ANÁLISIS | ¿Algo en lo que los estadounidenses están de acuerdo? Nuestros políticos son demasiado viejos

(CNN) — El presidente de Estados Unidos tiene 79 años.

La presidenta de la Cámara de Representantes tiene 82 años.

El líder de la mayoría del Senado tiene 71 años.

La edad promedio de un senador estadounidense a principios de 2021 era de 64,3 años, la mayor en la historia de Estados Unidos.

Si bien el público estadounidense no está de acuerdo en mucho, sí está de acuerdo en esto: nuestros políticos son simplemente demasiado viejos.

Una nueva encuesta de CBS News muestra que casi tres de cada cuatro estadounidenses (73%) piensan que debería haber algún tipo de límite máximo de edad para los funcionarios electos. El apoyo a tal límite de edad es consistente en todas las líneas partidarias. Siete de cada diez demócratas (71%) están de acuerdo, al igual que tres cuartas partes de los republicanos e independientes. El apoyo también es notablemente consistente entre los grupos de edad. Curiosamente, el grupo más joven de la encuesta (entre 18 y 29 años) está menos a favor de los límites máximos de edad (68%), mientras que las tres cuartas partes de todos los demás grupos de edad los respaldan.

¿Cuál debe ser la edad límite para desempeñar un cargo? La respuesta más común entre las opciones presentadas en la encuesta de CBS fue 70 años, con 4 de cada 10 estadounidenses eligiendo esa opción. Uno de cada 4 (26%) dijo que 60 debería ser la edad máxima que alguien puede tener para ocupar un cargo electo, mientras que el 18% dijo que 80 debería ser el límite.

Lo que los presidentes de Estados Unidos no nos han dicho sobre su salud a lo largo de los años

Esta no es, por supuesto, una discusión utópica.

El presidente Joe Biden, como señalé anteriormente, tiene 79 años. Cumplirá 82 años poco después de las elecciones de 2024. Ya es la persona de mayor edad elegida para un primer mandato como presidente.

Eso ha llevado al escepticismo, incluso de miembros de su propio partido, de que debería buscar un segundo mandato.

“Mi corazonada es que necesitamos un nuevo liderazgo en todos los ámbitos: demócratas, republicanos, creo que es hora de un cambio generacional”, dijo recientemente el candidato demócrata al Senado de Ohio, Tim Ryan, cuando se le preguntó si Biden debería postularse para la reelección.

Una gran cantidad de encuestas realizadas durante el verano mostraron que grandes sectores del país también plantearon dudas sobre si Biden se postularía para otro mandato, y algunos encuestados mencionaron su edad.

“La presidencia es demasiado dura, físicamente, para cualquiera que esté allí”, dijo Jean Davis, un residente de Iowa de 87 años, al Des Moines Register en julio sobre Biden. “Puede que lo tenga mentalmente. Pero, físicamente, no creo que sea capaz”.

“Voy a salir y decirlo: quiero sangre más joven”, comentó Nicole Farrier, residente de Michigan de 38 años, al New York Times en julio. “Estoy tan cansada de que todos los ancianos gobiernen nuestro país. No quiero que alguien toque a la puerta de la muerte”.

Como lo expresó el Times en una historia separada:

“El Sr. Biden parece mayor que hace unos años, una responsabilidad política que no se puede resolver con las estratagemas tradicionales de la Casa Blanca, como cambios en el personal o nuevos planes de comunicación. Su nivel de energía, si bien es impresionante para un hombre de su edad, no es lo que era, y algunos ayudantes lo cuidan en silencio. A menudo arrastra los pies cuando camina, y a los asistentes les preocupa que se tropiece con un cable. Tropieza con las palabras durante los eventos públicos, y contienen la respiración para ver si llega al final sin un error”.

El expresidente Donald Trump trató de hacer de la edad y la agudeza mental de Biden un problema durante la campaña de 2020, y ha seguido haciéndolo desde que perdió esa contienda. “Este tipo no tiene ni idea”, dijo Trump antes de su primer debate de 2020. “Él no sabe dónde diablos está. Este tipo no sabe que está vivo”. Trump, vale la pena señalar, no es un pollo de primavera a los 76 años mientras contempla otra posible candidatura a la Casa Blanca.

ANÁLISIS | Mientras Biden reflexiona sobre 2024, estas son las razones por las que algunos presidentes renunciaron a buscar la reelección

Biden ha respondido con fuerza a ese tipo de ataques. “Míreme, señor presidente. Míreme”, dijo Biden en agosto de 2020. “Míranos a los dos. Míranos a ambos, lo que decimos, lo que hacemos, lo que controlamos, lo que sabemos, en qué tipo de forma estamos. Vamos”.

Por si sirve de algo, después del examen físico anual de Biden el otoño pasado, su médico dijo que el presidente “sigue siendo apto para el trabajo y ejecuta todas sus responsabilidades sin exenciones ni adaptaciones”.

Incluso por debajo del nivel presidencial, la cuestión de la edad ha pasado a primer plano en los últimos meses. La primavera pasada, el San Francisco Chronicle publicó un extenso artículo que detallaba el supuesto deterioro mental de la senadora demócrata de California Dianne Feinstein, de 89 años. El artículo incluía estas líneas:

“Cuatro senadores estadounidenses, incluidos tres demócratas, así como tres exmiembros del personal de Feinstein y el miembro demócrata del Congreso de California le dijeron a The Chronicle en entrevistas recientes que su memoria se deteriora rápidamente. Dijeron que parece que ya no puede cumplir con sus deberes laborales sin que su personal realice gran parte del trabajo requerido para representar a los casi 40 millones de habitantes de California”.

Posteriormente, Feinstein le dijo al consejo editorial del Chronicle que estaba “desconcertada” por los informes, y señaló: “Me reúno regularmente con los líderes. No estoy aislada. Veo gente. Mi asistencia es buena. Trabajo las horas”.

(La otra cara: Feinstein había renunciado previamente a su puesto como la principal demócrata en la Comisión Judicial del Senado en 2020 luego de las críticas liberales sobre su manejo de las audiencias de nominación a la Corte Suprema de Amy Coney Barrett).

El mandato actual de Feinstein termina en 2025.

El tema de la edad — ya sea a nivel presidencial, del Senado o de la Cámara de Representantes — es delicado para informar o incluso para hablar. La edad está invicta, y todos saben que en algún momento podrían ser ellos los que están siendo sacados silenciosamente del escenario público.

Al mismo tiempo, como lo dejan claro estos números de la encuesta de CBS, el público está harto de tantos viejos políticos y está más que listo para un cambio.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up