ANÁLISIS | El invierno se acerca rápidamente en Ucrania. Esto es lo que sigue para el conflicto

(CNN) — Hasta hace unas semanas parecía que el conflicto en Ucrania se dirigiría hacia los amargos meses de un frío invierno sin que ninguna de las partes lograra un progreso apreciable.

Ese pronóstico ha cambiado con la repentina y exitosa ofensiva ucraniana en la mayor parte de la Járkiv ocupada, que ha sorprendido a los partidarios occidentales de Ucrania tanto como ha provocado recriminaciones en Moscú.

El ejército ruso ahora debe preguntarse qué tipo de fuerza (y dónde exactamente se despliegan) puede recuperar la iniciativa después de que Ucrania capturó más territorio en una semana que las fuerzas rusas en cinco meses.

También hay importantes dinámicas políticas involucradas. El Kremlin enfrenta decisiones difíciles: declarar una movilización general para revitalizar sus unidades cada vez más irregulares en Ucrania y cómo manejar un déficit presupuestario, a pesar de que cuenta con reservas de divisas históricamente altas.

Mucho más allá del teatro de la guerra, Rusia debe elegir hasta qué punto convertir en un arma su influencia sobre el suministro de gas de Europa, mientras los gobiernos se preparan para gastar mucho para mitigar los efectos de un suministro excepcionalmente limitado.

ANÁLISIS | El desastre de Járkiv es el mayor desafío para Putin. Le ha dejado pocas opciones

Otro dilema potencial: las primeras señales de que el apoyo chino a la invasión rusa, nunca incondicional, puede estar disminuyendo.

Un campo de batalla cambiante

La impresionante contraofensiva de Ucrania en Járkiv, combinada con más avances de desgaste en el sur, ha presentado al Kremlin y al muy criticado Ministerio de Defensa de Rusia una serie de malas opciones.

A medida que se acerca el invierno, deben elegir qué frente priorizar y si redoblar los esfuerzos para cumplir el objetivo declarado de Putin: la toma de las regiones de Donetsk y Luhansk. Los rusos actualmente poseen alrededor del 20% de la tierra ucraniana, incluida Crimea y partes del sur.

Tomar Donetsk es ahora una tarea más difícil para los rusos. Siete meses de guerra han mostrado las deficiencias en la logística rusa, que no será más fácil en un clima más húmedo y frío.

Soldados ucranianos heridos en un vehículo en el territorio liberado de la región de Járkiv, Ucrania, el lunes 12 de septiembre de 2022.

En cuestión de días, Rusia perdió uno de los tres ejes de ataque en Donetsk; no se han hecho progresos en los otros dos desde finales de junio.

Al mismo tiempo, las defensas rusas en Jersón están bajo una presión creciente a pesar de estar reforzadas, gracias al éxito de Ucrania en cortar el reabastecimiento a través del río Dnipro y en apuntar a los puestos de mando y depósitos de municiones.

El ejército ruso no tiene una gran cantidad de nuevas unidades para inyectar en el conflicto. El 3er Cuerpo del Ejército, creado recientemente, está compuesto en gran parte por batallones de voluntarios reclutados en todas las regiones rusas. Se han reconstituido otros grupos tácticos de batallón después de sufrir grandes pérdidas. Hay informes persistentes sobre el desgaste de la disciplina entre las unidades rusas. La retirada desordenada en Járkiv, con grandes cantidades de equipos militares abandonados, es testimonio de eso, y de los problemas de mando crónicos que no se remediarán de la noche a la mañana.

Obviamente, Ucrania también ha perdido miles de soldados, incluidos muchos de sus mejores unidades en el Donbás. Un funcionario militar de la OTAN le dijo a CNN que, si bien la avanzada en Ucrania había sido un gran impulso para la moral, “no puedo imaginar que ocurra lo mismo dos veces”.

Y las fuerzas de artillería y misiles de Rusia todavía superan ampliamente en número a las de Ucrania, pero no ha podido aprovechar esta superioridad para obtener ganancias sobre el terreno. Alrededor del 40% de Donetsk permanece bajo control ucraniano.

El presidente Vladimir Putin reconoció esto el viernes y dijo que la operación ofensiva en el Donbás “avanza a un ritmo lento, pero continúa. Gradualmente, gradualmente, el ejército ruso ocupa nuevos territorios”.

Y a pesar de los llamados en Moscú a una movilización general, esto todavía parece poco probable. Putin dijo: “Estamos luchando con solo una parte del ejército ruso, la parte que está contratada… Por lo tanto, no tenemos prisa por esta parte”.

¿Por qué es importante el apoyo de China a Rusia en este momento? 2:15

¿Una victoria ucraniana?

Algunos observadores han comenzado a preguntarse si es concebible una victoria ucraniana. Eso depende de cómo se defina la victoria. La intención declarada del presidente Zelensky es recuperar todos los territorios ocupados, así como Crimea.

El general David Petraeus, exdirector de la CIA y comandante de las fuerzas militares estadounidenses en Iraq, dijo que esperaba que Ucrania retomara el territorio ocupado por los rusos desde febrero, y “es incluso concebible que pudieran retomar Crimea y el Donbás”, con la ayuda de la creciente resistencia en los territorios ocupados.

Pero eso llevaría tiempo e implicaría una lucha dura, señaló Petraeus a CNN. Si ese fuera el objetivo de Ucrania, sus líneas de suministro se estirarían y sus mejores unidades se dispersarían. A su vez, las fuerzas ucranianas serían vulnerables a los contraataques.

En última instancia, el éxito de Ucrania en el campo de batalla dependerá de un suministro continuo y ampliado de equipo occidental. Las reuniones en las próximas semanas determinarán qué hay en esa línea, pero los inventarios en varios países están disminuyendo.

Los rescatistas ayudan a las personas a huir de un área inundada después de que un misil ruso impactara en una estructura hidráulica en Kryvyi Rih, Ucrania.

Los funcionarios estadounidenses también temen que Ucrania pueda exagerar. Estados Unidos todavía es excepcionalmente cauteloso acerca del envío de armas a Ucrania que tienen un alcance de más de 80 kilómetros (casi 50 millas) y, por lo tanto, podrían atacar profundamente dentro de Rusia. Hasta ahora, se ha resistido a las solicitudes ucranianas de sistemas de misiles tácticos del ejército de largo alcance (ATACMS) que tienen un alcance de hasta 300 kilómetros.

Algunos funcionarios occidentales temen que la humillación del Kremlin pueda provocar una reacción impredecible, incluso con armas nucleares tácticas.

Una exsecretaria general adjunta de la OTAN, Rose Gottemoeller, le dijo a la BBC esta semana: “Me preocupa ese tipo de escenario en este momento… El objetivo sería tratar de hacer que los ucranianos en su terror capitulen”.

En febrero, en vísperas de la invasión, Putin advirtió que cualquier país que se interpusiera en el camino de Rusia enfrentaría “consecuencias como nunca han visto en su historia”.

Pero Olga Olika, directora del Programa de Europa y Asia Central del International Crisis Group, cree que el Kremlin no permitiría tal escalada porque “la detonación de armas de destrucción masiva provocaría represalias internacionales, incluida, muy posiblemente, la participación militar directa de la OTAN”.

Los bomberos ucranianos apagaron un incendio después de un ataque con misiles rusos en una central eléctrica en Járkiv el domingo 11 de septiembre de 2022.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pareció confirmar esto en una entrevista de “60 Minutes”, cuyo clip se emitió en CBS Evening News el viernes. Advirtió a Putin que no intensifique aún más la lucha en Ucrania y dijo que habrá consecuencias si el Kremlin usa armas químicas o nucleares en la lucha.

“No. No. No. Cambiaría el rostro de la guerra como nunca antes desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo Biden. Cuando Scott Pelley le preguntó cuál sería la respuesta de Estados Unidos si Rusia usara un arma química o nuclear, Biden dijo que sería “consecuente”.

Otros analistas señalan que el uso de armas nucleares tácticas tendría beneficios militares limitados y que los militares podrían incluso desafiar una orden de Putin para su uso.

“Es difícil imaginar que incluso los ataques nucleares permitirían a Rusia romper la voluntad de resistencia de Ucrania”, dijo el general Valerii Zaluzhnyi, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Rusia todavía tiene un intimidante arsenal de misiles balísticos y de otro tipo que podrían usarse no para ganar territorio sino para infligir daños catastróficos en la infraestructura de Ucrania: energía, agua y comunicaciones.

En la televisión estatal rusa, los expertos han pedido que se destruya la infraestructura de energía y agua de Ucrania. Y ha habido señales de que las fuerzas de misiles rusas están haciendo precisamente eso, con ataques a los suministros de energía en Járkiv y puertas hidráulicas en un depósito en Kryviy Rih en los últimos días.

Sin embargo, la trayectoria de la guerra parece diferente de cara a los últimos meses de un año que comenzó con pocas esperanzas de que Ucrania pudiera resistir al gigante ruso. Eso en sí mismo puede endurecer la columna vertebral del apoyo europeo, y estimular el flujo continuo de ayuda militar, a pesar de un costoso invierno de descontento por los precios de la calefacción y el combustible.

La táctica del gas

Ha sido evidente durante mucho tiempo que parte de la estrategia del Kremlin es reforzar la determinación europea de apoyar a Ucrania sumergiéndola en una crisis energética, literalmente cerrando los grifos del gas.

En un foro en Vladivostok a principios de este mes, Putin dijo: “No proporcionaremos nada en absoluto si es contrario a nuestros intereses. Ni gas, ni petróleo, ni carbón, ni gasolina, nada”.

En medio de reveses en el campo de batalla, Ivo Daalder y James Lindsay escriben en Foreign Affairs que “la mejor esperanza de Putin, quizás su única esperanza, es que el apoyo occidental a Ucrania se derrumbe a medida que los costos de la guerra, incluida la escasez de energía y el aumento de los precios, comiencen a afectar en Europa”.

Un miembro del servicio ucraniano revisa los proyectiles de artillería rusos capturados durante una operación de contraofensiva cerca de la ciudad de Izium el 14 de septiembre de 2022.

Los precios del gas natural en Europa son 10 veces más altos que hace un año, lo que le ahorró a Rusia alrededor de US$ 1.000 millones por día en los primeros tres meses del conflicto por las exportaciones de energía. (verás, obtuvieron un récord de 93.000 millones de euros en ingresos por petróleo, gas y carbón en los primeros 100 días, pero no están seguros sobre el gas natural) Y el régimen de sanciones contra Rusia solo tendrá un impacto significativo a largo plazo, porque la economía rusa es tan autónoma.

Pero el próximo invierno será la prueba de fuego de la restricción energética de Moscú. En lugar de buscar un compromiso, los gobiernos europeos han llegado a la conclusión de que las concesiones solo envalentonarían al Kremlin. Están decididos a gastar mucho para proteger a los consumidores y una estrategia a más largo plazo para reducir la dependencia de la energía rusa. Después de explorar el mundo en busca de proveedores alternativos, han acumulado reservas (en el caso de Francia a más del 90% de la capacidad).

A pesar de que los precios de la gasolina al por mayor siguen siendo abrumadoramente altos, han caído alrededor de un tercio en las últimas tres semanas. Algunos analistas creen que seguirán haciéndolo, reduciendo el costo de los subsidios que están introduciendo los gobiernos europeos que ya tienen poco dinero en efectivo.

También hay señales de que las ganancias inesperadas de Rusia por los altísimos precios del petróleo y el gas pueden haber alcanzado su punto máximo. La Agencia Internacional de Energía pronostica que la producción de petróleo de Rusia será un 17% menor para el próximo febrero en comparación con la producción de antes de la guerra, una vez que se sienta toda la fuerza de las sanciones de la UE.

Daalder y Lindsay creen que los aliados de Ucrania han fijado su rumbo. “Muchos escépticos en Occidente creen que las democracias se doblegarán ante las dificultades”, escribieron. “Pero esas voces subestiman el poder de permanencia de Occidente”.

Sin palomas de la paz

Las señales de ambos lados indican que se atrincheran para un largo invierno, en lugar de explorar las perspectivas de un acuerdo.

“Rusia hará todo lo posible para poner fin al conflicto en Ucrania lo antes posible, pero Kyiv se niega a negociar”, dijo Putin en una reunión con el primer ministro de India, Narendra Modi, el viernes. Mientras tanto, el objetivo de Rusia seguía siendo “la liberación de Donbás” y “no había prisa”.

ANÁLISIS | La descomposición es profunda en la maquinaria bélica rusa. Ucrania lo está exponiendo para que todos lo vean

No obstante, el líder ruso también reconoció las “preocupaciones” que tienen tanto India como China por el conflicto.

El líder de China, Xi Jinping, en su primera reunión con Putin desde antes de la invasión, en particular no se refirió a Ucrania por su nombre, según una lectura de Beijing. Algunos observadores creen que Beijing está adoptando sutilmente un enfoque de plena competencia ante el atolladero ruso en Ucrania. Todavía se desconoce cómo eso puede influir en los cálculos de Putin.

Por su parte, los ucranianos han sido consistentes en no negociar con Moscú a menos y hasta que se recupere todo el territorio ocupado. Zelensky rechazó airadamente las sugerencias del presidente de Francia, Emmanuel Macron, el exsecretario de Estado de Estados Unidos Henry Kissinger y otros de que Ucrania debería negociar para no humillar a Rusia (Kissinger luego retiró su recomendación).

Dado el estado actual del campo de batalla, hay pocos incentivos para que Ucrania busque una tregua, mientras que el Kremlin estaría en apuros para tergiversar los resultados de su “operación militar especial” si un tercio del Donbás todavía está en manos ucranianas.

El exdirector de la CIA y general retirado del ejército estadounidense David Petraeus cree que Rusia enfrenta una “situación desastrosa” militarmente. Le dijo a CNN que Rusia “literalmente se estaba quedando sin soldados, municiones, tanques, vehículos de combate y demás”.

Un funcionario militar de la OTAN le dijo a CNN que esperaba que Putin tuviera que reconsiderar su posición para la próxima primavera “si la OTAN se mantiene unida sobre los problemas energéticos del invierno y si Ucrania sigue luchando. Pero no negociará antes, ya que el frío invierno es su mejor arma”.

Después de eso, el efecto completo de los embargos sobre la energía rusa por parte de los gobiernos occidentales y Japón, y sobre la exportación de equipos de alta tecnología a Rusia, comenzará a hacerse sentir. Esto último ya comienza a afectar la producción de armas, lo que obliga a los militares a desempolvar las armas que habían estado almacenadas.

El conflicto ucraniano ha arrojado muchas sorpresas, y las predicciones pueden ser una tontería. La forma actual del campo de batalla sugiere que los roles iniciales de Ucrania y Rusia (defensa y ataque) pueden invertirse en los próximos meses, mientras que las fuerzas rusas duplican el bombardeo despiadado de objetivos civiles y militares.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up