Una segunda delegación del Congreso de EE.UU. visita Taiwán

Taipei, Taiwán (CNN) — Una delegación del Congreso de EE.UU. encabezada por el senador demócrata de Massachusetts, Ed Markey, llegó a Taipei en una visita no anunciada de dos días, la segunda delegación del Congreso estadounidense a Taiwán este mes.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, provocó la ira de China cuando se convirtió en la primera persona en su cargo en visitar la isla en 25 años en un momento en que las relaciones entre Washington y Beijing han sido especialmente tensas.

“No tenemos miedo”: el ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán afirma que la isla hará frente a las amenazas “más serias” de China

La nueva delegación de cinco miembros está visitando la isla autónoma en un esfuerzo por “reafirmar el apoyo de Estados Unidos a Taiwán” y “fomentar la estabilidad y la paz en el Estrecho de Taiwán”, dijo un portavoz de Markey en un comunicado.

La delegación incluye a los representantes demócratas John Garamendi, Alan Lowenthal y Don Beyer, y la representante republicana Aumua Amata Coleman Radewagen, agregó el comunicado.

El grupo encabezado por Markey se reunirá con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, y el ministro de Relaciones Exteriores, Joseph Wu, durante la visita, y también sostendrá conversaciones con el comité de Asuntos Exteriores y Defensa Nacional del parlamento taiwanés sobre cuestiones de seguridad y comercio, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán.

El Ministerio de Relaciones Exteriores agregó que dio la bienvenida sincera a la delegación y les agradeció por demostrar el fuerte apoyo de Estados Unidos hacia Taiwán a pesar de la escalada de tensiones con Beijing.

El portavoz del senador dijo que la delegación “se reunirá con líderes electos y miembros del sector privado para discutir intereses compartidos, incluida la reducción de las tensiones en el Estrecho de Taiwán y la expansión de la cooperación económica, incluidas las inversiones en semiconductores”.

China respondió a la visita y dijo que tomaría “contramedidas decididas en respuesta a las provocaciones de Estados Unidos” en un comunicado emitido el domingo por la embajada china en Washington.

“Los miembros del Congreso de EE.UU. deben actuar de acuerdo con la política de una sola China del gobierno de EE.UU.”, dijo el portavoz de la embajada, Liu Pengyu, en Twitter.

Liu dijo que China “se opone firmemente a cualquier tipo de vínculo oficial” entre EE.UU. y Taiwán, y la última visita de una delegación del Congreso “prueba que EE.UU. no quiere ver estabilidad a lo largo del Estrecho de Taiwán y no ha hecho ningún esfuerzo para evitar la confrontación entre las dos partes e interferir en los asuntos internos de China”.

El gobernante Partido Comunista de China considera a Taiwán como parte de su territorio, a pesar de que nunca lo ha controlado, y desde hace mucho tiempo ha prometido “reunificar” la isla con China continental, por la fuerza si es necesario. Antes de la visita de Pelosi, Beijing había advertido repetidamente sobre las terribles consecuencias si el viaje continuaba, llegando incluso a advertir al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que aquellos que jugaban con fuego “perecerían” por ello.

Nancy Pelosi durante su visita a Taiwán.

Durante su viaje a Taiwán, Pelosi, demócrata de California, dijo que la visita pretendía dejar “inequívocamente claro” que Estados Unidos “no abandonaría” la isla gobernada democráticamente.

China respondió al viaje de la presidenta de la Cámara lanzando ejercicios militares, que según el Ministerio de Defensa de China comenzaron con simulacros tanto en los mares como en el espacio aéreo que rodea a Taiwán. Además de los simulacros, Beijing canceló futuras llamadas telefónicas entre los líderes de defensa chinos y estadounidenses, suspendió las conversaciones climáticas bilaterales y sancionó a Pelosi y su familia inmediata.

La Casa Blanca ha convocado al embajador de China para condenar las actividades militares y subrayar el deseo de EE.UU. de evitar una crisis en la región. La Casa Blanca ha dicho que no hay cambios en la política de “Una China” de Estados Unidos y que Washington reconoce a la República Popular China como el único gobierno legítimo de China.

Estados Unidos mantiene estrechos vínculos no oficiales con Taiwán y está obligado por ley a proporcionar armas defensivas a Taiwán. Pero sigue siendo deliberadamente vago sobre si defendería a Taiwán en caso de una invasión china, una política conocida como “ambigüedad estratégica”.

Daniella Diaz, Jeremy Herb, Wayne Chang y Rhea Mogul de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up