ANÁLISIS | La descomposición es profunda en la maquinaria bélica rusa. Ucrania lo está exponiendo para que todos lo vean

(CNN) — Para Rusia, las cifras son catastróficas.

Desde el miércoles hasta este domingo, las fuerzas militares de Vladimir Putin vieron al menos 338 piezas de equipo militar importante —desde aviones de combate hasta tanques y camiones— destruidos, dañados o capturados, según las cifras del sitio web de inteligencia de código abierto Oryx, ya que las fuerzas de Ucrania han atravesado el territorio controlado por Rusia en una ofensiva que ha sorprendido a los rusos por su velocidad y amplitud.

El máximo comandante militar ucraniano afirmó este domingo que las fuerzas de su país habían recuperado más de 3.000 kilómetros cuadrados (1.158 millas cuadradas) de territorio desde principios de septiembre. Y para tener más perspectiva, solo “desde el miércoles, Ucrania ha recapturado un territorio de al menos dos veces el tamaño del Gran Londres”, dijo este lunes el Ministerio de Defensa británico.

Los informes ucranianos afirman que las tropas de Putin están huyendo hacia el este, hacia la frontera rusa, en cualquier medio de transporte que puedan encontrar, incluso cogiendo coches de la población civil en las zonas que habían capturado desde el inicio de la guerra en febrero.

ANÁLISIS | Occidente celebra las victorias de Ucrania en el campo de batalla, pero estas podrían hacer que la guerra sea más peligrosa

A su paso dejan cientos de piezas de la maquinaria bélica rusa, que desde que comenzó la llamada “operación militar especial” de Putin, no ha estado ni cerca de estar a la altura de su factura de antes de la guerra como una de las grandes potencias del mundo.

Estas pérdidas rusas son la acumulación de una multitud de problemas existentes que ahora chocan frontalmente con un ejército ucraniano que ha sido paciente, metódico y dotado de miles de millones de dólares del equipo militar occidental que Rusia no puede igualar. Y sin una intervención drástica, y potencialmente no convencional, de Putin, es probable que las victorias ucranianas se aceleren, dicen los analistas.

Muchos de los problemas de Rusia —un liderazgo pobre e inflexible, una moral deficiente de las tropas, una logística inadecuada y un equipo con problemas de mantenimiento— han sido evidentes desde las primeras etapas de la guerra, hace casi siete meses.

El núcleo hueco del ejército ruso —que incluía tanques que eran presa fácil para las tropas terrestres ucranianas y camiones que no tenían los neumáticos adecuados para atravesar el paisaje ucraniano— quedó rápidamente expuesto por las tácticas inadecuadas para la ‘blitzkrieg’ que Putin había planeado.

Diario de la guerra: ¿qué pasó hoy en Ucrania? 1:04

¿Recuerdan aquel convoy de 64 kilómetros (40 millas) que se estancó de camino a la capital de Kyiv y fue destrozado por los defensores ucranianos?

Mientras ese convoy se estancaba, se filtraron informes de que las tropas rusas tenían importantes problemas de moral: algunas ni siquiera sabían que estaban en Ucrania, o si lo sabían, por qué estaban allí. A medida que se intensificaban los combates, las fuerzas ucranianas atacaron a los líderes rusos, matando a generales y coroneles de los que se esperaba que reunieran a las fuerzas rusas.

Y los rusos necesitaban ciertamente un liderazgo más fuerte, si los relatos de las dificultades de las tropas son creíbles.

Pavel Filatyev, un paracaidista ruso que participó en la toma de la ciudad ucraniana de Jersón por parte de su ejército a principios de la guerra, dijo a CNN el mes pasado que su unidad carecía incluso de lo más básico durante esa operación.

“Varios días después de rodear Jersón, muchos de nosotros no teníamos comida, agua ni sacos de dormir”, dijo. “Como hacía mucho frío por la noche, no podíamos ni dormir. Encontrábamos alguna basura, algunos trapos, para envolvernos y mantenernos calientes”.

Y su armamento era de baja calidad, afirmó. “Todas nuestras armas son de la época de Afganistán”, donde las fuerzas rusas combatieron de 1979 a 1989, dijo.

El impacto de las donaciones de armas occidentales

Mientras tanto, las armas occidentales han llegado a Ucrania, entre ellas potentes sistemas de artillería avanzados como los HIMARS, o Sistemas de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad.

Los HIMARS con ruedas ofrecen lo que el fabricante estadounidense Lockheed Martion denomina “capacidad de disparar y desplazarse”: pueden disparar cohetes de gran precisión contra objetivos situados a unos 70 u 80 kilómetros de distancia y luego desplazarse rápidamente para evitar cualquier contraataque.

Ucrania los ha utilizado con un efecto devastador sobre las líneas de suministro, los depósitos de munición y los puestos de mando rusos.

“Las fuerzas armadas ucranianas emplearon HIMARS y otros sistemas occidentales para atacar las líneas de comunicación terrestres rusas en los óblast de Járkiv y Jersón, estableciendo las condiciones para el éxito de esta operación”, dijo el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW) en una entrada de blog este domingo.

Municiones rusas abandonadas yacen en un pueblo a las afueras de Izium, Ucrania, el domingo.

Según los analistas occidentales, el bombardeo de los HIMARS desplegados por Ucrania sobre las líneas de suministro rusas ha sido implacable.

“Es probable que la artillería ucraniana de largo alcance esté golpeando ahora los cruces del (río) Dnipro con tanta frecuencia que Rusia no puede llevar a cabo las reparaciones de los puentes de carretera dañados”, dijo este lunes el Ministerio de Defensa británico.

Trent Telenko, antiguo auditor de control de calidad de la Agencia de Gestión de Contratos de Defensa de Estados Unidos, que ha estudiado la logística rusa, dijo que las fuerzas ucranianas utilizaron cohetes de precisión disparados desde las baterías HIMARS para derribar grandes depósitos de armas rusas clave cerca de las líneas de ferrocarril, muy lejos de las líneas del frente.

Esto significó que Rusia tuvo que utilizar camiones para dispersar las piezas de artillería y la munición a los depósitos más pequeños, lo que dificultó su distribución, dijo Telenko. Cuando Ucrania comenzó su ofensiva relámpago, Rusia no pudo aportar la potencia de fuego adecuada para frenar el avance ucraniano porque su artillería estaba muy dispersa, dijo.

Pero los HIMARS y otros potentes sistemas de artillería occidentales no deberían llevarse todo el mérito, dijo ISW. Se sumaron a las fintas e ingenio ucranianos.

Últimas noticias de la guerra de Rusia en Ucrania del 13 de septiembre

La semana pasada, Rusia volvió a desplegar fuerzas en el sur para reforzar sus filas antes de una posible contraofensiva ucraniana en la región de Jersón, según funcionarios ucranianos e imágenes de equipos moviéndose a través de Crimea.

Eso abrió la puerta a las fuerzas ucranianas más al norte.

“La larga discusión de Kyiv y el posterior anuncio de una operación de contraofensiva dirigida a la región de Jersón alejó a importantes tropas rusas de los sectores en los que las fuerzas ucranianas han llevado a cabo ataques decisivos en los últimos días”, dijo el ISW.

Una vez que esas fuerzas rusas se desplazaron, los militares ucranianos buscaron puntos débiles en las líneas rusas, dijo Mark Hertling, analista de CNN y exgeneral del ejército estadounidense.

“Lo que han podido hacer es llevar a cabo un reconocimiento con una pequeña fuerza para encontrar dónde llevar a cabo un avance mucho mayor, empujando los tanques y la artillería a través de los agujeros en el frente ruso y luego llegando a las zonas de retaguardia rusas”, dijo Hertling.

Suministros para que Ucrania alimente su avance

La rápida retirada rusa ha permitido a Ucrania capturar armas, municiones, combustible y suministros rusos en esas zonas de retaguardia, dijo Telenko, añadiendo que la incorporación de camiones y trenes al inventario ucraniano permitirá a Kyiv “sobrealimentar” sus avances.

Los analistas también han señalado la falta de apoyo aéreo ruso.

Richard Hooker Jr., miembro senior no residente del Atlantic Council, dijo el mes pasado que Ucrania unió una fuerza de sistemas antiaéreos más antiguos que ya tenía en su inventario con suministros de equipos estadounidenses y alemanes y “ha dejado de lado en gran medida la potencia aérea rusa”.

“Ucrania ha tenido un éxito extraordinario a la hora de negar a Rusia la supremacía aérea con una defensa aérea extremadamente eficaz y una estrategia de “negación aérea””, escribió Hooper en el blog “Ukraine Alert” del Atlantic Council.

Y los reveses rusos no son más que el combustible para más problemas en el futuro, una espiral de derrotas que puede estar más allá de la capacidad de Moscú para detener.

Mick Ryan, miembro adjunto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y exgeneral del ejército australiano, lo denomina “fracaso en cascada” en un mensaje de Twitter. “Cada pérdida en el campo de batalla y cada retirada conducen a un mayor fracaso”, dijo.

A medida que las opciones disminuyan, también lo hará la asediada moral rusa.

A medida que las fuerzas en retirada retrocedan, llevarán consigo las historias de su retirada. Para el Kremlin será casi imposible evitar que esas historias se difundan entre sus fuerzas e incluso entre sus familiares en casa.

El territorio que Rusia capturó en Ucrania durante siete meses, a costa de decenas de miles de bajas rusas, se ha perdido en una semana. Y los generales rusos no parecen tener una respuesta inmediata.

Incluso cuando las fuerzas de Putin estaban avanzando, esos avances eran lentos y molestos. Y en los primeros momentos de la guerra, los defensores de Ucrania nunca huyeron como lo han hecho las tropas rusas en la última semana.

“Es probable que la ya limitada confianza que las tropas desplegadas tienen en los altos mandos militares rusos se deteriore aún más”, dijo este lunes el Ministerio de Defensa británico.

El informe del ministerio decía que los ataques ucranianos habían dificultado a Rusia el traslado de tropas de reemplazo al frente.

¿De dónde saca Moscú los reemplazos?

La gran pregunta es si Rusia dispone de tropas frescas entrenadas para avanzar.

En julio, CNN informó que se había hecho un llamamiento en toda Rusia para que más de 30.000 voluntarios se unieran al esfuerzo bélico en Ucrania. El señuelo era una gran bonificación en metálico y no era necesaria ninguna experiencia.

Pero Kateryna Stepanenko, investigadora de Rusia en ISW, dijo que esos nuevos reclutas probablemente serían de poca ayuda en el campo de batalla, ya que no habría tiempo suficiente para entrenarlos.

Por ejemplo, el entrenamiento de la tripulación de un tanque puede llevar varios meses como mínimo y a veces más de un año, dicen los expertos.

“Es poco probable que un entrenamiento a corto plazo convierta a voluntarios sin experiencia previa en soldados eficaces en cualquier unidad”, dijo Stepanenko.

Y los más de 300 equipos rusos destruidos, dañados o abandonados en el campo de batalla durante los últimos días tampoco serán fáciles de reemplazar.

Un soldado ucraniano se encuentra el domingo encima de un tanque ruso abandonado cerca de un pueblo en las afueras de Izyum, Ucrania.

La industria rusa se ha visto perjudicada por las sanciones occidentales. Los depósitos de armas rusos ya han sido asaltados para reemplazar las pérdidas anteriores. Y aunque es posible que en esos depósitos quede un gran número de armas, es probable que sean viejas y necesiten ser reparadas o renovadas, dijo Jakub Janovsky, un analista militar que colabora con el blog Oryx.

“En la práctica, los reemplazos suelen ser vehículos mucho más antiguos, probablemente con problemas de fiabilidad y con menor eficacia en combate”, dijo.

Moscú conserva la capacidad de fabricación, pero carece de los mejores componentes para lo que podría hacer, dijo Janovsky.

“Debido a las sanciones, podrían tener que sustituir los sensores y la electrónica por alternativas inferiores, y la cantidad que pueden producir a corto plazo es una fracción de lo que están perdiendo. Esas pérdidas materiales… no son sostenibles”, dijo.

Así que ventaja para Ucrania, al menos a corto plazo.

Pero Ryan, antiguo general australiano, sigue siendo cauto.

“Es demasiado pronto para hablar en términos excesivamente triunfalistas. Los rusos todavía tienen capacidad de respuesta. El sur y el este siguen ocupados por los rusos. Los ucranianos han conseguido una importante victoria, pero todavía hay una guerra que ganar”, tuiteó.

Tim Lister, Josh Pennington y Darya Tarasova de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up