que preguntó: “¿Queremos pasar a la historia como las personas que no hicieron nada para sacar al mundo del abismo a tiempo de restablecer el equilibrio cuando podríamos haberlo hecho? Yo no quiero”.

Me senté con Carlos para una entrevista ese mismo día e insistió en que el Acuerdo de París aún era factible. “No podemos seguir así, con cada mes que se bate otro récord de temperaturas. Si lo dejamos demasiado tiempo, y lo hemos hecho, el crecimiento se va a volver difícil”, dijo.

A pesar de las críticas, y a veces las burlas, por su lucha por ser el “guerrero ecológico” de la realeza, Carlos ha seguido siendo un pionero en cuestiones ecológicas en los últimos años.

Carlos estuvo en su elemento en la cumbre COP26 de Glasgow en noviembre de 2021, donde imploró a los países que trabajaran con las industrias para crear soluciones al cambio climático.

Carlos ha pasado toda su vida preparándose para ser soberano y ha demostrado sin lugar a dudas que no le da pereza trabajar.

“Sabemos que esto requerirá billones, no miles de millones, de dólares”, dijo entonces. El cambio climático y la pérdida de biodiversidad suponen una gran amenaza y el mundo debe ponerse en “pie de guerra” para combatirlos, añadió.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, comentó en el acto los esfuerzos de Carlos a lo largo de las décadas, haciéndole el mayor cumplido al decir que había puesto “todo en marcha” y “así es como empezó todo”.

Carlos ha hablado con franqueza sobre toda una serie de temas delicados, desde los cultivos modificados genéticamente hasta los medicamentos homeopáticos y la arquitectura. Esto le ha convertido en una figura más controvertida que su madre, que apenas y hacía gestos durante su reinado, y mucho menos expresaba una opinión.

La legendaria habilidad de Isabel para no ofender ni alienar era más estratégica de lo que muchos creen, pero Carlos siempre ha insistido en que pretende seguir su ejemplo y dejar de entrometerse cuando suba al trono.

Carlos, en la foto con Camila, profesionalizó el papel de príncipe de Gales y lo asumió como propio.

Carlos pasea por Cambridge en 1967 cuando comenzó sus estudios en el Trinity College.

En 2018, Carlos dijo a BBC: “La idea, de alguna manera, de que voy a seguir exactamente igual, si tengo que asumir el trono, es una completa tontería porque las dos, las dos situaciones, son completamente diferentes”. Cuando se le preguntó específicamente si continuaría con sus campañas, dijo: “No, no lo hará. No soy tan estúpido”.

En todas las conversaciones que he mantenido con miembros de la familia y sus ayudantes, tampoco se ha hablado nunca de que el príncipe William, más popular, vaya a saltar a su padre al trono.

Carlos ha pasado toda su vida preparándose para ser soberano y ha demostrado sin lugar a dudas que no le rehúye al trabajo. Por su parte, William nunca ha tenido prisa por tomar la corona, sino que ha preferido ir construyendo su cartera real mientras se centraba en su joven familia y desarrollaba su propio conjunto de intereses y causas.

Carlos y William se unieron personal y profesionalmente cuando el príncipe Harry dejó sus obligaciones reales en 2020, dejando a los miembros de la realeza restantes como un grupo mucho más compacto. La relación entre el nuevo rey y su heredero será ahora clave para la futura estabilidad de la monarquía, al igual que la dinámica entre el nuevo rey y su esposa.

He visto que Camila siempre ha sido una fuente de apoyo para Carlos. He visto lo irritable y frustrado que puede llegar a estar cuando se enfrenta a un obstáculo en su trabajo, y ella tiene un talento único para disipar cualquier tensión con un sentido del humor y un carisma que no es evidente en la cámara.

Carlos y William, en la foto con el príncipe Harry en 1997, se unieron personal y profesionalmente cuando Harry se apartó de sus obligaciones reales en 2020.

En 2015 me senté con Carlos en otra de sus residencias en Escocia: Birkhall, en las Highlands. Era para celebrar el décimo aniversario de boda de la pareja antes de una gira por Estados Unidos.

Me dijo: “Siempre es maravilloso tener a alguien que, ya sabes, sientes que te entiende y quiere animarte. Aunque ciertamente se burla de mí si me pongo demasiado serio. Y todo eso ayuda”.

Después de la entrevista, fui con él a un salón donde se nos unió Camila mientras esperábamos a que las cámaras se prepararan para algunas tomas de montaje. Camila nos preguntó cómo nos había ido y bromeó sobre nuestros trajes, y él se sintió inmediatamente más relajado en su compañía. Su capacidad para tranquilizar a toda una sala se ha convertido en un activo nacional, como esposa del jefe de Estado del país y símbolo de estabilidad.

Con Camila a su lado, Carlos pondrá su sello en la monarquía. Tras décadas de espera, no solo es el jefe de Estado del Reino Unido, sino también de otras 14 naciones, entre ellas Canadá y Australia. Los ojos del mundo están puestos en él a medida que asume el cargo de rey.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up