OPINIÓN | La tendencia de separarse de las mascotas nos toca de cerca

Nota del editor: Holly Thomas es una escritora y editora que reside en Londres. Es editora matutina en Katie Couric Media. Su Twitter es @HolstaT. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente de la autora. Ver más opiniones en CNN.

(CNN) — Las tendencias cuentan historias. El año pasado, la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA) informó que uno de cada cinco hogares estadounidenses había adquirido una nueva mascota desde el comienzo de la pandemia de covid-19 en 2020, un cambio que también se reflejó en el Reino Unido, donde vivo. Aunque las organizaciones benéficas de animales temían que la gente renunciara a sus nuevas mascotas cuando se diera cuenta de la realidad de ser propietario, en mayo de 2021, la gran mayoría de las mascotas estadounidenses -el 90% de los perros y el 85% de los gatos, según la ASCPA- seguían en esos hogares.

La adopción de mascotas aumentó al inicio de la pandemia, ¿qué sucede ahora?

Como ocurre a menudo, a la crisis le siguió otra, y una vez más nuestras mascotas se han convertido en un indicador de la emergencia imperante, que en 2022 es económica. A medida que el coste de la vida se dispara en el Reino Unido, los propietarios son cada vez más incapaces de permitirse mantener a sus mascotas. El Dogs Trust dice que las consultas sobre la entrega de perros están en su punto más alto, y la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals ha advertido que los refugios se están “ahogando”.

En Estados Unidos, la ASPCA señala que algunos refugios observan un aumento en la admisión y una caída en las adopciones este año, mientras que la Oficina de Estadísticas Laborales dice que el costo de las mascotas y los productos para mascotas se incrementó en un 8,3% entre mayo de 2021 y mayo de 2022. En la sombría intersección de ambas tendencias, los informes de secuestros de perros por parte de delincuentes que esperan sacar dinero rápido de los desesperados aspirantes a propietarios se dispararon en 2021.

Hay una narrativa aquí, no solo sobre cómo las catástrofes afectan a nuestros patrones de compra, sino sobre lo que hace que las cosas que valoramos sean tan preciadas. El número de mascotas conservadas tras el confinamiento sugiere que, en pocos meses, estos animales demostraron que su valor era mucho mayor que su coste en dólares, o el tiempo y el esfuerzo dedicados a su cuidado.

4.000 beagles serán rescatados de un criadero de Virginia

Esto no debería ser una sorpresa. Como sabe cualquiera que haya cuidado de un animal de compañía, la obligación de atender sus necesidades básicas, incluso las más burdas, puede ser suficiente para desbaratar los trenes de pensamiento más oscuros. No creo que el aumento del número de mascotas que se entregan a los refugios signifique un giro hacia la indiferencia o la dureza de corazón. Creo que es una medida de la magnitud de la catástrofe, una de las muchas que serían más soportables con un compañero dulce y sin palabras cerca.

Este año cedí a la tentación y obtuve un perro, mucho después de que hacerlo dejara de ser elegante, y la omnipresente sensación de temor incluso influyó en la raza que elegí. Durante mucho tiempo, mi pareja y yo habíamos imaginado un perro salchicha en miniatura, un encantador perro juguetón, alegre y con un peso de unos 4 kilos, convenientemente transportable. A medida que se iban produciendo los titulares de prensa -especialmente los relacionados con el horrible destino de Sarah Everard y Sabina Nessa, que fueron asesinadas por desconocidos mientras paseaban por Londres en 2021-, la idea se fue desvaneciendo.

No solo quería una mascota, sino un guardaespaldas, uno lo suficientemente intimidante como para ahuyentar a los hombres malvados, pero también lo suficientemente dulce como para animarme en medio de la inflexible desolación de lo que parece un invierno de 30 meses. Quería que fuera tan grande que ningún ladrón en su sano juicio intentara llevárselo. Al final, elegí un Rottweiler.

Holly y su perro en el veterinario.

Probablemente esto suene absurdo para los no iniciados. Pero los rottweilers -cariñosos, intuitivos y deseosos de complacer- encarnan muchas de las idiosincrasias caninas que son un bálsamo natural para cualquiera que tenga problemas psicológicos. Si trabajas desde casa, como todavía hace tanta gente en el mundo poscovid, es fácil pasar un día no solo encerrado, sino completamente inerte.

Si a esto le añadimos la apatía que acompaña a muchos problemas de salud mental, es fácil quedarse paralizado durante días. Esto no es posible cuando vives con un cachorro enérgico y adorable que está encantado con cada segundo que pasas con él, y que ya es lo suficientemente fuerte como para causar graves daños a tus muebles si no mantienes tus reflejos afilados. Y ese animal no solo te hace levantarte, sino que te obliga a salir a la calle, te apetezca o no.

Ten un perro, y te encontrarás deambulando con él por el parque al amanecer, sin lavar y con los ojos somnolientos, compartiendo guiños de reconocimiento con desconocidos. Si paseas a un cachorro descoordinado y con patas de oso por la ciudad, verás a hombres canosos que solían trabajar en los muelles arrullar con cariño antes de describirte con vívidos detalles toda la pegajosa historia del barrio.

Olvidarás momentáneamente la persistente oxidación de tus habilidades sociales tras la pandemia, y aprenderás los nombres de todos los terrier, alsacianos y poodles de la zona más rápidamente que los de cualquier otro conocido humano hasta la fecha. Agarrarás la correa de tu perro con más fuerza cada vez que se acerque un extraño y estarás preparado para lanzarte en el camino de cualquiera que se plantee huir con tu amado.

Por eso son tan lamentables las noticias de que la gente se ve obligada a desprenderse de sus mascotas. Por supuesto, las mascotas son una gran responsabilidad, limpiar su desorden es repugnante y algunas son más caras que otras. Pero ninguna otra cosa que se pueda comprar con dinero puede igualar las transformaciones que provoca un animal vivo, en movimiento y que llama la atención.

No son esenciales, como la calefacción o la vivienda que millones de personas en el Reino Unido no podrán pagar este invierno. Pero tampoco son un lujo desechable, y me cuesta creer que la mayoría de las personas que ha tenido que elegir entre su mascota y otros recursos vitales piense que lo son. La devoción que ofrecen a cambio de los cuidados más rudimentarios puede convertirnos cuando estamos a punto de quebrarnos.

Las tendencias cuentan historias. Esta cuenta una desesperación financiera tan aguda que obliga a la gente a desprenderse de seres vivos que respiran.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up