Texas envía inmigrantes a Nueva York y Washington en autobús. Muchos están contentos de ir

(CNN) — Génesis Figueroa y su esposo pasaron más de un mes viajando desde Venezuela hasta la frontera con Estados Unidos, un viaje agotador que se interrumpió brevemente cuando fue hospitalizada con neumonía en Guatemala.

Menos de una semana después de encontrar refugio en Eagle Pass, Texas, luego de cruzar el Río Grande, se embarcaron en otro viaje el jueves por la mañana: esta vez a la ciudad de Washington, en un autobús.

Nueva York lucha por alojar a inmigrantes a medida que Texas comienza a transportarlos en autobús a la ciudad

Figueroa y su esposo se encuentran entre los miles de inmigrantes enviados en autobús desde el estado de Lone Star a la ciudad de Washington y Nueva York este año bajo la dirección del gobernador de Texas, Greg Abbott, en un esfuerzo por resaltar sus críticas a las políticas de inmigración de la administración Biden.

“Antes de que empezáramos a transportar a los inmigrantes a Nueva York, solo Texas y Arizona eran los que soportaban la peor parte de todo el caos y los problemas que conlleva”, dijo el gobernador en un comunicado esta semana. “Ahora, el resto de Estados Unidos puede entender exactamente lo que está pasando”.

Abbott dijo el viernes que el estado había enviado a más de 7.000 inmigrantes en autobús a Washington desde abril y a más de 900 inmigrantes a la ciudad de Nueva York desde el 5 de agosto.

Muchos, como Figueroa, están felices de irse de Texas. Los autobuses se detienen en varias ciudades en el camino hacia el noreste, lo que permite que los migrantes desembarquen para reunirse con amigos y familiares en otros lugares. En Washington, Figueroa y su esposo se reunirán con sus amigos.

Pero los funcionarios de Nueva York han criticado las condiciones del viaje, diciendo que los inmigrantes que llegan en esos autobuses tienen hambre, sed y “a menudo se enferman”.

“Llevamos tanto tiempo en el camino que no nos importa dos o tres días más”, dijo Figueroa, de 28 años, a CNN en español.

Tampoco los primos Luis Pulido y Aynner Garrido, quienes estuvieron seis semanas viajando de Venezuela a Texas. El hermano menor de Pulido no llegó a Estados Unidos con ellos. Desapareció cuando el grupo cruzaba a nado el Río Grande. Los funcionarios del refugio en Texas le dijeron a Pulido que encontraron el cuerpo de su hermano; se había ahogado.

Lo que sabemos de la nueva tarjeta de expediente seguro, que permitirá identificar a migrantes indocumentados

Pero los primos han llegado hasta aquí y están decididos a continuar con sus planes. Subirán al autobús a la ciudad de Washington y se bajarán antes de su destino, en Kentucky, donde sus familiares los estarán esperando para recogerlos.

“Quieren ir en los autobuses”, dijo Valeria Wheeler, directora ejecutiva de Mission: Border Hope, una organización sin fines de lucro que sirve a la comunidad fronteriza en Eagle Pass. “Nadie ha sido obligado”.

Los grupos van en parte porque quieren, agregó Wheeler, y en parte porque es un viaje gratis a Nueva York o Washington.

Las ciudades receptoras han tenido problemas para acomodar el aumento de inmigrantes y sus necesidades. Los funcionarios de la ciudad de Nueva York dijeron la semana pasada que los centros de admisión ya estaban abrumados y, aunque planeaban abrir más viviendas de emergencia este mes, enfrentaron problemas derivados de la falta de coordinación del estado de Texas.

“Básicamente, han convertido esta situación en un arma”, dijo Manuel Castro, comisionado de la oficina de asuntos de inmigrantes del alcalde, en una audiencia reciente en el concejo municipal. “Nos hemos enterado de que la compañía de autobuses con la que han estado trabajando tiene un acuerdo de confidencialidad que no les permite comunicarse con la ciudad de Nueva York”. La oficina de Abbott no respondió las preguntas previas de CNN sobre los acuerdos de confidencialidad para las compañías de autobuses.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, también acusó a Abbott de obligar a los inmigrantes a subir a los autobuses, lo que el gobernador ha negado.

La semana pasada, la alcaldesa de la ciudad de Washington, Muriel Bowser, renovó una solicitud para que la Guardia Nacional ayude con la llegada continua de migrantes, luego de que se rechazara una solicitud anterior. Su oficina ha dicho que la ciudad ha llegado a un “punto de inflexión”.

La oficina de la alcaldesa también solicitó convertir una “ubicación federal adecuada” en un centro de procesamiento para los migrantes, diciendo que un centro regional de bienvenida en Maryland estaba lleno, reportó CNN anteriormente.

De regreso en Eagle Pass, más de 40 personas, incluidos hombres, mujeres y niños, abordaron el autobús que se dirigía a la ciudad de Washington el jueves por la mañana junto con los primos Pulido y Garrido, y Figueroa y su esposo.

Cuando llegue allí, Figueroa le dijo a CNN que espera poder encontrar trabajo cocinando, limpiando o en una oficina, para poder mantener a su familia en casa.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up