Las claves de la sentencia que concede la petición de Trump de un perito independiente en la investigación de Mar-a-Lago

(CNN) — Una jueza federal echó un cable este lunes a la investigación del Departamento de Justicia sobre el posible mal manejo de documentos de la Casa Blanca del expresidente Donald Trump, al conceder su solicitud de un perito independiente para revisar las pruebas incautadas en su casa de Florida el mes pasado.

La victoria de Trump impide temporalmente que el equipo de investigación del Departamento de Justicia tenga acceso a los miles de documentos —algunos de los cuales están marcados como clasificados— sacados de Mar-a-Lago.

La jueza de distrito estadounidense Aileen Cannon despejó el camino para que un abogado independiente revise todo el material incautado, no solo para los documentos cubiertos por el privilegio abogado-cliente —la circunstancia en la que se suelen utilizar los peritos independientes— sino también para las posibles preocupaciones de privilegio ejecutivo, una medida que el Departamento de Justicia ha dicho que sería “sin precedentes”.

Jueza concede a Trump que un perito independiente revise los materiales incautados en Mar-a-Lago

No estuvo de acuerdo, sin embargo, con los argumentos de Trump de que había habido un “desprecio insensible” por sus derechos constitucionales con el registro.

Estos son los puntos a tener en cuenta del fallo de la jueza y de lo que sucederá a continuación:

Una victoria significativa para Trump

La principal conclusión es simple: el fallo es una importante victoria legal para Trump.

Trump presentó una demanda para que un perito independiente revisara los materiales que el FBI incautó el mes pasado, y ahora se nombrará uno con el potencial de decidir que ciertos materiales están fuera de los límites de la investigación del FBI.

Cannon aceptó el escepticismo que los abogados de Trump plantearon sobre el registro sin precedentes del complejo turístico de Florida, ya que cuestionaron si se podía confiar en que los investigadores filtraran adecuadamente los miles de documentos incautados. El juez rechazó las garantías del Departamento de Justicia de que su equipo de filtrado interno ya había clasificado los materiales que podrían estar sujetos a los privilegios de abogado-cliente.

¿Qué desafíos enfrenta Trump tras allanamiento en Mar-a-Lago? 5:43

En última instancia, el nombramiento del perito independiente puede simplemente provocar un retraso en la investigación federal sobre los documentos llevados a Mar-a-Lago, pero ahora introduce una nueva capa de incertidumbre e imprevisibilidad en la investigación.

El expresidente no obtuvo absolutamente todo lo que pidió: el juez no dictaminó que se le devolviera el material incautado en su casa, por ejemplo.

Los próximos pasos inmediatos se centran en las reglas para el perito independiente

Cannon dejó sin decidir muchas cuestiones clave sobre el funcionamiento del perito independiente. Esbozó un plan sobre cómo avanzarán las cosas durante al menos el resto de esta semana y se centró en resolver esas cuestiones logísticas.

Ordenó a los abogados de Trump y a los fiscales que “consulten” sobre varios puntos importantes: ¿Quiénes son los candidatos propuestos para servir como perito independiente? ¿Cuáles serán sus “obligaciones y limitaciones” específicas? ¿Cuál debe ser su horario y ritmo? ¿Y cuánto se les pagará por su trabajo?

Ambas partes han recibido la orden de presentar una “presentación conjunta” antes de este viernes, explicando sus respuestas a estas preguntas. A la vista de cómo ha evolucionado el caso hasta ahora, parece poco probable que las dos partes se pongan de acuerdo. Ambas podrán poner por escrito sus ideas sobre cómo quieren que esto avance.

Cannon dijo que emitirá “rápidamente” una orden judicial en la que se establecerán “los detalles exactos y la mecánica de este proceso de revisión (del perito independiente)” una vez que se presente la solicitud conjunta. Señaló la necesidad de resolver las disputas entre las partes sobre “si ciertos documentos incautados constituyen registros personales o presidenciales” y “si ciertos efectos personales incautados tienen valor probatorio”.

Planes para revisar el “privilegio ejecutivo”

Trump había dicho que la revisión del perito independiente tenía que ir más allá de los documentos cubiertos por el privilegio abogado-cliente, y que los materiales cubiertos por el privilegio ejecutivo deberían ser filtrados también.

El privilegio ejecutivo se refiere a las comunicaciones privadas que los presidentes tienen con sus asesores y otros tipos de comunicaciones internas dentro del poder ejecutivo que no se hacen públicas. Aunque las disputas sobre el privilegio han surgido en las investigaciones del Congreso, el alcance del privilegio ejecutivo —especialmente cuando un expresidente argumenta que debería aplicarse cuando un presidente actual se niega a hacerlo valer— es un área de la ley sin resolver.

El inventario del allanamiento de Mar-a-Lago muestra documentos marcados como clasificados mezclados con ropa, regalos y recortes de prensa

La orden de Cannon requiere que el experto independiente examine los documentos basándose en el “privilegio ejecutivo”, lo que hace que el trabajo sea más amplio que la revisión del privilegio abogado-cliente que se realiza normalmente cuando se nombra a un experto especial. (Los documentos potencialmente cubiertos por el privilegio abogado-cliente también formarán parte de la revisión de este maestro especial, según la orden de Cannon).

No detalló los parámetros que debe tener en cuenta el experto especial.

En su fallo, Cannon dijo que el Tribunal Supremo no había descartado “la posibilidad de que un expresidente supere a un presidente en funciones en cuestiones de privilegio ejecutivo”. Citó un caso del Tribunal Supremo de 1977 relativo a documentos de la Casa Blanca del presidente Richard Nixon, así como una orden del Tribunal Supremo a principios de este año que permitió la entrega de documentos de la Casa Blanca de Trump a los investigadores de la Cámara el 6 de enero.

Cannon citó a la Corte Suprema diciendo en el caso reciente que las cuestiones son “sin precedentes y plantean preocupaciones serias y sustanciales” cuando se trata de escenarios en los que un expresidente está reclamando hacer valer el privilegio ejecutivo sobre materiales para los que ese privilegio ha sido renunciado por el titular.

También se basó en una declaración separada del juez Brett Kavanaugh en ese caso en el que este dijo que “evisceraría el privilegio ejecutivo para las comunicaciones presidenciales” si los tribunales concluyeran que un expresidente no puede “invocar el privilegio de las comunicaciones presidenciales para las comunicaciones que se produjeron durante su presidencia, incluso si el presidente actual no apoya la reclamación del privilegio”.

Cannon concedió que, cuando todo esté dicho y hecho, las afirmaciones de Trump sobre el privilegio ejecutivo podrían fallar, pero dijo que eso “no niega la capacidad de un expresidente para plantear el privilegio como una cuestión inicial”.

La revisión de la inteligencia continuará

El juez no impide que la comunidad de inteligencia de Estados Unidos continúe examinando los documentos como parte de su evaluación de daños sobre el potencial riesgo para la seguridad nacional.

La Directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, dijo al Congreso el mes pasado que la comunidad de inteligencia llevaría a cabo una evaluación “del riesgo potencial para la seguridad nacional que resultaría de la divulgación de los documentos pertinentes”. La comunidad de inteligencia también ha estado trabajando con el FBI desde mediados de mayo para examinar algunos de los documentos extraídos de Mar-a-Lago, según informó previamente CNN.

Si bien la investigación del FBI está relacionada con al menos tres posibles delitos —violaciones de la Ley de Espionaje, obstrucción a la justicia y manejo criminal de registros gubernamentales—, la revisión de inteligencia se ocupa principalmente de determinar si la divulgación del material que se encontraba en el resort y la residencia de Trump podría poner en riesgo fuentes de inteligencia sensibles.

¿Dónde guardaba Trump documentos clasificados y qué contenían? 3:08

kavana

Trump tuvo una consideración especial como expresidente

El juez señaló repetidamente las “circunstancias extraordinarias” presentes en la disputa del perito independiente, dado que implicaba el registro “sin precedentes” de la casa de un expresidente. También dijo que existía el riesgo de “estigma” que conllevaría un proceso judicial que se llevara a cabo indebidamente y dijo que la amenaza era mayor en este escenario porque Trump es un exmandatario.

“En función de la antigua posición del demandante como presidente de Estados Unidos, el estigma asociado con la incautación del sujeto está en una liga propia”, escribió. “Una futura incautación, basada en cualquier grado en la propiedad que debería ser devuelta, resultaría en un daño reputacional de un orden de magnitud decididamente diferente”.

Hubo otros ejemplos en la orden de Cannon que ponen a Trump, como expresidente, en una clase especial de acusados. Dijo que la confianza de Trump en la “cooperación entre la administración anterior y la actual en lo que respecta” al intercambio de documentos también se inclinaba a favor de su intervención. (El Departamento de Justicia ha señalado varios ejemplos en el litigio de que el equipo de Trump frenó esa negociación).

En una nota a pie de página en la que refutaba los argumentos del Departamento de Justicia de que normalmente se nombran peritos independientes para revisar los registros de las oficinas de un abogado, Cannon escribió que “no veía por qué estas preocupaciones no se aplicarían, al menos en un grado considerable, a la oficina y el hogar de un expresidente”.

¿Qué puede hacer ahora el Departamento de Justicia?

El fallo no cierra la investigación penal del Departamento de Justicia. Trump todavía tiene un potencial riesgo legal. Pero el fallo limitará lo que los investigadores pueden hacer, y puede ralentizar un poco las cosas, mientras que la revisión del perito independiente está en marcha.

Un portavoz del Departamento de Justicia dijo este lunes que los funcionarios están “examinando el dictamen” y considerando “los próximos pasos apropiados.” La declaración de una sola frase no hacía referencia explícita a una apelación, aunque esa es la siguiente opción posible obvia para los fiscales.

Si los fiscales apelan, esos procedimientos serían manejados por la Corte de Apelaciones del 11º Circuito de los Estados Unidos, que tiene su sede en Atlanta. El tribunal cuenta con cuatro jueces a tiempo completo nombrados por presidentes demócratas y siete por presidentes republicanos, incluidos seis por Trump.

Un panel de tres jueces sería seleccionado al azar para escuchar la apelación. Cualquiera de las partes que pierda esa ronda tendría la oportunidad de pedir a todo el tribunal de 11 miembros que vuelva a escuchar la apelación. La parte perdedora también podría apelar al Tribunal Supremo, que tiene una mayoría conservadora.

Los funcionarios del DOJ podrían optar por apelar solo una parte del fallo múltiple de Cannon.

Andrew Weissmann —un venerado exfuncionario del DOJ, exfiscal del equipo de Robert Mueller y prominente crítico de Trump— tuiteó que el Departamento de Justicia debería “apelar inmediatamente” la parte del fallo que bloquea a los investigadores de hacer cualquier cosa con los materiales incautados, lo que calificó de “precedente demasiado equivocado para no apelar”.

El juez Cannon es un nominado de Trump, ¿importa eso?

Los jueces federales rutinariamente manejan asuntos que involucran al presidente que los puso en el banquillo. El hecho de que Cannon haya sido nombrada por Trump, y que éste haya presentado esta demanda, no es motivo para que Cannon se recuse del caso, aunque podría hacerlo si cree que crea una percepción de injusticia.

Por su parte, Trump tiene un historial de politización de la rama judicial, atacando a los “jueces de Obama” y diciendo abiertamente que espera que sus designados hagan su voluntad legal. Pero esta visión retorcida hacia la lealtad judicial parece ser bastante unilateral, ya que Trump espera lealtad política mientras que la mayoría de los jueces tratan de ignorar su retórica extrajudicial y se centran en los hechos.

¿Cómo entra en juego la llamada “regla de los 60 días” del DOJ para las investigaciones?

Una pregunta que persiste sobre esta y otras investigaciones que tocan al expresidente es cómo el Departamento de Justicia considerará que la llamada “regla de los 60 días” se aplica a las investigaciones relacionadas con Trump.

La “regla” es una política interna del DOJ que desalienta los pasos de investigación pública que podrían influir en una elección 60 días antes del día de los comicios. Los aliados de Trump han argumentado que la investigación de los documentos por parte del departamento puede ir en contra de este principio, a pesar de que el propio Trump no es un candidato.

No está claro si el DOJ estaba calibrando su enfoque de la investigación de los documentos con esa regla en mente, y si los fiscales lo están haciendo, tampoco está claro si el nombramiento de un maestro especial afecta a esos planes.

La investigación parece estar en sus primeras etapas. Los fiscales la han descrito como tal en procedimientos judiciales públicos. Y los tipos de abogados que participan públicamente en la investigación —principalmente procedentes de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia— también sugieren que la investigación está en una fase temprana, según han dicho antiguos funcionarios de la agencia.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up