Travis y Gregory McMichael reciben una segunda condena de cadena perpetua vinculada al homicidio de Ahmaud Arbery

(CNN) — Gregory McMichael, uno de los tres hombres blancos condenados por el homicidio de Ahmaud Arbery, fue sentenciado este lunes a cadena perpetua más siete años tras sus condenas federales de este año por interferencia con los derechos —un delito de odio—, intento de secuestro y uso de armas.

La sentencia de Gregory McMichael se produjo horas después de que su hijo, Travis, recibiera una segunda condena a cadena perpetua más 10 años en el mismo tribunal de Georgia por los mismos cargos federales. Su vecino, William “Roddie” Bryan Jr., será condenado el lunes por la tarde.
Los tres ya están cumpliendo cadena perpetua por sus condenas en un tribunal estatal por una serie de cargos relacionados con el homicidio del hombre negro de 25 años.

Jurado declara culpables de crímenes de odio a los tres hombres que mataron a Ahmaud Arbery

Travis McMichael, su padre Gregory McMichael y su vecino William “Roddie” Bryan fueron declarados culpables en febrero de interferencia con los derechos —un delito federal de odio— e intento de secuestro en relación con el asesinato del hombre negro de 25 años en 2020, y el jurado aceptó el argumento de los fiscales de que los acusados actuaron por animadversión racial hacia Arbery.

Travis McMichael, que disparó fatalmente a Arbery, también fue declarado culpable de usar y llevar una escopeta Remington, mientras que su padre, Gregory fue declarado culpable de usar y llevar un revólver Magnum .357.

Los McMichael y Bryan ya están cumpliendo cadena perpetua tras haber sido condenados en un tribunal estatal por una serie de cargos relacionados con la muerte de Arbery, incluido el de asesinato.

Estos crímenes, que se produjeron meses antes de la muerte de George Floyd a manos de la policía en Minneapolis, fueron en cierto modo los precursores de las protestas nacionales que estallaron ese verano cuando los manifestantes denunciaron el trato que reciben a veces las personas de color por parte de las fuerzas del orden.

Para presentar su caso, los fiscales federales se centraron en cómo cada uno de los acusados había hablado de los negros en público y en privado, utilizando un lenguaje incendiario, despectivo y racista.

Los fiscales y la familia de Arbery habían dicho que éste había salido a correr —un pasatiempo común para el exjugador de fútbol americano de la escuela secundaria— el 23 de febrero de 2020, cuando los acusados lo persiguieron y lo mataron en su vecindario a las afueras de Brunswick, Georgia.

Los abogados defensores argumentaron que los McMichael persiguieron a Arbery en una camioneta por las calles del barrio para detenerlo ante la policía, creyendo que coincidía con la descripción de alguien captado en las imágenes grabadas en una casa en construcción. Los fiscales reconocieron que Arbery había entrado en la casa en el pasado, pero nunca se llevó nada.

La defensa también argumentó que Travis McMichael disparó a Arbery en defensa propia mientras luchaban por la escopeta de McMichael. Bryan se unió a la persecución en su propia camioneta después de ver a los McMichael seguir a Arbery en su camioneta mientras corría; Bryan grabó video del tiroteo.

En un principio, dos fiscales dieron instrucciones a la policía del condado de Glynn para que no realizara detenciones, y los acusados no fueron arrestados durante más de dos meses, y solo después de que saliera a la luz el video de Bryan sobre el asesinato, lo que desencadenó la protesta nacional.

Jason Hanna y Travis Caldwell de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up