Ron DeSantis demuestra su poder en Florida de cara a su decisión por una candidatura en 2024

(CNN) — Cuando el gobernador Ron DeSantis suspendió abruptamente al fiscal electo de Tampa la semana pasada, no lo hizo en un despido nocturno ni lo enterró en un comunicado de prensa de las 5 de la tarde del viernes. Más bien, DeSantis convocó a los periodistas y a las cámaras para un evento de medios al mediodía, como lo hace varias veces a la semana, se paró frente a los oficiales y a los aliados elegidos y con toda naturalidad explicó su decisión de suspender a un funcionario demócrata elegido dos veces.

Fue una escena sorprendente, no solo por su extraordinario resultado, sino por la forma en que fue coreografiada. El acto fue premeditado para desencadenar, como escribió su portavoz en Twitter la noche anterior, “el colapso mediático liberal del año”. Pat Kemp, un demócrata que forma parte de la comisión local del condado de Hillsborough, lo describió como “nuestro propio 6 de enero”.

DeSantis suspende al fiscal de Tampa que se posicionó en contra de criminalizar a los proveedores de aborto

El despiadado despliegue de poder político crudo al destituir al fiscal del estado del condado de Hillsborough, Andrew Warren, por descarado y sin precedentes, no fue más que el último ejemplo de una nueva realidad en Florida: DeSantis está gobernando sin las limitaciones de los controles tradicionales de la autoridad ejecutiva. En los últimos ocho meses, DeSantis orquestó una nueva ley para vengarse de Disney en medio de una disputa política con el gigante del entretenimiento, arrasó con una redistribución agresivamente partidista de los límites del Congreso a través de la legislatura estatal y empujó casi todas las facetas del gobierno estatal a las primeras líneas de las guerras culturales. Y lo ha hecho todo con escasa disidencia por parte de los republicanos que controlan los otros poderes del Estado de Florida.

Mientras busca un segundo mandato en noviembre, y sopesa una posible candidatura a la presidencia en 2024, todo el peso de este poder acumulado también se está empezando a cristalizar. Si es reelegido, y con una ventaja de nueve cifras en la recaudación de fondos, las probabilidades están fuertemente a su favor, parece que hay poco que le impida impulsar una agenda que transforme aún más Florida para un público de futuros votantes de las primarias del Partido Republicano.

“DeSantis tiene un cheque en blanco”, dijo Bob Jarvis, profesor de derecho en la Universidad Nova Southeastern, una escuela privada de Fort Lauderdale. “Ahora no hay ninguna parte de la constitución que proteja la democracia porque los controles y equilibrios sobre él han sido eviscerados completamente. Si gana, lo interpretará como un mandato y dirá: ‘Si a los floridanos no les gustara nada de lo que hice, me habrían expulsado'”.

Ella ayudó a Trump a ganar Florida dos veces. Ahora podría liderar su campaña para 2024

DeSantis justificó la destitución de Warren como necesaria para proteger a los floridanos de un funcionario electo que no cumple la ley. Warren se había comprometido en un par de cartas a utilizar la discreción de la fiscalía para no perseguir a las personas que buscan abortos o atención de afirmación de género, así como a quienes proporcionan esos servicios.

“Así no puede funcionar un Estado de Derecho y, en última instancia, no se pueden tener comunidades seguras y fuertes”, dijo DeSantis.

Sus críticos han descrito estas acciones decisivas y polémicas como una extralimitación de su cargo. Los dos principales candidatos demócratas a la gubernatura de Florida, la comisionada de Agricultura Nikki Fried y el representante Charlie Crist, compararon a DeSantis con un dictador después de la suspensión de Warren.

Pero también han consolidado a DeSantis como el único republicano que desafía consistentemente al expresidente Donald Trump en las encuestas de cara a las primarias presidenciales de 2024, y le hacen ganar a DeSantis mucho tiempo de aire gratuito en los medios conservadores. DeSantis pasó directamente del anuncio de suspensión del jueves a una entrevista con Fox News digital. Luego apareció en la red durante el horario de máxima audiencia, donde el presentador de Fox, Tucker Carlson, elogió a DeSantis por “finalmente hacer algo más que quejarse”.

DeSantis también está aumentando su influencia a nivel nacional. Esta semana, arremetió contra el registro del FBI en el resort de Trump en Mar-a-Lago, calificándolo de “armamento de las agencias federales”. Y la próxima semana, encabezará mítines para los candidatos del Partido Republicano en Nuevo México, Arizona, Ohio y Pennsylvania.

Charlie Kirk, el presidente de Turning Point America, la organización conservadora que está organizando los mítines, llamó a DeSantis “el modelo para un nuevo movimiento conservador” cuando anunció los eventos previstos.

DeSantis ya ha expuesto algunos de sus futuros objetivos para un segundo mandato, cuando sus acciones serán observadas de cerca en medio de la expectativa de 2024. Recientemente ha dicho que quiere castigar a las instituciones financieras que tengan en cuenta factores como la destrucción del medio ambiente o el bien de la sociedad a la hora de tomar decisiones de inversión, lo que ha calificado de “banca woke”. DeSantis también ha prometido cambiar las leyes de propiedad de armas para permitir que la gente lleve armas de fuego en público sin una licencia o entrenamiento previo. Los demócratas se preparan para nuevas restricciones al aborto después de que DeSantis prometiera “ampliar las protecciones antiaborto”, aunque todavía no ha dicho hasta dónde llegará.

El aborto en Florida: ¿qué significan las leyes actuales para las personas que buscan abortar?

“Anteriormente, bajo los gobernadores republicanos anteriores, se podía esperar que las políticas tuvieran una inclinación conservadora”, dijo el líder de la minoría de la Cámara estatal, Fentrice Driskell. “Pero esto no es una inclinación conservadora, es una inclinación de DeSantis. No se trata de lo que el partido quiere, se trata de lo que él quiere”.

La legislatura controlada por los republicanos ha hecho hasta ahora poco para sugerir que se interpondrá en el camino de DeSantis. En cambio, se han resistido ante la creciente popularidad de DeSantis. Después de que los legisladores republicanos pasaran meses elaborando cuidadosamente un nuevo mapa del Congreso, DeSantis hizo estallar el proceso de redistribución de distritos al introducir uno propio que eliminaba dos distritos representados por demócratas negros. Los republicanos al principio se resistieron, pero finalmente cedieron, y ahora están defendiendo los nuevos límites en un desafío legal.

Luego, aceptaron rápidamente cuando la oficina de DeSantis autorizó la legislación que castigó a Disney, el mayor empleador del estado, por meterse en la lucha de Florida sobre una nueva ley polémica para restringir la enseñanza de la identidad de género y la orientación sexual en las escuelas. Y dos meses después de eso, los principales líderes legislativos animaron a DeSantis cuando anunció que estaba usando su poder de veto de línea para recortar US$ 3.000 millones de su presupuesto acordado y eliminar muchas de sus prioridades favoritas.

Para derrotar a Ron DeSantis, los demócratas de Florida se unen en torno a Charlie Crist y al manual de estrategias de Joe Biden

“La dinámica ha sido así durante los últimos dos años”, dijo el senador Jeff Brandes, un republicano de San Petersburgo. “Creo que mantiene su trayectoria”.

Brandes es el raro republicano que ha criticado públicamente a DeSantis, pero también está llegando a su límite de mandato este año. Brandes dejará atrás una legislatura que es mucho más conservadora que cuando entró en el cargo en 2012 y que será moldeada considerablemente por DeSantis, quien se ha metido en las primarias del Partido Republicano, a veces impulsando a los candidatos por encima de otros preferidos por el liderazgo legislativo de su partido.

Que DeSantis siga acumulando autoridad “depende realmente de si la Cámara y el Senado y los tribunales se ven a sí mismos como organismos independientes que están ahí para proporcionar un control y equilibrio al sistema”, dijo Brandes. “Si se olvidan de eso o si creen que no es necesario, entonces vamos por un solo camino. Pero si solo uno de esos grupos se levanta y dice: ‘Tenemos una perspectiva diferente’, creo que se verá otro resultado”.

La constitución de Florida otorga al Senado estatal la autoridad para restituir a Warren. Pocos esperan que lo haga. Los líderes del Senado se negaron a comentar públicamente la suspensión, pero en una serie de publicaciones reveladoras, el presunto presidente de la Cámara para 2023, el representante Paul Renner, aplaudió a DeSantis en Twitter minutos después de que suspendiera a Warren, calificándolo de “acción decisiva”.

“El camino de Florida pone la seguridad pública en primer lugar”, escribió Renner.

Warren ha prometido apelar por la vía legal, argumentando que DeSantis ha sobrepasado su autoridad constitucional. Ese caso probablemente terminaría ante la Corte Suprema del estado, un panel designado en su totalidad por gobernadores republicanos. El viernes, DeSantis nominó a su cuarto juez para el alto tribunal, lo que significa que la mayoría del panel de siete miembros le debe su trabajo a DeSantis.

Jarvis, que enseña sobre la constitución de Florida y ha escrito libros de texto sobre el tema, dijo que los legisladores no previeron un ejecutivo del tipo de DeSantis cuando escribieron la última versión de la constitución estatal en 1968. Elaboraron un sistema de gobierno que otorgaba a la Legislatura la autoridad para anular al gobernador en varios frentes, incluidos los nombramientos y las suspensiones, y la supervisión de la administración ejecutiva. En un principio, otorgaron un poder considerable a un Gabinete, seis ejecutivos estatales elegidos de forma independiente y constitucional que actuaban junto al gobernador.

ANÁLISIS | El gobernador de Florida, Ron DeSantis, muestra el poder bruto de su gobierno imperial

Con esos controles, la Constitución también otorgaba al gobernador una increíble discreción para suspender a los funcionarios elegidos por “mala conducta, negligencia en el cumplimiento del deber, embriaguez, incompetencia, incapacidad permanente para desempeñar sus funciones oficiales o comisión de un delito grave”. Los gobernadores anteriores han utilizado esta facultad con moderación para destituir a funcionarios electos acusados de acciones atroces o violaciones de la confianza local, dijo Susan MacManus, profesora de ciencias políticas jubilada y la mayor experta en la historia política de Florida.

Sin embargo, Warren no fue suspendido por nada que hubiera hecho, sino por algo que sugirió que algún día no haría. Si ese es el estándar para destituir a alguien, entonces, dijo Jarvis, hay poco que impida a DeSantis destituir a cualquier funcionario con el que no esté de acuerdo, una realidad alarmante dado que su administración ha etiquetado a los disidentes políticos como “groomers”, un término que hace referencia a los pedófilos, y ha caracterizado a los demócratas como socialistas sin ley.

“Esto envía un mensaje a cada uno de los otros funcionarios que están sujetos a su poder de suspensión, ‘Si no sigues la línea o si te veo como una amenaza política, no dudaré en suspenderte'”, dijo Jarvis. “Y sé que el Senado te destituirá”.

MacManus dijo que es presuntuoso especular que DeSantis en un segundo mandato no se enfrentará a nuevos obstáculos o a un cambio en el sentimiento de los votantes y de sus colegas legisladores. Hay encuestas que muestran que grandes franjas de votantes temen por el futuro de la democracia, aunque a menudo chocan con otros sondeos que sugieren que la delincuencia sigue siendo un problema importante para gran parte del país, señaló.

“Ahora mismo parece insuperable, pero la política cambia, los temas cambian”, dijo. “Las cosas pueden cambiar con un chasquido”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up