Cómo dormir a un bebé que llora… el método científico

(CNN) — Es la pesadilla de todos los padres: un bebé exhausto que no deja de llorar cuando es hora de irse a dormir. ¿Peor aún? El bebé finalmente se duerme en tus brazos, pero se despierta de nuevo y comienza a sollozar cuando lo acuestas en la cuna.

Johnson & Johnson dejará de vender talco para bebés en todo el mundo en 2023

La solución es un par de números mágicos —cinco y ocho— según investigadores japoneses que realizaron experimentos con 21 madres que intentaban dormir a sus pequeños.

Así es como funciona: camina con tu bebé durante un mínimo de cinco minutos sin movimientos bruscos, momento en el que el pequeño estará tranquilo, si no dormido, según el estudio. Luego, siéntate y sostén al bebé durante otros ocho minutos antes de ponerlo en la cuna con delicadeza.

Según el coautor del estudio, el Dr. Kumi Kuroda, líder del equipo de la unidad de conducta social afiliativa del Centro RIKEN para la Ciencia del Cerebro en Saitama, Japón, colocar al bebé dormido en la cama sin sentarse primero en silencio durante ocho minutos completos terminó en decepción.

“Aunque no lo predijimos, el parámetro clave para acostar con éxito a los bebés dormidos fue el (retraso) desde el inicio del sueño”, dijo Kuroda en un comunicado.

“Crié a cuatro niños y realicé estos experimentos, pero ni siquiera yo pude prever los resultados clave de este estudio hasta que surgieron los datos estadísticos”, agregó Kuroda.

Las pautas de tiempo pueden ser útiles para algunos padres y cuidadores, pero no necesariamente funcionarán para todos, dijo la pediatra de Atlanta, la Dra. Jennifer Shu, editora médica en jefe del sitio web para padres de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Caminar durante al menos cinco minutos hace que muchos bebés se duerman, según el estudio. Luego siéntate durante ocho minutos antes de colocarlos en la cuna.

“Los bebés son diferentes y es posible que (algunos) no todos respondan a este sistema”, dijo Shu, que no participó en el estudio.

Los padres y los cuidadores no deben usar esta técnica con regularidad si un bebé puede quedarse dormido solo, agregó Shu, quien también es coautor de “Heading Home With Your Newborn: From Birth to Reality”.

“El objetivo debe ser asegurarse de que el bebé duerma bien con esta u otras técnicas y, finalmente, alentarlo a que se duerma solo, tanto al comienzo de la hora de acostarse como durante la noche (cuando se despierta)”, Shu dijo en un correo electrónico.

Los datos de los latidos son clave

El estudio, publicado este martes en la revista Current Biology, examinó el impacto de cuatro conductas calmantes en el llanto de los bebés. Se pidió a las madres que cargaran a su bebé mientras caminaban, caminaran con su bebé en una carriola o “cuna móvil”, cargaran a su bebé cuando estuvieran sentadas y, finalmente, pusieran a su bebé directamente en una cuna o catre. Los investigadores monitorearon los latidos del corazón del bebé y grabaron en video cada sesión para registrar y cronometrar la respuesta.

La comida para bebé preparada en casa tiene el mismo nivel de metales tóxicos que las opciones comerciales, según un estudio

Sentarse y cargar a un bebé que llora no funcionó, según el estudio: los monitores mostraron que la frecuencia cardíaca del bebé aumentó y el comportamiento continuó. Como era de esperar, poner al bebé que lloraba directamente en la cuna tampoco funcionó.

Solo el movimiento calmó a los bebés, encontró el estudio. En cinco minutos, todos los bebés llevados por mamás que caminaban habían dejado de llorar, la frecuencia cardíaca se había desacelerado y el 46% de los bebés estaban dormidos. Un 18% adicional de los bebés se quedó dormido en unos pocos minutos, encontró el estudio.

Sin embargo, la caminata de cinco minutos resultó en el sueño solo de los bebés que lloraban. “Sorprendentemente, este efecto estuvo ausente cuando los bebés ya estaban tranquilos de antemano”, dijo Kuroda.

Los investigadores vieron resultados similares cuando los padres empujaban a los bebés en los cochecitos, pero los impactos no eran tan fuertes.

Ahora viene la parte aún más difícil: acostar a los bebés dormidos sin despertarlos. Un tercio de los bebés en el estudio se despertó inmediatamente después de acostarse, sin importar cuán suavemente.

Pero no fue el contacto de la cama con el cuerpo de un bebé lo que los despertó, halló el estudio. En cambio, los monitores mostraron que la respuesta del ritmo cardíaco del bebé se disparó cuando el bebé se separó por primera vez del cuerpo de la madre.

Sin embargo, cuando se cargaba a los bebés durante ocho minutos adicionales, entraban en un estado de sueño más estable, uno que no vacilaba cuando se separaban de su madre, hallaron los investigadores.

¿Por qué funciona cargarlos?

Los bebés humanos, como otros mamíferos, responden a lo que se llama la “respuesta de transporte”, una reacción innata que se observa en especies con bebés que son demasiado inmaduros al nacer para caminar o cuidar de sí mismos.

Las nuevas guías para el sueño seguro de los bebés insisten en no dormir en la cama con ellos, ni usar decoraciones o camas inclinadas

Lo ves en los videos de la naturaleza todo el tiempo: las madres leones, tigres y otros gatos salvajes, así como sus primos domesticados, cargan a sus bebés por el pescuezo. Lo mismo ocurre con los perros, ratones y ratas salvajes y domésticas. Los grandes simios, monos y otros primates cargan a sus bebés en la espalda, donde se calman y se aferran, al igual que las zarigüeyas y los osos hormigueros gigantes. Marsupiales como canguros, koalas y walabíes tienen bolsas especializadas para acunar a sus bebés a medida que crecen.

La respuesta parece instantánea: una vez que mamá levanta al bebé y comienza a moverse, el bebé es relativamente dócil y el ritmo cardíaco se vuelve más lento, según una investigación realizada por Kuroda y su equipo.

Desafortunadamente, parece que los humanos no tienen tanta suerte como otras madres mamíferas y necesitan llevar a sus crías más tiempo para obtener la misma respuesta. Hay otra cosa que distingue a las personas: la necesidad de que los bebés humanos aprendan a dormir solos.

“Cargar o mecer a un bebé completamente para dormir crea una rutina que el bebé aprenderá a esperar”, dijo Shu. “Cuando el bebé se despierta en medio de la noche en una etapa de sueño ligero (como nos pasa a todos), puede requerir que se vuelva a realizar la rutina”.

Para los bebés de 4 meses en adelante, la AAP recomienda acostarlos cuando estén somnolientos en lugar de esperar a que se duerman por completo.

Adelanta la hora de dormir para preparar a tu hijo para el jardín de niños, sugiere un estudio

Y no te apresures a calmar a un bebé de más de 3 meses cuando se despierte, recomendó la AAP. Al igual que los adultos, es posible que el bebé se mueva, se inquiete y se vuelva a dormir.

Asegúrate de seguir las pautas para un sueño seguro: siempre debes poner a los bebés a dormir boca arriba para las siestas y durante la noche, en una cuna aprobada sin protectores, almohadas, peluches, edredones o mantas.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up