Barack y Michelle Obama vuelven por primera vez juntos a la Casa Blanca para desvelar sus retratos oficiales

(CNN) — Los retratos oficiales de la Casa Blanca del expresidente Barack Obama y la exprimera dama Michelle Obama se dieron a conocer durante una emotiva ceremonia en la Casa Blanca este miércoles, marcando su primera visita conjunta al edificio desde que se fueron en 2017 y el regreso de una tradición de Washington celebrada por última vez hace 10 años.

Los históricos retratos de los Obama contrastan con los de otros presidentes de Estados Unidos y sus cónyuges colgados en las paredes de la Casa Blanca, y representan al primer presidente negro y primera dama a través de las perspectivas de artistas contemporáneos que trabajan fuera de muchas de las convenciones del retrato político tradicional.

La imagen del presidente Obama fue pintada por Robert McCurdy y el retrato de Michelle Obama fue pintado por Sharon Sprung.

McCurdy le dijo a la Asociación Histórica de la Casa Blanca (WHHA, por sus siglas en inglés) en una entrevista que su proceso se centró en trabajar con una fotografía del expresidente. La imagen fotorrealista del expresidente, vestido con un traje negro y una corbata gris, está pintada sobre un fondo blanco mínimo, una firma de las obras de arte de McCurdy. McCurdy dijo que sus pinturas tardan al menos un año en completarse.

El retrato del expresidente Obama estuvo a cargo de Robert McCurdy y el de Michelle Obama es una obra de Sharon Sprung. Crédito: WHHA

El retrato de la ex primera dama fue pintado por Sprung, quien describe su trabajo como “realismo contemporáneo”. La imagen muestra a Michelle Obama con un vestido azul, sentada en un sofá en el Salón Rojo de la Casa Blanca. La obra de arte se pintó a partir de fotografías tomadas en diferentes lugares del piso estatal de la Casa Blanca.

El esperado regreso de una tradición de la Casa Blanca

La ceremonia de este miércoles en el Salón Este marcó una rara ocasión para una celebración entre dos administraciones presidenciales dentro del 1600 de la Avenida Pensilvania, donde el presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden convocaron a los funcionarios más importantes de la administración pasada y presente, desde el punto de vista único de haber servido en ambos gobiernos.

Las piezas, que colgarán en el interior de la Casa Blanca durante décadas, son los primeros retratos oficiales que se añaden a la Colección de la Casa Blanca desde que el entonces presidente Obama celebrara una emotiva ceremonia bipartidista para George W. Bush y Laura Bush en 2012.

Biden aprovechó la ceremonia de inauguración para reflexionar sobre los logros de los Obama en la Casa Blanca y dijo que la ex primera pareja “hizo historia”.

“Ambos generaron esperanza para millones de personas que se quedaron atrás durante tanto tiempo, y es importante. Ambos lo hicieron con tanta gracia y clase. Soñaron en grande y aseguraron victorias duraderas para el pueblo estadounidense, ayudando a aliviar su carga con una bendición de esperanza”, continuó. “Está tan subestimado… solo tener esperanza. Este es el regalo de la presidencia de Obama para el país y para la historia”.

Posteriormente, el expresidente encabezó una ovación de pie para Biden y dijo en el East Room: “Gracias a su decencia y gracias a su fuerza, quizás sobre todo gracias a su fe en la democracia y el pueblo estadounidense, el país está mejor que cuando asumiste el cargo. Y todos deberíamos estar profundamente agradecidos por eso”.

Fue en la misma sala en la que Obama concedió a Biden por sorpresa la Medalla Presidencial de la Libertad en 2017, una ceremonia con lágrimas que reflejó el profundo respeto mutuo entre los dos hombres. Aunque a ambos les gusta exaltar su relación en público, hay límites en su amistad, han dicho los funcionarios.

¿Por qué nos deberían importar los nuevos retratos oficiales de Michelle y Barack Obama?

Stewart McLaurin, el presidente de la Asociación Histórica de la Casa Blanca, dijo a CNN que la pandemia de covid-19 jugó un factor en el momento de la exposición. La WHHA, una organización sin fines de lucro, facilita y financia la creación de los retratos.

“El covid nos afectó hace dos años y medio, y creo que es importante que estos (retratos) se revelen en un momento en que el público tenga acceso a la Casa Blanca y pueda verlos”, dijo McLaurin.

Aunque no hay una regla fija sobre cuándo se debe desvelar un retrato de la Casa Blanca, las ceremonias suelen ser organizadas por el sucesor inmediato de un expresidente. Y cuando estaba en el cargo, el presidente Donald Trump nunca celebró una ceremonia para los retratos de Obama.

“Una evolución del arte”

Los detalles sobre las piezas que se desvelaron este miércoles fueron un secreto muy bien guardado, ya que los
artistas y los promotores del arte firmaron acuerdos de confidencialidad para mantener el secreto antes del gran día.

Pero los Obama han utilizado a menudo el arte como herramienta para expresar sus gustos, así que no debería sorprender que sus retratos de la Casa Blanca sigan la misma línea.

La representación de McCurdy del expresidente es minimalista, evitando los accesorios convencionales típicamente asociados con un retrato presidencial, como un escritorio o una librería, por un fondo completamente en blanco.

El expresidente dijo durante la inauguración que le gustaba que McCurdy “pintara a las personas tal como son, para bien o para mal”.

“Él captura cada arruga de tu rostro, cada pliegue de tu camisa. Notarás que se negó a ocultar mis canas, rechazó mi pedido de hacer mis orejas más pequeñas. También me disuadió de usar un traje color canela, por cierto”, bromeó Obama. “Su trabajo es tan preciso que a primera vista parece una fotografía”.

Si bien los presidentes anteriores alcanzan un cierto “estatus mítico” después de dejar el cargo, Obama dijo que esperaba que las generaciones futuras miraran los retratos y “obtuvieran una mejor y honesta idea de quiénes éramos Michelle y yo”.

“Y espero que se vayan con un mejor entendimiento de que si pudimos lograrlo aquí, tal vez ellos también puedan. Ellos también pueden hacer cosas notables”, continuó.

La interpretación de Sprung muestra que la ex primera dama parece tomarse un breve momento para sentirse cómoda dentro de una de las habitaciones más formales de la Casa Blanca. A diferencia de los retratos de sus predecesores, Michelle Obama lleva un vestido sin tirantes en su retrato, quizás un indicador de la evolución del estilo del país.

En su retrato, la ex primera dama lleva un vestido personalizado de la colección Jason Wu, dijo a CNN una persona familiarizada con los detalles. Wu es una elección completa de diseñador para Obama, y ​​diseñó sus dos vestidos inaugurales. La elección de Wu por parte de Obama en ese entonces esencialmente lanzó su carrera como diseñador de moda reconocido mundialmente.

Michelle Obama dijo durante la ceremonia que aunque “nunca hubiera imaginado” que ser primera dama sería parte de su historia, reconoció que “tradiciones como esta importan, no solo para quienes ocupamos estos cargos, sino para todos los que participan en y observando nuestra democracia”.

“Con demasiada frecuencia en este país, la gente siente que tiene que verse de cierta manera o actuar de cierta manera para encajar, que tiene que ganar mucho dinero o pertenecer a un determinado grupo, clase o fe para ser importante. Pero lo que estamos viendo hoy, un retrato de un niño birracial con un nombre inusual y la hija de un operador de bomba de agua y una ama de casa, lo que estamos viendo es un recordatorio de que hay un lugar para todos en este país”, dijo la ex primera dama.

“De eso se trata este país. No se trata de sangre, pedigrí o riqueza. Es un lugar donde todos deberían tener una oportunidad justa”, continuó.

Antes de la revelación del miércoles, McLaurin calificó los retratos de Obama como “una evolución del arte”.

Críticas para Jill Biden por comparar a los latinos con los tacos: la primera dama pidió disculpas

“Nos dirigimos ahora hacia el primer tercio del siglo XXI. Y creo que en la mente de la mayoría de los estadounidenses, vemos los retratos presidenciales como estos retratos muy tradicionales, de aspecto y sensación del siglo XIX. Pero el arte y el gusto por el arte evolucionan y cambian”, dijo.

Mientras vivían en el 1600 de la Avenida Pensilvania, los Obama optaron por destacar a varios artistas contemporáneos y modernos.

Un cuadro de Robert Rauschenberg sustituyó al retrato de un Roosevelt en el comedor familiar. Se instalaron obras de Mark Rothko y Josef Albers. Y Michelle Obama trajo obras de Alma Thomas, la primera artista negra de la colección de la Casa Blanca.

El expresidente Barack Obama besa a la ex primera dama Michelle Obama en la ceremonia de revelación de sus retratos oficiales en la Casa Blanca. Crédito: Mandel Ngan/AFP/Getty Images

Desde que dejaron la presidencia, los Obama han dedicado parte de su carrera posterior a la Casa Blanca a la realización, produciendo podcasts y películas premiadas, así como elaborando listas de canciones y libros cada año.

Para sus retratos desvelados en 2018 en la National Portrait Gallery del Smithsonian (que no deben confundirse con los nuevos retratos oficiales de la Casa Blanca que se desvelan esta semana), los Obama eligieron a dos artistas negros con perspectivas únicas en la representación de sujetos negros.

Amy Sherald, que pintó el retrato de la primera dama en el Smithsonian, desafía las convenciones sobre la raza al representar la piel de sus figuras en tonos grises. Kehinde Wiley, que pintó al expresidente, reimagina las pinturas de los antiguos maestros con sujetos negros.

Tradicionalmente, los dos últimos conjuntos de retratos presidenciales se colocan en el Cross Hall de la Casa Blanca, aunque Trump optó por trasladar los retratos de Bush y Clinton al Antiguo Comedor de la Familia, que se utilizaba esencialmente como almacén durante su Casa Blanca, después de enemistarse con ambas familias.

Biden trasladó los retratos de Bush y Clinton de nuevo al Cross Hall, pero con un nuevo retrato de Obama, es posible que Clinton tenga que ser reubicado pronto.

La ceremonia del miércoles en la Casa Blanca

El regreso de los Obama a la Casa Blanca supone un momento poco habitual para que las administraciones actual y pasada converjan y echen un vistazo al legado presidencial.

A diferencia de la presentación de 2012, el acto de este miércoles contará con asistentes del mismo partido, y algunos de ellos tendrán conexiones con ambas administraciones.

El legado de Barack Obama en la sociedad y en su familia: ¿qué ha perdurado después de su gobierno?

Los Obama estuvieron acompañados por familiares, amigos, antiguos miembros del gabinete y altos cargos de la administración durante la presentación, reconociendo al ex personal en la sala, así como al personal de la residencia de la Casa Blanca.

Marian Robinson, la madre de Michelle Obama que vivió en la residencia de la Casa Blanca durante su presidencia, tiene previsto asistir a la ceremonia, según informó un asesor de los Obama a CNN, pero no está previsto que sus hijas Malia y Sasha asistan.

Otros asistentes incluyeron al ex secretario general de Obama (y actual embajador de EE.UU. en Japón) Rahm Emanuel, el exasesor principal David Axelrod, los exsecretarios del Tesoro Jack Lew y Timothy Geithner, la exsecretaria de Salud y Servicios Humanos Kathleen Sebelius, el exsecretario de Justicia Eric Holder, el exsecretario de Educación Arne Duncan, el ex director de la Oficina de Gestión y Presupuesto de EE.UU. Shaun Donovan y el exsecretario de prensa de la Casa Blanca Josh Earnest.

Poco después de la ceremonia del miércoles, los retratos fueron colgados dentro de la Casa Blanca.

El retrato de Barack Obama ahora cuelga en el Grand Foyer en la base de la escalera principal de la Casa Blanca, reemplazando el retrato del ex presidente Bill Clinton. El de Michelle Obama está colgado un piso más abajo, a lo largo del pasillo de la planta baja.

Los Biden también recibieron a los Obama y Robinson en un almuerzo privado en la Casa Blanca antes del evento en el Salón Este. La conversación se centró más en la nostalgia, dijo un funcionario, que en una sesión de estrategia sobre elecciones intermedias o políticas pendientes.

El expresidente Obama ha visitado la Casa Blanca en otras ocasiones desde que Biden asumió el cargo, pero el evento de este miércoles marcó la primera vez que Michelle Obama regresa al edificio desde que los Trump llegaron en enero de 2017.

Biden y Obama forjaron una relación cercana cuando sirvieron juntos en el cargo, pero su amistad tiene sus límites.

Aunque hablan de vez en cuando, no mantienen un contacto diario o semanal, han dicho personas familiarizadas con el asunto.

Tras dos mandatos trabajando a la sombra de Obama, Biden se ha diferenciado por momentos de su predecesor. Los funcionarios han dicho que también hay un grado de competencia entre ellos.

Su historia, si bien ha sido de colaboración, también se ha visto afectada por varios desaires, reales o percibidos, que aún perduran.

Obama se negó a respaldar a Biden frente a otros demócratas en las primarias de 2020, un paso que ambos insistieron en que era necesario para permitir una verdadera competencia dentro del partido. Cuatro años antes,

Obama había considerado a Hillary Clinton como su sucesora demócrata en lugar de Biden, quien decidió no postularse mientras lidiaba con la muerte de su hijo.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que la presentación marcaría un símbolo duradero del “poder de la esperanza y el cambio” en la Casa Blanca.

Jean-Pierre destacó la estrecha relación entre los dos presidentes, diciendo: “En el curso de sus ocho años juntos en el cargo, una estrecha asociación entre los dos hombres creció a través de los altos y bajos del trabajo y de la vida”.

Obama bromea con Biden durante su discurso en la Casa Blanca

Siguen los retratos de los Trump

La WHHA está en las “etapas iniciales” de los procesos de retrato del expresidente Trump y la ex primera dama Melania Trump, dijo McLaurin.

“Hay un enfoque en artistas específicos que probablemente harán sus retratos”, agregó McLaurin.

Una fuente familiarizada con el asunto dijo a CNN que las conversaciones sobre los retratos comenzaron en los últimos seis meses en Mar-a-Lago, la residencia de Trump en Florida, y que el expresidente posó recientemente para las fotografías. Sin embargo, se desconoce si Trump ya posó para el retratista de la Casa Blanca o para fotografías específicamente para los retratos.

El martes, Jean-Pierre declinó decir si Biden extendería una invitación a Trump en caso de que su retrato se completara durante su gobierno.

Mientras que los retratos oficiales de la Casa Blanca suelen ser financiados por la WHHA, el otro conjunto de retratos que se está creando para la Smithsonian National Portrait Gallery está siendo respaldados por los donantes políticos de Trump.

El comité de acción política de Trump donó US$ 650.000 al Smithsonian Institute en julio para ayudar a financiar los retratos de los Trump, según Linda St. Thomas.

La donación del comité de liderazgo de Trump marca la primera vez que los fondos provienen de un comité de acción política desde que la institución comenzó a recaudar fondos privados para los retratos presidenciales, una práctica que comenzó con los retratos asociados al expresidente George H. W. Bush, dijo St. Thomas.

Thomas dijo que otra donación privada de US$ 100.000 también ayuda a pagar los costos asociados a los retratos. Los fondos, que suman un total de US$ 750.000, se destinarán a los honorarios de los artistas, el envío, el enmarcado, la instalación y los eventos.

Kevin Liptak, Fredreka Schouten, Gabby Orr, Betsy Klein y Jeff Zeleny de CNN contribuyeron con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up