Las personalidades misóginas son tendencia en las redes en este momento y no es tarea fácil frenar su mensaje

(CNN) — Andrew Tate, el luchador profesional convertido en personalidad mediática que se ganó la ira y la admiración de millones de personas con sus desplantes virales sobre la dominación masculina, la sumisión femenina y la riqueza, está en todas partes estos días.

No importa que el llamado podcaster “macho alfa”, que aboga abiertamente por la violencia contra las mujeres, fue vetado de todas las principales plataformas sociales, o que haya sido expulsado del programa de televisión “Big Brother” por su comportamiento violento y detestable y que su casa haya sido allanada como parte de una investigación en curso sobre el tráfico de personas (le dijo a Tucker Carlson de Fox News que fue víctima de un intento de golpeo).

El influencer de la “manosfera” Andrew Tate en 2016.

Sus ideas ya han echado raíces en las mentes de innumerables jóvenes que lo ven como un modelo de masculinidad. Antes de ser retirada, su cuenta de TikTok acumulaba unas 11.600 millones de visitas. En los espacios de las redes sociales dedicados a la enseñanza han aparecido relatos de estudiantes tan jóvenes como los de secundaria que repiten sus diatribas y acosan a sus compañeras de clase. También se ha achacado a la influencia de Tate una serie de casos de acoso sexual en escuelas del Reino Unido y Australia.

Tampoco es el único. Las llamadas opiniones supremacistas masculinas han surgido en TikTok y en las plataformas de podcasts, con personalidades que vociferan sobre los derechos de los hombres de “alto valor” o “hipermasculinos”, a los que definen como ricos, seguros de sí mismos, influyentes, sexualmente dominantes y con derecho a la sumisión de las mujeres.

Si esto se deja pasar, los grupos de derechos humanos y los expertos en política pueden señalar lo que suele venir después. Existe una clara conexión entre los contenidos misóginos y los grandes canales de odio, documentada por la Liga Antidifamación y otros grupos similares. Estas filosofías también han inspirado un índice creciente de violencia mortal.

Combatir este peligroso fenómeno requiere de esfuerzo en múltiples frentes. En Estados Unidos y en todo el mundo, las organizaciones están recurriendo a la tecnología y a los métodos de enseñanza para mostrar a los jóvenes y a los niños un camino mejor. También están aplicando un ingrediente más inesperado: la compasión.

Detener el odio antes de que empiece

Brette Steele se dirige a los líderes de la comunidad y a las fuerzas del orden en 2017.

El revoltijo de grupos y filosofías que giran en torno a las ideas de la masculinidad tóxica se conoce comúnmente como la “manósfera”. Dentro de ella se encuentran los “incels” (célibes involuntarios), los activistas por los derechos de los hombres, los artistas del pick-up y los creadores de contenidos que difunden estas ideas a las masas. Brette Steele, directora sénior de Prevención de la Violencia Dirigida del Instituto McCain, dice que los hombres suelen acudir a la “manósfera” porque son infelices de alguna manera y buscan un sentido de pertenencia, y el público más joven se ve atraído por una necesidad similar.

“Los jóvenes buscan ese sentido de pertenencia, esa especie de base que explique lo que les ocurre”, explica a CNN.

“En los últimos años, más jóvenes han tenido que recurrir a las comunidades en línea. Hemos visto una degradación de las habilidades sociales en persona, y en la educación media es cuando esas habilidades sociales entran en juego por primera vez”.

Steele trabaja con varios equipos que exploran formas de frenar el contenido misógino y prevenir la violencia y el extremismo que a veces lo acompañan. Uno de sus equipos, de la Universidad Estatal de Arizona, creó planes de estudio y lecciones para alumnos de cuarto y quinto grado que ayudan a desarrollar la resiliencia social en una edad crítica.

“Tenemos que preguntarnos cosas como: ¿cuándo desarrollan los jóvenes las habilidades que pueden prevenir algunos de estos factores de riesgo? ¿Cuándo desarrollan un sentido positivo del concepto de sí mismos? ¿Cuándo desarrollan la capacidad de soportar el rechazo?”.

Una vez que los jóvenes han entrado en contacto con partes peligrosas de la “manósfera”, Steele dice que la redirección se convierte en una estrategia principal.

Diverting Hate, un proyecto del Instituto de Estudios Internacionales, Equidad y Justicia de Middlebury, mantiene una base de datos de términos utilizados en la “manósfera”. Al programar contra esas palabras, pueden dirigir los anuncios hacia las personas que mantienen conversaciones peligrosas en los espacios públicos de Internet.

“La idea es redirigir a la gente a organizaciones masculinas más prosociales y a representaciones más positivas de la masculinidad que no sean violentas o degradantes”, dice Steele.

Bogotá apunta contra la violencia de género en su origen: el machismo. Y lo hace con una línea para hombres

Cambiar las expectativas

Ted Bunch en la Gala de la Coalición contra la Trata de Mujeres 2018 en Nueva York.

Ted Bunch, cofundador de A Call to Men (ACTM), afirma que una de las claves para sacar a los hombres y a los niños del peligroso conducto de la misoginia es entender dónde empieza. A Call to Men se asocia con escuelas, empresas y organizaciones deportivas profesionales para promover lo que denomina “masculinidad sana”: conceptos como la amabilidad, el respeto a los demás y la comprensión de que, en una sociedad patriarcal, los hombres tienen la oportunidad de utilizar su poder para proteger.

“(La misoginia) enseña a los hombres que la agresividad, la violencia y la dominación de los demás están de alguna manera incrustadas en su ADN”, dice Bunch. “No es así. Es la forma en que se socializa a los hombres”. En una sociedad patriarcal dominada por los hombres, a todos se les enseña que las mujeres y las niñas tienen menos valor, o que en algún nivel son propiedad”.

Una de las primeras prioridades de A Call to Men es siempre mitigar el daño que este tipo de pensamiento causa a los demás, dice Bunch. Pero ver la misoginia como una experiencia aprendida también presenta una oportunidad para la compasión. Bunch subraya que ACTM y otras organizaciones similares para hombres no adoptan la postura de que la masculinidad es intrínsecamente tóxica, o que la hombría debe ser castigada. Más bien, su organización se esfuerza por dar a los hombres oportunidades de pensar de forma diferente sobre lo que significa exactamente ser un hombre.

Bunch afirma que algunos de los trabajos más eficaces de la ACTM se producen cuando reúne a un grupo de hombres en un espacio de confianza y les permite hablar entre ellos, de las cosas que les entristecen, de las cosas que les estresan y de las cosas que han aprendido a sentir que no deben discutir.

“Cuando estamos en las salas con los hombres y empezamos a desentrañar cómo hemos sido socializados, ellos están sedientos de esta información”, dice.

Bunch también señala que este proceso es especialmente eficaz cuando el grupo trabaja con hombres en áreas comunmente dominadas por hombres y emblemáticas de valores que pueden considerarse muy masculinos, como las fuerzas del orden y el ejército.

“También señalamos que la hombría sana es algo interior y exterior”, dice Bunch. “Los hombres tienen mayores tasas de suicidio y muerte prematura. Luchan silenciosamente contra la ansiedad y la depresión. A veces renuncian a la atención médica básica. Parecer duro, ser duro… ese tipo de expectativas también perjudican a los hombres”.

Destruir los mitos sobre el suicidio ayuda a fomentar la compasión y la comprensión

Llamar la atención y denunciar comportamientos

Cuando alguien se aprovecha de la misoginia para perjudicar a otros, o empieza a adentrarse en la “manósfera”, el primer intento de enderezar el barco puede ser crítico. Steele y Bunch dicen que tienen una idea general de qué enfoques funcionan y cuáles no.

“Existe una verdadera negatividad para cualquier tipo de intervención en materia de salud mental en estos espacios (de la manósfera)”, dice Steele

En cambio, el trabajo que ella apoya se centra en desviar el mensaje, en lugar de contrarrestarlo.

“Hay una diferencia entre una contranarrativa y una narrativa alterna. En lugar de empujar contra la corriente, estos esfuerzos promueven otras organizaciones que podrían proporcionar el mismo sentido de pertenencia o conexión sin la misma negatividad”.

ANÁLISIS | No hay nada más aterrador en Estados Unidos hoy que un hombre blanco enojado

En Youtube y TikTok, varios creadores populares se pronuncian enérgicamente contra los “Andrew Tates” del mundo. Algunos, como la superestrella de TikTok Drew Afualo, lo hacen con la intención de proteger a las mujeres y a otras voces marginadas del odio, y no necesariamente para hacer cambiar de opinión a los hombres que lo provocan. Para lograr el cambio, Bunch dice que los hombres deben dar un paso adelante y denunciar el mal comportamiento cuando lo vean.

“Parte del problema es que estos hombres no escuchan ni respetan las experiencias de las mujeres. Pero se escuchan entre ellos”, dice Bunch. “Si los hombres denuncian, otros hombres responderán a eso y hemos comprobado que eso es cierto”.

Pero también es importante “llamar la atención”, dice Bunch. Menciona a varias celebridades masculinas que están aprovechando su fama para introducir ideas más sanas de hombría: La estrella de la NBA Dwayne Wade, que realiza una labor de apoyo a la comunidad LGBTQ; el actor Benedict Cumberbatch, que llama la atención sobre cuestiones de igualdad salarial; y el actor Justin Baldoni, que promueve la paternidad y la familia saludables.

“Cada vez hay más hombres que hacen esto, porque los hombres se están dando cuenta de que esta forma de pensar no funciona para nosotros”, dice Bunch. “No se siente bien”.

La peligrosa influencia de la misoginia empieza por los hombres. Decirlo no tiene por qué ser una acusación. En ese sentido, los expertos dicen que la solución es más eficaz cuando empieza por los hombres. Esto tampoco es una acusación. Al contrario, esperan que sea una oportunidad.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up